PA­SIÓN

DE LOS EU­RO­PEOS

Habanos - - Cultura - POR AMAURY DEL VA­LLE FO­TOS AR­CHI­VOS EX­CE­LEN­CIAS

DES­DE HA­CE CIN­CO SI­GLOS EL HABANO HA SER­VI­DO TAM­BIÉN PA­RA DIS­TIN­GUIR LA PO­SI­CIÓN SO­CIAL DE MU­CHOS EU­RO­PEOS, OTORGÁNDOLES UN

SIGNO DE DIS­TIN­CIÓN Y BUEN GUS­TO POR EL SO­LO HE­CHO DE POR­TAR AL­GU­NAS DE ES­TAS JO­YAS

» Sid­mund Freud

Qui­zás no sea tan­ta coin­ci­den­cia que, qui­nien­tos años des­pués, un Gerard De­par­dieu que in­ter­pre­tó ma­gis­tral­men­te al hom­bre que lle­vó el ta­ba­co a Eu­ro­pa, el Gran Al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón, fue­ra un apa­sio­na­do fu­ma­dor de Ha­ba­nos.

Cuan­do vio por pri­me­ra vez a los in­dí­ge­nas de las nue­vas tie­rras echar hu­mo por na­riz y bo­ca pa­ra co­mu­ni­car­se con los dio­ses, y lle­vó la ex­tra­ña plan­ta lla­ma­da ta­ba­co en su pri­mer via­je de vuel­ta al Vie­jo Con­ti­nen­te, es po­si­ble que no su­pie­ra el Gran Al­mi­ran­te que esa plan­ta re­vo­lu­cio­na­ría las cos­tum­bres oc­ci­den­ta­les, qui­zás tan­to co­mo el des­cu­bri­mien­to de un Nue­vo Mun­do y el oro que flu­yó a rau­da­les atra­ve­san­do el Atlán­ti­co.

Fue­ron los re­yes y cor­te­sa­nos eu­ro­peos los pri­me­ros en ren­dir­le cul­to al aro­ma del ta­ba­co, y des­de en­ton­ces mu­chos fa­mo­sos han si­do fa­ná­ti­cos en­tu­sias­tas del fu­mar, y es­pe­cial­men­te de los Ha­ba­nos.

Mu­chos con­si­de­ran que al­gu­nas de las obras maes­tras de la li­te­ra­tu­ra eu­ro­pea de los úl­ti­mos cin­co si­glos, de­ben bue­na par­te de su ge­nia­li­dad al ha­ber­se ins­pi­ra­do sus au­to­res en­tre vo­lu­tas de hu­mo.

La lis­ta se­ría in­ter­mi­na­ble si fué­ra­mos a ci­tar to­dos los nom­bres, pe­ro en un rá­pi­do re­pa­so se­ría im­per­do­na­ble ol­vi­dar al es­co­cés Ro­bert Luis Ste­ven­son y su afa­ma­da Is­la del Te­so­ro; a Art­hur Co­nan Doy­le con su Sher­lock Hol­mes; a los fran­ce­ses Char­les Bau­de­lai­re, Ho­no­ré de Bal­zac, Gus­ta­ve Flau­bert, Al­bert Ca­mus, Jean Paul Sar­tre, Ju­lio Ver­ne, Emile Zo­lá o Ale­jan­dro Du­mas; a los es­pa­ño­les Pío Ba­ro­ja, Jo­sé Or­te­ga y Gas­set, Be­ni­to Pé­rez Gal­dós, Camilo Jo­sé Ce­la o An­to­nio Ma­cha­do; al por­tu­gués Fer­nan­do Pes­soa; a los in­gle­ses Geor­ge Gor­don By­ron o Geor­ge Or­well; o a otros tan­tos es­cri­to­res eu­ro­peos co­mo Jo­seph Con­rad, Ber­tolt Brecht, Ja­mes Joy­ce o Ber­trand Rus­sell.

Mu­chos de ellos, ya sea fu­ma­do­res de ci­ga­rri­llos o de ta­ba­co en pi­pa, en uno u otro mo­men­to lle­va­ron a su bo­ca un Habano, pa­ra pa­la­dear el aro­ma y sa­bor de una le­ja­na is­la que des­cu­brie­ra Co­lón en 1492, y a tra­vés del hu­mo, co­mo hi­cie­ron los sa­cer­do­tes behi­ques, co­mu­ni­car­se con los dio­ses pa­ra pe­dir­les ins­pi­ra­ción.

