Lla­ma­mien­to a nues­tro com­ba­ti­vo pue­blo

Trabajadores - - PORTADA - Raúl Cas­tro Ruz

El hu­ra­cán Ir­ma, con su fuer­za des­truc­to­ra, arre­me­tió con­tra nues­tra Is­la por más de 72 ho­ras, des­de la ma­ña­na del 8 de sep­tiem­bre has­ta la tar­de de es­te do­min­go. Con vien­tos que so­bre­pa­sa­ron en oca­sio­nes los 250 ki­ló­me­tros por ho­ra, re­co­rrió el nor­te del país des­de Ba­ra­coa, cas­ti­ga­da tam­bién por otro fe­nó­meno de es­te ti­po ha­ce ca­si un año, has­ta las in­me­dia­cio­nes de Cár­de­nas. Sin em­bar­go, por la in­men­si­dad de su ta­ma­ño prác­ti­ca­men­te nin­gún te­rri­to­rio se li­bró de sus efec­tos.

Ca­li­fi­ca­do por los expertos co­mo el ma­yor hu­ra­cán for­ma­do en el Atlán­ti­co, es­te fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co cau­só se­ve­ros da­ños al país, los cua­les, jus­ta­men­te por su en­ver­ga­du­ra, aún no se han po­di­do cuan­ti­fi­car. Una mi­ra­da pre­li­mi­nar evi­den­cia afec­ta­cio­nes en la vi­vien­da, el sis­te­ma elec­tro­ener­gé­ti­co y la agri­cul­tu­ra.

Ade­más gol­peó al­gu­nos de nues­tros prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos, sin em­bar­go las afec­ta­cio­nes se­rán re­cu­pe­ra­das an­tes del ini­cio de la tem­po­ra­da al­ta. Con­ta­mos pa­ra ello con los re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les re­que­ri­dos, por cons­ti­tuir una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­so de la eco­no­mía na­cio­nal.

Han si­do días du­ros pa­ra nues­tro pue­blo, que en solo po­cas ho­ras ha vis­to co­mo lo cons­trui­do con es­fuer­zo es gol­pea­do por un de­vas­ta­dor hu­ra­cán. Las imá­ge­nes de las úl­ti­mas ho­ras son elo­cuen­tes, co­mo tam­bién lo es el es­pí­ri­tu de re­sis­ten­cia y vic­to­ria de nues­tro pue­blo que re­na­ce con ca­da ad­ver­si­dad.

En es­tas di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias ha pri­ma­do la uni­dad de los cu­ba­nos, la so­li­da­ri­dad en­tre los ve­ci­nos, la dis­ci­pli­na an­te las orien­ta­cio­nes emi­ti­das por el Es­ta­do Ma­yor Na­cio­nal de la De­fen­sa Ci­vil y los Con­se­jos de De­fen­sa a to­dos los ni­ve­les, la pro­fe­sio­na­li­dad de los es­pe­cia­lis­tas del Ins­ti­tu­to de Me­teo­ro­lo­gía, la in­me­dia­tez de nues­tros me­dios de co­mu­ni­ca­ción y sus pe­rio­dis­tas, el apo­yo de las or­ga­ni­za­cio­nes de ma­sas, así co­mo la cohe­sión de los ór­ga­nos de di­rec­ción del Con­se­jo de De­fen­sa Na­cio­nal. Men­ción es­pe­cial pa­ra to­das nues­tras mu­je­res, in­clu­yen­do las di­ri­gen­tes del Par­ti­do y el Go­bierno, que con aplo­mo y ma­du­rez di­ri­gie­ron y en­fren­ta­ron la du­ra si­tua­ción.

Las jor­na­das que se ave­ci­nan se­rán de mu­cho tra­ba­jo, don­de vol­ve­rá a que­dar de­mos­tra­da la for­ta­le­za de los cu­ba­nos y la con­fian­za in­des­truc­ti­ble en su Re­vo­lu­ción. No es tiem­po pa­ra la­men­tar­nos, sino pa­ra vol­ver a cons­truir lo que los vien­tos del hu­ra­cán Ir­ma in­ten­ta­ron des­apa­re­cer.

Con or­ga­ni­za­ción, dis­ci­pli­na y la in­te­gra­ción de to­das nues­tras es­truc­tu­ras, sal­dre­mos ade­lan­te co­mo lo he­mos he­cho en oca­sio­nes anteriores. Na­die se lla­me a en­ga­ño, la ta­rea que te­ne­mos por de­lan­te es in­men­sa, pe­ro con un pue­blo co­mo el nues­tro ga­na­re­mos la ba­ta­lla más im­por­tan­te: la re­cu­pe­ra­ción.

En es­te mo­men­to cru­cial, la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba y la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Agri­cul­to­res Pe­que­ños, jun­to a las de­más or­ga­ni­za­cio­nes de ma­sas, de­be­rán re­do­blar sus es­fuer­zos pa­ra bo­rrar lo más pron­to po­si­ble las se­cue­las de es­te des­truc­ti­vo even­to.

Un prin­ci­pio se man­tie­ne ina­mo­vi­ble: la Re­vo­lu­ción no de­ja­rá a na­die des­am­pa­ra­do y des­de ya se to­man me­di­das pa­ra que nin­gu­na fa­mi­lia cu­ba­na que­de aban­do­na­da a su suer­te.

Co­mo ha si­do cos­tum­bre ca­da vez que un fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co nos gol­pea, son mu­chas las mues­tras de so­li­da­ri­dad re­ci­bi­das des­de to­das par­tes del mun­do. Je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno, or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y ami­gos de los mo­vi­mien­tos de so­li­da­ri­dad han ex­pre-sa­do la vo­lun­tad de ayu­dar­nos, lo que agra­de­ce­mos en nom­bre de los más de on­ce mi­llo­nes de cu­ba­nas y cu­ba­nos.

En­fren­te­mos la re­cu­pe­ra­ción con el ejem­plo del Co­man­dan­te en Je­fe de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, Fi­del Cas­tro Ruz, quien con su per­ma­nen­te fe en la vic­to­ria y fé­rrea vo­lun­tad nos en­se­ñó que no exis­ten im­po­si­bles. En es­tas di­fí­ci­les ho­ras, su le­ga­do nos ha­ce fuer­te y nos une.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.