Eter­na co­bi­ja

Trabajadores - - NACIONALES - Betty Bea­tón Ruiz

TRES FUERON las ca­sas san­tia­gue­ras tes­ti­gos del pa­so de la ni­ñez a la ado­les­cen­cia de Fidel Cas­tro Ruz, pe­río­do cru­cial en la exis­ten­cia de cual­quier ser hu­mano.

Las vi­ven­cias de aque­lla eta­pa, na­rra­das en va­rios tex­tos, es­tu­vie­ron mar­ca­das por una mez­cla de sen­ti­mien­tos y reac­cio­nes que les de­ja­ron hue­llas eter­nas: des­lum­bra­mien­to, tris­te­za, des­am­pa­ro, re­bel­día, es­pe­ran­zas, con­quis­tas, amo­res…

Sin lu­gar a du­das San­tia­go de Cu­ba lo sig­nó de muy di­ver­sas for­mas y por mu­chas ra­zo­nes que­dó ata­do a es­ta tie­rra que hoy, y pa­ra siem­pre, lo co­bi­ja con des­ve­lo y pa­sión des­bor­da­dos, res­ta­ñan­do cual­quier des­ga­rra­du­ra de aquel pa­sa­do.

A ca­si 91 años del na­talicio del lí­der de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, el Doc­tor en Cien­cias Ma­nuel Fer­nán­dez Car­cas­sés, Pro­fe­sor Ti­tu­lar del De­par­ta­men­to de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Orien­te, re­me­mo­ra pa­ra Tra­ba­ja­do­res de­ta­lles en torno a su pri­me­ra pre­sen­cia en San­tia­go de Cu­ba, al­gu­nos de es­tos re­co­gi­dos en el li­bro Ti­vo­lí: la

ca­sa don­de vi­vió Fidel (Edi­to­rial Pa­blo de la To­rrien­te, 1997).

“El pri­mer lu­gar don­de re­si­de, jun­to a su her­ma­na An­ge­li­ta, es en la ca­lle San­ta Ri­ta, ca­si lle­gan­do a la Ala­me­da; fri­sa­ba los 6 años.

“Ahí vi­vían las her­ma­nas Fe­liú. Una de ellas, Eu­fra­sia, era maes­tra en la es­cue­la de Bi­rán y fue ella quien con­ven­ció al ma­tri­mo­nio Cas­tro-Ruz pa­ra que el ter­ce­ro de sus hi­jos sa­lie­ra del en­torno ru­ral y vi­nie­ra a es­tu­diar a la gran ciu­dad, pues el pe­que­ño mos­tra­ba una pro­ver­bial in­te­li­gen­cia y me­re­cía me­jo­res po­si­bi­li­da­des pa­ra su de­sa­rro­llo in­te­lec­tual.

“Por lo me­nos en eso no se equi­vo­có, pe­ro sin du­da los pri­me­ros mo­men­tos de Fidel aquí no fueron pa­ra na­da fe­li­ces. Co­men­za­ron a pa­sar tra­ba­jo, él y su her­ma­na, el di­ne­ro que man­da­ban sus pa­dres las Fe­liú lo aho­rra­ban es­tric­ta­men­te, ha­cién­do­les pa­sar ham­bre, a lo que se su­mó una dis­ci­pli­na fé­rrea, ab­sur­da y sin sen­ti­do pa­ra un pe­que­ño acos­tum­bra­do a la li­ber­tad.

“Aque­llos ri­go­res le sig­na­ron vi­si­ble­men­te el al­ma y el cuer­po, al pun­to de que la de­ci­sión de los pa­dres fue re­tor­nar­lo a la ca­sa na­tal, de la cual vuel­ve a sa­lir po­co tiem­po des­pués, tras la in­sis­ten­cia de la pro­pia maes­tra, quien no ce­ja­ba en la idea de pro­pi­ciar­le una me­jor for­ma­ción y a su vez be­ne­fi­ciar­se del di­ne­ro que mes por mes le en­via­ban al ni­ño”.

¿En es­te mo­men­to es que pa­sa a vi­vir a la zo­na de El Ti­vo­lí, el más co­no­ci­do de los lu­ga­res don­de vi­vió Fidel en San­tia­go de Cu­ba?

Sí. Ya las Fe­liú se ha­bían mu­da­do a Ra­bí nú­me­ro 6, una ba­rria­da me­jor, la an­te­rior es­ta­ba ubi­ca­da en lo que se co­no­cía como la zo­na de to­le­ran­cia, la de aho­ra era tam­bién hu­mil­de pe­ro más fres­ca, y con una vi­sua­li­dad in­creí­ble.

