Fidel es Fidel,

Ha­ce po­co más de una dé­ca­da en­tre­vis­ta­mos a un gru­po de Héroes y He­roí­nas del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba con vis­tas al li­bro Pa­sión de Héroes, y to­dos, de una ma­ne­ra u otra, ofre­cie­ron anéc­do­tas e im­pre­sio­nes so­bre la fi­gu­ra y obra del Co­man­dan­te en

Trabajadores - - PORTADA - Ga­bino Man­gue­la Díaz

di­jo Raúl cuan­do to­da­vía te­nía­mos a nues­tro in­vic­to Co­man­dan­te en Je­fe en­tre no­so­tros, y en vís­pe­ras de su 91 cum­plea­ños se­gui­mos afir­mán­do­lo, por­que los que sen­ti­mos como par­te de nues­tra exis­ten­cia es­ta Re­vo­lu­ción a la que él en­tre­gó to­das sus ener­gías y su ta­len­to ex­cep­cio­nal, no lo de­ja­re­mos ir. Los agra­de­ci­dos con­ti­nua­re­mos la mar­cha in­de­te­ni­ble ha­cia el fu­tu­ro, ca­bal­gan­do jun­to a él.

Her­me­ne­gil­do Cur­be­lo Mo­ra­les (Me­re­jo)

“En 1962 yo la­bo­ra­ba en una va­que­ría en Bau­ta. Lle­gó Fidel y me pre­gun­tó si me gus­ta­ría tra­ba­jar con él. ¡Ima­gí­ne­se us­ted! Me die­ron una ofi­ci­na al la­do de la del Co­man­dan­te y rá­pi­da­men­te com­pro­bé las mu­chas y bue­nas ideas que él te­nía so­bre ga­na­de­ría.

“En mi­nu­tos te po­día dar en­co­mien­das pa­ra años. Eran tiem­pos de una ac­ti­vi­dad fe­bril y él siem­pre es­ta­ba ge­ne­ran­do ideas.

“Lue­go de ve­nir de Ca­na­dá, adon­de me ha­bía man­da­do a com­prar 10 mil ca­be­zas de ga­na­do, me en­co­men­dó re­co­rrer los lu­ga­res del país en que hu­bie­ra ga­na­do im­por­ta­do y me em­pe­zó a me­ter en la ge­né­ti­ca va­cu­na.

“Un día me lle­vó de re­co­rri­do por el es­te de La Ha­ba­na y me pi­dió or­ga­ni­zar una gran em­pre­sa. Me di­jo: ‘Con la ex­pe­rien­cia que tú y yo te­ne­mos po­de­mos sa­car to­do es­to ade­lan­te’. Re­cuer­do que por ese tiem­po él es­ta­ba lo­co por te­ner un to­ro ro­jo, de bue­na ca­li­dad, por­que que­ría ge­ne­ra­li­zar una lí­nea ge­né­ti­ca de ese co­lor, que es me­jor pa­ra so­por­tar el sol nues­tro. Un 13 de abril, que es el día de mi cum­plea­ños, nos na­ció un ter­ne­ro con ese co­lor y se lo re­ga­la­mos. Le pu­so por nom­bre Me­re­jo, en ho­nor mío”.

Ca­ri­dad Bor­ges Gon­zá­lez (ma­che­te­ra)

“Fidel me im­pu­so la con­de­co­ra­ción, me abra­zó y me dio un be­so. Yo ya me iba, y no sé qué me dio, pe­ro no pu­de ale­jar­me. Re­gre­sé y le di otro be­so y otro abra­zo. Su per­so­na­li­dad im­pre­sio­na mu­cho.

“Siem­pre sen­tí esas fuer­tes emo­cio­nes, y me pre­gun­to: ¿Qué se­ría de no­so­tros, del pue­blo cu­bano, sin Fidel, sin Raúl, sin Re­vo­lu­ción, sin el so­cia­lis­mo? Se­gu­ro que de mi ge­ne­ra­ción que­da­rían vi­vos muy po­cos o ca­si na­die, pues ellos nos die­ron la vi­da”, sen­ten­cia.

