LA AVEN­TU­RA DE UN HABANO

Habanos - - Historia - POR AMAURY DEL VA­LLE FO­TOS ALVITE Y AR­CHI­VOS EX­CE­LEN­CIAS

UNA MAR­CA CA­SI CEN­TE­NA­RIA, MON­TE­CRIS­TO, HA GA­NA­DO HIS­TÓ­RI­CA­MEN­TE CA­DA VEZ MÁS CA­LI­DAD, DIS­TIN­CIÓN

Y VA­RIE­DAD EN EL POR­TA­FO­LIO DE HA­BA­NOS, S.A.

Aza­ro­sa y lle­na de aven­tu­ras, co­mo la vi­da del per­so­na­je que le dio nom­bre, la his­to­ria de los Ha­ba­nos Mon­te­cris­to se ha ido te­jien­do a lo lar­go de ca­si un si­glo de exis­ten­cia, des­de que por pri­me­ra vez se uti­li­za­ra ese nom­bre pa­ra de­sig­nar una mar­ca de ta­ba­co ex­cep­cio­nal pro­du­ci­da en Cu­ba.

Los in­ves­ti­ga­do­res han lo­gra­do des­ci­frar que las pri­me­ras re­fe­ren­cias a Mon­te­cris­to en el mun­do de los Ha­ba­nos pro­vie­nen de muy po­co tiem­po des­pués de que se die­ra a co­no­cer la no­ve­la de aven­tu­ras El Con­de de Mon­te­cris­to, es­cri­ta por Ale­jan­dro Du­mas, pa­dre (1803-1870), y que fue­ra pu­bli­ca­da en la Is­la en 1846, en for­ma de fo­lle­ti­nes, por el Dia­rio de la Marina, tra­du­ci­da por el cu­bano Agus­tín Pal­ma, re­dac­tor del pro­pio pe­rió­di­co.

La no­ve­la, que pron­to aca­pa­ra­ría la aten­ción del mun­di­llo in­te­lec­tual ha­ba­ne­ro, y por en­de de los ta­ba­que­ros, hom­bres cul­tos pa­ra la épo­ca, ins­pi­ró la crea­ción de dos mar­cas de Ha­ba­nos ca­si de for­ma si­mul­tá­nea; una re­gis­tra­da en Ma­tan­zas por Jo­sé Ma­ra­ti, en Ca­lle del Me­dio No. 19, ba­jo el tí­tu­lo de «El Con­de de Mon­te­cris­to»; y otra por Jo­sé Valdés, de la fá­bri­ca de Ha­ba­nos y ci­ga­rri­llos si­tua­da en la ca­lle Obis­po, de La Ha­ba­na, quien se con­ten­tó con ti­tu­lar a la su­ya «Mon­te­cris­to».

Se­gún re­fie­re la in­ves­ti­ga­do­ra Zo­lia La­pi­que, am­bos re­gis­tros cons­ti­tu­yen los an­te­ce­den­tes más re­mo­tos de mar­cas de Ha­ba­nos ins­pi­ra­das en el le­gen­da­rio Con­de; y sin em­bar­go no tie­nen na­da que ver con la sur­gi­da ca­si un si­glo des­pués, tam­bién en La Ha­ba­na, y que adop­tó el nom­bre de Mon­te­cris­to.

Los orígenes de la ac­tual mar­ca tu­vie­ron que ver más con cues­tio­nes co­mer­cia­les, que con li­te­ra­rias, pues fue­ron re­sul­ta­do de la bús­que­da de un nue­vo Habano con el cual en­trar al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano e in­glés, ela­bo­ra­do por la fir­ma ta­ba­ca­le­ra in­te­gra­da por los as­tu­ria­nos Alonso Me­nén­dez y Jo­sé García.

Am­bos em­pren­de­do­res, que en 1934 ya ha­bían lo­gra­do ha­cer­se con la ti­tu­la­ri­dad de la mar­ca H.Up­mann, lan­za­ron en esa épo­ca una nue­va mar­ca nom­bra­da H. Up­mann Mon­te­cris­to, con cin­co vi­to­las nu­me­ra­das del uno al cin­co, an­te­po­nien­do a la pa­la­bra “Mon­te­cris­to” el nom­bre de la fá­bri­ca don­de se ela­bo­ra­ban los Ha­ba­nos, que ya go­za­ba de gran fa­ma, es­pe­cial­men­te en el mer­ca­do in­glés.

Los Mon­te­cris­to pron­to em­pe­za­ron a co­mer­cia­li­zar­se en Es­ta­dos Uni­dos, y un año más tar­de Me­nén­dez y García le pro­pu­sie­ron a la fir­ma in­gle­sa de Stan­ley Phi­llips la in­tro­duc­ción de esa la mar­ca en Gran Bre­ta­ña. No obs­tan­te, co­mo a la sa­zón los H.Up­mann ya eran dis­tri­bui­dos en ese mer­ca­do por la fir­ma ale­ma­na Fran­kau y Co., de­bie­ron eli­mi­nar esa re­fe­ren­cia, y de­jar sim­ple­men­te el nom­bre de “Mon­te­cris­to”.

Des­de en­ton­ces, es­ta mar­ca de Ha­ba­nos co­men­zó a mul­ti­pli­car su pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, con­vir­tién­do­se en re­fe­ren­cia de los Ha­ba­nos y, con el pa­so de los años, en uno de los ta­ba­cos cu­ba­nos más so­li­ci­ta­dos y ven­di­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

A la ga­ma his­tó­ri­ca de Mon­te­cris­to, ini­cial­men­te com­pues­ta por cin­co vi­to­las nu­me­ra­das del 1 al 5, se le in­cor­po­ra­rían pos­te­rior­men­te otras vi­to­las co­mo los Ed­mun­do y Pe­tit Ed­mun­do, nom­bres tam­bién ins­pi­ra­dos en la no­ve­la de Du­mas; y en 2009 na­ce­ría la Lí­nea Mon­te­cris­to Open, con cua­tro vi­to­las, que in­cor­po­ran una li­ga­da de me­nor for­ta­le­za que el res­to de las vi­to­las de Mon­te­cris­to, y di­se­ña­das pa­ra sa­tis­fa­cer a los que go­zan del pla­cer de los es­pa­cios abier­tos.

Los Mon­te­cris­to, ela­bo­ra­dos ex­clu­si­va­men­te con ho­jas de tri­pa y ca­po­te se­lec­cio­na­das, pro­ce­den­tes de Vuel­ta Aba­jo*, tie­rra del me­jor ta­ba­co del mun­do, ofre­cen un dis­tin­gui­do aro­ma y sa­bor, que si­gue cautivando hoy tan­to a los más ex­pe­ri­men­ta­dos fu­ma­do­res co­mo a los que se ini­cian en el mun­do del Habano.

*(D.O.P.) De­no­mi­na­ción de Ori­gen Pro­te­gi­da.

Mon­te­cris­to se ha con­ver­ti­do con el pa­so de los años en uno

de los ta­ba­cos cu­ba­nos más so­li­ci­ta­dos y ven­di­dos a ni­vel

in­ter­na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.