A fa­vor de la sa­lud de to­dos

En el año 1898 el emi­nen­te cien­tí­fi­co lla­mó a de­cla­rar la gue­rra sin tre­gua al mos­qui­to Ae­des aegy­pti, una con­vo­ca­to­ria con vi­gen­cia que de­man­da el ac­tuar cons­cien­te de to­dos

Trabajadores - - PORTADA - | Vi­vian Bus­ta­man­te Molina | fotos: He­ri­ber­to Gon­zá­lez Brito

CAR­LOS J. FIN­LAY no es ajeno a nin­gu­na ge­ne­ra­ción de cu­ba­nos. Des­de los pri­me­ros gra­dos de la en­se­ñan­za re­ci­bi­mos in­for­ma­ción y asi­mis­mo se pi­de am­pliar­la en tra­ba­jos in­ves­ti­ga­ti­vos. En tiem­po tan le­jano como el 1898 el emi­nen­te cien­tí­fi­co lla­mó a de­cla­rar la gue­rra sin tre­gua al mos­qui­to Ae­des aegy­pti. Una con­vo­ca­to­ria con to­tal ac­tua­li­dad, a 119 años de pro­mo­vi­da.

¿Te­ne­mos to­dos la ele­men­tal per­cep­ción de lo que sig­ni­fi­can esos in­sec­tos coha­bi­tan­do en cam­pos y ciu­da­des, o peor, den­tro de las ca­sas y en cen­tros de tra­ba­jo?

Con­clui­da la eta­pa in­ten­si­va con­tra el mos­qui­to y sus cria­de­ros po­ten­cia­les, es­tos si­guen sien­do un gran ries­go da­do que las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son cal­do de cul­ti­vo pa­ra su pro­li­fe­ra­ción. La so­lu­ción no es­tá en “aplau­dir­los” cuan­do vue­lan an­te nues­tros ojos, ni ha­bi­tuar­nos a oír ha­blar de ellos como de un fa­mi­liar cer­cano y mu­cho me­nos per­ma­ne­cer im­pá­vi­dos por las no­ti­cias de la pre­sen­cia del den­gue.

Cuan­do co­men­ta­mos al res­pec­to con al­gu­nos ex­per­tos ase­gu­ra­ban que esas con­duc­tas evi­den­cian con­fian­za en la exis­ten­cia y efec­ti­vi­dad del sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud, aun­que no­so­tros agre­ga­mos que ahí tam­bién ra­di­ca la ma­yor alar­ma, en tan­to no se des­plie­ga la mis­ma ener­gía an­te el ries­go, lo­ca­li­za­do ma­yor­men­te den­tro de la vi­vien­da y en especial, en los re­ser­vo­rios de agua.

Es don­de más fo­cos se en­cuen­tran, el 83 % del to­tal, se­gún re­cal­có ha­ce unos días Roberto Mo­ra­les Oje­da, mi­nis­tro de Sa­lud Pú­bli­ca (MINSAP), al in­ter­ve­nir an­te los dipu­tados de dos co­mi­sio­nes per­ma­nen­tes del Par­la­men­to du­ran­te el aná­li­sis de la si­tua­ción epi­de­mio­ló­gi­ca en la na­ción, que al cie­rre del pri­mer se­mes­tre mos­tró un com­por­ta­mien­to fa­vo­ra­ble en re­la­ción con otras eta­pas.

Res­pec­to al vi­rus del zi­ka pre­ci­só que se re­por­tan ca­sos en lo­ca­li­da­des de Guan­tá­na­mo, Hol­guín, Cien­fue­gos y La Ha­ba­na, si bien se de­ci­dió ex­ten­der la eta­pa in­ten­si­va más allá de me­dia­dos de ju­lio en esas pro­vin­cias, in­clui­dos San­tia­go de Cu­ba y 17 mu­ni­ci­pios.

Igual­men­te se re­afir­mó la im­por­tan­cia de la in­te­gra­li­dad de las ac­cio­nes in­ter­sec­to­ria­les y la de­ci­si­va par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria, pe­ro es­ta úl­ti­ma si­gue sien­do un ta­lón de Aqui­les en va­rios te­rri­to­rios, y un ejem­plo es­tá en la im­po­si­ción de más de 30 mil mul­tas por con­cep­to de pro­pa­ga­ción de epi­de­mias.

Na­die de­be arries­gar su vi­da ni la de su fa­mi­lia. No por gus­to los re­fra­nes han pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y lo de las tan­tas ve­ces ir el cán­ta­ro a la fuen­te es co­sa muy se­ria. Tam­po­co na­die es­car­mien­ta por ca­be­za aje­na, pe­ro sí de­be­mos, al me­nos, dar­le he­rra­mien­tas pa­ra que eva­lúe y ac­túe en con­se­cuen­cia. La si­guien­te en­tre­vis­ta es una de ellas.

