Cui­dar es un de­ber

Trabajadores - - ECONOMÍA - Francisco Na­va­rro Gou­ra­ge*

En la ac­ti­vi­dad edu­ca­cio­nal, la re­la­ción en­tre es­ta y el en­torno eco­nó­mi­co en ge­ne­ral es una te­má­ti­ca que ha si­do po­co es­tu­dia­da. Sin em­bar­go, en las Cien­cias de la Edu­ca­ción, de la Eco­no­mía y la So­cio­lo­gía, en­tre otras, exis­te con­sen­so en cuan­to a la im­por­tan­cia —por sus pro­pias fun­cio­nes so­cia­les— de la edu­ca­ción pa­ra la eco­no­mía y vi­ce­ver­sa.

Es de­cir, lo pu­ra­men­te edu­ca­ti­vo no po­dría exis­tir al mar­gen de los re­cur­sos ma­te­ria­les y fi­nan­cie­ros que, por ejem­plo, per­mi­ten lle­var ade­lan­te ac­cio­nes cons­truc­ti­vas en be­ne­fi­cio de la trans­for­ma­ción y el acon­di­cio­na­mien­to de los cen­tros es­co­la­res.

Es­to cons­ti­tu­ye una per­ma­nen­te prio­ri­dad pa­ra el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y a ello se han de­di­ca­do en los úl­ti­mos años cuan­tio­sos re­cur­sos. Va­le men­cio­nar que en el año 2015 el 37.5 % de las es­cue­las (3 mil 772) se en­con­tra­ban eva­lua­das de re­gu­lar y mal; en tan­to a co­mien­zos del pre­sen­te año tal ci­fra dis­mi­nu­yó has­ta un 25.1 % (2 mil 532).

Aho­ra bien, lo an­te­rior no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos los pro­ble­mas re­suel­tos. Hoy, en me­dio de una si­tua­ción fi­nan­cie­ra di­fí­cil, re­sul­ta ne­ce­sa­rio con­ti­nuar tra­ba­jan­do en la ele­va­ción de la cul­tu­ra eco­nó­mi­ca de nues­tros cua­dros, pro­fe­so­res y alum­nos pa­ra lo­grar un ma­yor cui­da­do de las ins­ta­la­cio­nes, el mo­bi­lia­rio y de­más me­dios des­ti­na­dos al ase­gu­ra­mien­to del pro­ce­so do­cen­te-edu­ca­ti­vo.

De ahí que sea un im­pe­ra­ti­vo cum­plir es­tric­ta­men­te lo es­ta­ble­ci­do (nor­ma 5392/1983) en cuan­to a los re­qui­si­tos pa­ra la ex­plo­ta­ción y con­ser­va­ción de los edi­fi­cios edu­ca­cio­na­les, los ti­pos de tra­ba­jo pa­ra es­te fin, los pe­río­dos en que se rea­li­za­rán y el con­trol de su es­ta­do téc­ni­co.

Se de­ben pro­mo­ver ta­reas que con­tri­bu­yan al aho­rro, as­pec­to so­bre el cual es im­pres­cin­di­ble desa­rro­llar de for­ma per­ma­nen­te un pro­ce­so de aná­li­sis, a par­tir de las de­fi­cien­cias que aún per­sis­ten con re­la­ción al uso irra­cio­nal de los re­cur­sos ma­te­ria­les y fi­nan­cie­ros, la fal­ta de cui­da­do y con­trol de los me­dios que es­tán ba­jo la cus­to­dia de los tra­ba­ja­do­res, fun­da­men­tal­men­te las ins­ta­la­cio­nes do­cen­tes.

El de­ba­te so­bre el te­ma po­dría cen­trar­se en aque­llas ac­cio­nes que van di­ri­gi­das al cui­da­do de la pro­pie­dad so­cial por par­te de los di­rec­ti­vos y co­lec­ti­vos pe­da­gó­gi­cos; los alum­nos y las or­ga­ni­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les, ta­les co­mo la Or­ga­ni­za­ción de Pio­ne­ros José Martí (OPJM) y la Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes de la En­se­ñan­za Me­dia (Feem).

En esa re­fle­xión so­bre la ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos, el aho­rro, la efi­cien­cia, en­tre otros as­pec­tos de ca­rác­ter eco­nó­mi­co, es opor­tuno no se­pa­rar lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, lo me­to­do­ló­gi­co y lo for­ma­ti­vo.

De tal ma­ne­ra que el pro­ta­go­nis­mo sea no so­lo de las per­so­nas que es­tán di­rec­ta­men­te vin­cu­la­das a es­ta ac­ti­vi­dad en la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va —por lo ge­ne­ral el di­rec­tor y el per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo— sino de to­dos los miem­bros del co­lec­ti­vo pe­da­gó­gi­co y es­tu­dian­til. La fa­mi­lia me­re­ce un pun­to y apar­te, y no pue­de, ni de­be, ver­se ale­ja­da del cui­da­do de los bie­nes ma­te­ria­les que el Es­ta­do po­ne a dis­po­si­ción de los edu­can­dos pa­ra ha­cer de la es­cue­la un lu­gar es­pe­cial.

En ese sen­ti­do, la ins­ti­tu­ción es­co­lar, los cua­dros y pro­fe­so­res tie­nen una al­ta res­pon­sa­bi­li­dad, pues son los en­car­ga­dos de lle­var ade­lan­te la po­lí­ti­ca edu­ca­cio­nal con­si­de­ran­do el con­tex­to edu­ca­ti­vo, so­cial, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co de los te­rri­to­rios. De su ac­tua­ción cons­cien­te de­pen­de­rán los re­sul­ta­dos que se ob­ten­drán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.