In­no­var con bue­nos oí­dos

Trabajadores - - NACIONALES -

“Son las en­car­ga­das de ela­bo­rar la pa­ne­te­la del biz­co­cho o spon­ge rusk”, re­cor­dó José Fe­li­pe, quien en com­pa­ñía de su co­le­ga Mar­ce­lo Delgado se dio a la ta­rea de cha­pis­tear­las, pa­ra lo cual usa­ron cha­pas me­tá­li­cas exis­ten­tes en nues­tra fá­bri­ca e in­tro­du­je­ron me­jo­ras pa­ra hu­ma­ni­zar el tra­ba­jo del obre­ro cuan­do ac­cio­na el ele­va­dor que po­seen.

“El va­lor de ca­da una de ellas os­ci­la en­tre 15 mil y 20 mil dó­la­res. Uti­li­za­mos so­la­men­te 40 ho­ras de tra­ba­jo y tu­vo un cos­to de unos 300 pe­sos. No es so­lo traer­la del ex­te­rior, sino el tiem­po que tar­da­ría en lle­gar al país”, aña­dió.

A par­tir de su ex­pe­rien­cia co­mo me­cá­ni­co dos dé­ca­das en el co­lec­ti­vo, José Fe­li­pe ha po­le­mi­za­do al su­ge­rir lle­var a la prác­ti­ca una ini­cia­ti­va de ca­rác­ter tec­no­ló­gi­co. “Du­ran­te mu­chos años —co­men­tó— abun­dó el cri­te­rio de no pres­cin­dir del va­por de las cal­de­ras en de­ter­mi­na­dos pro­ce­sos.

“¿Por qué no pue­do apli­car la elec­tri­ci­dad?”, les plan­tea­ba a los es­pe­cia­lis­tas, y a tra­vés de in­no­va­cio­nes de­mos­tró que era po­si­ble em­plear la ener­gía eléc­tri­ca en los tan­ques don­de se de­rri­ten la man­te­ca de ca­cao (u otra que la sus­ti­tu­ya) y el li­cor.

“Mo­di­fi­qué los re­lo­jes pa­ra me­dir la tem­pe­ra­tu­ra y lle­var­la a 60 gra­dos cen­tí­gra­dos. En una jor­na­da de ocho ho­ras hay un con­su­mo de 12 ki­lo­watt-ho­ra, mien­tras que con el uso del va­por era ne­ce­sa­rio em­plear en la cal­de­ra 180 li­tros de com­bus­ti­ble dié­sel pa­ra rea­li­zar la mis­ma fun­ción en igual tiem­po de la­bor”.

Re­co­no­ce la con­tri­bu­ción que en di­sí­mi­les mo­men­tos re­ci­be de los ope­ra­rios al pie de las má­qui­nas “por­que te apo­yan a la ho­ra de vi­sua­li­zar me­jor el pro­ble­ma”. Tam­bién pon­de­ra el sus­ten­to de otros cen­tros, co­mo la fá­bri­ca Ge­rar­do Abreu Fon­tán (La Es­tre­lla) y la Em­pre­sa de Man­te­ni­mien­to a Cen­tra­les Eléc­tri­cas (Em­ce), don­de die­ron so­lu­ción al tra­ta­mien­to tér­mi­co que re­que­ría el pi­ñón de la ca­ja re­duc­to­ra del molino de ba­li­nes que tri­tu­ra las par­tí­cu­las de azú­car y otros in­gre­dien­tes.

Ins­ta­la­da des­de 1963 en la re­mo­de­la­da man­sión del due­ño del otro­ra in­ge­nio azu­ca­re­ro To­le­do, la fá­bri­ca Gua­má pro­du­ce un va­ria­do es­pec­tro de con­fi­tu­ras fun­da­men­tal­men­te de cho­co­la­te.

Yu­dith Té­llez Nú­ñez, es­pe­cia­lis­ta del área de ca­li­dad, se re­fi­rió a la in­cor­po­ra­ción de nue­vos pro­duc­tos pa­ra re­du­cir los cos­tos a par­tir de re­cur­sos que se ha­llan en el país co­mo re­sul­ta­do de la la­bor de los aniris­tas, cu­yos tra­ba­jos han es­ta­do pre­sen­tes en los even­tos or­ga­ni­za­dos por el Mo­vi­mien­to del Fó­rum de Cien­cia y Téc­ni­ca.

Pro­yec­ta­mos —apun­tó— res­ca­tar la am­plia gama de sa­bo­res que ca­rac­te­ri­zó a nues­tra fá­bri­ca, que ate­so­ra am­plia cul­tu­ra del cho­co­la­te.

Al pie de una de las ba­ti­do­ras re­cu­pe­ra­das José Fe­li­pe Ro­drí­guez Águi­la sub­ra­ya la im­por­tan­cia de “pre­ver an­tes de que ocu­rra una ave­ría”. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.