Una mi­ra­da a la li­to­gra­fía ta­ba­ca­le­ra

Habanos - - Sumario - POR ZOI­LA LA­PI­QUE BECALI FO­TOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Con fre­cuen­cia en Cu­ba se aso­cia al ta­ba­co con la in­tro­duc­ción de la li­to­gra­fía. Se des­co­no­ce, tal vez, que ese víncu­lo sur­gió con la música en la le­ja­na fe­cha de 1822, cuan­do el fran­cés San­tia­go Les­sier y Du­rand abrió un ta­ller en la ha­ba­ne­ra ca­lle de Com­pos­te­la pa­ra re­pro­du­cir obras mu­si­ca­les pa­ra los afi­cio­na­dos de la ca­pi­tal e ilus­trar un pe­rió­di­co es­pe­cia­li­za­do, ba­jo el nom­bre de Pe­rió­di­co Mu­si­cal.

No po­de­mos ol­vi­dar que el ta­ba­co cu­bano tu­vo un si­glo de es­tan­co (1717-1817) y por lo tan­to no se po­día ven­der al ex­te­rior ni en el país en ho­ja o ela­bo­ra­do, ex­cep­to pa­ra tres puer­tos es­pa­ño­les. Tu­vi­mos que es­pe­rar tiem­pos me­jo­res, que lle­ga­ron con la di­fu­sión que tu­vo por el mun­do el ta­ba­co tor­ci­do o ela­bo­ra­do, en la dé­ca­da del 40 del si­glo XIX.

Pe­ro en­ton­ces sur­gie­ron otros fan­tas­mas en su di­fu­sión: el frau­de y la imi­ta­ción. El fa­bri­can­te o ta­lle­ris­ta con­fia­ba en la ca­li­dad de nues­tro ta­ba­co, de ahí que no se preo­cu­pa­ra por su pre­sen­ta­ción al con­su­mi­dor. Así, re­sol­vía con una sim­ple eti­que­ta im­pre­sa en blan­co y ne­gra so­bre pa­pe­les de co­lo­res pá­li­dos —gris, ver­de, azul, ro­sa­do, ama­ri­llo o mo­ra­do— en los que se po­dían dis­tin­guir el tex­to y el di­bu­jo cen­tral, ima­gen acor­de o no con el nom­bre de la mar­ca. Sus tex­tos re­pro­du­cían el tí­tu­lo, nom­bre del due­ño o ta­lle­ris­ta, di­rec­ción del ta­ller o fá­bri­ca y al­gún le­ma o anun­cio pu­bli­ci­ta­rio: “el me­jor ta­ba­co del mun­do”, “de nues­tras me­jo­res ve­gas”, “mi fa­ma por el or­be rue­da”, et­cé­te­ra.

Pa­ra evi­tar los frau­des y las imi­ta­cio­nes, nues­tros talleristas in­tro­du­je­ron otras eti­que­tas pa­ra recubrir las ca­jas y los ca­jon­ci­tos de los Ha­ba­nos. Así se lla­mó ha­bi­li­ta­ción al con­jun­to de es­tas, sur­gi­das en los años 70 y 80 del si­glo XIX y que te­nían di­fe­ren­tes for­mas y ta­ma­ños.

PA­RA EVI­TAR LOS FRAU­DES Y LAS IMI­TA­CIO­NES, LOS

TALLERISTAS IN­TRO­DU­JE­RON VA­RIAS ETI­QUE­TAS PA­RA RECUBRIR LAS CA­JAS DE LOS HA­BA­NOS. SUR­GE ASÍ, EN­TRE LOS AÑOS 70 Y 80 DEL SI­GLO XIX, LO QUE HOY CO­NO­CE­MOS CO­MO HA­BI­LI­TA­CIO­NES

Vis­ta

Se co­lo­ca en la par­te in­te­rior, y en oca­sio­nes tam­bién en el ex­te­rior, de la ta­pa que cu­bre la ca­ja o ca­jon­ci­to. Es muy ela­bo­ra­da, no so­lo por el co­lor, sino por su real­ce de do­ra­dos y re­lie­ves. Que­da vi­si­ble cuan­do se abre el en­va­se si es­tá so­lo en su in­te­rior.

Hierro

Va co­lo­ca­do en el ca­jón si es­tá im­pre­so en pa­pel o gra­ba­do, o con un hierro o ca­lim­ba so­bre la ma­de­ra, hen­dién­do­la.

Ani­llo, ani­lla o sor­ti­ja

Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, es una es­tre­cha cin­ta cir­cu­lar que se co­lo­ca en la par­te su­pe­rior de ca­da Habano. En un ini­cio se le lla­mó sor­ti­ja y fue uti­li­za­da pa­ra ajus­tar las ca­pas de los ta­ba­cos. Des­de 1889 se le aña­dió un se­llo de ga­ran­tía por par­te de los fa­bri­can­tes. Con el tiem­po al­gu­nas de es­tas eti­que­tas cam­bia­ron de nom­bre.

Pa­pe­le­ta

Co­lo­ca­da en los cos­ta­dos del en­va­se, in­clu­yen­do par­te de la ta­pa, de ma­ne­ra

que al abrir­se la ca­ja, que­de ro­ta.

Ta­pa cla­vo

Se­llo que cu­bre la pun­ti­lla que cie­rra la ta­pa de ca­da en­va­se.

Bofetón

En el in­te­rior de la ca­ja, di­rec­ta­men­te so­bre la pri­me­ra ca­ma­da, de ahí que no lle­ve bar­ni­ces ni tin­tas que al­te­ren el sa­bor de los Ha­ba­nos.

Fi­le­tes

Es­tre­cha cin­ta de pa­pel li­to­gra­fia­do con re­lie­ves o no que cu­bren las aris­tas de los en­va­ses pa­ra evi­tar la fu­ga del aro­ma de los Ha­ba­nos y ador­nar el en­va­se. Su di­se­ño es si­mi­lar al de las otras eti­que­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.