Trai­ción en el Río Gran­de

Trabajadores - - PORTADA - | Ali­na Mar­tí­nez Triay

“La ra­dio tra­jo una no­ti­cia fea so­bre el ani­qui­la­mien­to de un gru­po de 10 hom­bres di­ri­gi­dos por un cu­bano lla­ma­do Joaquín”, anotó el Che en su diario el 2 de sep­tiem­bre. Un día des­pués re­se­ñó que otra vez la ra­dio ex­tran­je­ra ha­bía di­fun­di­do que el úni­co so­bre­vi­vien­te era uno de los de la “re­sa­ca” y que la em­bos­ca­da se ha­bía pro­du­ci­do en Va­do del Ye­so, por el río Ma­si­cu­ri.

Los gue­rri­lle­ros des­es­ti­ma­ron esa no­ti­cia por­que se en­con­tra­ban en la zo­na y no ha­bía in­di­cios de nin­gún en­fren­ta­mien­to. Des­co­no­cían, sin em­bar­go, que sí ha­bían muer­to sus com­pa­ñe­ros, pe­ro los par­tes mi­li­ta­res fal­sea­ron el ver­da­de­ro lu­gar de la em­bos­ca­da de­bi­do a las pro­fun­das ri­va­li­da­des en­tre los co­man­dan­tes de la VIII y la IV Di­vi­sión del ejér­ci­to bo­li­viano y el afán de ga­nar­se la re­com­pen­sa ofre­ci­da por ca­da gue­rri­lle­ro.

El 31 de agos­to la VIII Di­vi­sión reali­zó la ma­sa­cre del gru­po de la re­ta­guar­dia co­man­da­do por Joaquín en la ju­ris­dic­ción de la IV, y el es­ce­na­rio real fue el Va­do de Puer­to Mau­ri­cio, en el Río Gran­de, dis­tan­te va­rios ki­ló­me­tros de Va­do del Ye­so, si­tio don­de fal­sa­men­te tu­vie­ron que ubi­car los he­chos en el par­te mi­li­tar por­que era un pun­to de su zo­na de ope­ra­cio­nes.

El gru­po de Joaquín ha­bía he­cho con­tac­to con el cam­pe­sino Ho­no­ra­to Ro­jas, de quien el Che es­cri­bió, al co­no­cer­lo me­ses atrás, que era po­ten­cial­men­te pe­li­gro­so. Aun­que bus­ca­ban un lu­gar se­gu­ro don­de es­ta­ble­cer­se, Ro­jas les di­jo que el me­jor es­ta­ba cru­zan­do el río, le pi­die­ron que los ayu­da­ra a ha­cer­lo de no­che, pe­ro él les acon­se­jó que era ries­go­so, que vol­vie­ran al día si­guien­te y ellos acu­die­ron por la tar­de. Avi­sa­dos por el cam­pe­sino, los sol­da­dos se em­bos­ca­ron a los dos la­dos del río, y cuan­do los gue­rri­lle­ros ini­cia­ron el cru­ce, em­pe­za­ron a dis­pa­rar­les.

El pri­me­ro en caer, Brau­lio (pri­mer te­nien­te Is­rael Re­yes Za­yas), fue el úni­co que pu­do cau­sar­les una ba­ja a los mi­li­ta­res al dis­pa­rar su ame­tra­lla­do­ra; mu­rie­ron ade­más en la em­bos­ca­da Joaquín (co­man­dan­te Juan Vi­ta­lio Acu­ña), Ale­jan­dro (co­man­dan­te Gus­ta­vo Ma­chín), Ta­nia (Ta­ma­ra Bun­ke Bi­der), y los com­ba­tien­tes bo­li­via­nos Moi­sés (Moi­sés Gue­va­ra), Po­lo (Apo­li­nar Aquino) y Wal­ter (Wal­ter Aren­ci­bia Aya­la). El tam­bién bo­li­viano Er­nes­to (Freddy May­mu­ra Hur­ta­do) que­dó con vi­da, pe­ro fue ase­si­na­do. El Ne­gro (José Res­ti­tu­to Ca­bre­ra Flo­res, mé­di­co pe­ruano) se de­jó lle­var por las aguas y lo­gró sa­lir de la zo­na, no obs­tan­te lo cap­tu­ra­ron días más tar­de y ma­ta­ron a cu­la­ta­zos.

