El re­ga­lo de Fidel es mi te­so­ro más pre­cia­do

Afir­ma el doc­tor Jo­sé Luis Fer­nán­dez Ye­ro, crea­dor del Sis­te­ma Ul­tra­mi­cro­ana­lí­ti­co

Trabajadores - - NACIONALES - | Ana Mar­ga­ri­ta Gon­zá­lez

“Cuan­do re­vi­so las ci­fras de cuan­to se ha lo­gra­do con el em­pleo del Sis­te­ma Ul­tra­mi­cro­ana­lí­ti­co (Su­ma), en Cu­ba y en el mun­do, pue­do es­tar sa­tis­fe­cho de ha­ber te­ni­do el sue­ño de crear­lo y el gran pri­vi­le­gio de rea­li­zar­lo: de fun­dar tec­no­lo­gías que be­ne­fi­cian a mu­cha gen­te y de ayu­dar a cons­ti­tuir un co­lec­ti­vo ex­cep­cio­nal como es el del Cen­tro de In­mu­noen­sa­yo”.

El doc­tor Jo­sé Luis Fer­nán­dez Ye­ro ha­bla sin año­ran­zas, mas aun­que acep­ta la com­pla­cen­cia, re­co­no­ce que que­da­ron co­sas pen­dien­tes. “Eso me ha­ce sen­tir que de­jé pa­sar opor­tu­ni­da­des de ayu­dar a más per­so­nas y que aho­ra, des­de otro pues­to en el Cen­tro de In­mu­no­lo­gía Mo­le­cu­lar, pue­do con­tri­buir más en la ba­ta­lla que se libra con­tra el cán­cer”.

Adiós a la fí­si­ca nu­clear

Per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción que efec­tuó es­tu­dios su­pe­rio­res mo­ti­va­dos por las ne­ce­si­da­des del país. Es­ta­ba em­bu­lla­do pa­ra em­pren­der su ca­rre­ra de Fí­si­ca Nu­clear en la Unión So­vié­ti­ca, pe­ro en esa épo­ca se fueron 3 mil mé­di­cos de Cu­ba, y sur­gió el im­pe­ra­ti­vo de cam­biar pa­ra Me­di­ci­na. A pun­to de gra­duar­se pi­die­ron que los egre­sa­dos se de­ci­die­ran por las Cien­cias Bá­si­cas pa­ra rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes.

En 1970 in­gre­só en el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (Ce­nic). “Me fas­ci­nó mi ca­rre­ra des­de el prin­ci­pio y hu­bie­ra po­di­do es­co­ger cual­quier es­pe­cia­li­dad: Ci­ru­gía, Me­di­ci­na In­ter­na, Far­ma­co­lo­gía, pe­ro fui al la­bo­ra­to­rio que era el re­to, y me gra­dué como es­pe­cia­lis­ta de I y II gra­dos en In­mu­no­lo­gía.

“El tra­ba­jo allí me re­ve­ló que el pro­ble­ma más se­rio que te­nía­mos era la fal­ta de tec­no­lo­gías pa­ra ha­cer aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio que el país pu­die­ra man­te­ner, por­que es­tas prue­bas son muy ca­ras. Me plan­teé la ma­ne­ra de in­ves­ti­gar el ries­go que te­nían los ni­ños sa­nos de en­fer­mar, y lo lle­ve a ca­bo tra­ba­jan­do con pro­ce­di­mien­tos y cálcu­los por computadoras.

“Por esa mis­ma razón me uní al gru­po que es­tu­dia­ba en­fer­me­da­des ra­ras en re­cién na­ci­dos, de muy di­fí­cil diag­nós­ti­co, y que cos­ta­ban mu­chí­si­mo di­ne­ro. Co­men­cé a desa­rro­llar mé­to­dos po­si­bles de em­plear ma­si­va­men­te con una tec­no­lo­gía sos­te­ni­ble, y ade­más, que pu­die­ran ser usa­das por per­so­nas de un país en vías de de­sa­rro­llo, con li­mi­ta­cio­nes cul­tu­ra­les. Ese era el sue­ño; y es­co­gí un mo­de­lo ex­pe­ri­men­tal que fue la de­tec­ción de mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas en las em­ba­ra­za­das.

