Chi­na y Ru­sia acon­se­jan a Pyong­yang y Was­hing­ton

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

Ma­ni­la.— Los mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­na, Wang Yi, y de Ru­sia, Ser­guéi La­vrov, acon­se­ja­ron es­te do­min­go a la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea (RPDC) sus­pen­der sus prue­bas ba­lís­ti­cas nu­clea­res, pe­ro tam­bién a Es­ta­dos Uni­dos ali­viar ten­sio­nes en la pe­nín­su­la co­rea­na.

Reuni­do en es­ta ca­pi­tal con su par nor­co­reano Ri Yong-ho, Wang in­sis­tió en la des­nu­clea­ri­za­ción de aque­lla re­gión y pi­dió a Pyong­yang re­to­mar los diá­lo­gos so­bre el te­ma, al re­fe­rir a los pe­rio­dis­tas que el ob­je­ti­vo de Chi­na “es que las par­tes im­pli­ca­das en la cues­tión nu­clear vuel­van a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes”.

El en­cuen­tro Wang-Ri se pro­du­jo de mo­do co­la­te­ral a la 50 Reunión de Mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de la Aso­cia­ción de Na­cio­nes del Su­des­te Asiá­ti­co, coin­ci­den­te con la ce­le­bra­ción en Fi­li­pi­nas de los 50 años del blo­que.

Wang le pi­dió a Ri que su país no vio­le las re­so­lu­cio­nes de la ONU ni pro­vo­que a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con el lan­za­mien­to de más mi­si­les o la rea­li­za­ción de nue­vas prue­bas nu­clea­res, pe­ro igual­men­te exi­gió a Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur de­jar de ele­var las ten­sio­nes, en apa­ren­te alu­sión al sis­te­má­ti­co des­plie­gue de me­dios bé­li­cos en la zo­na y a los in­ten­tos por blo­quear eco­nó­mi­ca y di­plo­má­ti­ca­men­te a Pyong­yang.

Me­dios di­plo­má­ti­cos in­di­ca­ron que La­vrov con­vino con su in­ter­lo­cu­tor en la ne­ce­si­dad de lle­var a la RPDC a sus­pen­der sus prue­bas ba­lís­ti­cas, pe­ro tam­bién le co­mu­ni­có que tan­to Ru­sia como Chi­na le exi­gen a Es­ta­dos Uni­dos abs­te­ner­se de rea­li­zar nue­vos ejer­ci­cios mi­li­ta­res con­jun­tos con Co­rea del Sur.

En re­pe­ti­das oca­sio­nes la RPDC ha de­cla­ra­do que su ar­se­nal nu­clear tie­ne un ca­rác­ter esen­cial­men­te de­fen­si­vo y no cons­ti­tu­ye una ame­na­za pa­ra nin­gún otro te­rri­to­rio, por­que su úni­co fin es di­sua­dir a Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos de in­ten­tar una aven­tu­ra bé­li­ca con­tra la na­ción. | Con in­for­ma­ción de PL Ana­lis­tas ecua­to­ria­nos aler­ta­ron que la opo­si­ción po­lí­ti­ca en ese país pue­de “pes­car en río re­vuel­to” en el con­tex­to que vi­ve la na­ción lue­go del en­fren­ta­mien­to que ha te­ni­do lu­gar es­ta se­ma­na en­tre los lí­de­res del gu­ber­na­men­tal Mo­vi­mien­to Alian­za PAIS, re­por­ta la agen­cia de no­ti­cias An­des.

El vi­ce­pre­si­den­te Jor­ge Glas fue sus­pen­di­do de sus fun­cio­nes el pa­sa­do jue­ves por par­te del pre­si­den­te Le­nín Mo­reno, de­bi­do a acu­sa­cio­nes en su con­tra por su­pues­tos ac­tos de co­rrup­ción vin­cu­la­dos al ca­so Ode­brecht. Ta­les de­nun­cias fueron des­es­ti­ma­das por Glas, quien ha de­cla­ra­do que no re­nun­cia­rá al car­go pa­ra el que fue elec­to en los co­mi­cios del pa­sa­do 4 de abril.

En­tre­vis­ta­do pa­ra el pro­gra­ma te­le­vi­si­vo Ecua­dor No Pa­ra, el ca­te­drá­ti­co del Ins­ti­tu­to de Al­tos Es­tu­dios Na­cio­na­les, Fer­nan­do Ca­sa­do, ca­li­fi­có de “vér­ti­go” el mo­men­to que se vi­ve en la na­ción de­bi­do a los cam­bios brus­cos que se re­gis­tran en el in­te­rior del Go­bierno.

“¿Có­mo es po­si­ble que a una per­so­na vo­ta­da por el pue­blo se la va­cíe tan rá­pi­da­men­te de su con­te­ni­do?”, cues­tio­nó Ca­sa­do en re­fe­ren­cia al cam­bio de dis­cur­so del ac­tual pre­si­den­te, quien se ha he­cho eco de al­gu­nos de los pro­nun­cia­mien­tos de la opo­si­ción du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, los cua­les in­clu­ye­ron du­rí­si­mas crí­ti­cas a la Re­vo­lu­ción Ciu­da­da­na en ge­ne­ral, y al pro­pio Le­nín Mo­reno en par­ti­cu­lar.

Por su par­te, el ecua­to­riano Juan Paz y Mi­ño re­cor­dó que en la his­to­ria na­cio­nal no son nue­vos los con­flic­tos en­tre un pre­si­den­te y su vi­ce­pre­si­den­te y se­ña­ló que ha­cia el fu­tu­ro ha­bría que cues­tio­nar­se la Cons­ti­tu­ción del 2008, se­gún la cual el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te es quien de­ter­mi­na las fun­cio­nes de su se­gun­do al man­do, aun­que “le to­ca a la Asam­blea de­ci­dir, a na­die más, si au­to­ri­zan el en­jui­cia­mien­to o la des­ti­tu­ción del vi­ce­pre­si­den­te, y ne­ce­si­ta dos ter­cios de los vo­tos”, aco­tó.

En su opi­nión ha­brá que es­pe­rar ha­cia dón­de apun­tan las me­di­das eco­nó­mi­cas anun­cia­das por el Go­bierno pa­ra sep­tiem­bre, y cuál se­rá la ca­pa­ci­dad de la éli­te eco­nó­mi­ca pa­ra in­ci­dir en las de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo res­pec­to al rol de la em­pre­sa pri­va­da en la eco­no­mía. En la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na el for­ta­le­ci­mien­to del Es­ta­do es par­te im­por­tan­te del pro­gre­so, ex­pu­so Paz y Mi­ño, no so­lo ins­ti­tu­cio­nal, sino so­cial, y re­cor­dó que cuan­do se achi­ca el Es­ta­do, más se per­ju­di­can las con­di­cio­nes del pro­pio de­sa­rro­llo y mo­der­ni­za­ción, in­clu­so ca­pi­ta­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.