Al cam­pe­sino trai­dor lo re­com­pen­só el Go­bierno, pe­ro su in­fa­mia no que­da­ría sin castigo: dos años des­pués fue ajus­ti­cia­do por un co­man­do del Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal de Bo­li­via.

Joaquín, fir­me has­ta el fi­nal

Aquel je­fe que di­ri­gió has­ta el fi­nal ejem­plar­men­te a su pe­que­ña tro­pa, ha­bía na­ci­do 42 años atrás en la fin­ca La Con­chi­ta, en Pu­rial de Vi­ca­na, Sie­rra Maes­tra, en un ho­gar hu­mil­dí­si­mo de te­cho de guano y pi­so de tie­rra. Juan Vi­ta­lio Acu­ña, ca­ri­ño­sa­men­te lla­ma­do Vi­lo, era alegre, un im­pro­vi­sa­dor de dé­ci­mas gua­ji­ras; se re­be­ló con­tra la in­jus­ti­cia que con­tem­pla­ba en los cam­pos y el 24 de abril de 1957 par­tió de la ca­sa ma­ter­na jun­to con otros com­pa­ñe­ros a unir­se a la gue­rri­lla en­ca­be­za­da por Fi­del Castro.

Vi­lo par­ti­ci­pó co­mo sol­da­do de fi­las en el com­ba­te del Uve­ro y des­pués de la ac­ción en­tró en con­tac­to con el Che cuan­do es­te, en su con­di­ción de mé­di­co, asu­mió la ta­rea de tras­la­dar a los he­ri­dos. Pron­to aqui­la­tó las cua­li­da­des del cam­pe­sino de Pu­rial de Vi­ca­na y lo si­tuó co­mo je­fe de la van­guar­dia de su es­cua­dra. Al crear­se la co­lum­na 4 del Ejér­ci­to Re­bel­de co­man­da­da por el Che, Vi­lo, ya as­cen­di­do a te­nien­te, pa­só a la re­ta­guar­dia co­mo se­gun­do de Ci­ro Re­don­do, y a la muer­te de es­te en el com­ba­te de Mar Ver­de, lo sus­ti­tu­yó en el man­do. Su efi­caz ac­ción en la gue­rri­lla le me­re­ció los gra­dos de ca­pi­tán por or­den de Fi­del y en no­viem­bre de 1958 es­te lo as­cen­dió a co­man­dan­te y se dis­pu­so a or­ga­ni­zar su pro­pia co­lum­na, al fren­te de la cual com­ba­tió has­ta la vic­to­ria.

En­tró con el Co­man­dan­te en Je­fe a La Ha­ba­na el 8 de enero de 1959. Y co­men­zó en­ton­ces pa­ra Vi­lo una eta­pa de res­pon­sa­bi­li­da­des mi­li­ta­res. Por su bri­llan­te tra­yec­to­ria al ser­vi­cio de la Re­vo­lu­ción, al cons­ti­tuir­se el Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do, fue nom­bra­do uno de sus miem­bros.

Cuen­tan que pa­ra in­cor­po­rar­se al pro­yec­to li­ber­ta­dor del Che con ba­se en Bo­li­via, Vi­lo tu­vo que ba­jar, en bre­ve tiem­po, de 240 a 180 libras. Re­ci­bió el nom­bre de Joaquín en la gue­rri­lla bo­li­via­na y se desem­pe­ñó co­mo se­gun­do je­fe del des­ta­ca­men­to con­ver­ti­do po­co des­pués en Ejér­ci­to Na­cio­nal de Li­be­ra­ción de Bo­li­via.

Al fren­te de la re­ta­guar­dia que­dó en el mes de abril, por ór­de­nes del Che, con al­gu­nos com­ba­tien­tes, los en­fer­mos y cus­to­dian­do a los de la “re­sa­ca”, po­ten­cia­les de­ser­to­res. De­bía es­pe­rar su regreso, que ocu­rri­ría en po­cos días, pe­ro nun­ca vol­ve­rían a re­en­con­trar­se. En ese tiem­po, jun­to a sus hom­bres y a una mu­jer, Ta­nia, re­sis­tie­ron el aco­so per­ma­nen­te del ejér­ci­to, so­por­ta­ron el ham­bre, su­frie­ron la li­mi­ta­ción de mo­vi­mien­tos de­bi­do a los en­fer­mos del gru­po y las­tra­dos por los in­te­gran­tes de la “re­sa­ca” que fue­ron de­ser­tan­do. El pro­pio Joaquín avan­za­ba pe­no­sa­men­te por ca­re­cer de cal­za­do, pe­ro na­da pu­do ven­cer­los, so­lo la trai­ción.

