De­vol­ver la vi­ta­li­dad a la agri­cul­tu­ra

Trabajadores - - NACIONALES - | Ana Mar­ga­ri­ta González | fo­tos: Agus­tín Bo­rre­go To­rres

“Aho­ra hay que en­re­dar­se a tra­ba­jar de ver­dad, sin mie­do. Al­gu­nos se asus­tan y quie­ren eli­mi­nar las plan­ta­cio­nes da­ña­das pa­ra vol­ver a sem­brar, pe­ro ya es­toy acos­tum­bra­do a los ci­clo­nes, y esos hi­ji­tos que que­dan en el pla­ta­nal, bien cui­da­dos, dan sus fru­tos den­tro de nue­ve o 10 me­ses co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da”.

Con ese op­ti­mis­mo, “ca­bal­gan­do” so­bre su trac­tor que da­ba sal­tos en­tre los des­ni­ve­les del te­rreno y el agua que aún per­ma­ne­cía so­bre el ca­mino, Ra­món Mar­tí­nez, pro­pie­ta­rio de la fin­ca El Ga­vino, de la coope­ra­ti­va de cré­di­tos y ser­vi­cios Már­ti­res de Bar­ba­dos, de Qui­vi­cán, mos­tró los da­ños que Irma pro­vo­có en los sem­bra­díos.

“El hu­ra­cán es­ta­ba le­jos, pe­ro los vien­tos eran vio­len­tos, la llu­via in­ten­sa, y el plá­tano, que es una plan­ta po­co re­sis­ten­te, fue muy afec­ta­do. Tum­bó un po­qui­to de ca­fé y de gua­ya­ba, aun­que ha­bía­mos co­se­cha­do an­tes; que­dan in­tac­tos ma­lan­ga, bo­nia­to y yu­ca que es­tán de co­se­chas”.

Con una in­ten­sa la­bor del co­lec­ti­vo, las afec­ta­cio­nes del hu­ra­cán so­bre los te­chos de las ca­sas de cul­ti­vos don­de es­tán los se­mi­lle­ros pa­ra las siem­bras en Qui­vi­cán, es­tán res­ta­ña­das; ya los pro­duc­to­res re­to­man el rit­mo de ex­trac­ción de pos­tu­ras y los tra­ba­ja­do­res con­ti­núan las la­bo­res ha­bi­tua­les, con én­fa­sis en la se­lec­ción de las plán­tu­las más vi­go­ro­sas pa­ra sus­ti­tuir a las que mu­rie­ron por el efec­to del sol y la llu­via.

Ase­gu­rar lo que es­tá a la in­tem­pe­rie

Al sur de Ma­ya­be­que, don­de pa­re­cía inal­can­za­ble la fu­ria de Irma, hay es­tra­gos so­bre las plan­ta­cio­nes. Or­lan­do Hernández García, de la uni­dad bá­si­ca de pro­duc­ción coope­ra­ti­va (UBPC) 13 de Mar­zo, de Ba­ta­ba­nó, se im­pre­sio­nó cuan­do al ama­ne­cer del do­min­go vio tum­ba­do y par­ti­do to­do el maíz se­co que es­ta­ba de co­se­cha.

“En cuan­to le­van­tó un po­qui­to el tiem­po em­pe­za­mos a re­co­ger, pe­ro el jue­ves ca­yó tre­men­da agua y hu­bo que de­te­ner­se nue­va­men­te; así es­ta­mos, a in­ter­va­los, y se­can­do los gra­nos so­bre man­tas pa­ra tra­tar de re­cu­pe­rar to­do es­te maíz que es­tá in­clui­do en la sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes”.

Com­pro­me­ti­dos con las vi­das de sus tra­ba­ja­do­res, en la 13 de Mar­zo lle­va­ron a lu­ga­res más se­gu­ros que sus cam­pa­men­tos a los al­ber­ga­dos; no es­cu­cha­mos ni una queja en­tre un gru­po que la­bo­ra­ba en la co­se­cha de las 45 hec­tá­reas de maíz da­ña­do.

Y una preo­cu­pa­ción sal­ta de­trás de ca­da fe­nó­meno na­tu­ral: los pro­duc­to­res no ase­gu­ran sus plan­ta­cio­nes, y por con­si­guien­te tie­nen que asu­mir de sus pro­pias eco­no­mías, dí­ga­se in­di­vi­dual o co­lec­ti­va, las pér­di­das de cul­ti­vos que da­rían fru­tos en los pró­xi­mos me­ses o de al­gu­nas es­truc­tu­ras. Ni Ra­món, ni la UBPC 13 de Mar­zo ha­bían he­cho es­te trá­mi­te, ¿se­rá por fal­ta de per­cep­ción de ries­gos o por com­ple­ji­da­des a la ho­ra de ha­cer esa ges­tión con la em­pre­sa de se­gu­ro de ca­da te­rri­to­rio?

Más in­quie­to aún es­tá Car­los Del­ga­do Ber­nal, es­pe­cia­lis­ta de la Em­pre­sa de Cul­ti­vos Va­rios Ba­ta­ba­nó, pues no tie­nen má­qui­nas pa­ra co­se­char el maíz se­co que de­rri­bó el hu­ra­cán; las de la pro­pia en­ti­dad es­tán ro­tas, dos de ellas sin so­lu­ción in­me­dia­ta, y aho­ra rea­li­zan esa la­bor con una que le con­tra­ta­ron a un cam­pe­sino. A ello adi­cio­na la ma­la ca­li­dad de la se­mi­lla, que no ga­ran­ti­za las plan­ta­cio­nes, al­go que ya ha­bía co­men­ta­do Ol­ga O’Relly en los se­mi­lle­ros de Qui­vi­cán.

