Po­lí­ti­ca pa­ra se­guir ha­cien­do

Trabajadores - - NACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Ya es fir­me, de­fi­ni­ti­va, la po­lí­ti­ca del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba pa­ra en­fren­tar to­do ti­po de dis­cri­mi­na­ción en el país, in­clui­das las cau­sas que no siem­pre re­ci­bie­ron to­da la aten­ción o son el re­sul­ta­do de la ex­pe­rien­cia y el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, como un fac­tor cla­ve de uni­dad na­cio­nal ha­cia una so­cie­dad más in­clu­si­va.

La evi­den­cia sal­ta a par­tir de la re­cien­te pu­bli­ca­ción de la ver­sión fi­nal de la Con­cep­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial cu­bano de de­sa­rro­llo so­cia­lis­ta, lue­go de la am­plia con­sul­ta po­pu­lar, las mo­di­fi­ca­cio­nes con­si­guien­tes y su apro­ba­ción por el Pleno del Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do con el pos­te­rior res­pal­do del Par­la­men­to.

Los cam­bios que hu­bo en el do­cu­men­to fueron sus­tan­cia­les y muy im­por­tan­tes en múl­ti­ples te­mas, no so­lo en es­te as­pec­to. Se­ría con­ve­nien­te la im­pre­sión y ven­ta de un ta­bloi­de con el tex­to de­fi­ni­ti­vo, pa­ra que la ciu­da­da­nía pue­da apre­ciar la mag­ni­tud de los re­sul­ta­dos de es­ta la­bor de cons­truc­ción co­lec­ti­va.

En el te­ma que nos ocu­pa, por ejem­plo, el con­te­ni­do me­jo­ró des­de la In­tro­duc­ción, don­de al enu­me­rar las for­ta­le­zas y opor­tu­ni­da­des con que Cu­ba cuen­ta, el do­cu­men­to re­co­no­ce “la uni­ver­sa­li­dad de la po­lí­ti­ca so­cial que ga­ran­ti­za a to­dos sus de­re­chos, con el ac­ce­so a los ser­vi­cios fun­da­men­ta­les de edu­ca­ción, sa­lud, cul­tu­ra y de­por­tes; la se­gu­ri­dad y asis­ten­cia so­cia­les, así como la de­fen­sa an­te to­do ti­po de dis­cri­mi­na­ción lesiva a la dig­ni­dad hu­ma­na”.

Lo más no­ve­do­so en la ma­te­ria apa­re­ce sin du­da en la de­fi­ni­ción de los prin­ci­pios de nues­tro so­cia­lis­mo que sus­ten­tan el Mo­de­lo: “El re­co­no­ci­mien­to mo­ral y ju­rí­di­co de la igual­dad de de­re­chos y de­be­res de la ciu­da­da­nía y de las ga­ran­tías pa­ra ha­cer­los efec­ti­vos con equi­dad, in­clu­sión, jus­ti­cia so­cial, par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, su­pera­ción de las bre­chas so­cia­les, res­pe­to a la di­ver­si­dad y el en­fren­ta­mien­to a to­da for­ma de dis­cri­mi­na­ción por co­lor de la piel, género, iden­ti­dad de género, orien­ta­ción se­xual, dis­ca­pa­ci­dad, ori­gen te­rri­to­rial y na­cio­nal, creen­cia re­li­gio­sa, edad y cual­quier otra dis­tin­ción lesiva a la dig­ni­dad hu­ma­na”.

Es­ta mi­nu­cio­sa pro­cla­ma­ción de in­ten­cio­nes es­tá en sin­to­nía con la tra­di­ción hu­ma­nis­ta y de eman­ci­pa­ción so­cial que dis­tin­guió a la Re­vo­lu­ción des­de sus ini­cios, y re­to­ma ele­men­tos no­ve­do­sos cu­yo enun­cia­do co­men­zó en la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Na­cio­nal del Par­ti­do lue­go del VI Con­gre­so, los cua­les aho­ra se am­plían y per­fec­cio­nan.

