En bus­ca del es­plen­dor per­di­do

Trabajadores - - NACIONALES - Lour­des Rey Vei­tía, Yu­leiky Obre­gón Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

BLASINA Bar­tus­te Cla­ro, di­rec­to­ra de la uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se (UEB) de la can­te­ra y el mo­lino de pie­dras El Pu­rio, en el mu­ni­ci­pio de En­cru­ci­ja­da, pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra, fue en­fá­ti­ca: “No­so­tros ya rom­pi­mos el sín­dro­me del hu­ra­cán y nos he­mos pues­to a tra­ba­jar du­ro en la re­cu­pe­ra­ción, co­mo tan­ta fal­ta ha­ce”.

De lo que pro­du­cen en ese cen­tro (ra­jon­ci­llo, are­na ar­ti­fi­cial, gra­ni­to, gra­vi­lla, pie­dra pa­ra hor­mi­gón y ma­ca­dán), el más gran­de de su ti­po en el país, de­pen­den en gran me­di­da las cons­truc­cio­nes en la pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra y de otras par­tes de la na­ción. Men­sual­men­te pro­ce­san en los mo­li­nos más de 25 mil m3 de esos ma­te­ria­les.

El hu­ra­cán Irma, a su pa­so des­truc­tor, da­ñó dos trans­por­ta­do­res y los te­chos de las ins­ta­la­cio­nes. “Con el per­so­nal que tenemos po­de­mos en­fren­tar los pro­ble­mas”, ase­gu­ró Jo­sé A. Hernández, me­cá­ni­co de equi­pos es­pe­cia­les de la cons­truc­ción, in­no­va­dor des­ta­ca­do y con mu­chos años de ex­pe­rien­cia.

Cuan­do vi­si­ta­mos ese co­lec­ti­vo (os­ten­ta la con­di­ción de Van­guar­dia Na­cio­nal) la­bo­ra­ban fun­da­men­tal­men­te en la lim­pie­za y el em­be­lle­ci­mien­to, jun­to con la re­vi­sión de los mo­to­res que mue­ven las es­te­ras de los trans­por­ta­do­res, a fin de de­jar to­do lis­to pa­ra que en el mo­men­to en que res­ta­ble­cie­ran el flui­do eléc­tri­co co­men­zar de in­me­dia­to a pro­du­cir. Esas ta­reas las eje­cu­ta­ban por la ma­ña­na y por la tar­de, y apo­ya­ban a los 20 tra­ba­ja­do­res que que­da­ron dam­ni­fi­ca­dos en sus ho­ga­res.

Un es­pí­ri­tu si­mi­lar pu­di­mos apre­ciar en la UEB Armando Mes­tre, de Ca­la­ba­zar de Sa­gua, bas­tan­te afec­ta­da en los te­chos y el sis­te­ma eléc­tri­co in­terno. Allí pro­du­cen blo­ques, bal­do­sas, mo­sai­cos y ári­dos, ele­men­tos muy ne­ce­sa­rios pa­ra afron­tar la re­cu­pe­ra­ción.

“El sol cuar­tea las bal­do­sas. Co­mo la na­ve se que­dó sin te­cho y no sa­be­mos cuán­do lo ten­dre­mos de nue­vo, nos pro­pu­si­mos co­men­zar a tra­ba­jar a las cin­co de la tar­de y has­ta las do­ce de la no­che o la una de la ma­dru­ga­da; lo im­por­tan­te es pro­du­cir”, afir­mó Os­val­do Jo­va García, je­fe de plan­ta, a Car­los de Dios Oquen­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Cons­truc­ción (SNTC), quien vi­si­tó ese co­lec­ti­vo la­bo­ral co­mo par­te de un am­plio re­co­rri­do por la zo­na nor­te de las pro­vin­cias de Vi­lla Cla­ra y San­cti Spí­ri­tus.

En la pe­que­ña co­mu­ni­dad de Pa­len­que, en el mu­ni­ci­pio de Re­me­dios, es­tá ubi­ca­da la UEB Raúl Ce­pe­ro Bo­ni­lla, con ca­rac­te­rís­ti­cas un tan­to si­mi­la­res. Más de 60 tra­ba­ja­do­res tu­vie­ron per­jui­cios en sus vi­vien­das. No obs­tan­te, la ma­yo­ría se in­cor­po­ró de in­me­dia­to a la re­cu­pe­ra­ción del mo­lino y de di­ver­sas ins­ta­la­cio­nes.

“Tenemos vo­lun­tad pa­ra ha­cer lo que ha­ga fal­ta. Mi ca­si­ta es­tá en el sue­lo, pe­ro es­toy aquí, por­que hay ne­ce­si­dad de echar a an­dar los equi­pos cuan­to an­tes”, afir­mó Ja­vier Morf­fi, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la sec­ción sin­di­cal des­de ha­ce 32 años y de­le­ga­do de la cir­cuns­crip­ción 63, del Con­se­jo Po­pu­lar de Ta­gua­ya­bón.

