Vo­lun­tad y ho­nor a flor de piel

Trabajadores - - NACIONALES - Vi­vian Bus­ta­man­te Molina

Las ra­nas ca­si ya no can­tan ni los ni­ños en­to­nan aquel es­tri­bi­llo de que llue­va, que llue­va la vir­gen de la cue­va. En ca­si to­do el país se ha­bla de se­quía, ya sea en ci­fras o pro­duc­to de la evi­den­cia en las re­des in­tra­do­mi­ci­lia­rias, en los ca­rros cis­ter­nas que no pa­ran de ir y ve­nir lle­van­do el lí­qui­do a los ne­ce­si­ta­dos, en la ve­ge­ta­ción ocre que de­co­ra ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ras.

Pe­ro afor­tu­na­da­men­te tam­bién se no­ta en las bri­ga­das que por do­quier reha­bi­li­tan y cons­tru­yen nue­vas obras, unas pro­gra­ma­das con tiem­po y otras emergentes pa­ra evi­tar que la afec­ta­ción sea ma­yor. Y ade­más, en los cons­tan­tes lla­ma­dos al aho­rro y uso efi­cien­te de un re­cur­so por el que ya hay con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les.

De­trás de ca­da in­ver­sión y ac­ti­vi­dad en el sec­tor hay hom­bres y mujeres, nun­ca anó­ni­mos aun­que sus nom­bres no sean pu­bli­ca­dos, si bien por es­tos días mu­chos son re­pe­ti­dos por­que re­ci­ben el ho­me­na­je como par­te de la jornada por el Día del Tra­ba­ja­dor Hi­dráu­li­co, ins­ti­tui­do el 10 de agos­to y que ce­le­bra­rán con do­ble jú­bi­lo los gran­men­ses, acree­do­res de la se­de del ac­to cen­tral por la efe­mé­ri­de, en la cual re­sul­ta­ron des­ta­ca­das las pro­vin­cias de La Ha­ba­na y Guan­tá­na­mo.

Po­dría ser peor

Des­de que como pe­rio­dis­ta co­men­cé a vin­cu­lar­me con el mun­do de la hi­dráu­li­ca siem­pre oí de­cir que la si­tua­ción ac­tual en cuan­to a dis­po­ni­bi­li­dad del lí­qui­do po­dría ser peor, de no ha­ber desa­rro­lla­do el Es­ta­do y el Go­bierno, con Fidel como prin­ci­pal im­pul­sor, la de­no­mi­na­da vo­lun­tad hi­dráu­li­ca, que ha per­mi­ti­do en los úl­ti­mos 58 años, pa­sar de 13 pre­sas con una irri­so­ria ca­pa­ci­dad de lle­na­do de 48 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, a 242 em­bal­ses pre­pa­ra­dos pa­ra al­ma­ce­nar más de 9 mil mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos.

El es­pa­cio no me ayu­da pa­ra las grá­fi­cas, úni­ca for­ma de tras­la­dar, rá­pi­da y di­dác­ti­ca­men­te el po­de­río que Cu­ba os­ten­ta en la rama, por­que to­do se compu­ta con ce­ros a la de­re­cha. Si ha­bla­mos de es­ta­cio­nes de bom­beo en fuen­tes de abas­to so­bre­pa­san las 2 mil 580, si el ob­je­ti­vo re­sul­tan los ca­na­les ma­gis­tra­les, se acer­can a los 790 ki­ló­me­tros y si que­re­mos ejem­pli­fi­car la obra eje­cu­ta­da pa­ra su­mi­nis­trar agua, ahí es­tán más de 2 mil 415 acue­duc­tos que lle­van el pre­cia­do con­te­ni­do por unos 22 mil 505 ki­ló­me­tros de re­des.

Con mu­cha razón los ex­per­tos con­si­de­ran que a pe­sar de ocu­par el lu­gar 105 en­tre 182 paí­ses en cuan­to a su po­ten­cial en dis­po­ni­bi­li­dad de agua, la for­ta­le­za de Cu­ba es­tá en ubi­car­se en­tre las po­cas na­cio­nes que tie­nen al me­nos el 57 % de su ca­pa­ci­dad hi­dráu­li­ca con­for­ma­da en una in­fra­es­truc­tu­ra.

So­lo que la úni­ca fuen­te pa­ra acu­mu­lar agua de­pen­de de las pre­ci­pi­ta­cio­nes y de es­tas no po­de­mos ufa­nar­nos, como tam­po­co de su de­rro­che y uso po­co efi­cien­te, lo cual in­flu­ye en otros in­di­ca­do­res, pues la ma­yor par­te del agua es bom­bea­da, con el de­ri­va­do gas­to de com­bus­ti­ble y ener­gía eléc­tri­ca.

Hay avan­ces en esas y otras ac­ti­vi­da­des que rec­to­ra el or­ga­nis­mo con un com­pro­me­te­dor en­car­go es­ta­tal por­que di­ri­ge, eje­cu­ta y con­tro­la la apli­ca­ción de las po­lí­ti­cas del Es­ta­do y del Go­bierno en cuan­to a pla­ni­fi­ca­ción y pro­tec­ción de los re­cur­sos hí­dri­cos, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Re­cur­sos Hi­dráu­li­cos. ¿Cuán­to ha cam­bia­do pa­ra bien des­de su crea­ción, ha­ce 55 años, el 10 de agos­to de 1962?

Pe­ro los hi­dráu­li­cos no mi­ran atrás. Fal­ta mu­cho si nos ate­ne­mos a las mi­sio­nes plas­ma­das en los Li­nea­mien­tos del Par­ti­do y en la Ley de las Aguas Te­rres­tres apro­ba­da re­cien­te­men­te, con el fin esen­cial de de­fen­der el agua como pa­tri­mo­nio del Es­ta­do, en fun­ción de su uti­li­za­ción ade­cua­da, pa­ra fa­vo­re­cer el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de la eco­no­mía y de la so­cie­dad.

Na­die pue­de du­dar de la prio­ri­dad que se ha da­do a la rama. En to­dos es­tos años en el pro­gra­ma hi­dráu­li­co se han in­ver­ti­do más de 3 mil mi­llo­nes de pe­sos, y si an­tes la prio­ri­dad eran las pre­sas, ca­na­les, sis­te­mas…, hoy el én­fa­sis es­tá en el acue­duc­to y las obras de sa­nea­mien­to. En el año 2000 fueron des­ti­na­dos 60 mi­llo­nes de pe­sos en el plan de in­ver­sio­nes, 12 años des­pués esa ci­fra se ha­bía mul­ti­pli­ca­do por seis y man­tie­ne es­ta­bi­li­dad. Es si­nó­ni­mo de más com­pro­mi­sos pa­ra los tra­ba­ja­do­res hi­dráu­li­cos.

| foto: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

De proezas es­tá col­ma­da la obra de los tra­ba­ja­do­res hi­dráu­li­cos, como la reha­bi­li­ta­ción en tiem­po ré­cord de un tra­mo en la con­duc­to­ra de Cuen­ca Sur, en Ma­ya­be­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.