Pre­ven­ción con de­be­res y de­re­chos

Trabajadores - - BUZÓN ABIERT - Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

La fuen­te pa­ra es­te co­men­ta­rio es real. La va­lien­te ac­ti­tud de un jo­ven que en car­ta a es­ta sec­ción de­nun­ció ha­ce dos años los pro­ble­mas pa­ra desem­pe­ñar su ofi­cio con se­gu­ri­dad en un cen­tro de la in­dus­tria si­de­ro­me­cá­ni­ca, y la con­ver­sa­ción es­cu­cha­da ha­ce po­cos días acer­ca de los pe­li­gros que co­rren en una en­ti­dad cu­ya cal­de­ra es­tá en ma­las con­di­cio­nes.

El pri­mer ca­so tu­vo un fi­nal fe­liz y el se­gun­do de­pen­de de las per­so­nas, a las que sin co­no­cer, alec­cio­né res­pec­to al de­re­cho del tra­ba­ja­dor a exi­gir es­ce­na­rios ade­cua­dos pa­ra cum­plir con su co­me­ti­do, lo cual es­tá re­co­gi­do en el ca­pí­tu­lo XI del Có­di­go de Tra­ba­jo, de­di­ca­do al te­ma de la Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el tra­ba­jo.

Es­te, se­gún se re­co­ge en el ar­tícu­lo 126 de las dis­po­si­cio­nes ge­ne­ra­les, “tie­ne co­mo ob­je­ti­vos ga­ran­ti­zar con­di­cio­nes se­gu­ras e hi­gié­ni­cas, pre­ve­nir los ac­ci­den­tes, en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les y otros da­ños a la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res y al me­dio am­bien­te la­bo­ral”.

A tono con esos pro­pó­si­tos, los acá­pi­tes su­ce­si­vos re­fie­ren las obli­ga­cio­nes de los em­plea­do­res en cuan­to a cum­plir la le­gis­la­ción al res­pec­to y adop­tar las me­di­das que lo ga­ran­ti­cen.

La sec­ción se­gun­da del ci­ta­do ca­pí­tu­lo tra­ta lo re­la­cio­na­do con in­ci­den­tes, ac­ci­den­tes y en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les, a par­tir de la si­guien­te ca­li­fi­ca­ción:

“se de­no­mi­na al su­ce­so acae­ci­do en el tra­ba­jo o en re­la­ción con es­te, con po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en ac­ci­den­te de tra­ba­jo u otros da­ños, en el que la per­so­na afec­ta­da no su­fre le­sio­nes cor­po­ra­les o es­tas no afec­tan su ca­pa­ci­dad pa­ra el tra­ba­jo”.

“es un he­cho re­pen­tino re­la­cio­na­do cau­sal­men­te con es­te, que pro­du­ce al tra­ba­ja­dor una le­sión cor­po­ral que afec­ta su ca­pa­ci­dad pa­ra la­bo­rar por una o va­rias jor­na­das, o la muer­te”.

In­ci­den­te Ac­ci­den­te de tra­ba­jo

“es la al­te­ra­ción de la sa­lud, pa­to­ló­gi­ca­men­te de­fi­ni­da, ge­ne­ra­da por ra­zón de la ac­ti­vi­dad la­bo­ral en tra­ba­ja­do­res que en for­ma ha­bi­tual se ex­po­nen a fac­to­res que pro­du­cen en­fer­me­da­des y es­tán pre­sen­tes en el me­dio la­bo­ral o en de­ter­mi­na­dos

En­fer­me­dad pro­fe­sio­nal

car­gos y que es re­co­no­ci­da en la le­gis­la­ción vi­gen­te”.

Pa­ra no ha­cer la au­top­sia

Así co­mo pa­ra el em­plea­dor re­sul­ta in­elu­di­ble con­tro­lar, in­ves­ti­gar y co­mu­ni­car a las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes de los ac­ci­den­tes de tra­ba­jo y otros que se equi­pa­ren, a los efec­tos de la pro­tec­ción de la se­gu­ri­dad so­cial en los ca­sos en que el le­sio­na­do o fa­lle­ci­do ten­ga sus­cri­to con­tra­to de tra­ba­jo con él; los tra­ba­ja­do­res tie­nen la obli­ga­ción de in­for­mar a la ad­mi­nis­tra­ción acer­ca de los in­ci­den­tes y ac­ci­den­tes de tra­ba­jo en los cua­les se vean in­vo­lu­cra­dos.

Ya he­mos pu­bli­ca­do ca­sos de in­cum­pli­mien­tos al res­pec­to pa­ra no per­der la es­ti­mu­la­ción sa­la­rial y al­gu­nos de­ri­va­ron en re­cla­ma­cio­nes pos­te­rio­res por la apa­ri­ción de pa­to­lo­gías y se­cue­las co­mo re­sul­ta­do del he­cho ocul­ta­do.