Rei­nal­do Cas­tro Ye­bra (ma­che­te­ro)

“Yo no sé có­mo, pe­ro siem­pre cum­plí las en­co­mien­das de Fidel. Y te­nía que ser así, por­que es lo más gran­de que ha da­do Cu­ba y, ade­más, por­que pro­ce­de­mos del mis­mo lu­gar. Mi pa­dre era de Ga­li­cia, pro­vin­cia de Lu­go, de don­de es el pa­dre del Co­man­dan­te.

“Per­so­nal­men­te me en­co­men­dó más de 100 ta­reas. La pri­me­ra fue cuan­do me in­di­có ir a las pro­vin­cias orien­ta­les a en­se­ñar a cor­tar ca­ña pa­ra nor­mas téc­ni­cas y otra cuan­do me man­dó pa­ra la URSS a es­pe­rar a Ta­ma­yo, el cos­mo­nau­ta, cuan­do re­gre­só a la Tie­rra”.

Ra­món Cas­tro Ruz

“Fidel es muy bueno… Siem­pre lo fue, y de mu­cha­cho so­bre­sa­lía por su in­te­li­gen­cia y por su vo­lun­tad pa­ra en­fren­tar los pro­ble­mas. De ni­ños nues­tras re­la­cio­nes eran muy bue­nas, pe­ro siem­pre nos hi­zo pa­sar mu­chos sus­tos por sus co­sas. ¿Quién no se iba a asus­tar con al­guien que que­ría ha­cer una Re­vo­lu­ción como es­ta?

“Yo no di­go que era te­me­ra­rio, pe­ro ha­bía que ver có­mo cru­zó a na­do el río Ni­pe. Ese río ba­ja­ba de la Sie­rra de Ni­pe con mu­cha ve­lo­ci­dad cuan­do es­ta­ba cre­ci­do y Fidel di­jo un día que lo cru­za­ba. Se ti­ró y lo pa­só. Ade­más le gus­ta­ba bo­xear y lo ha­cía con gen­tes más fuer­tes que él”.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta, en va­rias oca­sio­nes tu­vo que sa­lu­dar a al­gu­na mu­jer, y a to­das plan­ta­ba tres be­sos. Uno en ca­da me­ji­lla y otro en la fren­te. “Uno por Fidel, otro por Raúl y el otro por mí. Aho­ra es­tán ben­de­ci­das”, di­jo son­rien­te a to­das.

Au­gus­to Co­ro Ga­ró­fa­lo (mi­ne­ro)

Cuan­do en el año 1990 Fidel le en­tre­gó la es­tre­lla de Hé­roe del Tra­ba­jo, Au­gus­to no ca­bía de go­zo. “Yo te ase­gu­ro que ha­bía que es­tar bien plan­ta’o pa­ra que la emo­ción no te trai­cio­na­ra.

“Por al­gún de­ta­lle, no sé cuál, Fidel me es­ta­ba po­nien­do al re­vés la es­tre­lla de hé­roe. Se de­mo­ra­ba mu­cho y en­ton­ces yo le di­je: ‘Co­man­dan­te, pón­ga­la como us­ted quie­ra. Yo des­pués la arre­glo’. ¡Pe­ro qué va! Él no pa­ra has­ta que las co­sas no le sa­len bien. Y has­ta que la es­tre­lla no que­dó de­re­chi­ta no ter­mi­nó con­mi­go”.

Ma­nuel Ló­pez Ló­pez (pre­si­den­te de la CPA 17 de Ma­yo)

“Un día me lla­ma­ron a mi ca­sa como a las dos de la ma­dru­ga­da y me di­je­ron que te­nía que cum­plir una mi­sión. Yo creía que era pa­ra ha­blar en al­gu­na Tri­bu­na Abier­ta o al­go por el es­ti­lo. Pe­ro no, me lle­va­ron di­rec­ta­men­te pa­ra el ae­ro­puer­to, don­de es­ta­ba Fidel, quien nos dio la mano y nos di­jo que nos da­ría un abra­zo al re­gre­so.

“Mon­ta­mos el avión y no sa­bía­mos el des­tino fi­nal. Ya en el ai­re nos di­je­ron que íba­mos a bus­car a Jo­sé Im­pe­ra­to­ri —el di­plo­má­ti­co cu­bano que ha­bían ex­pul­sa­do de Es­ta­dos Uni­dos—. Era el mo­men­to del se­cues­tro del ni­ño Elián Gon­zá­lez.