Ta­nia, mu­jer va­lien­te y re­vo­lu­cio­na­ria de ver­dad

Así la ca­li­fi­có el tam­bién in­te­gran­te de la gue­rri­lla, el bo­li­viano In­ti Pe­re­do, al ren­dir­le ho­me­na­je a Ta­ma­ra Bun­ke, Ta­nia, quien nun­ca per­mi­tió un tra­to es­pe­cial en el des­ta­ca­men­to por ser mu­jer.

De pa­dre ale­mán y ma­dre so­vié­ti­ca na­ció en no­viem­bre de 1937, en Ar­gen­ti­na, adon­de sus pro­ge­ni­to­res ha­bían emi­gra­do pa­ra huir de la per­se­cu­ción na­zi. Con­clui­da la gue­rra, la fa­mi­lia re­gre­só a la en­ton­ces Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na, don­de Ta­ma­ra se in­cor­po­ró a la Ju­ven­tud Li­bre Ale­ma­na y pos­te­rior­men­te se afi­lió al Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia.

Co­no­ció al Che en 1960, cuan­do es­te via­jó a esa na­ción al fren­te de una de­le­ga­ción co­mer­cial y se con­vir­tió en su in­tér­pre­te. Ya ella sim­pa­ti­za­ba con la Re­vo­lu­ción cu­ba­na. En una fe­cha tan tem­pra­na co­mo el 2 de enero de 1959 es­cri­bió: “Es­ta­mos lo­cos de con­ten­to por las no­ti­cias de Cu­ba. Es­pe­ra­mos a ca­da mo­men­to no­ve­da­des. Di­ce la ra­dio que los re­bel­des en­tra­ron en San­tia­go”.

Vino a la tie­rra de Martí en 1961 y aquí fue tra­duc­to­ra, al­fa­be­ti­zó, in­gre­só en las mi­li­cias, los CDR, la FMC, con cu­ya di­rec­ción na­cio­nal tra­ba­jó en ta­reas de di­vul­ga­ción, ma­tri­cu­ló en la Es­cue­la de

Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na…

En 1964, co­mo ella mis­ma con­fe­só, re­ci­bió la ma­yor emo­ción de su vi­da cuan­do el Che le ex­pli­có la di­fí­cil mi­sión que le aguar­da­ba, lue­go de re­ci­bir ri­gu­ro­sos en­tre­na­mien­tos: ra­di­car­se en Bo­li­via, es­ta­ble­cer víncu­los con las fuer­zas ar­ma­das y la cú­pu­la bur­gue­sa de po­der, via­jar por el in­te­rior del país, es­tu­diar las for­mas de ex­plo­ta­ción de obre­ros y cam­pe­si­nos, y es­pe­rar un con­tac­to. Cuan­do es­te se pro­du­jo, más de un año des­pués, fue fe­li­ci­ta­da por el tra­ba­jo rea­li­za­do y se le co­mu­ni­có que le ha­bía si­do con­ce­di­da la mi­li­tan­cia en el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba.

Ese fue el re­sul­ta­do de la la­bor de la su­pues­ta et­nó­lo­ga Lau­ra Gu­tié­rrez Bauer, cu­ya ver­da­de­ra iden­ti­dad per­ma­ne­ció ocul­ta has­ta que de­ser­to­res de la gue­rri­lla la pu­sie­ron en evi­den­cia, con lo que se per­die­ron, co­mo se­ña­ló el Che, dos años de tra­ba­jo bueno y pa­cien­te. Ta­nia pa­só en­ton­ces a la in­mor­ta­li­dad co­mo gue­rri­lle­ra.

