Lo que no pre­vé la ley

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

La res­pues­ta a la pe­no­sa si­tua­ción que vi­vió la vi­lla­cla­re­ña Li­nay­da León Hur­ta­do, da­da a co­no­cer en la úl­ti­ma edi­ción del mes de ju­nio con el título Ma­dre es ma­dre, re­sul­ta un evi­den­te ejem­plo de las cir­cuns­tan­cias no pre­vis­tas en la ley, pe­ro ne­ce­sa­rias de eva­luar por los or­ga­nis­mos per­ti­nen­tes en la bús­que­da de so­lu­ción, da­da su po­si­ble re­pe­ti­ti­vi­dad.

Aho­ra dis­po­ne­mos de la con­tes­ta en­via­da por Ar­man­do Gon­zá­lez Mar­tín, di­rec­tor ge­ne­ral de la Em­pre­sa de Ci­ga­rros Ra­mi­ro La­van­de­ro, don­de tra­ba­ja la re­mi­ten­te, en la cual se ex­pli­ca el aná­li­sis rea­li­za­do an­te la in­con­for­mi­dad de Li­nay­da por el tra­ta­mien­to la­bo­ral re­ci­bi­do tras el fa­lle­ci­mien­to de su ma­má en los Es­ta­dos Uni­dos.

El di­rec­ti­vo ex­po­ne que es­tu­dia­ron el ar­tícu­lo 133 del Ca­pí­tu­lo X del Re­gla­men­to del Có­di­go de Tra­ba­jo re­fe­ri­do a los motivos por los cua­les los tra­ba­ja­do­res tie­nen de­re­cho a de­ven­gar sa­la­rio bá­si­co, y en el in­ci­so b) se re­co­ge como cau­sa la

li­cen­cia por fa­lle­ci­mien­to del pa­dre, la ma­dre, el cón­yu­ge, her­ma­nos e hi­jos. Pa­ra el cum­pli­mien­to de ello el tér­mino es de dos días si es en la pro­vin­cia don­de la­bo­ra y de tres, si es fue­ra de di­cha pro­vin­cia, con­ta­dos a par­tir del día en que ocu­rre el fa­lle­ci­mien­to del fa­mi­liar.

Como en el cuer­po le­gal no apa­re­ce la va­rian­te si el de­ce­so ocu­rre en el ex­te­rior, la en­ti­dad en­vió una con­sul­ta al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial vía co­rreo elec­tró­ni­co. Al no re­ci­bir res­pues­ta, au­to­ri­za­ron a Li­nay­da a no asis­tir al cen­tro por es­pa­cio de cin­co días, am­plía la car­ta.

Tam­bién se va­lo­ró que la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res con que cuen­ta la em­pre­sa (613), la di­ver­si­dad de fa­mi­lia­res que fa­lle­cen en el ex­te­rior y la can­ti­dad de paí­ses don­de re­si­den, ha­cen im­po­si­ble to­mar una de­ter­mi­na­ción an­te un he­cho de es­te ti­po y, por con­si­guien­te, lo que pue­da ocu­rrir en lo ade­lan­te, re­fie­re Gon­zá­lez Mar­tín.

Sin em­bar­go, el ca­so fue ana­li­za­do en el con­se­jo de di­rec­ción y con­clu­ye­ron que el Có­di­go de Tra­ba­jo no in­clu­ye el pro­ce­der an­te es­tas si­tua­cio­nes y que pue­den crear­se pre­ce­den­tes.

Al fi­nal de su car­ta el di­rec­ti­vo co­men­ta que la ad­mi­nis­tra­ción y las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas se reunie­ron con la tra­ba­ja­do­ra pa­ra ex­pli­car el pro­ce­so rea­li­za­do, pe­ro ella sos­tu­vo su in­con­for­mi­dad con el tra­ta­mien­to sa­la­rial apli­ca­do. | Ariad­na A. Pé­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.