Otro re­ta­blo he­re­je o mi dios qué be­llos éra­mos

Trabajadores - - CULTURA - Pe­ro Pé­glez Gon­zá­lez

Cuan­do se ha­ble de las in­nu­me­ra­bles pá­gi­nas en que la poe­sía del mun­do ha re­tra­ta­do al ser hu­mano an­te la tre­men­da dis­yun­ti­va vi­da/muer­te, ha­brá que de­jar asien­to re­ser­va­do pa­ra el sen­ci­llo y hon­do poe­ma Los ami­gos, de Juan Gel­man:

ji­ri wol­ker at­ti­la jós­zef yo / se­ría­mos tres ami­gos per­fec­tos (…) los tres nos íba­mos por ahí a re­co­rrer paí­ses y mu­je­res (…) ji­ri ca­yó en un hos­pi­tal / jós­zef se ti­ró ba­jo un tren / mi dios qué be­llos éra­mos / sil­ban­do fi­nal­men­te

En su tiem­po fue un en­con­tro­na­zo lo que se die­ron mis ojos de lec­tor ju­ve­nil y apren­diz de ca­si to­do. Me es­tre­me­ció el ha­llaz­go, la cer­ti­dum­bre de la be­lle­za ocul­ta en el te­rri­ble ges­to de quien op­ta por no se­guir en el mun­do de sus se­me­jan­tes. Qui­zá ese so­bre­sal­to, aga­za­pa­do por años, me lle­vó a es­cri­bir un día: Her­mo­sos los sui­ci­das / que se qui­tan el al­ma. (Tri­bu­la­cio­nes del ar­ca, Edi­cio­nes Lu­mi­na­ria, San­cti Spí­ri­tus, 2002).

Acar­to­na­das co­mo he­mos si­do las per­so­nas du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, la asun­ción del re­co­no­ci­mien­to de una ra­ra her­mo­su­ra en la tra­ge­dia in­di­vi­dua­li­za­da ha si­do pun­to menos que ries­go­sa de ser con­si­de­ra­da tri­bu­ta­ria a ma­ni­co­mio, o pro­cli­ve a al­guno de los ade­ma­nes fa­ta­les a los cua­les esa asi­mi­la­ción con­ce­de va­lor exis­ten­cial, y por en­de, res­pe­to. Tal es el ca­so de la oje­ri­za a te­mas “po­co bo­ni­tos” co­mo el de los se­res que se pri­van de la exis­ten­cia, y de otros (los lo­cos, los des­te­rra­dos, los co­bar­des), que la poe­sía en dé­ci­mas, in­clui­da una zo­na de la re­co­no­ci­da con­tem­po­rá­nea­men­te con el Premio Cu­ca­lam­bé, ha ve­ni­do a es­cu­dri­ñar, pa­ra be­ne­fi­cio de una po­si­ble me­jor con­vi­ven­cia, a par­tir de un me­jor en­ten­di­mien­to hu­mano.

En esa lí­nea de em­pe­ños so­cio­es­té­ti­cos se ins­cri­be Ex­tra­ños ri­tos del al­ma (An­to­lo­gía de vo­ces en la nie­bla), de Ju­nior Fer­nán­dez Gue­rra, que me­re­ció en el 2015 el re­fe­ri­do lau­ro, el más al­to en la dé­ci­ma es­cri­ta cu­ba­na e ibe­roa­me­ri­ca­na.

La poe­sía, ya se sa­be, no ex­pli­ca, sino in­da­ga. Ex­pli­can las cien­cias, y ya han ve­ni­do ellas, y ven­drán, a exa­mi­nar a la luz de las ra­zo­nes lo con­cer­nien­te a es­tas de­ci­sio­nes de un ser que se au­to­rre­co­no­ce en si­tua­ción lí­mi­te, y de la cual no en­cuen­tra otra sa­li­da que la es­ca­pa­da.

