Ser­gio y Luis Saíz: eter­nos re­bel­des

A Luis, de 18 años, y Ser­gio, de 17, ca­rac­te­ri­za­dos por ser res­pe­tuo­sos, amo­ro­sos y es­tu­dio­sos, los ase­si­na­ron por en­fren­tar los des­ma­nes de la ti­ra­nía que aso­la­ba el país

Trabajadores - - PORTADA - Fe­li­pa Suá­rez Ra­mos

“No te­mas, al­gún día te sen­ti­rás or­gu­llo­sa de no­so­tros”, le ase­gu­ra­ron Luis Ro­dol­fo y Ser­gio En­ri­que Saíz Mon­tes de Oca a Est­her, la ma­dre, cuan­do al ano­che­cer del 13 de agos­to de 1957 aban­do­na­ron el ho­gar de­ci­di­dos a rea­li­zar una ac­ción de­di­ca­da a ce­le­brar el cum­plea­ños 31 de Fidel Cas­tro Ruz, quien des­de di­ciem­bre del año an­te­rior di­ri­gía la lu­cha gue­rri­lle­ra en la Sie­rra Maes­tra.

A pe­sar de su ex­tre­ma ju­ven­tud —Luis te­nía 18 años de edad y Ser­gio 17—, am­bos in­te­gra­ban la di­rec­ción del Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio 26 de Ju­lio en la lo­ca­li­dad pi­na­re­ña de San Juan y Mar­tí­nez. Por su con­di­ción de or­ga­ni­za­do­res y pro­ta­go­nis­tas de in­nu­me­ra­bles ac­cio­nes, la ti­ra­nía de Ful­gen­cio Ba­tis­ta los ha­bía sen­ten­cia­do a muer­te.

Jó­ve­nes vir­tuo­sos

Luis na­ció en La Ha­ba­na el 4 de no­viem­bre de 1938, y Ser­gio en San Juan y Mar­tí­nez el 8 de enero de 1940, fru­to de la unión de Est­her Mon­tes de Oca Do­mín­guez, maes­tra de ins­truc­ción pri­ma­ria, y Luis Saíz Del­ga­do, quien se desem­pe­ña­ba como juez en esa lo­ca­li­dad. Se for­ma­ron en un am­bien­te amo­ro­so, pa­cí­fi­co y so­li­da­rio, en el que ade­más de dis­fru­tar de los jue­gos y di­ver­sio­nes pro­pios de la in­fan­cia, se les in­cul­có el gus­to por la lec­tu­ra, en especial de las obras de Jo­sé Mar­tí, las que sin du­da in­flu­ye­ron en los idea­les re­vo­lu­cio­na­rios que los ca­rac­te­ri­za­ron.

Po­ten­cia­do en ellos el amor al es­tu­dio, no se con­ten­ta­ron con las cla­ses re­ci­bi­das en las es­cue­las, sino que tam­bién apren­die­ron me­ca­no­gra­fía e in­glés, idio­ma que lle­ga­ron a do­mi­nar. Cul­ti­va­ron la pro­sa y la poe­sía, me­dian­te las cua­les die­ron rien­das suel­tas a sus sen­ti­mien­tos pa­trió­ti­cos e idea­les po­lí­ti­cos.

En el mo­men­to del cri­men Luis cur­sa­ba el se­gun­do año de la ca­rre­ra de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na, y Ser­gio se dis­po­nía a ma­tri­cu­lar Me­di­ci­na, una vez con­clui­do el ba­chi­lle­ra­to.