Ale­jan­dro: “Véan­me en la Re­vo­lu­ción”

An­tes de par­tir a la mi­sión in­ter­na­cio­na­lis­ta que le es­pe­ra­ba en Bo­li­via, Gus­ta­vo Ma­chín Hoed De Be­che les es­cri­bió una ex­ten­sa car­ta a sus dos hi­jos en la que les de­cía: “Véan­me en la Re­vo­lu­ción. Quie­ran a su ma­dre y a Fi­del y me es­ta­rán que­rien­do a mí”.

Ta­vo, co­mo lo co­no­cían fa­mi­liar­men­te, na­ció en La Ha­ba­na, el 1° de fe­bre­ro de 1937 en el seno de una fa­mi­lia bur­gue­sa. Cuan­do su ma­dre que­dó so­la, se tras­la­dó con su des­cen­den­cia a ca­sa del abue­lo, Ale­jan­dro Hoed De Be­che, quien por ha­ber si­do co­man­dan­te del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor in­flu­yó de­ci­si­va­men­te en el ni­ño.

Sien­do un adolescente a Ta­vo lo sus­pen­die­ron co­mo so­cio del aris­to­crá­ti­co Mi­ra­mar Yatch Club al des­obe­de­cer la prohi­bi­ción de uno de sus di­rec­ti­vos por lle­var a sus ami­gos del equi­po de pe­lo­ta, in­te­gra­do por blan­cos y ne­gros po­bres que es­ta­ban su­do­ro­sos y que­rían to­mar un re­fres­co.

Des­pués de es­tu­diar en el co­le­gio ca­tó­li­co La Sa­lle in­gre­só en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na, en la Es­cue­la de De­re­cho, en­ton­ces co­men­zó una tra­yec­to­ria de le­yen­da den­tro de la lu­cha es­tu­dian­til que lo obli­gó a sa­lir clan­des­ti­na­men­te del país rum­bo a Es­ta­dos Uni­dos, pos­te­rior­men­te re­gre­só a Cu­ba a bor­do de una ex­pe­di­ción y con las ar­mas que tra­jo se abrió el fren­te del Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio en el Es­cam­bray.

No obs­tan­te re­tor­nó a la ba­ta­lla clan­des­ti­na en La Ha­ba­na y de­rro­chó au­da­cia en ac­cio­nes co­mo el aten­ta­do al mi­nis­tro del In­te­rior del ré­gi­men, San­tia­go Rey, y el ataque a la 15ta. Es­ta­ción de po­li­cía, has­ta que, jun­to a su ami­go y com­pa­ñe­ro de lu­chas e ideales Raúl Díaz Ar­güe­lles fue­ron re­cla­ma­dos en el Es­cam­bray y as­cen­di­dos a co­man­dan­tes.

Lue­go del triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio ocu­pó car­gos co­mo vi­ce­mi­nis­tro de Ha­cien­da, ad­mi­nis­tra­dor de Cu­ba­ni­tro y vi­ce­mi­nis­tro de In­dus­trias. Más ade­lan­te lo­gró rea­li­zar su de­seo de for­mar par­te ac­ti­va de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias y lle­gó a ser je­fe de Es­ta­do Ma­yor del Cuer­po de Ejér­ci­to de Ma­tan­zas.

En car­ta al Che le pi­dió in­cor­po­rar­se a la ba­ta­lla por la li­be­ra­ción de otros pue­blos y fue acep­ta­do en el con­tin­gen­te que par­tió a Bo­li­via, don­de se con­vir­tió en Ale­jan­dro, con la res­pon­sa­bi­li­dad de je­fe de ope­ra­cio­nes. Por pro­ble­mas de sa­lud tu­vo que que­dar­se en abril con el gru­po de la re­ta­guar­dia. Su com­por­ta­mien­to es­tu­vo a la al­tu­ra de las en­se­ñan­zas re­ci­bi­das de su abue­lo mam­bí y de su com­pro­mi­so con un fu­tu­ro me­jor pa­ra los pue­blos.

Brau­lio: jun­to al Che en el Con­go y en Bo­li­via

Tal vez por su piel ne­grí­si­ma po­día con­fun­dir­se con un con­go­lés, pe­ro Is­rael Re­yes Za­yas ha­bía na­ci­do en Cu­ba, el 9 de oc­tu­bre de 1933 en las al­tu­ras de La Mar­se­lla, en la Sie­rra Maes­tra, y se en­con­tra­ba tan le­jos de su pa­tria con el so­bre­nom­bre de Azi­ri, acom­pa­ñan­do al Che en su mi­sión in­ter­na­cio­na­lis­ta.

