En­cuen­tran en La Pradera an­tí­do­to a las adic­cio­nes com­por­ta­men­ta­les

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Longevidad Y Salud -

LA CLÍNICA IN­TER­NA­CIO­NAL DE SA­LUD LA PRADERA OFRE­CE UN NUE­VO SER­VI­CIO PA­RA SU­PE­RAR LAS ADIC­CIO­NES QUE NO TIE­NEN CO­MO BA­SE UNA SUSTANCIA, SINO AL­TE­RA­CIO­NES DEL COM­POR­TA­MIEN­TO, IN­CLU­YE LAS TECNO ADIC­CIO­NES O ADIC­CIÓN A LAS TEC­NO­LO­GÍAS, A LAS COMPRAS (ONIOMANIA), A LA CO­MI­DA, EN­TRE OTRAS

La so­cie­dad es un mo­sai­co de in­ter­ac­cio­nes que en­vuel­ven al hom­bre mo­derno en una es­pi­ral de de­pen­den­cias a equi­pos elec­tró­ni­cos y es­tán­da­res so­cia­les. Exis­te un lu­gar al oes­te de La Ha­ba­na, cu­yos es­pe­cia­lis­tas han crea­do una co­mu­ni­dad te­ra­péu­ti­ca es­pe­cia­li­za­da que ayu­da a su­pe­rar es­tas adic­cio­nes re­la­cio­na­das con el com­por­ta­mien­to, un fe­nó­meno aso­cia­do al desa­rro­llo in­dus­trial, con al­ta in­ci­den­cia en el mun­do.

La Pradera re­sul­ta el si­tio ideal pa­ra re­ci­bir a los pa­cien­tes y a sus fa­mi­lia­res. Un am­bien­te na­tu­ral, a me­nos de 20 mi­nu­tos del cen­tro de la ciu­dad, ex­ce­len­te pa­ra re­en­con­trar los ca­mi­nos a un pro­yec­to de vi­da, a la ex­pre­sión del in­di­vi­duo y sus ap­ti­tu­des.

Se­gún el pres­ti­gio­so psi­quia­tra Doc­tor Ri­car­do Gon­zá­lez, las adic­cio­nes con­duc­tua­les o del com­por­ta­mien­to, en­tre ellas a las tec­no­lo­gías, aís­lan a las per­so­nas del me­dio so­cial e im­pi­den el desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad y las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra con­cre­tar pla­nes, dis­fru­tar de si­tua­cio­nes so­cia­les o sen­tir em­pa­tía ha­cia los de­más. La re­per­cu­sión de es­tas pa­to­lo­gías se in­cre­men­ta en las eda­des más tem­pra­nas cuan­do la ma­du­ra­ción del ce­re­bro es aún in­ci­pien­te.

La te­ra­pia com­bi­na el tra­ba­jo gru­pal con mo­der­nos me­dios diag­nós­ti­cos pa­ra des­car­tar po­si­bles afec­cio­nes aso­cia­das y tra­tar­las en los ca­sos que la adic­ción sea una res­pues­ta a al­gún ti­po de pa­de­ci­mien­to. Sin em­bar­go, la fi­lo­so­fía cen­tral del pro­gra­ma se ba­sa en la es­tre­cha re­la­ción del equi­po mé­di­co, los fa­mi­lia­res y el pa­cien­te, que cons­ti­tu­ye la esen­cia del tra­ta­mien­to.

To­da la ex­per­ti­cia acu­mu­la­da en años de tra­ba­jo de­di­ca­dos al tra­ta­mien­to y reha­bi­li­ta­ción de es­tas afec­cio­nes, se re­vier­te en un pro­gra­ma per­so­na­li­za­do que bus­ca iden­ti­fi­car las po­ten­cia­li­da­des y ca­pa­ci­da­des de ca­da in­di­vi­duo y ofre­cer­le la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar­las al má­xi­mo. La Doc­to­ra Nelly Cris­ti­na Val­di­via One­ga, directora del cen­tro de sa­lud, ase­gu­ra que el tra­ta­mien­to in­clu­ye to­das las po­si­bi­li­da­des te­ra­péu­ti­cas, en­tre ellas equi­no­te­ra­pia,

ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, re­crea­ti­vas, so­cial­men­te úti­les y ex­cur­sio­nes pa­ra vin­cu­lar­se a la vi­da cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de la ciu­dad.

De igual ma­ne­ra, pa­ra las fa­mi­lias que deseen in­te­grar­se al pro­ce­so se pre­vé un ho­ra­rio con ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das al dis­fru­te, pa­ra lo cual el Cen­tro dis­po­ne de ser­vi­cios de trans­por­ta­ción y alo­ja­mien­to. Es­ta pres­ta­ción, se­gún la Doc­to­ra Val­di­via, se ha pen­sa­do, por ejem­plo, pa­ra las ma­dres con más de un hi­jo, mien­tras uno re­ci­be la te­ra­pia, el otro po­drá co­no­cer la ca­pi­tal, via­jar a las pla­yas e in­vo­lu­crar­se en los pro­ce­sos te­ra­péu­ti­cos siem­pre que los es­pe­cia­lis­tas lo con­si­de­ren opor­tuno.

Ex­ce­len­cias pu­do ve­ri­fi­car que el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Sa­lud La Pradera es un ho­tel que dis­po­ne de­trás de sus mu­ros de un hos­pi­tal con to­da la se­gu­ri­dad que ne­ce­si­tan quie­nes de­ci­den apos­tar por es­te tra­ta­mien­to. Cuen­ta con am­plios apar­ta­men­tos, ca­sas pa­ra fa­mi­lias con to­das las con­di­cio­nes y ser­vi­cios, así co­mo aten­ción es­pe­cia­li­za­da. La te­ra­pia pue­de te­ner una du­ra­ción de 45 a 90 días y se pro­gra­ma la re­eva­lua­ción en los ca­sos ne­ce­sa­rios.

El equi­po de es­pe­cia­lis­tas es­tá lis­to pa­ra de­mos­trar­le a quie­nes han li­mi­ta­do su mun­do a las adic­cio­nes que ellos son im­por­tan­tes y que la so­cie­dad ne­ce­si­ta de sus vir­tu­des y apor­tes.

wRi­car­do Án­gel Gon­zá­lez Menéndez. Dr. en Cien­cias, en Medicina y en Cien­cias Mé­di­cas. Es­pe­cia­lis­ta de II Gra­do en Psi­quia­tría. Profesor Con­sul­tan­te y Ti­tu­lar de Psi­quia­tría del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Cien­cias Mé­di­cas de La Ha­ba­na, Cu­ba. / Ph D in Scien­ce, M.D. in Me­di­ci­ne. Se­cond de­gree spe­cia­list in Psy­chiatry. Oh. D in Me­di­cal Scien­ces and Full-ti­me Psy­chiatry pro­fes­sor at the Ha­va­na Hig­her Ins­ti­tu­te of Me­di­cal Scien­ces, Cu­ba.Dra. Nelly Cris­ti­na Val­di­via One­ga, Mé­di­co Es­pe­cia­lis­ta de II Gra­do en Epi­de­mio­lo­gía y en Ad­mi­nis­tra­ción de Sa­lud. Directora Ge­ne­ral del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Sa­lud La Pradera. La Ha­ba­na. Cu­ba / Se­cond de­gree spe­cia­list in Epi­de­miology and Health Ad­mi­nis­tra­tion. Di­rec­tor Ge­ne­ral of the “La Pradera” In­ter­na­tio­nal Health Cen­ter, Ha­va­na, Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.