“En­ton­ces se usa­ban isó­to­pos ra­dio­ac­ti­vos, que no se po­dían ex­ten­der a to­da Cu­ba, ha­bía que tra­ba­jar­los en con­di­cio­nes muy con­tro­la­das y con al­to ries­go pa­ra el pro­fe­sio­nal, pa­ra el am­bien­te. Em­pe­cé a adap­tar eso a un pro­ce­di­mien­to pa­ra me­dir pe­que­ñas con­cen­tra­cio­nes de una sus­tan­cia: el al­fa­fe­to pro­teí­na de la em­ba­ra­za­da, pe­ro lo que hay de esa sus­tan­cia del fe­to en la san­gre de la ma­dre son na­no­gra­mos por mi­li­li­tro, por lo que se ne­ce­si­tan mé­to­dos muy so­fis­ti­ca­dos, que a la vez son muy ca­ros.

“Su­pe en­ton­ces de unos apa­ra­tos que se usa­ban en la an­ti­gua Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA) pa­ra ha­cer aná­li­sis de quí­mi­ca clí­ni­ca de la­bo­ra­to­rio. Pro­pu­se desa­rro­llar mi te­sis de doc­to­ra­do en esa na­ción y con­ver­tir esos dis­po­si­ti­vos en una tec­no­lo­gía que per­mi­tie­ra ha­cer pes­qui­sa­je ma­si­vo pa­ra mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas mi­dien­do al­fa­fe­to pro­teí­na en el sue­ro de la mu­jer”.

Du­ran­te los seis me­ses que per­ma­ne­ció allá, los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res del mu­cha­cho del ba­rrio Los Pi­nos, del mu­ni­ci­pio Arro­yo Na­ran­jo, fueron im­por­tan­tes. Con su pa­dre y su pa­dras­tro apren­dió ha­bi­li­da­des en la me­cá­ni­ca. “Eso me per­mi­tió in­vo­lu­crar­me con los ta­lle­res de la uni­ver­si­dad pa­ra ha­cer las ban­de­ji­tas don­de se po­nían las mues­tras de san­gre que se­rían ana­li­za­das. No ha­bía pla­cas in­dus­tria­les en aquel mo­men­to, y las te­nía que ha­cer en un mol­de de me­tal con un sol­da­dor, de­rre­tir el plás­ti­co uno por uno en los hue­qui­tos; ca­da pla­qui­ta me con­su­mía me­dia ho­ra y se ne­ce­si­ta­ban bas­tan­tes pa­ra po­der tra­ba­jar.

“Al tér­mino de ese tiem­po re­gre­sé con una par­te de los equi­pos que ha­bía­mos he­cho y otra de los que se com­pra­ron en la RDA, con el di­ne­ro de unas pa­ten­tes con­jun­tas con los ale­ma­nes. Des­pués de tan­tas vi­ci­si­tu­des pa­ra abor­dar el avión con aque­llas ca­jas, y de es­pe­rar tres se­ma­nas pa­ra sa­car mis 230 ki­lo­gra­mos del ae­ro­puer­to Jo­sé Mar­tí —me las con­fis­ca­ron por­que no es­ta­ba au­to­ri­za­do a im­por­tar esa pa­que­te­ría—, lle­gué de nue­vo al Ce­nic y de­ci­di­mos ha­cer un en­sa­yo pa­ra de­mos­trar que fun­cio­na­ba.

“Ha­bía al­re­de­dor de 50 fa­mi­lias cu­yos ni­ños te­nían mal­for­ma­cio­nes del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y que como te­ner uno con ese pro­ble­ma im­pli­ca­ba un ma­yor ries­go pa­ra el si­guien­te em­ba­ra­zo el mé­di­co les acon­se­ja­ba que no tu­vie­ran más des­cen­den­cia.

“Es­ta prue­ba iba a per­mi­tir ha­cer el diag­nós­ti­co en el trans­cur­so de la ges­ta­ción y sa­ber si el fe­to era sano o no; si era mal­for­ma­do se in­te­rrum­pía el em­ba­ra­zo, pe­ro lo con­ti­nua­ban si era sano. La ma­yo­ría de las fa­mi­lias de­ci­die­ron in­ten­tar un nue­vo em­ba­ra­zo, na­cie­ron mu­chos ni­ños nor­ma­les y so­lo a uno lo diag­nos­ti­ca­mos con mal­for­ma­ción con­gé­ni­ta muy se­ve­ra”.

