LA HIS­TO­RIA DE UN MI­TO

Habanos - - Historia -

LAS ME­DA­LLAS DE ORO QUE ADOR­NAN LA CA­JA FUE­RON OB­TE­NI­DAS EN NO ME­NOS DE ON­CE FE­RIAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES DU­RAN­TE EL SI­GLO XIX, Y CONS­TI­TU­YEN UN

ELE­MEN­TO CA­RAC­TE­RÍS­TI­CO DE ES­TA MAR­CA

POR RAÚL MAR­TELL ÁL­VA­REZ FO­TOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

La his­to­ria del ta­ba­co cu­bano da­ta ya más de 500 años, des­de que Ro­dri­go de Je­rez y Luis de To­rres en­con­tra­ron a prin­ci­pios de no­viem­bre de 1492, du­ran­te una ex­plo­ra­ción del te­rri­to­rio a don­de ha­bían arri­ba­do sus na­ves, a los ha­bi­tan­tes au­tóc­to­nos de la is­la de Cu­ba que­man­do y ab­sor­bien­do unas hier­bas aro­má­ti­cas que los ele­va­ba al in­fi­ni­to.

De pu­ro, ta­ba­co o Habano se ha­bla­ría mu­cho des­pués, a fi­na­les del si­glo XVII, cuan­do se co­men­za­ron a en­ro­llar esas hier­bas en for­ma ci­lín­dri­ca. Es­to su­ce­dió en Se­vi­lla, a don­de se en­via­ba to­do el ta­ba­co cu­bano en ra­ma pa­ra ser tor­ci­do en ese lu­gar. Cu­ba co­mien­za a ser la “Ma­dre del Habano” y La Ha­ba­na “La metrópoli del mun­do del Habano”.

Es es­te el pre­ce­den­te de una his­to­ria fas­ci­nan­te que da ini­cio a una de los más po­pu­la­res y de­man­da­dos Ha­ba­nos. Pro­ce­den­te de Bre­men, lla­ma­da La Lla­ve del Mar del Nor­te, si­tua­da al no­roes­te de Ale­ma­nia, Hermann Die­trich Up­mann —se es­ti­ma de ofi­cio re­lo­je­ro y co­mer­cian­te, co­mo su pa­dre—, de­ci­de a fi­na­les del año 1839 abor­dar un bu­que pa­ra cru­zar el Atlán­ti­co y tras­la­dar­se al Nue­vo Mun­do con el ob­je­ti­vo de abrir­se un pro­mi­so­rio fu­tu­ro.

Se­gún el tes­ti­mo­nio de Hein­rich Die­trich Carl Up­mann, des­cen­dien­te del fun­da­dor, du­ran­te la tra­ve­sía Hermann Die­trich co­no­ció un pa­sa­je­ro in­glés, quien le re­la­tó so­bre las po­si­bi­li­da­des de ha­cer ne­go­cios en Cu­ba, so­bre to­do en la na­cien­te in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra cu­ba­na.

Ya en Cu­ba, el in­glés le en­se­ñó có­mo con­fec­cio­nar pu­ros, y así el ale­mán co­men­zó a en­viar ma­zos de ta­ba­co ne­gro cu­bano a sus fa­mi­lia­res y ami­gos en Bre­men. Co­mo en oca­sio­nes los ob­se­quios re­mi­ti­dos no eran de una ca­li­dad si­mi­lar, Hermann Die­trich de­ci­dió iden­ti­fi­car­los con una ban­da ama­ri­lla con su fir­ma con el fin de ga­ran­ti­zar la au­ten­ti­ci­dad de sus pu­ros. Es­ta ac­ción pue­de con­si­de­rar­se co­mo una de las pre­cur­so­ras de las pos­te­rio­res per­so­na­li­za­cio­nes co­no­ci­das por ban­das o ani­llas que unos años des­pués ajus­ta­ron las ho­jas de ta­ba­co con­te­ni­das en los Ha­ba­nos.

In­mer­so en el am­bien­te que te­nía lu­gar en La Ha­ba­na, en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XIX con el in­cre­men­to de la fa­bri­ca­ción y ex­por­ta­ción de los pu­ros tor­ci­dos cu­ba­nos, Hermann Die­trich Up­mann de­ci­dió pro­du­cir sus pro­pios ta­ba­cos y así na­ció la de­no­mi­na­ción de H. Up­mann. “H” por su nom­bre y “Up­mann” por su ape­lli­do.

