Una en­fer­me­dad que pa­sa inad­ver­ti­da

Trabajadores - - SALUD - Rai­za Aran­go Me­di­na

El 3,08 % de la po­bla­ción cu­ba­na es por­ta­do­ra de la he­mo­glo­bi­na S, la cau­sa de la sic­kle­mia; lo im­por­tan­te es el diag­nós­ti­co tem­prano pa­ra un me­jor cui­da­do

¿Có­mo tra­tar una do­len­cia prác­ti­ca­men­te in­vi­si­ble? Se­gún cri­te­rios de los es­pe­cia­lis­tas, los pa­de­ci­mien­tos re­la­cio­na­dos con la san­gre pue­den pa­sar inad­ver­ti­dos por las per­so­nas que lo pa­de­cen.

Tal es el ca­so de la sic­kle­mia, una en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria de­no­mi­na­da tam­bién anemia fal­ci­for­me o dre­pa­no­cí­ti­ca, la cual pro­du­ce una des­truc­ción de los gló­bu­los ro­jos más rá­pi­da que lo nor­mal.

Así lo ad­vir­tió a el doc­tor Luis Enrique Pérez Ulloa, je­fe del De­par­ta­men­to de Es­pe­cia­li­da­des Mé­di­cas del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca (MINSAP), ade­más de des­ta­car que en Cu­ba la ca­li­dad de vi­da de es­tos pa­cien­tes es igual a los es­tán­da­res de paí­ses desa­rro­lla­dos.

La bi­blio­gra­fía mé­di­ca in­di­ca que en los años 60 del siglo pa­sa­do se de­cía que es­ta en­fer­me­dad era de la ado­les­cen­cia por­que sus pa­cien­tes no re­ba­sa­ban los 15 o 20 años. Ac­tual­men­te pue­den lle­gar a la ter­ce­ra edad.

“Aho­ra se in­sis­te co­mo ob­je­ti­vo prin­ci­pal en la pre­ven­ción, me­dian­te la ase­so­ría ge­né­ti­ca a las pa­re­jas de ries­go, la in­clu­sión in­me­dia­ta en es­tas ac­cio­nes del re­cién na­ci­do en­fer­mo, y la vi­gi­lan­cia por to­das las es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas”, ase­ve­ró el ex­per­to.

¿Có­mo se de­tec­ta? Tra­ba­ja­do­res ¿Qué fac­to­res ori­gi­nan y en qué con­sis­te esa al­te­ra­ción de los gló­bu­los?

Los pa­cien­tes con anemia fal­ci­for­me tie­nen una he­mo­glo­bi­na anor­mal que se lla­ma he­mo­glo­bi­na S, que en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias de­for­ma al gló­bu­lo ro­jo, lo que ori­gi­na anemia, do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes y los hue­sos y le­sio­nes en al­gu­nos ór­ga­nos.

El doc­tor Pérez Ulloa des­ta­có que lo más im­por­tan­te es sa­ber que la sic­kle­mia es he­re­di­ta­ria y ge­né­ti­ca, ya que el en­fer­mo he­re­da la he­mo­glo­bi­na anor­mal (S) del pa­dre y de la ma­dre.

A tra­vés de las prue­bas pre­na­ta­les que ha­bi­tual­men­te se rea­li­zan du­ran­te el em­ba­ra­zo. Pue­de pre­sen­tar­se sin ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­na mo­les­tia re­la­cio­na­da con la sic­kle­mia. El ga­leno tam­bién es­pe­ci­fi­có que los pri­me­ros sín­to­mas y ma­ni­fes­ta­cio­nes apa­re­cen al­re­de­dor del año de edad. Los más fre­cuen­tes son los dolores ar­ti­cu­la­res. La anemia se pue­de de­tec­tar ya a los tres me­ses de edad.

¡Ojo, no es uni­ver­sal!

Áfri­ca des­de tiem­pos re­mo­tos ha si­do aso­la­da por una en­fer­me­dad te­rri­ble de­no­mi­na­da ma­la­ria o pa­lu­dis­mo, que es cau­sa co­mún de muer­te en eda­des tem­pra­nas de la vi­da. Es­ta en­fer­me­dad la ori­gi­na un pa­rá­si­to.

Los eri­tro­ci­tos que con­tie­nen he­mo­glo­bi­na S son más re­sis­ten­tes a di­cho pa­rá­si­to cau­sal y por ello las per­so­nas que por­tan es­ta mu­ta­ción sin pa­de­cer la sic­kle­mia so­bre­vi­ven más a la ma­la­ria, lo que les per­mi­te lle­gar a la edad fér­til.

