La maes­tría de Re­na­to

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Ga­bino Man­gue­la Díaz

A ma­nos lle­nas en­tre­gó maes­tría, no la que se ofre­ce a tra­vés de un pi­za­rrón o un li­bro de texto —que de se­gu­ro tam­bién la pu­do brin­dar— sino la que sin mu­cho es­fuer­zo po­día­mos apre­ciar en ca­da uno de sus ac­tos, ya fue­ra pa­ra ex­pli­car al­gu­na de sus tan­tas ideas pe­rio­dís­ti­cas, pa­ra ad­ver­tir cla­ra­men­te una cua­li­dad qui­zás ocul­ta de un can­tan­te fa­mo­so o pa­ra en­se­ñar­nos su úl­ti­ma hu­mo­ra­da.

Con de­sen­fa­do in­cur­sio­nó en los más di­sí­mi­les te­mas, ya fue­ra an­te las cá­ma­ras de la te­le­vi­sión o los mi­cró­fo­nos de la ra­dio, cuan­do es­cri­bía pa­ra la edición im­pre­sa de

o sim­ple­men­te, cuan­do de­ja­ba su im­pron­ta en me­dio de un de­ba­te en­tre co­le­gas o ami­gos, más allá del ran­go de al­guno de los par­ti­ci­pan­tes.

Pa­re­ció te­ner siem­pre el re­cur­so exac­to pa­ra con­ven­cer, aun­que a de­cir ver­dad, su fór­mu­la pa­ra sa­lir ai­ro­so es­tri­ba­ba en acu­dir cons­tan­te­men­te a su muy di­ver­so y só­li­do co­no­ci­mien­to de per­so­nas y co­sas, a su gran ex­pe­rien­cia vi­tal, a su ca­si pro­ver­bial re­fle­xi­vi­dad, y al ate­ner­se in­va­ria­ble­men­te a una ver­dad cam­pe­si­na na­ci­da de en­tre los ca­ña­ve­ra­les de su na­tal Mo­rón.

De allí, de su cam­po, par­tió un día pa­ra abrir­se pa­so en una ca­pi­tal que pa­ra ese en­ton­ces —eran los días ini­cia­les de los pa­sa­dos años 60— ya mu­cho ofre­cía a los jó­ve­nes. Y él pre­fi­rió ve­ri­cue­tos co­mo el de la quí­mi­ca ana­lí­ti­ca, al­go ex­tra­ño a su pos­te­rior sem­blan­te, pe­ro que fe­liz­men­te pron­to desechó, pa­ra “no en­tro­me­ter­se” —son sus pa­la­bras pro­pias— en aque­llo que po­día re­sul­tar­le ajeno.

Por suer­te pa­ra to­dos, siem­pre lo­gró apar­tar de su ca­mino en es­te a ve­ces in­có­mo­do

Tra­ba­ja­do­res,

cam­po pro­fe­sio­nal, in­com­pren­sio­nes y obs­tácu­los que qui­zás a otros hu­bie­ran li­te­ral­men­te aplas­ta­do: a él ta­les es­tor­bos —que por mu­cho tiem­po le acom­pa­ña­ron— pa­re­cían em­pi­nar­lo más allá de las ba­rre­ras que, quié­ra­se o no, la me­dio­cri­dad pro­di­ga, y a ve­ces la mez­quin­dad im­po­ne.

Co­mo me­jo­res mo­men­tos nun­ca ol­vi­dó su queha­cer en An­go­la y su obli­ga­da pre­sen­cia en una Me­sa Re­don­da que exi­gía la ma­yor pre­pa­ra­ción y pres­tan­cia; pe­ro don­de más bri­lló —y creo no equi­vo­car­me— fue con su fiel com­pa­ñía a un mo­vi­mien­to sin­di­cal cu­bano que se em­pi­na­ba en la tri­bu­na de los par­la­men­tos obre­ros. Al ini­ciar mi bre­gar en

ya Re­na­to go­za­ba de una bien ga­na­da fa­ma des­de la fun­da­ción de nues­tro pe­rió­di­co, y la pri­me­ra im­pre­sión que de él re­cuer­do fue la que a diario ofre­cían los obre­ros del ta­ller de li­no­ti­pos: “¡Qué ma­ra­vi­lla los ori­gi­na­les de Re­na­to! ¡Lle­gan sin un so­lo arre­glo, lim­pie­ci­tos!”

Cla­ro, él sí les ha­bía he­cho mu­chos arre­glos, pe­ro

Tra­ba­ja­do­res,

to­dos fren­te a su má­qui­na de es­cri­bir, mien­tras re­dac­ta­ba, por­que una vez ter­mi­na­da, di­fí­cil­men­te su cuar­ti­lla re­que­ría al­gu­na ta­cha­du­ra.

Un día le vi­mos ale­jar­se de en­co­mios y pla­ce­res, y creí­mos que se ju­bi­la­ba, en­tre otras co­sas, pa­ra fu­mar a su gus­to y no es­cu­char las dia­tri­bas de sus com­pa­ñe­ros de la­bor; pe­ro le­jos es­tá­ba­mos de la ver­dad: él y la Ma­ga —su otro él— de­ci­die­ron que su tiem­po to­do se­ría al cui­da­do ili­mi­ta­do de la ma­dre ca­si cen­te­na­ria.

La úl­ti­ma vez que nos vi­mos fue ha­ce so­lo unos días, du­ran­te el ho­me­na­je que ofre­ció la fa­mi­lia pe­rio­dís­ti­ca a otro com­pa­ñe­ro la­men­ta­ble­men­te fa­lle­ci­do. ¿Quién po­dría ima­gi­nar que no cum­pli­ría­mos los com­pro­mi­sos re­le­ga­dos tan­tas ve­ces y rehe­chos en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes? Co­mo siem­pre, pa­re­cía lleno de vi­da.

Su úl­ti­ma lec­ción —¿así era su hu­mor?— fue la de mos­trar­nos el pa­sa­do vier­nes la me­jor ma­ne­ra de ir de la vi­da a la muer­te. El si­len­cio. La cal­ma. Él dor­mía, no des­per­tó.

Qui­zás la úl­ti­ma fo­to en vi­da de Re­na­to. Du­ran­te el ho­me­na­je que la fa­mi­lia pe­rio­dís­ti­ca brin­dó ha­ce tam­bién unos po­cos días a su fa­lle­ci­do pre­si­den­te Antonio Mol­tó. | fo­to: Oíl­da Mon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.