Los ar­tícu­los 132 y 133 par­ti­cu­la­ri­zan en cuan­to a las en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les. El lis­ta­do de las re­co­no­ci­das na­cio­nal­men­te y el pro­ce­di­mien­to pa­ra su aná­li­sis, pre­ven­ción y con­trol se de­ter­mi­nan por el mi­nis­tro de Sa­lud Pú­bli­ca.

Es vá­li­do se­ña­lar que cuan­do el em­plea­do su­fre un ac­ci­den­te de tra­ba­jo o con­trae una en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal tie­ne de­re­cho a las pres­ta­cio­nes en ser­vi­cios, en es­pe­cies y mo­ne­ta­rias, de acuer­do con los re­qui­si­tos y con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­dos en el ré­gi­men de se­gu­ri­dad so­cial co­rres­pon­dien­te.

Y pa­ra evi­tar la au­top­sia de los he­chos, la le­gis­la­ción por­me­no­ri­za acer­ca de los co­me­ti­dos pa­ra las par­tes, pues por ejem­plo, muy po­co se lo­gra si el em­plea­dor en­tre­ga los me­dios de pro­tec­ción y exi­ge por su cui­da­do; si el tra­ba­ja­dor se des­cui­da y de­ja a la suer­te lo que pue­da pa­sar sino usa el cas­co o el cin­tu­rón de pro­tec­ción.

Es así que la ad­mi­nis­tra­ción, oí­do el pa­re­cer de la or­ga­ni­za­ción sin­di­cal, es­tá obli­ga­da a iden­ti­fi­car y eva­luar los ries­gos —tam­bién par­ti­ci­pan los tra­ba­ja­do­res—, y rea­li­zar ac­cio­nes pre­ven­ti­vas pa­ra dis­mi­nuir­los o evi­tar­los.

Asi­mis­mo se pre­ci­san otras di­li­gen­cias im­pres­cin­di­bles pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción co­mo son la ins­truc­ción a los tra­ba­ja­do­res so­bre los ries­gos en su la­bor y los pro­ce­di­mien­tos con vis­tas a rea­li­zar­la de for­ma se­gu­ra.

Ru­ti­na saludable

Us­ted o al­gún com­pa­ñe­ro pue­de que se ha­ya cues­tio­na­do en al­gún mo­men­to la per­ti­nen­cia de los che­queos preem­pleo. Sen­tir­se sano nun­ca se­rá un aval le­gal y cum­plir con el exa­men de ri­gor es po­si­ble que lo li­bre de las gra­ves con­se­cuen­cias de una en­fer­me­dad si­len­cio­sa.

Es­te ca­pí­tu­lo del Có­di­go de Tra­ba­jo en­fa­ti­za que exis­ten otras prue­bas mé­di­cas vin­cu­la­das con de­ter­mi­na­da ocu­pa­ción ac­tual o fu­tu­ra, a fin de pres­cri­bir si la per­so­na es­tá fí­si­ca y men­tal­men­te ap­ta.

El mi­nis­tro de Sa­lud Pú­bli­ca es­ta­ble­ce el lis­ta­do de car­gos o ac­ti­vi­da­des que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas re­quie­ren la rea­li­za­ción de exá­me­nes preem­pleo y pe­rió­di­cos, otra mues­tra de cuán im­por­tan­te re­sul­ta en nues­tra so­cie­dad la pre­ser­va­ción de la vi­da hu­ma­na.

Es la­men­ta­ble que tras el loa­ble es­fuer­zo que desa­rro­lla el go­bierno de la ca­pi­tal en ma­te­ria de reha­bi­li­ta­ción de res­tau­ran­tes y otras uni­da­des gas­tro­nó­mi­cas, ocu­rran ca­ren­cias en los de­ta­lles du­ran­te el ser­vi­cio. La grá­fi­ca res­pon­de a una vi­ven­cia en la piz­ze­ría Buo­na Se­ra un me­dio­día de es­te ve­rano, y re­fle­ja los cu­bier­tos dis­pues­tos so­bre la me­sa sin la pre­sen­cia de una ele­men­tal ser­vi­lle­ta. | Texto y fo­to: Al­nu­be

La Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el tra­ba­jo tie­ne co­mo ob­je­ti­vos ga­ran­ti­zar con­di­cio­nes se­gu­ras e hi­gié­ni­cas, pre­ve­nir los ac­ci­den­tes, en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les y otros da­ños a la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res y al me­dio am­bien­te la­bo­ral. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.