Re­ver­de­cen las fuen­tes

Trabajadores - - PORTADA - | Eve­lio Te­lle­ría Al­fa­ro y Francisco Ro­drí­guez Cruz | fotos: Re­né Pérez Mas­so­la

EN ME­DIO de la ca­ní­cu­la ha­bi­tual, las fuen­tes or­na­men­ta­les citadinas ge­ne­ran una sen­sa­ción de frescor que nos ali­via y re­con­for­ta. Los ara­bes­cos del agua al caer, el so­ni­do in­ten­so o le­ve que imi­ta la cas­ca­da o la llu­via, los jue­gos de la luz na­tu­ral o pen­sa­da, to­do pa­ra re­sal­tar la ori­gi­na­li­dad de un di­se­ño que pue­de ir des­de lo ar­tís­ti­co y es­cul­tu­ral, has­ta la for­ma más sen­ci­lla.

Al res­ca­te de ese pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, La Ha­ba­na co­mien­za a re­vi­vir una vein­te­na de las más con­no­ta­das en­tre sus al­re­de­dor de 80 fuen­tes. Son crea­cio­nes úni­cas, en mu­chos ca­sos con una his­to­ria cé­le­bre y una com­ple­ji­dad téc­ni­ca que po­cas per­so­nas su­pon­drían.

El go­bierno de la ca­pi­tal em­pu­ja la idea con la par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas de Ase­gu­ra­mien­to de Ser­vi­cios Co­mu­na­les y de Aguas de La Ha­ba­na, la Eléc­tri­ca y la Fo­res­tal, así co­mo la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad. Se­gún es­ti­ma­dos, des­de me­dia­dos del año pa­sa­do has­ta aho­ra ya in­vir­tie­ron al­re­de­dor de 2 mi­llo­nes de pe­sos con es­te pro­pó­si­to.

Es ca­ro, muy ca­ro, res­ca­tar vie­jas fuen­tes. Son es­truc­tu­ras an­ti­guas, nin­gu­na si­mi­lar a la otra. Mu­chas de sus añe­jas tu­be­rías ce­den an­te la pre­sión del lí­qui­do lue­go de dé­ca­das de aban­dono. Sus­ti­tuir los tra­mos con ma­yor de­te­rio­ro re­suel­ve so­lo tem­po­ral­men­te. Has­ta aho­ra no po­cos de es­tos arre­glos son cu­ri­tas, pe­ro al pa­re­cer exis­te la vo­lun­tad de bus­car so­lu­cio­nes du­ra­de­ras.

Ca­da fuen­te, ade­más, re­quie­re co­mo mí­ni­mo de dos o tres bom­bas hi­dráu­li­cas —una de achi­que y has­ta dos de tra­ba­jo—, con pre­cios que pue­den os­ci­lar, se­gún su po­ten­cia, en­tre 500 y mil 500 dó­la­res por uni­dad. Lle­van ocul­to to­do un cuar­to de má­qui­na, que de­be in­cluir tam­bién una pi­za­rra electrónica pa­ra pro­te­ger esos equi­pos de va­ria­cio­nes de vol­ta­jes y fa­llos eléc­tri­cos.

Los sis­te­mas de lu­ces no son más ba­ra­tos, pues tam­po­co pue­de ser cual­quier bom­bi­llo. De he­cho, las ac­tua­les in­no­va­cio­nes con lu­mi­na­rias de tea­tro u otras al­ter­na­ti­vas a la mano, no siem­pre re­sis­ten las in­cle­men­cias del tiem­po, el agua y los se­res hu­ma­nos.

Por­que es­tas be­llas fuen­tes tie­nen en­tre los ha­bi­tan­tes de La Ha­ba­na sus fie­les y agra­de­ci­dos ad­mi­ra­do­res, pe­ro tam­bién al­gu­nos de sus más im­pla­ca­bles ver­du­gos. Son in­dis­ci­pli­nas fre­cuen­tes usar­las co­mo pis­ci­nas a ries­go de ac­ci­den­tes mor­ta­les, echar­les desechos só­li­dos que pue­den obs­truir sus con­duc­tos y rom­per sus bom­bas, y has­ta da­ñar sus es­truc­tu­ras con feos gra­fi­tis e in­clu­so me­dian­te la frac­tu­ra de sus ele­men­tos de­co­ra­ti­vos.

Las fuen­tes ca­pi­ta­li­nas co­mien­zan a re­na­cer de su se­quía. El agua que las ador­na no com­pi­te con la de nues­tras ca­sas. Unas tie­nen po­zos, otras la ha­lan del cer­cano mar, to­das re­ci­clan una y otra vez ca­si el mis­mo lí­qui­do, cu­ya du­ra­bi­li­dad y lim­pie­za tam­bién de­pen­de en gran me­di­da de la gen­te.

Al dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo que nos ofre­cen, no ol­vi­de­mos a par­tir de aho­ra que de­trás de es­tas fuen­tes hay tra­ba­ja­do­res que las cui­dan y las mi­man —y a quie­nes tam­bién hay que exi­gir­les cons­tan­cia y de­di­ca­ción en su ta­rea anó­ni­ma y her­mo­sa—, re­cur­sos ma­te­ria­les in­ver­ti­dos pa­ra echar­las a an­dar y dar­les man­te­ni­mien­to, y el sue­ño o la es­pe­ran­za de que al­gún día —¿pa­ra el ani­ver­sa­rio 500 de La Ha­ba­na qui­zás?— to­das o la ma­yor par­te de ellas vuel­van a ale­grar nues­tra ciu­dad.

Echar a an­dar otra vez la fuen­te de la Vi­lla Pa­na­me­ri­ca­na, en La Ha­ba­na del Es­te, con­lle­vó el tra­ba­jo con­jun­to de va­rias em­pre­sas.

La fuen­te del Eri­zo, en Ma­ria­nao, es una de las más vis­to­sas y es­ta­bles en su fun­cio­na­mien­to.

Su lim­pie­za y man­te­ni­mien­to de­ben ser sis­te­má­ti­cos, así co­mo la exi­gen­cia so­bre las di­rec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de Ser­vi­cios Co­mu­na­les y otras en­ti­da­des en­car­ga­das de ope­rar­las. En la grá­fi­ca, la em­ble­má­ti­ca fuen­te de La In­dia, a car­go de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad.

El di­se­ño pue­de ir des­de lo ar­tís­ti­co y es­cul­tu­ral, has­ta la for­ma más sen­ci­lla. Son crea­cio­nes úni­cas, en mu­chos ca­sos con una his­to­ria cé­le­bre. En la fo­to, de­ta­lle de la fuen­te Ave­ni­da de Las Amé­ri­cas.

La frac­tu­ra de sus ele­men­tos de­co­ra­ti­vos por al­gu­nos ván­da­los es una de las in­dis­ci­pli­nas so­cia­les que sub­sis­ten. En la ima­gen, lo que le hi­cie­ron a una de las dos fuen­tes de las seis que re­pa­ra­ron en el Par­que Cen­tral.

La fuen­te al pie del mo­nu­men­to al in­ge­nie­ro Francisco Al­bear, ar­tí­fi­ce del acue­duc­to ca­pi­ta­lino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.