“Me sien­to muy ne­ce­sa­ria aquí”

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Ali­na Pe­re­ra Rob­bio, Tra­ba­ja­do­res De la au­to­ra

ARA­GUA, Ve­ne­zue­la.— Un afor­tu­na­do día Yus­lei­dis Ta­ma­yo Ba­tis­ta, de 38 años, se aso­mó al al­ma del ve­ne­zo­lano y se que­dó mar­ca­da, pa­ra siem­pre, por la bon­dad de un ser que hoy es­tá li­bran­do una ba­ta­lla sin par, nun­ca an­tes vista, por la paz y la fe­li­ci­dad.

De Hol­guín, Ma­ya­rí, ella se hi­zo li­cen­cia­da en En­fer­me­ría, lue­go op­tó por la ca­rre­ra de Me­di­ci­na, y cuan­do os­ten­ta­ba el título de Mé­di­co Ge­ne­ral cur­só un di­plo­ma­do pa­ra ha­cer­se in­ten­si­vis­ta. Con to­dos esos co­no­ci­mien­tos par­tió ha­cia la tie­rra de Bo­lí­var, don­de vi­ve múl­ti­ples ex­pe­rien­cias como “mi­sio­ne­ra” des­de ha­ce más de 20 me­ses.

En el Cen­tro de Diag­nós­ti­co In­te­gral (CDI) Vic­to­ria Sur, pa­rro­quia Juan Bo­lí­var Vicente y Pon­ce, sec­tor El Ce­men­te­rio, Yus­lei­dis cuen­ta de una eta­pa ma­ra­vi­llo­sa que le es­tá de­jan­do hue­llas tan­to en lo hu­mano como en lo pro­fe­sio­nal: “Es­te es un pue­blo muy bueno, muy hu­mil­de”, afir­ma sen­ti­da­men­te.

Ella ex­pli­ca que en la po­bla­ción del her­mano país sue­le ha­ber mu­chas en­fer­me­da­des cró­ni­cas no trans­mi­si­bles, a las cua­les se les pue­de dar se­gui­mien­to es­me­ra­do, lo cual re­dun­da­ría en me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas. Lo di­ce por­que ese es su des­ve­lo co­ti­diano, es jus­ta­men­te la in­ter­ac­ción con ca­da pa­cien­te ne­ce­si­ta­do de apo­yo fí­si­co y men­tal lo que le ha es­ta­do dan­do sen­ti­do a su la­bor.

Yus­lei­dis Ta­ma­yo, quien pa­ra ve­nir se des­pi­dió en Cu­ba de sus pa­dres, de sus dos hi­jos, de sus her­ma­nos, de una fa­mi­lia que ex­tra­ña a ma­res, con­fie­sa que so­lo el ca­ri­ño del pue­blo ve­ne­zo­lano, la ale­gría que no­ta en quie­nes re­ci­ben su am­pa­ro, la ali­vian de es­tar tan le­jos de los se­res que­ri­dos.

Ha­bla con pa­sión, y al po­co ra­to es­ta cro­nis­ta es tes­ti­go de có­mo la doc­to­ra tie­ne voz y ma­nos es­pe­cia­les pa­ra so­co­rrer a sus se­me­jan­tes: una se­ño­ra atra­ve­sa­da de do­lor por­que es­tá per­dien­do a su ma­dre an­cia­na se ha des­com­pen­sa­do fí­si­ca­men­te. Ha lle­ga­do al CDI acom­pa­ña­da de una de sus hi­jas. En el ho­gar hay mu­cho can­san­cio y tris­te­za; se han uni­do el do­lor por la muer­te in­mi­nen­te y por­que el ar­te de cui­dar a un en­fer­mo es tan in­ten­so que ter­mi­na que­bran­tan­do la sa­lud de los fa­mi­lia­res.

Yus­lei­dis to­ma pre­sión ar­te­rial, po­ne oxí­geno, aca­ri­cia, no de­ja de co­men­tar ideas vi­ta­les a las dos mujeres. El si­len­cio y la cal­ma se van adue­ñan­do del re­cin­to. Po­cos mi­nu­tos bas­tan pa­ra en­ten­der que to­do lo que la cu­ba­na na­rra ha pa­sa­do an­tes por los de­li­ca­dos ca­mi­nos de su co­ra­zón.

¿Có­mo des­cri­bi­ría ve­ne­zo­lano? al

Des­de mi lle­ga­da a Ve­ne­zue­la he es­ta­do co­do a co­do con ellos. He apren­di­do a co­no­cer­los. An­tes de tra­ba­jar en es­te CDI per­ma­ne­cí unos 19 me­ses en un mu­ni­ci­pio al sur de Ara­gua. Cuan­do les di­je que me iba no les gus­tó, y han re­co­gi­do más de 500 fir­mas pi­dien­do que yo re­tor­ne.