El pri­mer en­cuen­tro con Fidel

“En ju­lio de 1981 co­no­ci­mos que se iba a mon­tar una ex­po­si­ción de lo­gros de la in­ves­ti­ga­ción bio­mé­di­ca en el Pa­la­cio de la Re­vo­lu­ción, y me pre­gun­ta­ron si que­ría en­se­ñár­se­los al Co­man­dan­te en Je­fe; por su­pues­to di­je que sí, era

más fá­cil que traer­los de Ale­ma­nia.

“Fi­nal­men­te la ex­po­si­ción se hi­zo el 29 de ju­lio, y lle­gó el Co­man­dan­te en Je­fe; vio aque­llos equi­pos y la foto del fe­to mal­for­ma­do que ha­bía­mos de­tec­ta­do. Em­pe­zó a indagar so­bre los pro­ce­di­mien­tos; me pre­gun­tó que cuán­tos la­bo­ra­to­rios ha­cían fal­ta pa­ra ha­cer­les ese examen a las em­ba­ra­za­das cu­ba­nas. Le su­ge­rí que po­día­mos con tres, y me di­jo que ha­bía que mon­tar uno en ca­da pro­vin­cia, no sin an­tes de­mos­trar que eso era via­ble.

“Em­pe­za­mos a es­tu­diar a las ges­tan­tes de La Ha­ba­na y el pro­ce­di­mien­to fun­cio­nó: de­tec­ta­mos va­rias mal­for­ma­cio­nes, era se­gu­ro, no se in­te­rrum­pió nin­gún em­ba­ra­zo in­ne­ce­sa­ria­men­te; Fidel me pre­gun­tó por las li­mi­ta­cio­nes de los apa­ra­to­nes esos, le ex­pli­qué que si tu­vié­ra­mos una compu­tado­ra po­dría­mos au­to­ma­ti­zar el equi­po y con­ver­tir­lo en uno más pe­que­ño.

“Apa­re­ció la compu­tado­ra e hi­ci­mos el com­pro­mi­so con Fidel de, en un pe­río­do de tiem­po cor­to, te­ner el sis­te­ma au­to­ma­ti­za­do; tra­ba­ja­mos mu­chí­si­mo con el apo­yo del equi­po de neu­ro­cien­cias del Ce­nic, e hi­ci­mos el pri­mer equi­po Su­ma. Sa­lió con la par­te óp­ti­ca y me­cá­ni­ca que ha­bía traí­do de la RDA, y la elec­tró­ni­ca y los reac­ti­vos los pu­si­mos no­so­tros.

“Le pre­sen­ta­mos los re­sul­ta­dos y se de­ci­dió ins­tau­rar los pri­me­ros la­bo­ra­to­rios pa­ra te­ner­los en to­das las pro­vin­cias. Fui­mos a Ale­ma­nia, ne­go­cia­mos y pre­pa­ra­mos en con­jun­to un di­se­ño que se adap­ta­ba más a nues­tros re­que­ri­mien­tos, al que le po­día­mos po­ner aden­tro la compu­tado­ra y con­ce­bir un equi­po in­te­gral. De ese mo­de­lo hi­ci­mos 16 equi­pos y aque­llo em­pe­zó a dar re­sul­ta­dos.

“Con el pro­pio equi­po del Ce­nic adap­ta­mos otra prue­ba más que fue la de hi­po­ti­roi­dis­mo con­gé­ni­to, una en­fer­me­dad de­vas­ta­do­ra por­que no se desa­rro­lla el ce­re­bro en el ni­ño y pro­du­ce el cre­ti­nis­mo; a los 18 años un hi­po­ti­roi­deo no tra­ta­do tie­ne el de­sa­rro­llo psi­co­mo­tor, o sea, el ta­ma­ño y la psi­quis de uno de 18 me­ses; pe­ro si se diag­nos­ti­ca en los pri­me­ros 10 o 15 días de vi­da y se le po­ne tra­ta­mien­to cre­ce como una per­so­na ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Con esa tec­no­lo­gía les di­mos co­ber­tu­ra a to­dos los re­cién na­ci­dos cu­ba­nos.

“Cu­ba fue en­ton­ces el se­gun­do país de Amé­ri­ca en te­ner co­ber­tu­ra com­ple­ta de po­bla­ción pa­ra el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to opor­tuno de hi­po­ti­roi­dis­mo con­gé­ni­to; el pri­me­ro fue Ca­na­dá. Hay cer­ca de 800 hi­po­ti­roi­deos diag­nos­ti­ca­dos en Cu­ba, de los cua­les mu­chos son in­ge­nie­ros, mé­di­cos, ar­qui­tec­tos; ma­dres que han te­ni­do des­cen­den­cia sa­na”.