So­bre­sa­len en es­te pun­to la men­ción de la orien­ta­ción se­xual y la in­cor­po­ra­ción —por pri­me­ra vez en un do­cu­men­to po­lí­ti­co pro­gra­má­ti­co— del tér­mino iden­ti­dad de género, con­di­cio­nes am­bas cu­yo re­co­no­ci­mien­to como cau­sa de dis­cri­mi­na­ción son fru­to de un apren­di­za­je so­cial cu­bano de ya más de una dé­ca­da, el cual per­mi­ti­ría en el fu­tu­ro ma­te­ria­li­zar nue­vas po­lí­ti­cas pú­bli­cas y le­yes pa­ra su­pe­rar la ho­mo­fo­bia y la trans­fo­bia to­da­vía pre­sen­tes.

Es­te pro­pó­si­to in­clu­si­vo que­dó, ade­más, mu­cho más ex­plí­ci­to en el ca­pí­tu­lo que des­cri­be las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de la po­lí­ti­ca so­cial. Al enu­me­rar los fac­to­res vin­cu­la­dos a la pros­pe­ri­dad y el bie­nes­tar, en­fa­ti­za en pri­mer lu­gar “la con­so­li­da­ción y el en­ri­que­ci­mien­to de los va­lo­res de nues­tra so­cie­dad, la jus­ti­cia y equi­dad so­cia­les, la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, la no dis­cri­mi­na­ción por cual­quier dis­tin­ción lesiva a la dig­ni­dad hu­ma­na”.

En otro sal­to cua­li­ta­ti­vo, los de­re­chos y de­be­res eco­nó­mi­cos y so­cia­les aho­ra los pre­si­de es­ta idea: “El Es­ta­do, el Go­bierno, la fa­mi­lia, los in­di­vi­duos, la co­mu­ni­dad y la so­cie­dad ci­vil, pro­mue­ven las ac­cio­nes que a ca­da uno com­pe­te pa­ra la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des so­cia­les y eco­nó­mi­cas, fo­men­tar las ca­pa­ci­da­des de to­dos los seg­men­tos po­bla­cio­na­les —en par­ti­cu­lar las mujeres, adul­tos ma­yo­res, la ni­ñez, la ju­ven­tud y las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad— así como pre­ve­nir y en­fren­tar to­das las for­mas de dis­cri­mi­na­ción le­si­vas a la dig­ni­dad hu­ma­na, y las ma­ni­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y en­tre co­lec­ti­vos”.

La Con­cep­tua­li­za­ción tam­bién aña­dió el re­cha­zo a es­te­reo­ti­pos dis­cri­mi­na­to­rios en cues­tio­nes de di­se­ño y pu­bli­ci­dad; y lo que es to­da­vía más sig­ni­fi­ca­ti­vo: man­tu­vo igual pos­tu­ra al re­afir­mar “el ejer­ci­cio res­pon­sa­ble de los de­re­chos y de­be­res la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res en to­das las for­mas de ges­tión y de pro­pie­dad, con jus­ti­cia so­cial y sin dis­cri­mi­na­ción”.

No obs­tan­te, una aler­ta re­sul­ta im­pres­cin­di­ble. No bas­ta con que ten­ga­mos es­tos acuer­dos del VII Con­gre­so del Par­ti­do, aho­ra mu­cho me­jor plas­ma­dos lue­go de que los do­cu­men­tos fue­ran a una con­sul­ta po­pu­lar cu­ya im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca —po­lí­ti­ca y prác­ti­ca— la vi­da de­mos­tró. En es­ta lu­cha con­tra to­do ti­po de dis­cri­mi­na­ción ha­brá que dar to­da­vía mu­cha pe­lea pa­ra que es­tos prin­ci­pios se com­pren­dan y apli­quen en to­do su al­can­ce y pro­fun­di­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.