Uno lle­ga a la ca­sa y des­de que en­tras es­tá la Sie­rra Maes­tra al fon­do. Como se ubi­ca so­bre una ele­va­ción, en for­ma ca­si vo­la­di­za, to­da la vista de la ciu­dad ha­cia la bahía re­sul­ta muy especial.

Qui­zás en San­ta Ri­ta Fidel ha­ya vis­to el mar, pe­ro no con la di­men­sión pa­no­rá­mi­ca que brin­da la ca­sa de El Ti­vo­lí, pa­ra un ni­ño de cam­po eso de­be ha­ber si­do to­do un su­ce­so: la in­men­si­dad, las em­bar­ca­cio­nes, el mo­vi­mien­to en el mue­lle, las gran­des mon­ta­ñas, des­de Bi­rán se ven al­gu­nas, pe­ro no con la mag­ni­fi­cen­cia que se ob­ser­van des­de el bal­cón tra­se­ro de Ra­bí nú­me­ro 6.

Ahí qui­zás la ali­men­ta­ción me­jo­ró un po­qui­to, pe­ro las res­tric­cio­nes fueron peo­res por­que una de las dos her­ma­nas de Eu­fra­sia, Belén, se ha­bía ca­sa­do con Luis Hib­bert, cón­sul de Hai­tí, a la pos­tre pa­drino de Fidel, quien ha­bía re­for­za­do las es­tric­tas nor­mas dis­ci­pli­na­rias an­tes im­pues­tas.

Por aquel en­ton­ces ya te­nía 7 años, y lo ha­bían ma­tri­cu­la­do en La Sa­lle como alumno ex­terno.

El re­co­rri­do de El Ti­vo­lí a la es­cue­la, ubi­ca­da en la ca­lle He­re­dia, real­men­te tie­ne que ha­ber si­do muy in­tere­san­te, qui­zás lo me­jor de es­te pe­río­do en la vi­da del ni­ño Fidel.

Por ese ca­mino te­nía que atra­ve­sar la ca­lle San­ta Ri­ta, fren­te a lo que era el Ins­ti­tu­to de Se­gun­da En­se­ñan­za, con una tra­di­ción de lu­cha ex­tra­or­di­na­ria, ade­más, aca­ba­ba de caer Ma­cha­do pe­ro to­da­vía se­guía la ebu­lli­ción y ese cen­tro es­co­lar fue siem­pre un fo­co de re­vuel­tas.

Más abajo es­ta­ba el rincón mar­tiano jun­to a una gran ceiba, y allí jó­ve­nes es­tu­dian­tes se ma­ni­fes­ta­ban con­tra la dic­ta­du­ra y por una Cu­ba me­jor.

Des­pués de pa­sar el Ins­ti­tu­to do­bla­ba por la ca­lle Co­ro­na, su­pon­go era el re­co­rri­do por­que ló­gi­ca­men­te es el más cer­cano pa­ra lle­gar a La Sa­lle, ve la es­ca­li­na­ta de Pa­dre Pi­co, los co­mer­cios, el mo­vi­mien­to de la ciu­dad, to­do nue­vo pa­ra él, ese tra­yec­to pu­do ha­ber si­do un mo­men­to de fe­li­ci­dad en me­dio de tan­to ri­gor.

Pe­ro una vez de vuel­ta a la ca­sa vol­vían las ata­du­ras, eso era lo que más mor­ti­fi­ca­ba, ese cli­ma que rei­na­ba den­tro de aque­llas cua­tro paredes, de hos­ti­li­dad y represión con­tra la li­ber­tad de un ni­ño.

De ma­ne­ra que Fidel se pro­pu­so vio­lar to­das las nor­mas ab­sur­das, dar su pri­me­ra manifestación de re­bel­día, si no se po­día ha­blar al­to él gri­ta­ba, si ha­bía que comer pro­to­co­lar­men­te él trans­gre­día las pau­tas.

Re­cuer­do que en las in­da­ga­cio­nes pa­ra es­cri­bir el li­bro una ve­ci­na ya fa­lle­ci­da, le de­cían la Mo­ra, me con­tó que en cier­ta oca­sión se en­ca­ra­mó en el te­cho en se­ñal de pro­tes­ta por to­do aque­llo que le ha­cían pa­sar.

De ma­ne­ra que la de­ci­sión de la fa­mi­lia Fe­liú-Hib­bert fue de­jar­lo como alumno in­terno de La Sa­lle, al­go que Fidel que­ría de to­do co­ra­zón.