Ha­cer un equi­po Su­ma com­ple­ta­men­te cu­bano

“En ese mo­men­to que te­nía­mos esos re­sul­ta­dos, los ale­ma­nes de­ci­die­ron pa­rar la co­la­bo­ra­ción. La op­ción era ha­cer el equi­po en nues­tro país y pa­ra lo­grar­lo de­bía­mos desa­rro­llar la óp­ti­ca y la me­cá­ni­ca de al­ta pre­ci­sión. El si­guien­te re­to era cons­truir el pri­me­ro com­ple­ta­men­te cu­bano.

“Pe­di­mos apo­yo y nos pres­ta­ron cua­tro com­pa­ñe­ros del Ins­ti­tu­to Téc­ni­co Mi­li­tar (ITM): un fí­si­co, un in­ge­nie­ro me­cá­ni­co y dos tec­nó­lo­gos me­cá­ni­cos que se unie­ron a nues­tro equi­po y en­tre ellos y los eléc­tri­cos que tra­ba­ja­ban en el Ce­nic di­se­ña­mos el pri­me­ro; en al­gún lu­gar fun­dían me­ta­les, en otro ma­qui­na­ban una pie­za, mu­chas par­tes eran a li­ma, se­gue­ta, he­chas a mano, mas fun­cio­na­ba muy bien. Lo lo­gra­mos en vís­pe­ras del III Con­gre­so del Par­ti­do y se lo en­tre­ga­mos a Fidel.

“En­ton­ces, la pre­gun­ta fue dón­de cons­truir­lo pa­ra ex­ten­der­lo a otras prue­bas: sida, he­pa­ti­tis, den­gue y de­más. Ha­cía fal­ta un lu­gar que fue­ra un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y a la vez una fá­bri­ca. Con un tra­ba­jo ti­tá­ni­co y el es­tí­mu­lo de la pre­sen­cia sis­te­má­ti­ca de Fidel, se cons­tru­yó en 10 me­ses la pri­me­ra uni­dad de in­ves­ti­ga­ción-pro­duc­ción del país: el Cen­tro de In­mu­noen­sa­yo (CIE), pa­ra ha­cer equi­pos en gran­des can­ti­da­des.

“Ese era el sue­ño: desa­rro­llar un equi­po que nos per­mi­tie­ra te­ner so­be­ra­nía tec­no­ló­gi­ca pa­ra pes­qui­sas ma­si­vas”. Des­de sep­tiem­bre de 1987, que se inau­gu­ró el CIE has­ta la fe­cha se han rea­li­za­do mu­chos mo­de­los de equi­pos Su­ma: hay al­re­de­dor de 19 prue­bas pa­ra di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des. En Cu­ba y en el mun­do se han efec­tua­do más de 242 mi­llo­nes 478 mil 553 aná­li­sis con es­ta tec­no­lo­gía, en­tre ellos se han es­tu­dia­do a más de 40 mi­llo­nes de ni­ños y diag­nos­ti­ca­dos opor­tu­na­men­te 8 mil 773 be­bés, que han si­do sal­va­dos del re­tar­do men­tal se­ve­ro o de la muer­te.

Con el de­rrum­be del cam­po so­cia­lis­ta ca­yó el mer­ca­do más se­gu­ro que te­nía es­ta tec­no­lo­gía, sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res del CIE, con su di­rec­tor al fren­te, el doc­tor Jo­sé Luis Fer­nán­dez Ye­ro, no se ven­cie­ron; en­fren­ta­ron el otro re­to que les pe­día el Co­man­dan­te en Je­fe:

“Te­nía­mos que cam­biar la tec­no­lo­gía, adap­tar­la pa­ra que fue­ra com­pe­ti­ti­va in­ter­na­cio­nal­men­te. Nos di­mos a la ta­rea de desa­rro­llar un es­tu­che de reac­ti­vo como mis­mo era en el ca­pi­ta­lis­mo. Nos de­mo­ra­mos cua­tro años pa­ra sa­lir a com­pe­tir. Sur­gie­ron unas pla­qui­tas de­se­cha­bles, don­de se pue­den mon­tar des­de dos has­ta 40 mues­tras de san­gre si­mul­tá­nea­men­te o por se­pa­ra­do.