Am­bos fueron di­ri­gen­tes del es­tu­dian­ta­do en el Ins­ti­tu­to de Se­gun­da En­se­ñan­za de Pi­nar del Río. Allí Luis fun­gió como vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Es­tu­dian­tes en el cur­so 1953-54, ac­ti­vi­dad en la cual se dis­tin­guió por sus fir­mes de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. In­gre­só en la uni­ver­si­dad en sep­tiem­bre de 1955, don­de su ac­ti­tud re­vo­lu­cio­na­ria le ga­nó el res­pe­to y la sim­pa­tía de sus con­dis­cí­pu­los, quie­nes no tar­da­ron en ele­gir­lo su de­le­ga­do an­te la Fe­de­ra­ción Es­tu­dian­til Uni­ver­si­ta­ria, e in­te­gró el Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio. Siem­pre es­tu­vo pre­sen­te en­tre el es­tu­dian­ta­do que, en­ca­be­za­do por Jo­sé An­to­nio Echeverría, ba­ja­ba la es­ca­li­na­ta del cen­tro de al­ta do­cen­cia en fran­co desafío al ré­gi­men. Ce­rra­da la uni­ver­si­dad en no­viem­bre de 1956, re­gre­só a su lu­gar de re­si­den­cia, don­de se in­cor­po­ró al Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio 26 de Ju­lio (MR-26-7), del que en agos­to de 1957 ocu­pó el car­go de coor­di­na­dor mu­ni­ci­pal.

Ser­gio, elec­to se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción de Alum­nos del Ins­ti­tu­to en no­viem­bre de 1955, a la de­fen­sa de los de­re­chos de los es­tu­dian­tes su­mó la lu­cha por la erra­di­ca­ción de los frau­des en los exá­me­nes, la ven­ta de no­tas y el ami­guis­mo con los pro­fe­so­res en bus­ca de bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes. En ese cen­tro di­ri­gió una huel­ga es­tu­dian­til en so­li­da­ri­dad con los par­ti­ci­pan­tes en el asal­to al Pa­la­cio Pre­si­den­cial y la to­ma de Ra­dio Re­loj, el 13 de mar­zo de 1957, y jun­to con su her­mano Luis, a ini­cios de agos­to de ese año par­ti­ci­pó en las pro­tes­tas ge­ne­ra­das por el ase­si­na­to de Frank País Gar­cía, el 30 de ju­lio. Fue, asi­mis­mo, je­fe de ac­ción y sa­bo­ta­je del MR-26-7 en San Juan y Mar­tí­nez, por lo cual era muy bus­ca­do por los agen­tes del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Mi­li­tar.

Al re­fe­rir­se a ellos, en car­ta a Ra­dio Con­ti­nen­te, de Ve­ne­zue­la, di­fun­di­da por esa emi­so­ra en agos­to de 1958, la ma­dre es­cri­bió: “( .... ) eran mis hi­jos, ni­ños si se quie­re en el or­den cro­no­ló­gi­co, pe­ro hom­bres dig­nos en su ma­ne­ra de pen­sar y ac­tuar; que se ir­guie­ron ver­ti­ca­les en la vi­da, como lo hi­cie­ron an­te la muer­te”.

Jun­to a los más hu­mil­des

Ba­jo el in­flu­jo de las en­se­ñan­zas ob­te­ni­das con la lec­tu­ra de las obras de Jo­sé Mar­tí, los her­ma­nos Saíz Mon­tes de Oca eran alia­dos na­tos de los tra­ba­ja­do­res del cam­po y la ciu­dad, con quie­nes se iden­ti­fi­ca­ron ple­na­men­te, dis­fru­tan­do de sus vic­to­rias y su­frien­do sus re­ve­ses. Como se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Es­tu­dian­tes del Cen­tro Especial de In­glés, de San Juan y Mar­tí­nez, Ser­gio, en unión de otros com­pa­ñe­ros, im­pul­só la aper­tu­ra de una es­cue­la noc­tur­na pa­ra obre­ros y cam­pe­si­nos de la lo­ca­li­dad y sus con­tor­nos, don­de ade­más de im­par­tir­les los pri­me­ros gra­dos de la en­se­ñan­za ele­men­tal, les apor­ta­ban no­cio­nes so­bre De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal, Mo­ral y Cívi­ca, y Eco­no­mía Po­lí­ti­ca, lo cual bas­tó pa­ra que el Go­bierno de­cre­ta­ra su cie­rre.

