Al­ter­na­ti­va de pa­go a par­tir del pre­su­pues­to

Trabajadores - - ECONOMÍA - Ma­ria­na Ze­nai­da Camacho Her­nán­dez*

En Edu­ca­ción, el uso ra­cio­nal y efec­ti­vo del pre­su­pues­to guar­da una es­tre­cha re­la­ción con el em­pleo de la fuer­za la­bo­ral, de ahí que exis­tan nor­mas que re­gu­lan aque­llos ele­men­tos esen­cia­les pa­ra su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to.

La efi­cien­cia y ca­li­dad del pro­ce­so do­cen­te edu­ca­ti­vo de­pen­de de mu­chí­si­mos fac­to­res y del desem­pe­ño de to­dos los tra­ba­ja­do­res, in­clui­dos los que con­for­man el sis­te­ma em­pre­sa­rial, cu­ya ra­zón de ser es ga­ran­ti­zar los bie­nes ma­te­ria­les, por ejem­plo, si­llas, me­sas, ins­tru­men­tos de me­di­ción, ju­gue­tes di­dác­ti­cos y otros. Por su­pues­to, son im­por­tan­tes tam­bién las edu­ca­do­ras y au­xi­lia­res pe­da­gó­gi­cas, los maes­tros, pro­fe­so­res, téc­ni­cos de la­bo­ra­to­rios y los es­pe­cia­lis­tas.

Te­nien­do en cuen­ta la si­tua­ción de co­ber­tu­ra, la ne­ce­si­dad de aten­der a los do­cen­tes con so­bre­car­ga y los plan­tea­mien­tos realizados, se apli­có —pri­me­ro de ma­ne­ra ex­pe­ri­men­tal en La Ha­ba­na— un pa­go adi­cio­nal que fa­vo­re­ce a los maes­tros fren­te a las au­las, que in­clu­ye a los ins­truc­to­res de ar­te, bi­blio­te­ca­rias y au­xi­lia­res pe­da­gó­gi­cas, al am­pa­ro de la Re­so­lu­ción 31/2016, que es­ta­ble­ce el pro­ce­di­mien­to pa­ra efec­tuar di­cha re­tri­bu­ción.

Se con­si­de­ra so­bre­car­ga cuan­do el pro­fe­sor im­par­te más pro­gra­mas de los es­ta­ble­ci­dos (tres), lec­cio­nes a di­fe­ren­tes ni­ve­les edu­ca­ti­vos o ex­ce­de las ho­ras/cla­ses se­ma­na­les, a par­tir de lo nor­ma­do en la Re­so­lu­ción 86 del 2012, tam­bién cuan­do atien­de un ma­yor nú­me­ro de ni­ños o es­tu­dian­tes.

Se­gún los re­sul­ta­dos, di­cho ex­pe­ri­men­to en enero del pre­sen­te año se ex­ten­dió al res­to del país e in­clu­yó a to­dos los do­cen­tes con con­tra­to in­de­ter­mi­na­do y de­ter­mi­na­do a tiem­po com­ple­to, am­pa­ra­do en la Re­so­lu­ción 249/2016 que ac­tua­li­za es­te pro­ce­di­mien­to, y se in­tro­du­je­ron al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes que fue­ron pro­pues­tas por los maes­tros, aco­gi­dos en una pri­me­ra eta­pa.

Has­ta la fe­cha se han be­ne­fi­cia­do más de 19 mil edu­ca­do­res con so­bre­car­ga en la la­bor edu­ca­ti­va. Es­te pa­go adi­cio­nal no cons­ti­tu­ye un aumento de sa­la­rio, sino que tie­ne su fuen­te de fi­nan­cia­mien­to en el pro­pio pre­su­pues­to anual pla­ni­fi­ca­do en ca­da en­ti­dad, que no se eje­cu­ta por di­ver­sos mo­ti­vos, en­tre ellos plan­ti­llas in­com­ple­tas, au­sen­cias es­po­rá­di­cas o in­ter­mi­ten­tes, li­cen­cias sin suel­do, cer­ti­fi­ca­dos mé­di­cos u otras ra­zo­nes de inac­ti­vi­dad.

Un ele­men­to esen­cial a con­si­de­rar es que en la me­di­da que se com­ple­te el per­so­nal do­cen­te en las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas irá dis­mi­nu­yen­do la apli­ca­ción de es­ta al­ter­na­ti­va, pues una fuen­te im­por­tan­te son las es­cue­las pe­da­gó­gi­cas (ya su­man 24 en to­do el país), las cua­les apor­tan do­cen­tes pa­ra los ni­ve­les de la pri­me­ra in­fan­cia, pri­ma­ria y edu­ca­ción es­pe­cial.

La apli­ca­ción de es­ta po­lí­ti­ca lle­va im­plí­ci­to una al­ta cuo­ta de com­pro­mi­so, se­rie­dad, con­trol y con­so­li­da­ción de las ac­cio­nes desa­rro­lla­das con el ob­je­ti­vo de cum­plir lo es­ta­ble­ci­do en ca­da re­gu­la­ción, nor­ma o re­so­lu­ción, ade­más de la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual.

El ape­go a la le­ga­li­dad es­cla­re­ce el ca­mino a re­co­rrer pa­ra aten­der a do­cen­tes y a tra­ba­ja­do­res de for­ma ge­ne­ral, enal­te­cer su la­bor pa­ra que pro­mue­van y gra­dúen la vir­tud y el sa­ber en sus dis­cí­pu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.