“En 1995 sa­li­mos al mer­ca­do: cre­ci­mos en Bra­sil con el mon­ta­je de cin­co la­bo­ra­to­rios, y en el 97 ga­na­mos las li­ci­ta­cio­nes (com­pi­tien­do con com­pa­ñías ca­pi­ta­lis­tas) pa­ra en­trar en Mé­xi­co: más del 80 % de los me­xi­ca­nos que na­cen se es­tu­dian con tec­no­lo­gía Su­ma, y la ins­ta­la­mos en Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la, Uru­guay, en­tre otros paí­ses.

“La tec­no­lo­gía se lla­ma ul­tra­mi­cro­ana­lí­ti­ca por­que uti­li­za 10 mi­cro­li­tros de mues­tra o de reac­ti­vo pa­ra ca­da aná­li­sis. Hoy exis­ten 564 la­bo­ra­to­rios en Amé­ri­ca La­ti­na, y en Cu­ba más de mil 400 ins­ta­la­cio­nes de Sa­lud Pú­bli­ca em­plean el Su­ma”. To­do ello ha he­cho que el CIE sea una de las em­pre­sas más pro­duc­ti­vas del país.

“Es­te ca­mino de re­sol­ver ne­ce­si­da­des de las cien­cias mé­di­cas nos hi­zo in­tro­du­cir­nos en otros te­rre­nos, y ya el cen­tro ha desa­rro­lla­do equi­pos como glu­có­me­tros, un set pa­ra prue­bas ci­to­ló­gi­cas, un vi­deo col­pos­co­pio, otros de elec­tro­ci­ru­gía y pa­ra neu­ro­ci­ru­gía de mí­ni­mo ac­ce­so, ade­más de los em­plea­dos en la de­tec­ción de cán­cer de co­lon, cér­vi­co-ute­ri­no, de ma­ma… Son ejem­plos de có­mo uno fue acep­tan­do re­tos”.

Aten­ción in­te­gral a pa­cien­tes con cán­cer

En el 2012 el doc­tor Fer­nán­dez Ye­ro sa­lió de su ama­do Cen­tro de In­mu­noen­sa­yo pa­ra par­ti­ci­par en la for­ma­ción de BioCu­baFar­ma. “Pe­ro aque­llo no tie­ne que ver con mi per­so­na­li­dad ni con mis cri­te­rios téc­ni­cos, por lo que me ju­bi­lé y vi­ne a la­bo­rar en el Cen­tro de In­mu­no­lo­gía Mo­le­cu­lar (CIM), en un área lla­ma­da De­sa­rro­llo de ne­go­cios, que tie­ne el ob­je­ti­vo de or­ga­ni­zar pro­gra­mas pa­ra la aten­ción in­te­gral a pa­cien­tes con cán­cer, una ba­ta­lla lar­ga en la cual que­da mu­cho por avan­zar.

“La idea es, y fue lo que me pi­dió Agus­tín La­ge, el di­rec­tor del CIM, or­ga­ni­zar esa con­cep­ción con el de­sa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos, ha­cer­los pa­ra los cu­ba­nos, pa­ra los ex­tran­je­ros y pa­ra ex­por­tar, y me die­ron a aten­der Chi­na; es­toy tra­ba­jan­do con va­rias ins­ti­tu­cio­nes de ese país en la crea­ción de pro­gra­mas de co­la­bo­ra­ción con trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía.

“Ten­go más sue­ños. Hay otra idea: ha­cer ci­ru­gías guia­das por imá­ge­nes, que se rea­li­zan en muy po­cas na­cio­nes por­que son muy cos­to­sas, pe­ro va­mos a in­ten­tar una más eco­nó­mi­ca con pro­duc­tos del CIM y equi­pos he­chos en Cu­ba. Hay que lo­grar que du­ran­te la ci­ru­gía el tu­mor emi­ta luz, lo que per­mi­ti­rá al ci­ru­jano de­fi­nir con más cla­ri­dad el mar­gen qui­rúr­gi­co; eso no es pa­ra ma­ña­na, to­ma­rá cua­tro o cin­co años”.