No obs­tan­te, el mun­do de las le­tras no ha si­do el úni­co apa­sio­na­do del Habano. Tam­bién otras ar­tes en­con­tra­ron se­gui­do­res de la ma­gia ve­ge­tal tor­ci­da en las fá­bri­cas ca­ri­be­ñas, y al­gu­nos lle­va­ron su afi­ni­dad al ta­ba­co a tal pun­to, que su ima­gen es aso­cia­da con la de una pi­pa o un in­se­pa­ra­ble ta­ba­co, co­mo es el ca­so de lo pin­to­res Pie­rre-Au­gus­te Re­noir, Edouard Mo­net o Pa­blo Pi­cas­so; y de mú­si­cos co­mo Frannz Liszt, Geor­ge Bi­zet y Mau­ri­ce Ra­vel.

Otros fa­mo­sos fu­ma­do­res fue­ron per­so­na­li­da­des del ci­ne co­mo Jean Paul Bel­mon­do, Alain De­lon y has­ta un Mar­ce­lo Mas­tro­nia­ni; o los con­tem­po­rá­neos Jean Reno, o los in­gle­ses Je­remy Irons y Pier­ce Bros­nan, co­no­ci­do por su pa­pel del Agen­te 007.

In­clu­so mu­je­res co­mo las ac­tri­ces Sa­ri­ta Mon­tiel y Pe­né­lo­pe Cruz, la mo­de­lo ale­ma­na Clau­dia Schif­fer, o la trans­gre­so­ra es­cri­to­ra Geor­ge Sand, seu­dó­ni­mo de la ba­ro­ne­sa fran­ce­sa Aman­di­ne Au­ro­re Lu­ci­le Du­pin, fue­ron aso­cia­das en al­gún mo­men­to con el gus­to por los Ha­ba­nos y el fu­mar.

“Di­ga lo que di­ga Aris­tó­te­les y to­da la fi­lo­so­fía, no hay na­da com­pa­ra­ble al ta­ba­co... Quien vi­ve sin ta­ba­co no me­re­ce vi­vir.”

-Mo­lié­re

Tam­bién los cien­tí­fi­cos han des­ci­fra­do im­por­tan­tes enig­mas pa­ra la Hu­ma­ni­dad ins­pi­ra­dos por el ta­ba­co, co­mo le ocu­rrió al si­coa­na­lis­ta Sig­mund Freud, o al ge­nial Al­bert Eins­tein, quien com­par­tió amis­tad y pa­sión por los pu­ros con el emi­nen­te aje­dre­cis­ta Em­ma­nuel Las­ker.

Otros mu­chos po­lí­ti­cos eu­ro­peos de va­rias épocas des­ta­ca­ron por lle­var en­tre sus ma­nos un pu­ro, des­de En­ri­que VII de In­gla­te­rra has­ta el rey Juan Car­los de Es­pa­ña, aun­que qui­zás los dos más fa­mo­sos por ser in­se­pa­ra­bles de sus Ha­ba­nos sean el can­ci­ller ale­mán Ot­to Von Bis­marck, que acos­tum­bra­ba a se­guir sus ba­ta­llas con un buen ci­ga­rro en la bo­ca; o el mí­ti­co in­glés Wins­ton Chur­chill, qui­zás el úni­co es­ta­dis­ta del mun­do que tie­ne una vi­to­la con su nom­bre.

Sin em­bar­go, más allá de ce­le­bri­da­des, ar­tis­tas o po­lí­ti­cos, de que gus­ten o no de fu­mar, to­da­vía hoy el ver­da­de­ro im­pac­to del ta­ba­co en la vi­da so­cial eu­ro­pea es­tá el sta­tus que otor­ga, en cual­quier sa­lón ele­gan­te, ex­traer len­ta­men­te una pe­ta­ca y, con cui­da­do, co­mo me­re­ce cual­quier jo­ya, es­co­ger con aten­ción un Habano y dar­le fue­go.

Mu­chos po­lí­ti­cos eu­ro­peos des­ta­ca­ron por su amor a los pu­ros, des­de En­ri­que VII de In­gla­te­rra, el ale­mán Ot­to Von Bis­marck, el rey Juan Car­los de Es­pa­ña o el in­glés Wins­ton Chur­chill

» Char­les Cha­plin

» Al­bert

Eins­tein

» Jean Paul

Bel­mon­do

» Wins­ton

Chur­chill

» Em­ma­nuel

Las­ker

» Ro­bert Luis

Ste­ven­son

» Luc­ciano

Pa­va­rot­ti

» Gerard

De­par­dieu » Clau­dia

Schif­fer

» Jean Reno

» Pier­ce

Bros­nan » Pe­né­lo­pe

Cruz » Je­remy

Irons

» Alain De­lon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.