Bur­la a la jus­ti­cia

Aquel 13 de agos­to, trans­cu­rri­dos ape­nas mi­nu­tos de la par­ti­da de am­bos jó­ve­nes de su ho­gar, an­te la ta­qui­lla del ci­ne Mart­ha, el sol­da­do Mar­ga­ri­to Díaz pre­ten­dió re­gis­trar a Ser­gio. Es­te se re­sis­tió y ca­yó al pi­so. Al per­ca­tar­se de la si­tua­ción, Luis, quien muy cer­ca con­ver­sa­ba con una mu­cha­cha, acu­dió en su au­xi­lio y fue ba­lea­do por el mi­li­tar. En­ton­ces Ser­gio se abrió la ca­mi­sa y le es­pe­tó: “Ase­sino, has ma­ta­do a mi her­mano, haz­lo con­mi­go tam­bién”. Sus cuer­pos sin vi­da que­da­ron a la vista de los tran­seún­tes, y el ase­sino se re­fu­gió en el cuar­tel Do­min­go Mon­tes de Oca, co­ro­nel del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor as­cen­dien­te de la ma­dre de las víc­ti­mas.

La re­pul­sa po­pu­lar no se hi­zo es­pe­rar, y en ma­si­va manifestación el pue­blo san­jua­ne­ro acom­pa­ñó a Luis y Est­her has­ta el ce­men­te­rio de la lo­ca­li­dad pa­ra dar se­pul­tu­ra a los he­roi­cos jó­ve­nes.

En lu­gar de le­van­tar las ac­tua­cio­nes y de­te­ner al cri­mi­nal, el je­fe de la ins­ta­la­ción cas­tren­se lo en­vió al re­gi­mien­to Juan Rius Ri­ve­ra, de Pi­nar del Río.

Des­pués se pre­sen­tó en el lu­gar, “no pa­ra in­ves­ti­gar los he­chos y tra­tar de res­ta­ble­cer la jus­ti­cia es­car­ne­ci­da, sino pa­ra ame­dren­tar a los ve­ci­nos de es­ta vi­lla que en las ace­ras cir­cun­da­ban la ca­sa de so­co­rros y llo­ra­ban con no­so­tros la pér­di­da de nues­tros hi­jos. El cri­men se en­ga­la­na con la ve­ja­ción”, es­cri­bió el pa­dre en car­ta al pe­rió­di­co pi­na­re­ño Vo­ce­ro Oc­ci­den­tal, que apro­ve­chó un bre­ve le­van­ta­mien­to de la cen­su­ra de pren­sa y la pu­bli­có, el 7 de fe­bre­ro de 1958.

En car­ta a su ami­go, el juez Saíz, el 17 de agos­to de 1957, Raúl Roa Gar­cía ase­gu­ró:

“(…) como pa­dre, sien­to como pro­pia tu de­sola­ción; y como pa­dre, só­lo ca­be desear que es­té cer­cano el día en que la san­gre inocen­te de tus hi­jos —se­mi­lla ge­ne­ro­sa— deje de cla­mar jus­ti­cia e irra­die luz se­re­na en el re­cuer­do. Las cir­cuns­tan­cias los han con­ver­ti­do en sím­bo­lo y como már­ti­res pa­sa­rán a la his­to­ria. No en bal­de la con­cien­cia to­da del país se ha su­ble­va­do con­tra tan abo­mi­na­ble cri­men, rom­pien­do el si­len­cio de es­pan­to en que vi­vi­mos su­mi­dos”.

| foto: To­ma­da de Ra­dio Gua­má di­gi­tal

Mo­nu­men­to eri­gi­do a los her­ma­nos Saíz, a la en­tra­da de la ciu­dad de Pi­nar del Río.

| fotos: Ar­chi­vo

Luis Ro­dol­fo Saíz Mon­tes de Oca.

Ser­gio En­ri­que Saíz Mon­tes de Oca.

Los pe­que­ños Ser­gio, a la iz­quier­da, y Luis, a la de­re­cha, jun­to a sus pa­dres Est­her Mon­tes de Oca y Luis Saíz. | foto: To­ma­da de La Ji­ri­bi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.