De los en­cuen­tros con Fidel

“Los en­cuen­tros con Fidel son di­fí­ci­les (y ha­bla en pre­sen­te como si es­tu­vie­ra fí­si­ca­men­te to­da­vía); aun­que es­tés 200 ve­ces de­lan­te de él, en la 201 te po­nes ner­vio­so igual, uno no se acos­tum­bra a su pre­sen­cia im­pre­sio­nan­te; pe­ro los diá­lo­gos fluían con fa­ci­li­dad; siem­pre me pre­gun­ta­ba al­go que yo no sa­bía; a ve­ces le di­je co­sas que no le gus­ta­ron, y en dis­tin­tas oca­sio­nes lue­go me dio la razón.

“Nun­ca me re­ga­ñó, tu­ve esa suer­te. En es­ta (mi) ca­sa es­tu­vo tres ve­ces cuan­do la epi­de­mia de neu­ri­tis, ha­cía reunio­nes por el día y lue­go iba a ver a al­gu­na gen­te pa­ra pe­dir­le opi­nio­nes.

“La úl­ti­ma vez que es­tu­ve con Fidel fue en el 2004. Al pa­sar por la ca­lle 25 le pi­dió al cho­fer que en­tra­ra a In­mu­noen­sa­yo pa­ra sa­lu­dar­me. Es­tu­vo cua­tro ho­ras y me­dia pre­gun­tán­do­se co­sas, ex­pli­cán­do­me lo que él que­ría ha­cer con Ba­rrio Aden­tro; que­ría sa­ber qué pa­pel po­día ju­gar la tec­no­lo­gía Su­ma en ese pro­yec­to.

“Ahí como siem­pre me que­dé cor­to, sa­qué la cuen­ta y co­men­té que pen­sa­ba que en Ve­ne­zue­la ha­rían fal­ta unos 80 la­bo­ra­to­rios; me pre­gun­tó que cuán­tos ha­bía en Cu­ba, sa­có la cuen­ta y de­ci­dió que eran ne­ce­sa­rios 200 la­bo­ra­to­rios. Se cons­tru­ye­ron y se mon­ta­ron”.

Con Fidel no ha­bía quien com­pi­tie­ra sa­can­do cuen­tas.

“Ese úl­ti­mo día que es­tu­vo en In­mu­noen­sa­yo me re­ga­ló el pri­mer ejem­plar que sa­lía de la im­pren­ta del li­bro Vo­ces del Mi­la­gro, cu­ya de­di­ca­to­ria di­ce: ‘Pa­ra Fer­nán­dez Ye­ro, pio­ne­ro jun­to con un pe­que­ño e inol­vi­da­ble equi­po de cien­tí­fi­cos del gran mi­la­gro de lo que se­rá la me­di­ci­na en Cu­ba, Fra­ter­nal­men­te Fidel Cas­tro, agos­to 24, del 2004, 7,20 pm’. Ese es mi te­so­ro más pre­cia­do”.

Es­te Doc­tor en Cien­cias Mé­di­cas es una per­so­na muy prác­ti­ca. Su fi­lo­so­fía es mez­cla de dia­léc­ti­ca y prag­ma­tis­mo, y es­tá va­cu­na­do con­tra la fa­ma: “Ha­ce 24 años que soy dipu­tado, y en el pri­mer pro­ce­so de man­da­tos al­guien se pa­ró en una tri­bu­na a ex­pli­car so­bre mí di­cien­do: ‘Si es­te com­pa­ñe­ro hu­bie­ra na­ci­do en el ca­pi­ta­lis­mo fue­ra mi­llo­na­rio’, y yo le rec­ti­fi­qué: si en Cu­ba hu­bie­ra se­gui­do el ca­pi­ta­lis­mo yo hu­bie­ra si­do tor­ne­ro como mi pa­pá.

“Nun­ca me he creí­do una per­so­na­li­dad. Soy un hom­bre rea­li­za­do, y quie­ro se­guir sien­do Jo­sé Luis, el que ha de­di­ca­do to­da su vi­da a ha­cer co­sas que sean sos­te­ni­bles pa­ra mi país”.

Du­ran­te uno de los mu­chos en­cuen­tros con Fidel. Fer­nán­dez Ye­ro es el se­gun­do a la de­re­cha del Co­man­dan­te en Je­fe. en­tre­vis­ta­do | foto: Cortesía del

| foto: He­ri­ber­to Gon­zá­lez

Es­tas ban­de­jas que aho­ra se cons­tru­yen in­dus­trial­men­te en el CIE las ha­cía Fer­nán­dez Ye­ro ma­nual­men­te. | foto: He­ri­ber­to Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.