Voto por el mé­ri­to y el com­pro­mi­so con el pue­blo

Trabajadores - - PORTADA -

Las elec­cio­nes ge­ne­ra­les 2017-2018 cons­ti­tu­yen un acon­te­ci­mien­to crucial pa­ra la na­ción cu­ba­na, una oca­sión más pa­ra que el pue­blo ra­ti­fi­que el ca­mino in­de­pen­dien­te que es­co­gi­mos en enero de 1959 y que se ra­di­ca­li­zó en 1961 al abra­zar el so­cia­lis­mo, rum­bo que por de­ci­sión po­pu­lar se asu­mió irre­ver­si­ble co­mo la ga­ran­tía de la pre­ser­va­ción de las con­quis­tas so­cia­les al­can­za­das du­ran­te más de me­dio siglo.

En es­te pro­ce­so se ele­gi­rán los de­le­ga­dos a las asam­bleas mu­ni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les del Po­der Po­pu­lar y los dipu­tados a la Asam­blea Na­cio­nal.

Se rea­li­za­rá en una co­yun­tu­ra de ac­tua­li­za­ción de nues­tro Mo­de­lo Eco­nó­mi­co-So­cial, en la cual son gran­des los desafíos pa­ra se­guir cons­tru­yen­do la so­cie­dad que no­so­tros mis­mos ele­gi­mos.

Pa­ra los tra­ba­ja­do­res, co­mo par­te de los me­jo­res hi­jos de la pa­tria, el com­pro­mi­so se ha­ce ma­yor y de­be ex­pre­sar­se en el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio al desa­rro­llo exi­to­so del más im­por­tan­te pro­ce­so de­mo­crá­ti­co que lle­va a efec­to el país: no­mi­nar allí en el ba­rrio a los que me­jor pue­dan re­pre­sen­tar­nos y en­ca­rar la res­pon­sa­bi­li­dad de can­di­da­tos a de­le­ga­dos en ca­so de ser pro­pues­tos.

En nues­tros co­mi­cios se con­quis­ta el voto, co­mo as­pi­ra­ba Martí, “por el mé­ri­to pro­pio, por el es­fuer­zo cons­tan­te, por el va­ler real; por lo que se ha he­cho an­tes, no por lo que se pro­me­te ha­cer”.

De pro­me­sas in­cum­pli­das se ca­rac­te­ri­za­ban las elec­cio­nes cu­ba­nas del pa­sa­do, re­gi­das por los par­ti­dos po­lí­ti­cos. En es­tas el “mé­ri­to” de los can­di­da­tos era el di­ne­ro, des­ti­na­do a fa­bri­car una ima­gen atrac­ti­va del as­pi­ran­te, anun­cia­da en es­can­da­lo­sos pas­qui­nes pro­pa­gan­dís­ti­cos y en hi­pó­cri­tas mí­ti­nes po­li­ti­que­ros, don­de se pro­cla­ma­ba la in­ten­ción de re­sol­ver pro­ble­mas acu­cian­tes de los elec­to­res que des­pués pa­sa­ban al ol­vi­do, y don­de eran co­mu­nes el frau­de, el ro­bo de ur­nas y la com­pra de vo­tos.

Es opor­tuno re­cor­dár­se­lo a quie­nes ar­gu­men­tan que las elec­cio­nes cu­ba­nas no son de­mo­crá­ti­cas por­que en ellas no par­ti­ci­pan par­ti­dos po­lí­ti­cos. Nues­tro Par­ti­do Co­mu­nis­ta no es una or­ga­ni­za­ción crea­da con fi­nes elec­to­ra­les, ni ne­ce­si­ta pro­po­ner can­di­da­tos pa­ra que go­bier­nen la so­cie­dad por­que cons­ti­tu­ye su fuer­za rec­to­ra, ni ofre­cer pro­gra­mas por­que exis­te uno so­lo que es el que en­ca­mi­na el rum­bo so­cia­lis­ta de la na­ción cu­ba­na.