La fe­cha de apa­ri­ción más con­fia­ble de la mar­ca y la fá­bri­ca H. Up­mann es el 1º. de mar­zo de 1844, y su li­cen­cia de fun­da­ción se ex­pi­dió el 9 de ma­yo del pro­pio año, aun­que otros au­to­res adu­cen el 15 de oc­tu­bre, pues ese día, un si­glo des­pués, se ce­le­bró el aniver­sa­rio 100.

Du­ran­te ese pe­río­do se crea­ron las me­jo­res mar­cas de Ha­ba­nos del mun­do, ta­les co­mo Ra­món Allo­nes, Punch, H. Up­mann, y Romeo y Ju­lie­ta, en­tre otras, mu­chas de las cua­les to­da­vía man­tie­nen su vi­gen­cia en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Son los años del fa­mo­so boom de la pro­duc­ción, la co­mer­cia­li­za­ción y la ex­por­ta­ción de ta­ba­cos en ra­ma y tor­ci­dos cu­ba­nos en el mun­do. Gran­des can­ti­da­des par­ten ha­cia los mer­ca­dos de Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia y Di­na­mar­ca, a Nor­tea­mé­ri­ca y a la pro­pia Es­pa­ña.

Años más tar­de Hermann Die­trich re­gis­tró su ne­go­cio ba­jo la rú­bri­ca de H. Up­mann y Com­pa­ñía. Des­pués su her­mano Au­gust Lud­wig se le unió en la aven­tu­ra ta­ba­ca­le­ra. Ellos for­ma­ron la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de Up­mann en Cu­ba, aun­que Au­gust no es­tu­vo mu­cho tiem­po en La Ha­ba­na, pues mar­chó unos años des­pués al Áfri­ca a bus­car for­tu­na, pe­ro fra­ca­sa y en­fer­ma te­nien­do que vol­ver a Bre­men, don­de fa­lle­ce el 18 de sep­tiem­bre de 1873.

Es­ta fue la pri­me­ra in­ver­sión de ca­pi­tal ale­mán en la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra cu­ba­na que per­du­ró, se in­cre­men­tó y di­ver­si­fi­có con la fun­da­ción pos­te­rior­men­te de un ban­co en 1868 y una fá­bri­ca de ci­ga­rri­llos en 1905.

H. Up­mann, jun­to con otras mar­cas si­mul­tá­nea­men­te, em­plea­ron imá­ge­nes li­to­gra­fia­das en sus ha­bi­li­ta­cio­nes, es de­cir, cu­bier­tas, vis­tas, pa­pe­le­tas y otros ar­ti­fi­cios de­co­ra­ti­vos en sus pri­me­ros ca­jo­nes de ce­dro.

Sin du­das, H. Up­mann fue una mar­ca in­no­va­do­ra, que re­vo­lu­cio­nó el trans­por­te y la dis­tri­bu­ción de los pu­ros, al ser uno de los pri­me­ros fa­bri­can­tes en em­plear ca­jas de ce­dro pa­ra al­ma­ce­nar y tras­la­dar sus pu­ros. Es­te sis­te­ma fa­ci­li-

la con­ser­va­ción de la ca­li­dad, la fres­cu­ra y la hu­me­dad con­ve­nien­te del Habano en el lar­go via­je a Eu­ro­pa. .

Rá­pi­da­men­te la mar­ca H. Up­mann ocu­pa los pri­me­ros lu­ga­res en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, ya que uti­li­za ho­jas de Vuel­ta Aba­jo y em­plea una bien for­ma­da fuer­za de tra­ba­jo, con una di­rec­ción por de­par­ta­men­tos que re­pre­sen­ta­ba una in­no­va­ción en la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra de su épo­ca. Su pres­ti­gio cre­ce por años, así lle­gan a ser de­no­mi­na­do, por su se­rie­dad y la ca­li­dad de sus Ha­ba­nos con la ca­li­fi­ca­ción de “Pro­vee­dor de Su Ma­jes­tad Don Al­fon­so XII, Rey de Es­pa­ña “y ade­más, con el se­llo de “Con Pri­vi­le­gio del uso de las reales ar­mas”.

