Acer­vo cul­tu­ral de la na­ción

Trabajadores - - CULTURA -

En la no­che de ayer cul­mi­nó una de las tra­di­cio­nes más an­ti­guas de la ca­pi­tal: el Car­na­val de La Ha­ba­na. En es­ta oca­sión el pú­bli­co pu­do dis­fru­tar de 14 ca­rro­zas y 18 com­par­sas, en­tre las que so­bre­sa­lie­ron La Jar­di­ne­ra, El Ala­crán, Las Bo­lle­ras, la per­te­ne­cien­te a la Fe­de­ra­ción Es­tu­dian­til Uni­ver­si­ta­ria, ade­más de Los Gua­ra­che­ros de Re­gla y Los Ca­ba­lle­ros del Rit­mo.

Cier­to es que exis­ten di­sí­mi­les as­pec­tos a me­jo­rar en cuan­to a con­cep­ción y for­mas de rea­li­zar un es­pec­tácu­lo. Ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res con­fir­man, con la si­guien­te fra­se, su de­te­rio­ro: “Si hu­bie­ras vis­to los de mi tiem­po”. La bue­na no­ti­cia es que hay ta­len­to y ga­nas de ha­cer —lo más im­por­tan­te y lo fun­da­men­tal pa­ra el cam­bio—. Sin em­bar­go, a pe­sar de los desa­cier­tos, so­bre to­do de la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de re­di­se­ñar los fes­te­jos populares, te­nien­do en cuen­ta la ca­da vez menos lu­ci­dez de es­tos, no se pue­de ne­gar la pre­sen­cia, du­ran­te los días de ce­le­bra­ción, de un ai­re dis­tin­to en tiem­pos de car­na­val. Al rit­mo de rum­bas, ser­pen­ti­nas, con­gas y pe­ga­jo­sos es­tri­bi­llos se fun­den ros­tros di­fe­ren­tes, ale­grías co­mu­nes...

Es­te acer­vo de es­pi­ri­tua­li­da­des, cu­yo es­pec­tro cul­tu­ral com­pren­de va­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, ha de­ja­do su huella en la literatura y las ar­tes plás­ti­cas. Fi­gu­ras co­mo Emilio Roig de Leuch­sen­ring, Fer­nan­do Ortiz, Ma­nuel Már­quez Ster­ling, Enrique Coll y otros in­te­lec­tua­les re­crea­ron es­ce­nas del car­na­val du­ran­te el pri­mer cuar­to del siglo XX. Sig­ni­fi­ca­ti­vas tam­bién fue­ron las crea­cio­nes de los pin­to­res Eduar­do Abe­la, Al­ber­to Pe­ña y Fi­de­lio Pon­ce, quie­nes, des­de el lien­zo o el di­bu­jo, re­pre­sen­ta­ron uno de los pi­la­res iden­ti­ta­rios de nues­tra na­ción.

En sus ini­cios cons­ti­tu­yó un gri­to de li­ber­tad, de arrai­go, en un país que bus­ca­ba re­afir­mar su idio­sin­cra­sia a tra­vés de los tam­bo­res, el bai­le y la mú­si­ca. Es apre­cia­ble en los jol­go­rios la re­mem­bran­za de mi­tos y le­yen­das, las cua­les año tras año re­sur­gen en el mí­ti­co ma­le­cón ha­ba­ne­ro. | Elai­ne Ca­ba­lle­ro

Los fes­te­jos se hi­cie­ron ex­ten­si­vos a ocho mu­ni­ci­pios de la ca­pi­tal. | fo­to: To­ma­da de Cu­ba­de­ba­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.