Vía li­bre a la re­cu­pe­ra­ción

Trabajadores - - NACIONALES - | Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na | fo­tos: He­ri­ber­to González Bri­to

Cons­truc­to­res de Ma­ya­be­que la­bo­ran con de­nue­do pa­ra con­cluir, an­tes de lo pre­vis­to, la re­pa­ra­ción del tra­mo da­ña­do por Irma en el ki­ló­me­tro 45 de Vía Blan­ca

VA­MOS rum­bo al ki­ló­me­tro 45 de Vía Blan­ca. A am­bos la­dos es vi­si­ble el re­sul­ta­do del en­de­mo­nia­do azo­te del hu­ra­cán Irma. Mu­cha de la ve­ge­ta­ción que re­sis­tió el em­ba­te es­tá par­ti­da o cam­bió de su co­lor na­tu­ral al ocre o ne­gro, cual pas­to de un vo­raz in­cen­dio. Ar­bus­tos de uva ca­le­ta fue­ron arran­ca­dos y lan­za­dos ha­cia la sen­da sur. Di­vi­sa­mos el hu­mo de la chi­me­nea de la cen­tral ter­mo­eléc­tri­ca de San­ta Cruz del Nor­te. Ya es­ta­mos cer­ca.

Una rá­pi­da ojea­da no da la en­ver­ga­du­ra de la ta­rea, que lo me­nos que re­quie­re es agi­ta­ción. Eso me lo de­mues­tran los ope­ra­do­res del bul­dó­cer y del equi­po mul­ti­pro­pó­si­to, los pri­me­ros cons­truc­to­res con los cua­les to­pa­mos. Ade­lan­te y atrás, ade­lan­te y atrás…De ma­ne­ra acom­pa­sa­da com­pac­ta­ban los me­tros cú­bi­cos de tie­rra (m³) ver­ti­dos ha­cia unos mi­nu­tos por los ca­mio­nes, en par­te de los ca­si 500 me­tros del ta­lud de la sen­da nor­te da­ña­do por la fu­ria del mar.

Pre­mu­ra con ca­li­dad

Aho­ra rea­li­zan la­bo­res co­rres­pon­dien­tes al mo­vi­mien­to de tie­rra, que com­pren­de en to­tal la co­lo­ca­ción de unos 9 mil m³ de “me­jo­ra­mien­to ca­li­zo” y des­pués se aco­me­te­rá una obra de pro­tec­ción adi­cio­nal, pa­ra que el tra­mo que­de con la má­xi­ma se­gu­ri­dad an­te un pró­xi­mo even­to hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­co.

Es­ta úl­ti­ma fa­se se­rá con ro­cas y no se des­car­ta po­der em­plear las que el mar arro­jó pro­li­ja­men­te, lo cual eva­lúan ex­per­tos de la Em­pre­sa de Pro­yec­tos No. 3, del Mi­nis­te­rio del Trans­por­te, en­car­ga­dos del di­se­ño, pre­ci­sa a el in­ge­nie­ro Ro­lan­do Pou Díaz, del Cen­tro Pro­vin­cial de Via­li­dad del Con­se­jo de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ma­ya­be­que, que fun­ge co­mo in­ver­sio­nis­ta. Ello evi­ta­ría tras­la­dar el ma­te­rial ro­co­so des­de lar­gas dis­tan­cias, y po­si­bi­li­ta­ría acor­tar el pla­zo de eje­cu­ción y el cos­to de la obra.

Sus pa­la­bras son co­rro­bo­ra­das por los eje­cu­to­res, por­que tra­ba­jan de ma­ne­ra cohe­sio­na­da en fun­ción de un mis­mo ob­je­ti­vo, tan com­ple­jo, que Jo­sé Miguel Rodríguez Cas­tro, di­rec­tor de la uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se de mo­vi­mien­to de tie­rra de la Em­pre­sa Cons­truc­to­ra In­te­gral (ECI), de Ma­ya­be­que, lo con­si­de­ra uno de los más im­por­tan­tes lle­va­do a ca­bo en sus 25 años en el sec­tor.

Es un tra­mo pe­li­gro­so —sub­ra­ya—, por­que dis­ta muy po­co es­pa­cio del cor­te de la vía a por don­de pa­san los vehícu­los de to­do ti­po, con la ca­rac­te­rís­ti­ca par­ti­cu­lar de que por es­ta zo­na tran­si­tan mu­chos vin­cu­la­dos con el tu­ris­mo y la trans­por­ta­ción de pe­tró­leo.

Tra­ba­ja­do­res Ga­nar tiem­po al tiem­po

Cuan­do vi­si­ta­mos la obra el jue­ves úl­ti­mo, los cálcu­los in­di­ca­ban que de­mo­ra­rían en ter­mi­nar en­tre 15 y 20 días, aun­que el áni­mo y la in­ten­si­dad del co­me­ti­do pre­co­ni­zan me­nos tiem­po.

En su con­tra cons­pi­ra el cli­ma, por­que to­dos los días los ha acom­pa­ña­do la llu­via, que man­tie­ne en ma­las con­di­cio­nes el ca­mino ha­cia la can­te­ra; y tam­bién la com­pli­ca­ción del trá­fi­co en es­ta vía rá­pi­da, sin otro es­pa­cio pa­ra ma­nio­brar, de ahí las se­ña­li­za­cio­nes y apo­yo per­ma­nen­te de la po­li­cía mo­to­ri­za­da.