En 1891 la fá­bri­ca en La Ha­ba­na se tras­la­da a una mo­nu­men­tal edi­fi­ca­ción, de más de 10 000 m2, si­tua­da en la an­cha ave­ni­da de Ta­cón, hoy co­no­ci­da co­mo Car­los III. Por su ele­gan­cia y di­men­sio­nes fue bau­ti­za­da con el so­bre­nom­bre de La Ma­da­ma. Fue una de las fá­bri­cas más gran­des en su mo­men­to.

Por la re­co­no­ci­da ca­li­dad de sus Ha­ba­nos la mar­ca H. Up­mann lle­gó a ob­te­ner, so­lo en­tre 1855 y 1907, la can­ti­dad de 12 me­da­llas de oro en di­fe­ren­tes ex­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, y sus pro­duc­tos se ex­ten­die­ron por el mer­ca­do eu­ro­peo, Es­ta­dos Uni­dos y has­ta Ru­sia o Aus­tra­lia.

Al mo­rir Her­man Die­trich Up­mann, en 1894, quien, por cier­to, no tu­vo hi­jos, de­ja a tra­vés de un de­ta­lla­do tes­ta­men­to sus dis­tin­tas pro­pie­da­des en ma­nos de di­fe­ren­tes miem­bros de su fa­mi­lia. Así nom­bra a su so­brino Hein­rich (alias Hen­ri­que) Up­mann al fren­te de la fá­bri­ca y la mar­ca H. Up­mann-Ha­ba­na.

Otro de los so­bri­nos del fun­da­dor, lla­ma­do Her­ta­ba mann Frie­drich Hein­rich, con­trae ma­tri­mo­nio con Ma­rie Lu­cie Brae­sec­ke, tam­bién de Bre­men, y tie­ne dos hi­jos, que vie­nen a La Ha­ba­na a po­ner­se al fren­te de la fá­bri­ca.

Mon­te­cris­to, una mar­ca jo­ven en aque­lla épo­ca, que con el tiem­po lle­gó a ser uno de los Ha­ba­nos más apre­cia­dos, ad­qui­rió ca­li­dad y pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal al pro­du­cir­se en la fá­bri­ca H. Up­mann, que ya te­nía una tra­di­ción y re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

Me­dian­te un su­ge­ren­te di­se­ño de las ha­bi­li­ta­cio­nes, una sa­gaz pu­bli­ci­dad y una in­me­jo­ra­ble ca­li­dad de la li­ga­da la mar­ca Mon­te­cris­to al­can­zó ver­ti­gi­no­sa­men­te al­tas ven­tas en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

En 1960 la fá­bri­ca H. Up­mann es re­nom­bra­da “Jo­sé Mar­tí”, co­mo re­co­no­ci­mien­to al pres­ti­gio al­can­za­do re­sul­ta­do de sus lu­chas por man­te­ner la ca­li­dad del Habano a ni­vel mun­dial y su par­ti­ci­pa­ción en las con­tien­das obre­ras por su eman­ci­pa­ción.

Han trans­cu­rri­do va­rias dé­ca­das y H. Up­mann es una de las jo­yas del ex­ten­so vi­to­la­rio de Ha­ba­nos, S.A.; una mar­ca que tras más de 170 años en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal man­tie­ne su vi­gen­cia y pres­tan­cia, sien­do or­gu­llo de la na­ción cu­ba­na.

Hermann Die­trich Up­mann —se es­ti­ma de ofi­cio re­lo­je­ro y co­mer­cian­te— abor­da un bu­que a fi­nes de 1839 pa­ra tras­la­dar­se al Nue­vo Mun­do con el ob­je­ti­vo de abrir­se un pro­mi­so­rio fu­tu­ro. Na­ce así una de las mar­cas más pres­ti­gio­sas de

Ha­ba­nos

La fe­cha de apa­ri­ción más con­fia­ble de la mar­ca y la fá­bri­ca H.Up­mann es el 1º. de mar­zo de 1844, y su li­cen­cia de fun­da­ción se ex­pi­dió el 9 de ma­yo del pro­pio año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.