Los que nos vi­si­tan pro­ce­den­tes de paí­ses que se au­to­ti­tu­lan de­mo­crá­ti­cos se sor­pren­den de que aquí no exis­tan cam­pa­ñas elec­to­ra­les y que la úni­ca di­vul­ga­ción que se ha­ce de los can­di­da­tos son sus fotos y sín­te­sis bio­grá­fi­cas, que no fa­vo­re­cen a nin­guno por en­ci­ma del otro; que son los pro­pios ve­ci­nos, en asam­bleas ce­le­bra­das en los ba­rrios, los que eli­gen a los can­di­da­tos a de­le­ga­dos del Po­der Po­pu­lar, que lue­go for­ma­rán el go­bierno mu­ni­ci­pal; que a di­fe­ren­cia de otras na­cio­nes en que so­lo pue­den es­tar en el con­teo de vo­tos los re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, el es­cru­ti­nio es pú­bli­co, que du­ran­te la vo­ta­ción son ni­ños y ado­les­cen­tes y no mi­li­ta­res los que cus­to­dian las ur­nas, y que el re­sul­ta­do de la elec­ción es ex­pues­to a la vis­ta de to­dos.

Menos co­no­ci­do es otro me­ca­nis­mo inédito hon­da­men­te de­mo­crá­ti­co pa­ra pro­po­ner a los can­di­da­tos a las asam­bleas pro­vin­cia­les y al Par­la­men­to, que son las Co­mi­sio­nes de Can­di­da­tu­ras. Las in­te­gran re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, de ma­sas y es­tu­dian­ti­les, y las pre­si­de un re­pre­sen­tan­te de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba.

Al asu­mir esa al­ta res­pon­sa­bi­li­dad, a par­tir de una am­plí­si­ma con­sul­ta so­bre de­ce­nas de mi­les de can­di­da­tos, el mo­vi­mien­to sin­di­cal y de­más miem­bros de las co­mi­sio­nes en los di­fe­ren­tes ni­ve­les, de­ci­den una pro­pues­ta ba­sa­da en el pres­ti­gio y la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra desem­pe­ñar tan im­por­tan­tes de­be­res.

Ello per­mi­te la con­for­ma­ción de ór­ga­nos de go­bierno don­de pri­ma la ca­li­dad y la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad: tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les y no es­ta­ta­les, pro­fe­sio­na­les, cam­pe­si­nos, es­tu­dian­tes, hom­bres y mu­je­res, blan­cos, ne­gros y mes­ti­zos, cu­ba­nos más ex­pe­ri­men­ta­dos jun­to a los de menos edad...

Nues­tro José Martí afir­mó en 1875: “El go­bierno es un en­car­go po­pu­lar: da­lo el pue­blo; a su sa­tis­fac­ción de­be ejer­cer­se; de­be con­sul­tar­se su vo­lun­tad, se­gún sus as­pi­ra­cio­nes, oír su voz ne­ce­si­ta­da, no vol­ver nun­ca el po­der re­ci­bi­do con­tra las con­fia­das ma­nos que nos lo die­ron, y que son úni­cas due­ñas su­yas”.

Co­rres­pon­de a los tra­ba­ja­do­res con­ver­tir­se en aban­de­ra­dos de es­te prin­ci­pio y de­fen­der­lo des­de las asam­bleas de no­mi­na­ción de can­di­da­tos has­ta el fi­nal del pro­ce­so.

En los días fi­ja­dos pa­ra los co­mi­cios mu­chos cen­tros la­bo­ra­les se con­ver­ti­rán en co­le­gios elec­to­ra­les, y des­de ya los sin­di­ca­tos apo­yan ese em­pe­ño.

Una vez más de­mos­tra­re­mos la in­que­bran­ta­ble uni­dad del pue­blo cu­bano, la que na­da ni na­die po­drá frac­tu­rar por ser la prin­ci­pal for­ta­le­za de la Re­vo­lu­ción.

Con­se­cuen­te con ese prin­ci­pio, el Se­cre­ta­ria­do Na­cio­nal de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba con­vo­ca a los tra­ba­ja­do­res, en su con­di­ción de ciu­da­da­nos, a par­ti­ci­par cons­cien­te­men­te en el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co que sig­ni­fi­can las elec­cio­nes ge­ne­ra­les que vi­vi­re­mos los cu­ba­nos du­ran­te los pró­xi­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.