Aca­bar con el vi­llano

“No hay tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­tas en­fer­me­da­des, por lo tan­to la me­jor for­ma de pre­ve­nir­las si­gue sien­do la eliminación o re­duc­ción de in­fes­ta­ción del mos­qui­to del género Ae­des y la pro­tec­ción fren­te a sus pi­ca­du­ras”.

Lue­go de es­ta afir­ma­ción de Jo­sé Án­gel Por­tal Mi­ran­da, vi­ce­mi­nis­tro pri­me­ro del MINSAP, no ca­ben du­das de la ta­ma­ña res­pon­sa­bi­li­dad y em­pre­sa que con­cier­ne a la so­cie­dad cu­ba­na pa­ra evi­tar una epi­de­mia por los ma­les que pro­pa­ga el vec­tor con ape­lli­dos de abo­len­go: aegy­pti y al­bo­pic­tus.

Re­co­no­ce que Cu­ba es el úni­co país con un pro­gra­ma an­ti­vec­to­rial bien es­truc­tu­ra­do, lo cual fue de­ter­mi­nan­te pa­ra en­fren­tar ha­cia lo in­terno, la com­ple­ja si­tua­ción epi­de­mio­ló­gi­ca ge­ne­ra­da en las Amé­ri­cas en el 2016, de­bi­do a la cir­cu­la­ción de va­rios vi­rus di­fun­di­dos por esos in­sec­tos que oca­sio­nan el den­gue, la fie­bre ama­ri­lla, el chi­kun­gun­ya y el zi­ka.

En aquel mo­men­to —re­cuer­da—, el po­ten­cial desa­rro­lla­do en la sa­lud pú­bli­ca y la prio­ri­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, que una vez más pres­ta­ron el Go­bierno y el Es­ta­do, lle­va­ron a pla­nos iné­di­tos una ofen­si­va cam­pal pa­ra re­du­cir al mí­ni­mo la in­fes­ta­ción y con­cien­ti­zar a la po­bla­ción de su pa­pel de­ci­si­vo en la pre­ven­ción y la sos­te­ni­bi­li­dad de las ac­cio­nes en nues­tro ar­chi­pié­la­go, don­de en el año pre­ce­den­te fueron re­por­ta­dos ca­sos im­por­ta­dos de pa­cien­tes con zi­ka y de trans­mi­sión au­tóc­to­na en va­rias pro­vin­cias.

“Des­cu­bier­ta en el bos­que ho­mó­ni­mo, en Ugan­da, en 1947, des­de en­ton­ces cir­cu­ló prin­ci­pal­men­te en Áfri­ca y ha ge­ne­ra­do bro­tes pe­que­ños y es­po­rá­di­cos en Asia. En dos años, a par­tir del 2014, su di­fu­sión fue rá­pi­da en Amé­ri­ca, re­gión don­de en la ac­tua­li­dad 39 na­cio­nes acre­di­tan ese ti­po de pro­pa­ga­ción”.

Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias cu­ba­nas in­sis­ten no so­lo en el zi­ka y el chi­kun­gun­ya.

Cier­to. No po­de­mos sos­la­yar el den­gue, en­dé­mi­co en 128 paí­ses, in­clui­dos ca­si to­dos los de la zo­na de las Amé­ri­cas. En el 2015 se re­por­ta­ron más de 2 mi­llo­nes de pa­cien­tes aque­ja­dos por es­ta, la en­fer­me­dad trans­mi­ti­da por vec­to­res de más rá­pi­da ex­ten­sión. Su in­ci­den­cia cre­ció en más de 30 ve­ces en los úl­ti­mos 50 años.

Lo más pe­li­gro­so es que en es­ta re­gión se en­cuen­tran los cua­tro se­ro­ti­pos. El den­gue pue­de cau­sar ca­sos gra­ves y la muer­te en in­di­vi­duos que ya su­frie­ron la in­fec­ción.

Cons­ti­tu­ye la más vi­ru­len­ta de to­das es­tas ar­bo­vi­ro­sis o en­fer­me­da­des, en tan­to es la que más com­pli­ca­cio­nes y mor­ta­li­dad pro­du­ce, sin dis­tin­go de eda­des; aun­que ge­ne­ral­men­te re­cae en los jó­ve­nes, so­bre to­do cuan­do han es­ta­do ex­pues­tos al vi­rus en más de una oca­sión. Es opor­tuno re­cal­car que nin­gu­na per­so­na pue­de ase­gu­rar que no lo ha te­ni­do, pues mu­chas ve­ces trans­cu­rre de for­ma asin­to­má­ti­ca. En el pro­pio ca­so del zi­ka se ha­bla ya de que en­tre un 70 y un 90 % de las per­so­nas que lo pa­de­cen no se dan cuen­ta de que lo con­tra­je­ron. Lo mis­mo pa­sa con las otras ar­bo­vi­ro­sis.

