Solidaridad ca­te­go­ría 5

Trabajadores - - NACIONALES - Al­ber­to Nú­ñez Be­tan­court

Los ejem­plos de solidaridad aso­cia­dos al azo­te del hu­ra­cán Irma to­da­vía se su­ce­den des­pués de 10 días de los pri­me­ros gol­pes del pe­li­gro­so ci­clón por el oriente cu­bano.

En­tre tan­tas mues­tras es­te re­por­te­ro re­cor­da­rá siem­pre aque­llas que le re­sul­ta­ron cer­ca­nas del sin­gu­lar sá­ba­do sin sol del 9 de sep­tiem­bre.

Ese día los ha­bi­tan­tes del ba­rrio de Co­lón, en el mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­lino de Cen­tro Ha­ba­na, vi­vie­ron más in­ten­sos que de cos­tum­bre. La ma­rea bur­ló tem­prano el mu­ro del ma­le­cón y fue to­man­do al­tu­ra con el pa­sar de las ho­ras.

Cer­ca de las tres de la tar­de lle­gó Eduar­do Ar­la a la Es­ta­ción de So­te­rra­do de la Unión Eléc­tri­ca, ubi­ca­da en la ca­lle Blan­co es­qui­na a Co­lón, pa­ra pro­cu­rar la eva­cua­ción de su pa­dre, Jo­sé Ra­fael, de 91 años de edad.

Rá­pi­das ges­tio­nes con el po­li­clí­ni­co más cer­cano ofre­cían re­sul­ta­dos. Ya es­ta­ba lis­ta la am­bu­lan­cia del Sium pe­ro la al­tu­ra del agua pe­ne­tra­da im­pe­día lle­gar has­ta la vi­vien­da de la ca­lle Blan­co mar­ca­da con el No. 69, don­de re­si­de el an­ciano.

Con agi­li­dad res­pon­die­ron Juan Ernesto So­sa Ca­ma­cho y Ra­fael Alejandro Gómez Green, tra­ba­ja­do­res de la men­cio­na­da es­ta­ción eléc­tri­ca. Bas­tó un mi­nu­to pa­ra po­ner a pun­to el mon­ta­car­ga con un ta­blón re­sis­ten­te y si­tuar­lo en la puer­ta de la ca­sa de Jo­sé Ra­fael. Así, y por to­do ese lar­go día, tro­ca­ron sus ofi­cios de ope­ra­rios por el de res­ca­tis­tas.

La ma­nio­bra se hi­zo con ce­le­ri­dad. El pa­cien­te fue tras­la­da­do del mon­ta­car­ga a la am­bu­la­cia, y en es­ta, lle­va­do has­ta el hos­pi­tal Ca­lix­to García, en el que to­da­vía per­ma­ne­ce.

Y no fue ese el úni­co so­co­rro de la jor­na­da. Hu­bo cua­tro más: lo mis­mo ha­cia el po­li­clí­ni­co de Blan­co y Tro­ca­de­ro que a los cen­tros de eva­cua­ción ha­bi­li­ta­dos.

Los fa­mi­lia­res de Jo­sé Ra­fael Ar­la es­tán muy agra­de­ci­dos de la ac­ti­tud de es­tos hom­bres. A Ro­ber­ki, el nie­to, lo abor­da­mos tras la tem­pes­tad: “A ellos (se­ña­la a los res­ca­tis­tas) les de­be­mos la tran­qui­li­dad que sen­ti­mos cuan­do pu­si­mos al abue­lo en lu­gar se­gu­ro”.

“Ese día es­tá­ba­mos mo­vi­li­za­dos des­de tem­prano, pe­ro la la­bor del elec­tri­cis­ta co­mien­za, fun­da­men­tal­men­te, des­pués del pa­so del fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co; mien­tras le brin­da­mos ayu­da a aquel que lo ne­ce­si­tó”, di­je­ron Juan Ernesto y Ra­fael.

Lue­go su­pi­mos que en tan­to eva­cua­ba a uno y otro ne­ce­si­ta­do, la ca­sa de Juan Ernesto, a po­cas cua­dras, en el pro­pio ba­rrio, se anega­ba sin su pre­sen­cia.

—0—

Ocu­rrió en el área co­no­ci­da co­mo los ele­va­dos, pró­xi­mo a la plan­ta eléc­tri­ca de Ta­lla­pie­dra. El con­duc­tor de un vehícu­lo La­da se dis­pu­so a cru­zar la vía fé­rrea, y ahí mis­mo, en ese ins­tan­te, se le rom­pió la es­fé­ri­ca de la rue­da de­re­cha que ya ve­nía avi­san­do que en cual­quier mo­men­to...

Pe­ro “¡ca­ram­ba! Tu­vo que ser es­te día, en es­te lu­gar...” (pen­só el cho­fer), jus­to cuan­do las con­di­cio­nes del tiem­po co­men­za­ban a de­te­rio­rar­se en la ca­pi­tal co­mo con­se­cuen­cia del pa­so de Irma.

En­ton­ces di­jo a su es­po­sa: “Lo pri­me­ro es sa­car­lo de la lí­nea, pe­ro so­lo no pue­do”. Y co­mo si lo es­tu­vie­ran es­cu­chan­do, de otros dos vehícu­los que pa­sa­ban —uno por ca­da la­do— se abrie­ron puer­tas y sa­lie­ron so­li­da­rios co­le­gas pa­ra su­mar tres que le­van­ta­ran el ca­rro y lo ro­da­ran unos me­tros.

Y por si fue­ra po­co uno de los res­ca­tis­tas de oca­sión, al com­pro­bar que la ro­tu­ra era de es­fé­ri­ca, se dio la vuel­ta, fue a su La­da y bus­có una pie­za si­mi­lar, de “me­dio pa­lo” co­mo se di­ce, pe­ro que re­suel­ve, y se la re­ga­ló al cho­fer ave­ria­do”, quien al to­mar­la en sus ma­nos la vio co­mo nue­va.

¡Qué co­sas tie­ne la vi­da! Unos 12 mi­nu­tos des­pués de re­ti­ra­do el ca­rro de la lí­nea del tren, pa­só una lo­co­mo­to­ra en via­je de ru­ti­na.

Fue­ra de pe­li­gro que­da­ba mon­tar la pie­za. Des­de el pri­mer mo­men­to el con­duc­tor ha­bía lla­ma­do a dos ami­gos: Pedro y Ru­dens (me­cá­ni­co), quie­nes rá­pi­da­men­te acu­die­ron al lu­gar con pie­zas, he­rra­mien­tas, y es­pe­cial­men­te dis­po­si­ción.

Un chu­bas­co in­ter­mi­ten­te acom­pa­ña­ba, y las bri­sas anun­cia­ban fuer­tes vien­tos pa­ra la no­che-ma­dru­ga­da. El arre­glo se hi­zo en bre­ve, y con­duc­tor y vehícu­lo pro­si­guie­ron la mar­cha.

Es­tos dos epi­so­dios de solidaridad, en­tre mu­chos, cla­si­fi­can co­mo ca­te­go­ría 5, má­xi­ma en una en­ten­di­da es­ca­la de hu­ma­nis­mo pa­ra tiem­pos de ci­clo­nes que los cu­ba­nos y cu­ba­nas co­no­ce­mos muy bien.

| fo­to: Ot­ma­ro Rodríguez

Mo­men­to del tras­la­do del an­ciano Jo­sé Ra­fael.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.