Yo di­go que con aque­lla con­duc­ta no so­lo mos­tró su pri­me­ra re­be­lión sino tam­bién al­can­zó su pri­me­ra vic­to­ria, por­que lo­gró lo que él que­ría en lo más pro­fun­do en bus­ca de un po­co más de li­ber­tad.

Me­nos co­no­ci­da que la de El Ti­vo­lí es la eta­pa de vi­da en otra vi­vien­da san­tia­gue­ra lue­go de su in­gre­so al co­le­gio Do­lo­res.

Es cier­to. Fue en la ca­lle Cal­va­rio 462 al­tos en­tre En­ra­ma­das y San Je­ró­ni­mo, una ca­sa que se con­ser­va pe­ro nun­ca se ha se­ña­li­za­do, los de­ta­lles los re­co­ge de ma­ne­ra muy pre­ci­sa Ka­tius­ka Blan­co en su li­bro To­do el tiem­po de los ce­dros.

Era la re­si­den­cia de la fa­mi­lia Ma­zo­rra, de ori­gen ga­lle­go como don Cas­tro, Fidel era alumno ex­terno de Do­lo­res, ubi­ca­do a unas tres cua­dras, y allí tam­bién en­con­tró res­tric­cio­nes.

Sin em­bar­go, ha­bía una mu­cha­cha, hi­ja del ma­tri­mo­nio, de la que Fidel, a la sa­zón de 11 o 12 años, se ena­mo­ró pla­tó­ni­ca e in­con­fe­sa­da­men­te, su nom­bre era Ri­set. Fue vi­vien­do allí cuan­do le da la apen­di­ci­tis y tie­nen que ope­rar­lo en La Co­lo­nia Es­pa­ño­la, si­tio don­de per­ma­ne­ce por unos tres me­ses a cau­sa de una in­fec­ción en la he­ri­da.

En ese ho­gar tam­bién co­no­ce a una maes­tra muy especial, Emiliana Dan­ger Ar­mi­ñán, quien en un prin­ci­pio da­ba cla­ses a su her­ma­na An­ge­li­ta, la cual lo des­lum­bró por su sa­pien­cia trans­mi­ti­da de ma­ne­ra ge­nial, sin ago­bios.

De la ca­sa de la ca­lle Cal­va­rio se va por de­ci­sión per­so­nal, otra vez rom­pe las ata­du­ras de un dis­ci­pli­na ab­sur­da, y pa­sa a ser in­terno del co­le­gio Do­lo­res, don­de des­pun­tó como gran ju­ga­dor de ba­lon­ces­to, ade­más de ir­se mar­ca­do por la ca­li­dad de la en­se­ñan­za.

A mi jui­cio el pe­río­do de vi­da en tres ca­sas san­tia­gue­ras le apor­tó en va­rias di­rec­cio­nes, pri­me­ro la re­bel­día, fue siem­pre un eterno re­bel­de con­tra lo mal he­cho y lo ma­ni­fes­tó des­de pe­que­ño; se­gun­do la avi­dez que se des­pier­ta en él por las bue­nas lec­tu­ras, por sa­ber ca­da día más; y ter­ce­ro, su em­pe­ño por no so­lo edu­car la men­te, sino tam­bién el cuer­po.

Des­pués vol­vió una y otra vez a San­tia­go de Cu­ba, con la or­to­do­xia, al Mon­ca­da, a la lu­cha en la Sie­rra, a la pro­cla­ma­ción de la vic­to­ria de enero, al im­pul­so del de­sa­rro­llo de la pro­vin­cia, du­ran­te las elec­cio­nes, en par de oca­sio­nes vi­si­tó la ca­sa de Ra­bí nú­me­ro 6, y aho­ra re­gre­só por siem­pre y pa­ra siem­pre, pa­ra ser cus­to­dia­do en es­ta tie­rra, en nom­bre de to­da Cu­ba.

Los jue­gos in­fan­ti­les en el en­torno de Ra­bí 6 le ha­cen evo­car al Dr. C. Fer­nán­dez Car­cas­sés al ni­ño de Bi­rán y su ami­gui­to Ga­briel, un pa­sa­je re­co­gi­do en el li­bro Ti­vo­lí: la ca­sa don­de vi­vió Fidel. | foto: Mi­guel Ru­bie­ra Jús­tiz (ACN)

Fidel a los 7 años, con su her­ma­na An­ge­li­ta, cuan­do es­tu­dia­ban en San­tia­go. | foto: Ofi­ci­na de Asun­tos His­tó­ri­cos del Con­se­jo de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.