Se cree que es­to ha pro­por­cio­na­do una ven­ta­ja se­lec­ti­va a es­tas per­so­nas por­ta­do­ras del gen anor­mal, y que pro­vo­ca que se trans­mi­ta a las ge­ne­ra­cio­nes sub­si­guien­tes tan­to de ori­gen afri­cano co­mo asiático.

Es por ello, se­gún Pérez Ulloa, que es una en­fer­me­dad que pa­de­cen in­di­vi­duos de la ra­za ne­gra o que ten­gan an­te­pa­sa­dos de es­ta. Pre­do­mi­na en el Áfri­ca Ecua­to­rial y fue traí­da a Amé­ri­ca por el co­mer­cio de es­cla­vos. No hay di­fe­ren­cia en­tre uno y otro se­xos.

Tra­ta­mien­to y so­lu­cio­nes

Aún no hay un tra­ta­mien­to cu­ra­ti­vo. Cuan­do se pro­du­ce un des­cen­so de la he­mo­glo­bi­na se uti­li­za la trans­fu­sión de gló­bu­los ro­jos. Es­tos pa­cien­tes de­ben cum­plir con las nor­mas hi­gié­ni­co-die­té­ti­cas se­gún su edad. Es muy im­por­tan­te la in­ges­tión abun­dan­te de lí­qui­dos.

“Pe­ro en Cu­ba exis­te des­de 1983 un pro­gra­ma de diag­nós­ti­co pre­na­tal —pre­ci­só el es­pe­cia­lis­ta—. Se rea­li­za elec­tro­fo­re­sis de he­mo­glo­bi­na a la em­ba­ra­za­da y si es AS se prac­ti­ca es­te exa­men a su pa­re­ja. De ser es­te tam­bién AS, se ha­ce el es­tu­dio del ADN en cé­lu­las del lí­qui­do am­nió­ti­co y de es­ta ma­ne­ra es po­si­ble pre­ve­nir el na­ci­mien­to de un ni­ño en­fer­mo”.

El 3,08 % de la po­bla­ción cu­ba­na es por­ta­do­ra de la he­mo­glo­bi­na S, la cau­sa de la sic­kle­mia; “lo que no quie­re de­cir que esos sean los en­fer­mos, sino cuan­do son ge­né­ti­ca­men­te de los dos pa­dres”, se­ña­ló.

Aho­ra bien, di­jo, es­tos pa­cien­tes de­ben evi­tar el ejer­ci­cio fí­si­co, el frío y el ca­lor ex­ce­si­vos, y la des­hi­dra­ta­ción por cual­quier cau­sa, pe­ro pue­den lle­var una vi­da so­cial­men­te útil.

¿Qué con­duc­ta de­be se­guir una mu­jer que se en­cuen­tre aque­ja­da de es­ta do­len­cia y de­ci­da te­ner un hi­jo? ¿Es in­clu­so re­co­men­da­ble es­ta de­ci­sión?

Ello de­pen­de­rá de la se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad. Si la mu­jer de­ci­de te­ner un hi­jo se de­be es­ta­ble­cer un se­gui­mien­to muy es­tre­cho en con­jun­to por el he­ma­tó­lo­go y el obs­te­tra.

Por úl­ti­mo, el doc­tor Pérez Ulloa re­co­men­dó que los pa­cien­tes, y so­bre to­do los pa­dres de ni­ños con es­ta en­fer­me­dad, de­ben es­tar cons­cien­tes de las com­pli­ca­cio­nes que pu­die­ran pre­sen­tar­se, lo cual se les ex­pli­ca por el equi­po mé­di­co pa­ra adop­tar las me­di­das opor­tu­nas en ca­da ca­so.

“De­ben asis­tir a la con­sul­ta pe­rió­di­ca­men­te, se­gún les sea in­di­ca­do por el mé­di­co. En el Ins­ti­tu­to de He­ma­to­lo­gía e Inmunología tra­ba­ja un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de es­pe­cia­lis­tas pa­ra la aten­ción in­te­gral de es­tos pa­cien­tes y es, a su vez, el cen­tro orien­ta­dor pa­ra el tra­ta­mien­to en to­do el país”.

Gló­bu­los ro­jos nor­ma­les

Gló­bu­los ro­jos de sic­klé­mi­cos Nor­mal Sic­kle­mia

Es­que­ma de la san­gre cuan­do pre­sen­ta ras­gos de sic­kle­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.