Los años de pe­nu­rias, vi­vi­dos en su in­fan­cia, ado­les­cen­cia y ju­ven­tud, de cons­tan­te pe­re­gri­nar, su­ma­dos a una hu­mi­lla­ción su­fri­da a ma­nos de un ca­bo de la Guar­dia Ru­ral, lo mo­ti­va­ron a al­zar­se. Se in­cor­po­ró pri­me­ro a la co­lum­na 6 co­man­da­da por Raúl Castro y pron­to se vol­vió un des­ta­ca­do in­te­gran­te del II Fren­te Orien­tal Frank País. Se es­tre­nó co­mo com­ba­tien­te en el ataque al cen­tral So­le­dad, al que se su­ma­ron otras ac­cio­nes co­mo la de Ocu­jal de Ma­ya­rí y la to­ma de San Luis. Y al ter­mi­nar la gue­rra en­tró al Cuer­po de la Po­li­cía Re­bel­de.

En 1959 in­te­gró la es­col­ta del co­man­dan­te Ma­nuel Pi­ñei­ro, quien lo as­cen­dió a sar­gen­to. Me­ses des­pués fue es­col­ta del co­man­dan­te Raúl Castro, y al regreso de un via­je de es­te a Pe­rú, Ve­ne­zue­la y Chi­le, fue se­gun­do je­fe de las obras en Ca­yo Lar­go del Sur y as­cen­di­do a te­nien­te, más tar­de lo nom­bra­ron se­gun­do je­fe de las obras del Par­que Na­cio­nal Sie­rra Maes­tra en el Pi­co Cu­ba.

Des­pués de cur­sar es­tu­dios mi­li­ta­res y ocu­par di­ver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des al­can­zó el gra­do de pri­mer te­nien­te, el cual po­seía al so­li­ci­tar su in­cor­po­ra­ción de la lu­cha por la li­be­ra­ción de otros pue­blos.

En la gue­rri­lla bo­li­via­na, don­de pa­só a for­mar par­te del gru­po de la re­ta­guar­dia con el nom­bre de Brau­lio, se ca­rac­te­ri­zó por su agi­li­dad, for­ta­le­za fí­si­ca y su fa­ci­li­dad de orien­tar­se y de guiar a sus com­pa­ñe­ros.

Moi­sés, Po­lo, Wal­ter y Er­nes­to, hé­roes de su tie­rra

Moi­sés Gue­va­ra, oriun­do de Ca­ta­ri­cahua, cam­pa­men­to de la mi­na de Hua­nu­ni, en el de­par­ta­men­to de Oru­ro, tra­ba­jó ini­cial­men­te co­mo mi­ne­ro, pos­te­rior­men­te se ga­nó una be­ca de la Cor­po­ra­ción Mi­ne­ra de Bo­li­via y en Chi­le se hi­zo téc­ni­co en Se­gu­ri­dad In­dus­trial, lo que le per­mi­tió ga­nar un ma­yor sa­la­rio, pe­ro trans­cu­rri­do un tiem­po de­ci­dió re­gre­sar con sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros. Fun­dó el Par­ti­do Co­mu­nis­ta en Ca­ta­ri­cahua, del cual se se­pa­ró pa­ra crear una nue­va or­ga­ni­za­ción, y fue di­ri­gen­te del sin­di­ca­to en Hua­nu­ni. Su­frió pri­sión y ex­pul­sión del tra­ba­jo, y co­mo era par­ti­da­rio de la lu­cha ar­ma­da no du­dó en su­mar­se al des­ta­ca­men­to del Che con va­rios hom­bres y fue des­ti­na­do al cen­tro. Va­rias ve­ces se di­ri­gió en que­chua a los sol­da­dos y a los po­bla­do­res pa­ra con­ven­cer­los de la jus­te­za de la cau­sa que ha­bía abra­za­do. Per­ma­ne­ció en­fer­mo con el gru­po de la re­ta­guar­dia has­ta su caí­da en la em­bos­ca­da de Puer­to Mau­ri­cio.