De lo que se tra­ta aquí, en cam­bio, es de hur­gar, des­de el uni­ver­so de la pa­la­bra ar­tís­ti­ca (ya se sa­be tam­bién que la poe­sía es una/otra reali­dad, más allá de la que co­no­ce el mun­do del ra­cio­ci­nio), en los re­sor­tes más re­cón­di­tos de es­tos pro­ce­de­res que des­te­llan y es­tre­me­cen a un tiem­po por la tre­me­bun­da ac­ti­tud de re­nun­cia a lo más pre­cia­do del ser hu­mano, an­te la (su) im­po­si­bi­li­dad de ha­llar otro rum­bo ha­cia la po­si­ble sal­va­ción.

De la fre­cuen­te prein­dis­po­si­ción afec­ti­va ha­cia los in­jus­ta­men­te des­me­re­ci­dos, que an­tes re­fe­rí, es­te au­tor tra­ta de cu­rar en sa­lud su poe­ma­rio, con una ad­ver­ten­cia des­de los pri­me­ros ver­sos del vo­lu­men: (en es­te pun­to el lec­tor / de­be ig­no­rar el va­lor / de emi­tir una sen­ten­cia).

Lo que si­gue es un re­ta­blo de ex­plo­ra­cio­nes den­tro de las cir­cuns­tan­cias exis­ten­cia­les de 21 crea­do­res que se au­to­in­fli­gie­ron la des­apa­ri­ción del mun­do fí­si­co en que vi­vían, los cua­les han si­do agru­pa­dos por el au­tor en tres sec­cio­nes epo­ca­les bien di­fe­ren­cia­das, lo que ha­bla de una apues­ta es­té­ti­co-or­ga­ni­za­ti­va que ope­ra en fa­vor de la ar­qui­tec­tu­ra de ese re­cin­to es­pi­ri­tual que ha de ser to­do li­bro de poe­mas.

Otro asun­to es la ca­pa­ci­dad “me­ta­mor­fo­sea­do­ra” de Ju­nior: la asun­ción de ca­da una de es­tas fi­gu­ras co­mo su­je­to lí­ri­co, a más de re­ve­lar una pa­cien­te y sen­si­ble bús­que­da en los en­tre­si­jos tor­tuo­sos de sus res­pec­ti­vas vi­das, de­la­ta la ha­bi­li­dad de quien es­cri­be pa­ra desen­vol­ver­se en lo que ha da­do en lla­mar­se jue­go de más­ca­ras.

Ju­nior en­tra a ese jue­go, asu­me sus no po­cos ries­gos, y sa­le de es­tos de­co­ro­sa­men­te, con un con­jun­to ar­mó­ni­co den­tro de sus aplau­di­bles va­ria­cio­nes, una den­si­dad tró­pi­ca que eva­de las a ve­ces ten­ta­do­ras es­tri­den­cias —a sa­ber, lo tur­bio de la ma­te­ria pri­ma poé­ti­ca que mo­de­la con sus ma­nos es su­ma­men­te con­ta­mi­nan­te—, y un em­pleo pro­fu­so de pa­ra­tex­tos que po­si­bi­li­ta dos lec­tu­ras en pa­ra­le­lo: por una par­te en­ci­ma de la su­per­fi­cie vi­tal de ca­da ser que se nos pre­sen­ta; por otra, en fran­ca in­mer­sión ha­cia lo más sub­te­rrá­neo de esas vi­das.

El sal­do pue­de ser —mu­chas co­sas “pue­den ser”, ya se sa­be tam­bién, tras la lec­tu­ra de un li­bro de poe­sía— una sub­se­cuen­te ac­ti­tud, a fa­vor de quien lee, más fle­xi­ble, y por tan­to más hu­ma­na, ha­cia “el otro”, que an­tes se en­fo­ca­ba con des­co­lo­ca­da pre­te­ri­ción.

Ha­brá ga­na­do Ju­nior, y la poe­sía, y en par­ti­cu­lar la poe­sía en dé­ci­mas, y el ser hu­mano en ge­ne­ral, si al vol­tear es­tas pá­gi­nas al­guien ha per­ci­bi­do o acep­ta­do, con otra cal­ma al menos, y me­jor si con aca­ta­mien­to e in­dul­gen­cia, qué pu­die­ra en un al­ma su­ce­der —pa­ra de­cir­lo con la in­cóg­ni­ta que el au­tor asu­me co­mo Al­fon­si­na Stor­ni— si Dios vie­ne en ca­mino y se de­mo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.