“A las seis y cuar­to de la ma­ña­na nos reuni­mos en la can­te­ra, ha­ce­mos el ma­tu­tino y em­pie­za la fae­na has­ta que la cla­ri­dad lo per­mi­te”. Así des­cri­be Rodríguez Cas­tro el ini­cio de ca­da jor­na­da des­de el mar­tes 12, aun­que dos días an­tes ya ha­bían pro­ta­go­ni­za­do la hom­bra­da de desobs­ta­cu­li­zar 8 ki­ló­me­tros de to­do el ma­te­rial que el mar des­per­di­gó.

Las olas pa­sa­ron lim­pia­men­te por en­ci­ma de la lí­nea de as­fal­to. Fue un su­ce­so sin pre­ce­den­tes, ase­gu­ra Jor­ge Luis Ál­va­rez Or­te­ga, ope­ra­dor de equi­pos, “na­ci­do y cria­do en San­ta Cruz”; mien­tras re­me­mo­ra qué tu­vie­ron que ha­cer, pri­me­ro, a fin de dar pa­so al trán­si­to y lue­go, pa­ra lim­piar los bor­des de am­bas sen­das, don­de aún que­dan ves­ti­gios de la mez­cla de are­na y pie­dras.

“Al­gu­nos ex­pre­sa­ron que de­mo­ra­ría­mos una se­ma­na y la es­tra­te­gia con­ce­bi­da de­mos­tró lo con­tra­rio”, di­jo con or­gu­llo Car­los Aré­va­lo Ma­tos, res­pon­sa­ble de la ac­ti­vi­dad de la de­fen­sa en la en­ti­dad cons­truc­to­ra, quien sig­ni­fi­ca que to­da­vía llo­viz­na­ba cuan­do lle­ga­ron los pri­me­ros al ki­ló­me­tro 45 de Vía Blan­ca.

“En ese mo­men­to el agua al­can­za­ba la al­tu­ra de las go­mas del car­ga­dor. Era im­po­si­ble ir en el yi­pi. Pa­ra eva­luar la si­tua­ción hu­bo que ca­mi­nar ca­si 3 ki­ló­me­tros”, aco­ta.

Du­ran­te las en­tre­vis­tas nos lla­ma la aten­ción que to­dos co­no­cen al de­ta­lle la pro­duc­ción a rea­li­zar. La or­ga­ni­za­ción se de­mues­tra lo mis­mo en el tra­sie­go y ma­nio­bras de ca­mio­nes con el ma­te­rial pa­ra el rehin­che, que en la me­ticu­losi­dad en la com­pac­ta­ción de ca­da ca­pa de tie­rra, que os­ci­la en­tre los 20 y 30 cen­tí­me­tros.

No es­cu­ché una voz de man­do pa­ra los ope­ra­rios. Ca­da quien es­ta­ba aten­to al ins­tan­te en que uno con­cluía pa­ra dar pa­so al otro. Fue en­ton­ces que di­vi­sé a un mu­cha­cho, pen­sé que era hi­jo de al­guno de los cons­truc­to­res. Y tal pa­re­ce que Aré­va­lo adi­vi­nó mis pen­sa­mien­tos al co­men­tar, “ese es el más jo­ven de la bri­ga­da”.

Da­niel Blan­co Pa­re­des tie­ne 18 años y es ope­ra­dor del ci­lin­dro com­pac­ta­dor. Abrió la ca­bi­na pa­ra sa­lu­dar y so­lo al­cé la gra­ba­do­ra pa­ra to­mar­le una bre­ve de­cla­ra­ción, pues su aten­ción era pa­ra lo que ha­cía el bul­do­ce­ro, de­trás del cual en­tra­ría en ac­ción.

Es el úni­co apo­yo que ne­ce­si­tó la ECI del ca­pi­ta­lino con­tin­gen­te Raúl Roa García. Le pre­gun­to si es fá­cil ma­ne­jar el equi­po. Con una fran­ca son­ri­sa re­fie­re que al prin­ci­pio, ha­ce dos años, era com­ple­jo. ¿Te gus­ta? El bri­llo de sus ojos es la me­jor res­pues­ta, que ade­re­za con una pro­me­te­do­ra fra­se: “Quie­ro apren­der a ma­ne­jar otros equi­pos y se­guir su­perán­do­me”.

En­tre 800 y mil me­tros cú­bi­cos de tie­rra ti­ran dia­ria­men­te los ca­mio­nes y son com­pac­ta­dos pa­ra re­pa­rar la zo­na da­ña­da.

Un cur­so al ter­mi­nar la en­se­ñan­za tec­no­ló­gi­ca bas­tó a Da­niel pa­ra en­con­trar lo que pa­re­ce ofi­cio he­cho pa­ra él: ope­ra­dor de equi­pos pe­sa­dos.

Nó­te­se la al­tu­ra en la que el mar ho­ra­dó el ta­lud de la vía.

El áni­mo y la pro­duc­ti­vi­dad en la bri­ga­da tie­nen co­mo me­ta ter­mi­nar la obra an­tes de la fe­cha fi­ja­da, afir­ma Car­los Aré­va­lo Ma­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.