Apo­li­nar Aquino Quis­pe, Po­lo, fue es­co­gi­do en los ini­cios de la gue­rri­lla pa­ra aten­der la fin­ca de Ñan­cahua­zú, aun­que al mes si­guien­te so­li­ci­tó su in­cor­po­ra­ción al des­ta­ca­men­to co­mo com­ba­tien­te. Pro­ce­día del po­bla­do de Via­cha, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de In­ga­vi, en el de­par­ta­men­to de La Paz. Era obre­ro de una fá­bri­ca de pas­tas ali­men­ti­cias y tam­bién di­ri­gen­te sin­di­cal. Al lle­gar a la fin­ca el 7 de no­viem­bre de 1966, el Che es­cri­bió en su diario que ha­bía en­con­tra­do a tres tra­ba­ja­do­res del Par­ti­do, en­tre los cua­les se en­con­tra­ba Po­lo, co­mo lo ha­bían nom­bra­do en la gue­rri­lla, don­de fue des­ti­na­do a la re­ta­guar­dia. Se man­tu­vo con sus com­pa­ñe­ros re­sis­tien­do las más du­ras prue­bas has­ta que ba­las del ejér­ci­to se­ga­ron su vi­da.

Wal­ter Aren­ci­bia Aya­la re­sul­tó ser uno de los más en­tu­sias­tas or­ga­ni­za­do­res del mo­vi­mien­to de so­li­da­ri­dad con la Re­vo­lu­ción cu­ba­na que se desa­rro­lló en la mi­na Siglo XX. Ha­bía na­ci­do en el po­bla­do de Ma­cha, per­te­ne­cien­te al de­par­ta­men­to de Po­to­sí, mi­li­ta­ba en la Ju­ven­tud Co­mu­nis­ta y su­frió la re­pre­sión desata­da por el Go­bierno so­bre los ague­rri­dos tra­ba­ja­do­res de las mi­nas. In­te­gró la gue­rri­lla co­mo par­te de la re­ta­guar­dia. Aquel 31 de agos­to su san­gre se mez­cló jun­to con la de los com­ba­tien­tes de la na­ción que tan­to de­fen­dió.

Freddy May­mu­ra, na­ci­do en la ciu­dad de Trinidad, del de­par­ta­men­to bo­li­viano de El Be­ni, e hi­jo de un co­mer­cian­te de ori­gen ja­po­nés, en 1962 via­jó a Cu­ba con el pro­pó­si­to de es­tu­diar me­di­ci­na y se su­mó a los tra­ba­jos vo­lun­ta­rios, mo­vi­li­za­cio­nes pa­ra la de­fen­sa del país y for­mó par­te de un gru­po de la Ju­ven­tud Co­mu­nis­ta jun­to con otros bo­li­via­nos que es­tu­dia­ban aquí.

El 27 de no­viem­bre de 1966 el Che re­co­gió en su diario la lle­ga­da del nue­vo com­ba­tien­te, que a par­tir de en­ton­ces se lla­mó Er­nes­to o Mé­di­co, e in­te­gró la re­ta­guar­dia.

El 31 de agos­to lo­gró sa­lir con vi­da de la em­bos­ca­da, pe­ro lo apre­sa­ron jun­to con el miem­bro de la “re­sa­ca” José Cas­ti­llo Chá­vez, Pa­co: “Co­men­za­ron a in­te­rro­gar­nos —re­la­tó años des­pués— y pe­dían que iden­ti­fi­cá­ra­mos a los com­pa­ñe­ros caí­dos, pe­ro Freddy se ne­gó a ha­blar. Los mi­li­ta­res pen­sa­ban que era cu­bano, por­que no res­pon­día a nin­gu­na de las pre­gun­tas. Co­men­za­ron a tor­tu­rar­lo pa­ra que ha­bla­ra, pe­ro no qui­so ha­blar y le dis­pa­ra­ron por un bra­zo. Por la no­che, cer­ca de la are­na del río, lo ase­si­na­ron”.

Nó­ta­se la dis­tan­cia en­tre el es­ce­na­rio real de la em­bos­ca­da y el que re­se­ña­ron las par­tes mi­li­ta­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.