Cla­ve­lo si­gue te­nien­do su­da­da la ca­mi­sa

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Lour­des Rey Vei­tía

La vi­da le cer­ce­nó la me­mo­ria, pe­ro le de­jó res­qui­cios por don­de se vis­lum­bra­ba la huella de quien fue. Así lo re­cuer­do, ya ca­si sin lu­ci­dez, pe­ro re­me­mo­ran­do sus días de gloria y par­ti­cu­lar­men­te di­cién­do­me que aún te­nía la ca­mi­sa su­da­da.

Ramón Cla­ve­lo Ca­bre­ra, hom­bre del ta­ma­ño de los gi­gan­tes no so­lo por su es­ta­tu­ra sino por su en­tre­ga, fa­lle­ció en Vi­lla Cla­ra. Siem­pre me re­la­cio­nó, aun en me­dio de su an­cia­ni­dad, con aque­lla cró­ni­ca que le es­cri­bí cuan­do le otor­ga­ron (2001), el Tí­tu­lo de Hé­roe del Tra­ba­jo de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, en la que lo ca­rac­te­ri­zo co­mo hom­bre que es­ta­ba de sol a sol jun­to al ca­ña­ve­ral trans­pi­ran­do su pro­pia hu­me­dad.

De­cía que a la ac­ción mam­bi­sa del 95 ha­bía que igua­lar­se, por eso cuan­do de­ci­dió crear la bri­ga­da ca­ñe­ra que co­man­dó la lla­mó Ba­ta­lla de Mal Tiem­po, en ho­nor a la ac­ción mam­bi­sa y con­vir­tió en guerrera a su tro­pa, per­te­ne­cien­te al Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res del Co­mer­cio, la Gas­tro­no­mía y los Ser­vi­cios.

Otra vez el ma­che­te se­ría el ins­tru­men­to pa­ra lim­piar la es­pe­su­ra de los cam­pos, in­clu­so de ma­ra­bú, y des­per­tar las ma­dru­ga­das… Así el co­lec­ti­vo se eri­gió co­mo uno de los más des­ta­ca­dos e in­sig­nes del país, millonario du­ran­te va­rias dé­ca­das.

Fue un hom­bre de in­te­li­gen­cia na­tu­ral, cu­bano ín­te­gro, de los que te­nía el re­frán exac­to pa­ra ca­da oca­sión, de los que lo­gra­ba ha­cer una ja­ra­na an­te las más in­có­mo­das e in­sos­pe­cha­das si­tua­cio­nes, de los que en­con­tró siem­pre en las di­fi­cul­ta­des la po­si­bi­li­dad de em­pi­nar­se pe­ro siem­pre su­dan­do la ca­mi­sa.

Cla­ve­lo no se ha ido, que­da­rá eter­na­men­te en­tre quie­nes le han que­ri­do y ad­mi­ra­do, y su son­ri­sa fran­ca se­rá es­tí­mu­lo pa­ra no de­jar que se se­que su ca­mi­sa, esa sin du­da aún hue­le a yer­ba ver­de, gua­ra­po fres­co y ca­ña lle­ga­da al bas­cu­la­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.