Be­ne­fi­cio de dos

Trabajadores - - ECONOMÍA - Ma­ri­bel Vázquez Lo­zano*

Si la em­pre­sa es­ta­tal cons­ti­tu­ye el es­la­bón fun­da­men­tal de la eco­no­mía, de ahí la im­por­tan­cia de lo­grar su efi­cien­cia en com­pa­ra­ción con otras for­mas de pro­pie­dad, los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les que in­te­gran el sis­te­ma em­pre­sa­rial del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción (MINED) de­ben pres­tar­le es­me­ra­da aten­ción, te­nien­do en cuen­ta que es sos­tén y ba­se de la es­cue­la cu­ba­na.

El MINED cuen­ta con 19 em­pre­sas, de las cua­les 13 es­tán su­bor­di­na­das al gru­po em­pre­sa­rial de es­te or­ga­nis­mo y el res­to per­te­ne­cen a los con­se­jos de la ad­mi­nis­tra­ción de los te­rri­to­rios. To­das es­tán aco­gi­das al sis­te­ma de pa­go por re­sul­ta­dos y a des­ta­jo.

Al cie­rre de ca­da pe­río­do, los aná­li­sis se­ña­lan que no hay de­te­rio­ro en los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos. Por ejem­plo, has­ta el mes de abril las ven­tas ne­tas se com­por­ta­ron al 119 %, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo al 120 %, el va­lor agre­ga­do bru­to al 118 %, y el sa­la­rio me­dio men­sual al 111 por cien­to. Sin em­bar­go, el gas­to de sa­la­rio por el va­lor agre­ga­do bru­to (GS x VAB) ce­rró al 92 por cien­to.

Es­to evi­den­cia que aún hay re­ser­vas; es de­cir cre­ce la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y los re­sul­ta­dos no se re­fle­jan en lo que ca­da cual de­ven­ga. Por ello re­sul­ta im­pres­cin­di­ble efec­tuar aná­li­sis pro­fun­dos, de ma­ne­ra par­ti­cu­lar en las asam­bleas de afi­lia­dos, con el pro­pó­si­to de com­pro­me­ter a los tra­ba­ja­do­res con el cum­pli­mien­to de los pla­nes pre­vis­tos, siem­pre y cuan­do las con­di­cio­nes lo per­mi­tan.

El Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción, la Cien­cia y el De­por­te (SNTECD) pres­ta es­pe­cial aten­ción al com­por­ta­mien­to de los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos, de ahí que di­se­ñó e im­ple­men­tó un sis­te­ma de tra­ba­jo, el cual per­mi­te dar se­gui­mien­to a las em­pre­sas que al cie­rre de ca­da pe­río­do con­clu­yen con pér­di­das.

Es­te con­sis­te en la par­ti­ci­pa­ción de los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les —en to­dos los ni­ve­les—, ade­más de las asam­bleas de afi­lia­dos, en los con­se­jos eco­nó­mi­cos y de di­rec­ción, así co­mo sos­te­ner in­ter­cam­bios con los tra­ba­ja­do­res en las di­fe­ren­tes áreas de pro­duc­ción y ser­vi­cios pa­ra co­no­cer las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes y el ni­vel de sa­tis­fac­ción, a par­tir de la im­ple­men­ta­ción de la Re­so­lu­ción 6/2016 del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial so­bre las for­mas y los sis­te­mas de pa­go y el im­pac­to en el sa­la­rio.

Nues­tros di­ri­gen­tes en la ba­se de­ben ser exi­gen­tes en ca­da co­lec­ti­vo pa­ra cum­plir lo re­gu­la­do en re­la­ción con la for­ma de pa­go por ren­di­mien­to. Re­sul­ta esen­cial efec­tuar un es­tu­dio pro­fun­do de la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo que nos per­mi­ta con ob­je­ti­vi­dad ha­cer un uso ra­cio­nal de la fuer­za la­bo­ral.

De igual ma­ne­ra, de­be­mos ve­lar por el cum­pli­mien­to del prin­ci­pio de dis­tri­bu­ción so­cia­lis­ta, es de­cir, que los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo se re­fle­jen en el sa­la­rio, al­go que no se lo­gra en su to­ta­li­dad.

Hoy es un im­pe­ra­ti­vo in­ci­dir en el per­fec­cio­na­mien­to de los re­gla­men­tos de los sis­te­mas de pa­go. En el pro­ce­so po­lí­ti­co —que se efec­túa ca­da año— de pre­sen­ta­ción e in­for­ma­ción del plan y el pre­su­pues­to no siem­pre es­tos se dis­cu­ten con los tra­ba­ja­do­res, asun­to que el sin­di­ca­to de­be se­guir muy de cer­ca.

El sis­te­ma em­pre­sa­rial del MINED re­pre­sen­ta un im­pres­cin­di­ble sos­tén pa­ra la es­cue­la cu­ba­na. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.