UNA RA­RE­ZA ÚNI­CA

Habanos - - Mundo Habano - POR AB­DUL NAS­SER THA­BET FO­TOS ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

QUAI D’OR­SAY ES UNA MAR­CA MUY ES­PE­CIAL, DE EX­CLU­SI­VO NOM­BRE FRAN­CÉS Y TO­DO EL SA­BOR Y CA­RÁC­TER DE LOS HA­BA­NOS

Co­mo una ex­clu­si­vi­dad lle­ga Quai D'Or­say a es­te XIX Fes­ti­val del Habano, con un lan­za­mien­to muy es­pe­cial. De su his­to­ria y par­ti­cu­la­ri­da­des ha­bla­ron pa­ra Ex­ce­len­cias, Yves Be­lau­bre, pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y experto en Ha­ba­nos; y An­toi­ne Bat­hie, Di­rec­tor de SEITA Ci­ga­res, Dis­tri­bui­dor Ex­clu­si­vo de Ha­ba­nos, S.A. pa­ra el mer­ca­do fran­cés.

Su sur­gi­mien­to es­tá col­ma­do de par­ti­cu­la­ri­da­des muy in­tere­san­tes, se­gún Yves Be­lau­bre. “A prin­ci­pios de la dé­ca­da de los años 70 del si­glo pa­sa­do, el Di­rec­tor Ge­ne­ral de SEITA, em­pre­sa es­ta­tal fran­ce­sa de ta­ba­co, re­ci­bió una car­ta del Mi­nis­tro de Eco­no­mía y Fi­nan­zas de Fran­cia –Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca un año des­pués–, Va­léry Gis­card d'Es­taing. Es­te le co­men­ta que el país era co­no­ci­do por el gla­mour de sus per­fu­mes, ves­ti­dos, vi­nos, ar­te en ge­ne­ral, pe­ro no te­nía un pu­ro de lu­jo. La car­ta con­cluía con un re­to: si ese pu­ro po­día lle­gar a pro­du­cir­se. A par­tir de en­ton­ces, el Di­rec­tor Ge­ne­ral ini­ció un pro­yec­to pa­ra pro­du­cir un pu­ro fran­cés, he­cho a má­qui­na en las ma­nu­fac­tu­ras fran­ce­sas, con ta­ba­co de Ca­me­rún”.

Po­co des­pués, Gil­bert Be­lau­bre, pa­dre de Yves, pa­só a ocu­par el pues­to de Di­rec­tor de Mar­ke­ting de SEITA, y se en­car­gó per­so­nal­men­te del men­cio­na­do pro­yec­to. Sin em­bar­go, le da­ría un gi­ro fun­da­men­tal al mis­mo, que se­ría cla­ve en es­ta his­to­ria: un ver­da­de­ro pu­ro de lu­jo no po­día ser he­cho a má­qui­na y me­nos con ho­jas de cual­quier país. Quai D'Or­say ten­dría que ela­bo­rar­se a mano y so­lo con el me­jor ta­ba­co del mun­do, el ta­ba­co ne­gro cu­bano. Ese fue el na­ci­mien­to de es­te ex­clu­si­vo y es­pe­cial Habano.

Se­gún Yves Be­lau­bre, “la idea de uti­li­zar di­cho nom­bre vie­ne de la ca­lle en don­de es­ta­ba ubi­ca­da SEITA, y tam­bién alu­de al nom­bre por el que se co­no­ce al Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Fran­cia. De tal ma­ne­ra, en un ini­cio es­te Habano po­dría dis­tri­buir­se en las em­ba­ja­das fran­ce­sas y en­tre nues­tros di­plo­má­ti­cos”.

El re­sul­ta­do fue un Habano con una fu­ma­da ele­gan­te y so­se­ga­da, con no­tas de ma­de­ra pre­cio­sa,

y una va­rie­dad de sa­bo­res ma­de­ra­bles, ade­más de cre­ma y vai­ni­lla.

Pa­ra An­toi­ne Bat­hie, ac­tual Di­rec­tor de SEITA Ci­ga­res, “Quai D'Or­say es es­pe­cial, co­mo un dia­man­te se­cre­to del que no se co­no­ce mu­cho en el vas­to mun­do de los Ha­ba­nos. Los afi­cio­na­dos fran­ce­ses y las re­des mi­no­ris­tas ado­ran Quai D'Or­say. Sien­ten un ape­go es­pe­cial por la mar­ca, y sa­ben apre­ciar su ca­li­dad par­ti­cu­lar. Pa­ra los fran­ce­ses fu­mar un Quai D'Or­say es una es­pe­cie de ex­pe­rien­cia epi­cú­rea que tras­cien­de el mo­men­to. Es co­mo be­ber cham­pa­ña o co­mer foie gras en una oca­sión es­pe­cial. En las úl­ti­mas dé­ca­das, el lan­za­mien­to de las Edi­cio­nes Re­gio­na­les ha per­se­gui­do el ob­je­ti­vo de co­mu­ni­car los va­lo­res de Quai D'Or­say en to­do el mun­do. Y aho­ra re­sul­ta muy apa­sio­nan­te es­te nue­vo re­to in­ter­na­cio­nal que afron­ta la mar­ca”.

Quai D’Or­say es es­pe­cial, co­mo un dia­man­te se­cre­to del que no se co­no­ce mu­cho en el vas­to mun­do de los

Ha­ba­nos

El nom­bre de la mar­ca vie­ne de la ca­lle en don­de es­ta­ba ubi­ca­da SEITA, y tam­bién alu­de

al nom­bre por el que se co­no­ce al Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res

de Fran­cia

Yves Be­lau­bre

An­toi­ne Bat­hie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.