Ade­más de las ac­cio­nes in­ter­nas, el país ha for­ta­le­ci­do las me­di­das de con­trol sa­ni­ta­rio in­ter­na­cio­nal y de vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca en pun­tos de en­tra­da al te­rri­to­rio na­cio­nal.

¿Con qué me­dios cuen­ta Cu­ba pa­ra lle­var a ca­bo es­te pro­gra­ma?

Jun­to a la pre­pa­ra­ción de los pro­fe­sio­na­les y per­so­nal de la sa­lud en el ma­ne­jo de es­tas en­fer­me­da­des, en el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Tro­pi­cal Pe­dro Kou­rí (IPK) se ga­ran­ti­za el diag­nós­ti­co de los po­si­bles ca­sos de den­gue, chi­kun­gun­ya, fie­bre ama­ri­lla y zi­ka. Re­sul­ta cen­tro de re­fe­ren­cia pa­ra las Or­ga­ni­za­cio­nes Pa­na­me­ri­ca­na y Mun­dial de la Sa­lud (OPS/ OMS) en el es­tu­dio de vi­rus, de ma­ne­ra que nos man­te­ne­mos ac­tua­li­za­dos so­bre lo que ocu­rre a es­ca­la glo­bal y de los ade­lan­tos que se van in­cor­po­ran­do al con­trol de in­sec­tos.

Cu­ba ha si­do se­de de reunio­nes con ese te­ma y sus es­pe­cia­lis­tas par­ti­ci­pan en los gru­pos y en las reunio­nes coor­di­na­das por la OPS y la OMS; du­ran­te las cua­les nues­tros pro­fe­sio­na­les co­mu­ni­can sus ex­pe­rien­cias, pues se co­no­ce su ayu­da en el con­trol de vec­to­res en na­cio­nes afri­ca­nas y en la re­gión, ade­más, hay so­li­ci­tu­des pa­ra que esa co­la­bo­ra­ción se ex­tien­da en las Amé­ri­cas y el Ca­ri­be.

En es­te es­ce­na­rio bien com­ple­jo, ¿qué pa­sos ha da­do Cu­ba?

Aun­que en di­ciem­bre del 2015 emi­ti­mos una aler­ta epi­de­mio­ló­gi­ca enun­cian­do los prin­ci­pa­les ele­men­tos pa­ra la vi­gi­lan­cia, pre­ven­ción y con­trol del zi­ka, la res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos pa­ra evi­tar su pro­pa­ga­ción en el país que­dó cla­ra con el lla­ma­mien­to del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz a la po­bla­ción, el 22 de fe­bre­ro del 2016, fe­cha que mar­có el ini­cio de un plan de ac­ción na­cio­nal di­ri­gi­do a eli­mi­nar el agen­te trans­mi­sor, lo cual es­tá con­te­ni­do en el pro­gra­ma 2017–2021.

Aun cuan­do los in­di­ca­do­res de con­trol vec­to­rial y de trans­mi­sión son fa­vo­ra­bles, las con­di­cio­nes de ries­go in­terno y el con­tex­to re­gio­nal no ga­ran­ti­zan la sos­te­ni­bi­li­dad. El pe­li­gro po­ten­cial exis­te si te­ne­mos en cuen­ta que se unen la per­sis­ten­cia de con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les des­fa­vo­ra­bles en cuan­to al sa­nea­mien­to y por las ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras y hu­me­dad re­la­ti­va, así como la fal­ta de ca­li­dad en la la­bor téc­ni­ca. A ello se agre­ga que no con­ta­mos con la co­la­bo­ra­ción ne­ce­sa­ria de to­da la co­mu­ni­dad, un es­la­bón de­ci­si­vo a fin de que sean efec­ti­vos los mi­llo­na­rios re­cur­sos que des­ti­na y se­gui­rá in­vir­tien­do el Es­ta­do pa­ra man­te­ner la sa­lud del pue­blo.

El den­gue es la en­fer­me­dad trans­mi­ti­da por vec­to­res de más rá­pi­da ex­ten­sión. Su in­ci­den­cia cre­ció en más de 30 ve­ces en los úl­ti­mos 50 años.

La lu­cha an­ti­vec­to­rial es la me­di­da más efec­ti­va pa­ra evi­tar epi­de­mias, ase­ve­ra Jo­sé Án­gel Por­tal Mi­ran­da, vi­ce­mi­nis­tro pri­me­ro de Sa­lud Pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.