“Lle­ga­mos a Ca­na­dá y no ba­ja­mos del avión. Mon­tó el com­pa­ñe­ro Im­pe­ra­to­ri y par­ti­mos de re­gre­so. Al lle­gar a La Ha­ba­na Fidel nos es­ta­ba es­pe­ran­do y nos dio el abra­zo pro­me­ti­do a ca­da uno. A los po­cos días re­ci­bi­mos un car­né que de­cía: Vue­lo de la Dig­ni­dad”.

Eve­lio Ca­po­te Cas­ti­llo (cons­truc­tor)

Pa­ra es­te cons­truc­tor de lar­ga ex­pe­rien­cia, gra­dua­do ape­nas de sex­to gra­do, pe­ro con gran sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y el ho­nor, “cons­pi­rar” con el Co­man­dan­te en aque­lla idea —la del pe­dra­plén a Jar­di­nes del Rey— fue como una aven­tu­ra de Sal­ga­ri.

“Me lla­ma­ron del Par­ti­do y me die­ron la ta­rea. Yo era en­ton­ces je­fe de una bri­ga­da de cons­truc­ción y cuan­do se lo di­je a mi gen­te se rie­ron en mi ca­ra. Tu­ve que po­ner­me du­ro. Era una mi­sión de Fidel.

“Hi­ci­mos los pri­me­ros 362 me­tros has­ta al­can­zar el fir­me. La obra es­tu­vo tres años sin mo­ver­se, has­ta que Fidel vol­vió. Y con su pa­so de gi­gan­te ca­mi­nó has­ta el fi­nal del tra­mo he­cho, gol­peó el sue­lo y or­de­nó: ‘Aquí lo que hay es que ti­rar pie­dras sin mi­rar pa'lan­te’.

“Esa fra­se la co­lo­ca­mos en una enor­me va­lla pa­ra que no se nos ol­vi­da­ra, por­que era el com­pro­mi­so con Fidel y con la his­to­ria”.

Car­los G. Bo­rro­to Nor­de­lo (cien­tí­fi­co)

“El Co­man­dan­te po­nía en prác­ti­ca lo que yo lla­mo la in­ge­nie­ría del de­ta­lle, fun­da­men­tal­men­te en aque­llos as­pec­tos que po­dían cons­pi­rar con­tra to­da la obra”.

Cos­me Ordóñez Can­ce­ller (mé­di­co)

Qui­zás lo me­jor que le pu­do pa­sar a Cos­me Ordóñez en sus años mo­zos fue ha­ber co­no­ci­do muy de cer­ca en el Co­le­gio de Belén a un con­dis­cí­pu­lo que pron­to en­tra­ría en la his­to­ria de su país y del mun­do. Como ca­pi­tán del equi­po de ba­lon­ces­to es­tre­chó re­la­cio­nes con Fidel Cas­tro.

“Pu­de cal­cu­lar­le su es­pí­ri­tu re­bel­de y su afán de vic­to­ria an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia. Un día me en­cuen­tro a Fidel en la ca­pi­lla del co­le­gio y le di­go al cu­ra que Fidel es­ta­ba re­zan­do pa­ra ha­cer­se san­to. Y el Pa­dre, que lo co­no­cía muy bien, me di­jo: ‘No, hi­jo, no. Él es­tá re­zan­do pa­ra ga­nar el par­ti­do de hoy’”.

Ser­gio Sán­chez Me­di­na (pes­ca­dor)

“Fidel me im­pu­so el título de Hé­roe del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba. Fue muy emo­cio­nan­te y al­guien a su la­do le pre­gun­tó si sa­bía cuán­tos hi­jos yo te­nía. No ol­vi­do su res­pues­ta: ‘Có­mo no voy a sa­ber­lo. Tie­ne 16, y eso que siem­pre es­tá en el mar’”.

| Fo­to­te­ca Pren­sa La­ti­na

Du­ran­te la con­de­co­ra­ción a Cos­me Or­dó­nez Can­ce­ller. | foto: Da­niel Fon­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.