Se­gún in­for­ma­ron a Tra­ba­ja­do­res Car­los Del­ga­do y He­re­dio Go­vín, di­rec­tor agrí­co­la de la Em­pre­sa de Cul­ti­vos Va­rios 19 de Abril, de Qui­vi­cán, la di­men­sión de los da­ños pro­vo­ca­dos por Irma so­bre los dos mu­ni­ci­pios es si­mi­lar, con ma­yo­res afec­ta­cio­nes en los cul­ti­vos de plá­tano, yu­ca, maíz, gua­ya­ba, agua­ca­te y fru­ta­bom­ba.

En Ba­ta­ba­nó, don­de ya ha­bían re­co­gi­do la mi­tad de las mil 100 to­ne­la­das de maíz com­pro­me­ti­das en el plan de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes, es­tán se­gu­ros de que ya no cum­pli­rán, mien­tras las pér­di­das eco­nó­mi­cas cuan­ti­fi­ca­das has­ta el mo­men­to en Qui­vi­cán as­cien­den a 2 mi­llo­nes 980 mil 770 pe­sos.

Juan Car­los Bor­ges, di­rec­tor de la Agri­cul­tu­ra en la pro­vin­cia, di­jo que los da­ños se cen­tran en los te­chos de más de 200 ins­ta­la­cio­nes aví­co­las, por­ci­nas y ga­na­de­ras; y de más de 5 mil hec­tá­reas cul­ti­va­das.

In­for­mó que la fá­bri­ca de pien­sos de Ja­ru­co reini­ció sus fae­nas, y el fin de se­ma­na se alis­tó el ma­ta­de­ro de Nue­va Paz pa­ra que co­men­za­ran a lle­var a los ani­ma­les al sa­cri­fi­cio, en­ti­da­des pa­ra­li­za­das por fal­ta de elec­tri­ci­dad y que son vi­ta­les pa­ra el sec­tor.

“Ha­brá afec­ta­cio­nes en la pro­duc­ción de hue­vos, de cul­ti­vos va­rios y fru­ta­les; los per­jui­cios a otras ra­mas se ate­nua­ron por la apli­ca­ción de las me­di­das de los pla­nes de re­duc­ción de de­sas­tres y el ac­cio­nar de los tra­ba­ja­do­res. No hu­bo pér­di­das de pien­so, ni fer­ti­li­zan­tes, ni otros re­cur­sos en el te­rri­to­rio”.

Solidaridad en­tre hom­bres de cam­po

Irma tu­vo su im­pac­to más di­rec­to en San­ta Cruz del Nor­te y otros mu­ni­ci­pios cer­ca­nos a la cos­ta, pe­ro los des­tro­zos se ob­ser­van en mu­chas par­tes de la geo­gra­fía de la pro­vin­cia; por lo que otro hu­ra­cán tan po­de­ro­so, for­ma­do por tra­ba­ja­do­res de to­dos los sec­to­res, se afa­na por de­vol­ver la vi­ta­li­dad a ca­da cen­tro, sem­bra­do o ca­rre­te­ra.

La solidaridad que mues­tran los agro­pe­cua­rios, fo­res­ta­les y ta­ba­ca­le­ros en to­do el país fue re­co­no­ci­da por Nés­tor Hernández Mar­tí­nez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to na­cio­nal, quien lo cons­ta­tó en re­co­rri­dos por va­rias de las pro­vin­cias afec­ta­das, don­de in­ter­cam­bió con tra­ba­ja­do­res que lle­va­ban agua en pi­pa a los ani­ma­les, los que re­sar­cen los da­ños en las plan­ta­cio­nes y has­ta con los que ayu­dan en la re­pa­ra­ción de vi­vien­das de sus com­pa­ñe­ros.

Otra ac­ti­vi­dad que co­rres­pon­de al sin­di­ca­to es el re­co­no­ci­mien­to a quie­nes más se des­ta­quen en las la­bo­res

de es­ta eta­pa. Fer­mín Va­le­ra, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to en Ma­ya­be­que, des­ta­có el es­fuer­zo de los tra­ba­ja­do­res de ese te­rri­to­rio, quie­nes se in­cor­po­ra­ron al res­ca­te de las pro­duc­cio­nes que es­ta­ban lis­tas pa­ra el con­su­mo, al cui­da­do de los re­cur­sos y aho­ra con­ti­núan en di­sí­mi­les ta­reas.

La es­tra­te­gia pa­ra la re­cu­pe­ra­ción la ha ex­pli­ca­do Gus­ta­vo Rodríguez Ro­lle­ro, mi­nis­tro de la

Agri­cul­tu­ra, a su pa­so por las pro­vin­cias, de acuer­do a los per­jui­cios de ca­da ra­ma, y se re­su­me en la co­se­cha de los pro­duc­tos ap­tos pa­ra el con­su­mo hu­mano y ani­mal, la re­vi­ta­li­za­ción de la in­fraes­truc­tu­ra, la in­ten­si­fi­ca­ción de las siem­bras de la cam­pa­ña de frío —so­bre to­do de cul­ti­vos de ci­clo cor­to—, la pro­tec­ción de los ani­ma­les y los re­cur­sos, así co­mo la má­xi­ma ex­plo­ta­ción de la ma­qui­na­ria agrí­co­la.

Las má­qui­nas son in­su­fi­cien­tes pa­ra re­co­ger to­do el maíz se­co de­rri­ba­do por Irma; ha­cer­lo a mano es una ta­rea ti­tá­ni­ca por la mag­ni­tud del área per­ju­di­ca­da.

Ga­ran­ti­zar pos­tu­ras pa­ra in­ten­si­fi­car las siem­bras es vi­tal en es­tos mo­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.