No crea que es in­mo­des­tia, es que hi­ce la­zos afec­ti­vos. Yo sa­lía a las ca­lles y co­no­cía a los ni­ños, a los an­cia­nos, a to­dos. Ellos tam­bién me iden­ti­fi­ca­ban. Ya le di­go, son muy sen­ci­llos y sen­si­bles, tan­to, que una mi­ra­da, una pa­la­bra mal em­plea­da los pue­de ofen­der. Y son agra­de­ci­dos, por­que dan lo que no tie­nen, com­par­ten lo po­co que tie­nen con uno, in­clu­so se sen­si­bi­li­zan con nues­tras pri­va­cio­nes co­ti­dia­nas.

Us­ted de­be te­ner tan­tas his­to­rias her­mo­sas que con­tar…

Aten­dí a una in­dí­ge­na que lle­gó al CDI con una úl­ce­ra en su pier­na iz­quier­da. La he­ri­da no le ci­ca­tri­za­ba. No fue fá­cil co­mu­ni­car­se, era muy in­tro­ver­ti­da y usa­ba un dia­lec­to. Tra­tar­la fue com­pli­ca­do. Ha­bía si­do lle­va­da por un ami­go ve­ne­zo­lano que sin­tió compasión por ella. De­ci­di­mos in­gre­sar­la. Y fue tal la in­ter­ac­ción que a los po­cos días ya son­reía. Le di­mos mu­cho amor; le la­vá­ba­mos su ro­pa; le lle­vá­ba­mos go­lo­si­nas. Me sen­tía mo­ti­va­da a dar­le más ca­ri­ño que a nin­gún otro pa­cien­te, por­que su po­co ro­ce so­cial —al me­nos en el en­torno nues­tro— la ha­cía muy vul­ne­ra­ble, sen­ci­lla, in­de­fen­sa, in­clu­so te­me­ro­sa de cual­quier po­si­ble ac­ción con­tra ella. Fue una ex­pe­rien­cia her­mo­sí­si­ma.

¿Cuán­to ha apren­di­do de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na?

Creo que he apren­di­do a va­lo­rar mu­cho más al ser hu­mano. He apren­di­do a con­vi­vir con las per­so­nas. An­tes de ve­nir a la mi­sión yo vi­vía en fa­mi­lia, y lo que pa­sa en ese es­pa­cio, ahí que­da. No es igual cuan­do hay que con­vi­vir con mu­chas per­so­nas de di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas, con in­tere­ses di­ver­sos.

Es­ta eta­pa tam­bién ha si­do muy alec­cio­na­do­ra en el plano de lo so­cial. Ten­go pa­cien­tes que han si­do víc­ti­mas de una vio­len­cia nun­ca an­tes vista en el país, abu­sos a los que nun­ca pen­sa­mos pu­die­ran ser so­me­ti­dos los se­res hu­ma­nos. Cuan­do se es­tá den­tro de una reali­dad como la que su­fre Ve­ne­zue­la, en­ton­ces los aná­li­sis son más pro­fun­dos, las va­lo­ra­cio­nes cam­bian. Y re­sul­ta inevi­ta­ble pen­sar en nues­tro país, en to­do lo que ha he­cho la Re­vo­lu­ción, en cuan­to nos han da­do en ma­te­ria de se­gu­ri­dad so­cial. Eso nos ha­ce en­ten­der me­jor los gran­des es­fuer­zos que ha­ce la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na por lo­grar la paz y el bie­nes­tar de sus hi­jos.

¿Sien­te que hay hue­llas de lo que Chá­vez sem­bró en tér­mi­nos de con­cien­cia?

El amor a Chá­vez exis­te muy arrai­ga­do en su pue­blo. Ese gran lí­der los de­jó dan­do los pri­me­ros pa­sos. Los ca­mi­nos de las re­vo­lu­cio­nes son lar­gos, y ellos es­tán en pleno pro­ce­so de cre­ci­mien­to.

Se les fue Chá­vez cuan­do tan­to lo ne­ce­si­ta­ban, pe­ro han se­gui­do ade­lan­te. Hablan con mu­cho amor so­bre él, y tam­bién con mu­cha gra­ti­tud y ad­mi­ra­ción de nues­tro Co­man­dan­te en Je­fe Fidel. Va­lo­ran lo bueno que han traí­do las gran­des mi­sio­nes so­cia­les y to­do el tra­ba­jo que se ha he­cho por el pue­blo. Por eso es­tán re­sis­tien­do de ma­ne­ra he­roi­ca.

¿Qué tiem­po pien­sa per­ma­ne­cer en Ve­ne­zue­la?

Aquí es­ta­ré has­ta que la Re­vo­lu­ción lo de­ter­mi­ne, has­ta que mi país lo de­ter­mi­ne. Es­ta­ré cum­plien­do es­ta mi­sión has­ta el mo­men­to que sea ne­ce­sa­rio. Y le di­ré al­go con mu­cha sin­ce­ri­dad: Yo me sien­to muy ne­ce­sa­ria aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.