Epís­to­las de la Loy­naz

Trabajadores - - CULTURA -

en­tre los años 1932 y 1942, y en­via­dos por la au­to­ra, en­tre otros re­co­no­ci­dos in­te­lec­tua­les de la épo­ca, a Juan Ra­món Ji­mé­nez, Ga­brie­la Mis­tral, Jo­sé Ma­ría Chacón y Cal­vo, Emi­lio Ba­lla­gas y Vir­gi­lio Pi­ñe­ra.

Son cartas re­ve­la­do­ras, que con­tri­bu­yen, in­du­da­ble­men­te, a des­cu­brir la per­so­na­li­dad de la es­cri­to­ra, como es fá­cil de ad­ver­tir en es­ta mi­si­va di­ri­gi­da a la maes­tra Re­née Potts, au­to­ra de al­gu­nos li­bros de poe­mas pa­ra ni­ños, crea­dos du­ran­te su lar­go ejer­ci­cio del ma­gis­te­rio.

A Re­née Potts, 1937 He re­ci­bi­do su li­bro: Es de­li­ca­do como po­cos li­bros. Es más fá­cil de leer que mu­chos li­bros y es­toy con­ten­ta de ha­ber­lo leí­do.

Eso es lo que le di­go, pues no sé ha­cer jui­cios li­te­ra­rios; ca­si no sé ha­cer na­da. Aho­ra creo que sé com­pren­der la ter­nu­ra de lo que us­ted es­cri­be y de lo que di­bu­ja.

Y gra­cias por to­do.

Su­ya

Dul­ce Ma­ría Loy­naz

En la se­gun­da sec­ción de Cartas que no se ex­tra­via­ron, se in­clu­yen 47 tex­tos, to­dos di­ri­gi­dos por Dul­ce Ma­ría Loy­naz, des­de 1971 y has­ta 1991, al pe­rio­dis­ta e in­ves­ti­ga­dor pi­na­re­ño Al­do Mar­tí­nez Malo, quien por cier­to fir­ma el tex­to que, a ma­ne­ra de pró­lo­go, pre­sen­ta es­ta com­pi­la­ción.

“Por es­tas pá­gi­nas –co­men­ta Mar­tí­nez Malo– pa­san nom­bres, a los que ata­ca o de­fi­ne con su­til iro­nía. Pue­de es­tar­se o no de acuer­do con sus opi­nio­nes y plan­tea­mien­tos (yo soy el pri­me­ro que dis­cre­po en más de un as­pec­to) pe­ro su éti­ca no pue­de mo­ver a du­das ni re­pro­ches”.

An­tes de Cartas que no se ex­tra­via­ron –apa­re­ci­do por vez pri­me­ra en 1997–, ya se ha­bía pu­bli­ca­do, ba­jo el se­llo de la Edi­to­rial Gen­te Nue­va y de Edi­cio­nes Loy­naz, en el año 1994, el li­bro Cartas a Ju­lio Or­lan­do, con la in­só­li­ta co­rres­pon­den­cia que sos­tu­vo la es­cri­to­ra, en los años se­ten­ta y ochen­ta de la pa­sa­da cen­tu­ria, con un ni­ño de ape­nas seis años.

Am­bos vo­lú­me­nes en­ri­que­cen, in­du­da­ble­men­te, la bi­blio­gra­fía de Dul­ce Ma­ría Loy­naz (La Ha­ba­na, 19021997), en que apa­re­cen tí­tu­los como el cua­derno de ver­sos Poe­mas sin nom­bre, la no­ve­la Jar­dín, las me­mo­rias Fe de vi­da y el li­bro de via­jes Un ve­rano en Te­ne­ri­fe.

Leer –o vol­ver a leer– es­tas Cartas que no se ex­tra­via­ron per­mi­ti­rá no so­lo des­cu­brir el mun­do ín­ti­mo de la úni­ca cu­ba­na en re­ci­bir la más al­ta dis­tin­ción de las le­tras his­pa­nas, el Pre­mio Cer­van­tes. Por­que me­dian­te es­tas mi­si­vas se po­drá, igual­men­te, co­no­cer de las reali­da­des, pro­ble­má­ti­cas y an­gus­tias de una épo­ca y de al­gu­nos de sus pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.