Con dos má­qui­nas de fa­bri­ca­ción na­cio­nal pue­den ha­cer 8 mil blo­ques dia­rios, y en los mo­li­nos, 10 mil m3 de ári­dos y tam­bién una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de cal, en­tre otros ren­glo­nes. “To­do eso ha­ce mu­cha fal­ta pa­ra vol­ver a la nor­ma­li­dad y que los afec­ta­dos ten­gan de nue­vo sus vi­vien­das y un te­cho pa­ra pro­te­ger­se”, se­ña­ló Morf­fi.

En Cai­ba­rién, mu­ni­ci­pio muy de­te­rio­ra­do por Irma, un gru­po nu­me­ro­so de tra­ba­ja­do­res de la Em­pre­sa Cons­truc­to­ra de Obras de In­ge­nie­ría (Ecoing) nú­me­ro 25 la­bo­ra­ba en la desobs­ta­cu­li­za­ción, la re­co­gi­da y trans­por­ta­ción de es­com­bros, ár­bo­les par­ti­dos y de­más desechos. Pa­ra eje­cu­tar esas ta­reas con­ta­ban con seis ca­mio­nes, un bul­dó­cer, dos car­ga­do­res fron­ta­les, un ta­ller mó­vil y una pi­pa.

Los cons­truc­to­res vi­lla­cla­re­ños han con­tri­bui­do tam­bién a la re­cu­pe­ra­ción en Isa­be­la de Sa­gua, Sa­gua la Gran­de, En­cru­ci­ja­da, Re­me­dios y San­ta Cla­ra.

En los queha­ce­res pa­ra pa­liar los da­ños cau­sa­dos por Irma cuen­tan con el apo­yo de tra­ba­ja­do­res de la Ecoing nú­me­ro 24, de San­tia­go de Cu­ba. Asi­mis­mo se en­cuen­tran en el te­rri­to­rio de Vi­lla Cla­ra es­pe­cia­lis­tas y li­nie­ros de las em­pre­sas eléc­tri­cas de Cien­fue­gos, Ma­ya­be­que, Ar­te­mi­sa, Hol­guín, Gran­ma, Pi­nar del Río y San­tia­go de Cu­ba.

“Vol­cán” en Ma­ya­ji­gua

Ca­mino a Ya­gua­jay, el mu­ni­ci­pio más afec­ta­do en la pro­vin­cia de San­cti Spí­ri­tus, pu­di­mos apre­ciar que la desobs­ta­cu­li­za­ción y re­co­gi­da de los ár­bo­les par­ti­dos tu­vo tan­ta fuer­za co­mo los vien­tos de Irma.

En esa lo­ca­li­dad la re­cu­pe­ra­ción era in­ten­sa y ya se apre­cia­ba el cam­bio, la trans­for­ma­ción. Las hue­llas del hu­ra­cán eran po­co a po­co bo­rra­das, aun­que ló­gi­ca­men­te al­gu­nas per­du­ra­rán por un tiem­po, co­mo las de­ja­das en las más de 6 mil vi­vien­das da­ña­das to­tal o par­cial­men­te.

Pe­ro lo más im­pre­sio­nan­te lo en­con­tra­mos en Ma­ya­ji­gua, asen­ta­mien­to con unos 334 Km2 y muy cer­cano a la cos­ta nor­te. Más de 200 tra­ba­ja­do­res de la Em­pre­sa de Cons­truc­ción y Mon­ta­je, de San­cti Spí­ri­tus, se ocu­pa­ban en di­fe­ren­tes fren­tes pa­ra lim­piar las ca­lles y el par­que prin­ci­pal de la lo­ca­li­dad, el cual re­sul­tó bas­tan­te per­ju­di­ca­do. Con­ta­ban allí con 34 ca­mio­nes, tres car­ga­do­res, una mo­to­ni­ve­la­do­ra y otros equi­pos. La vo­lun­tad y el em­pe­ño por eli­mi­nar los ves­ti­gios de­ja­dos por Irma se­me­ja­ban un vol­cán en erup­ción. Hom­bres y mu­je­res car­ga­ban ra­mas y pe­da­zos de tron­cos de ár­bo­les y los ti­ra­ban en las ca­mas de los ca­mio­nes, y ade­más ba­rrían las ca­lles, en una es­pe­cie de ofen­si­va re­vi­ta­li­za­do­ra de la lim­pie­za.

En va­rios pun­tos de la lo­ca­li­dad, tra­ba­ja­do­res de la elec­tri­ci­dad se em­pe­ña­ban en res­ta­ble­cer las lí­neas fuer­te­men­te gol­pea­das por los vien­tos. Fer­nan­do Paz, je­fe del con­tin­gen­te for­ma­do por 60 in­te­gran­tes de las bri­ga­das del Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de San­cti Spí­ri­tus y de los mu­ni­ci­pios de Ta­guas­co y Ya­gua­jay, in­for­mó que la­bo­ran 16 ho­ras dia­rias con la in­ten­ción de pro­pi­ciar cuan­to an­tes el res­ta­ble­ci­mien­to del ser­vi­cio y la ale­gría que pro­por­cio­na la luz.

En la prin­ci­pal ins­ta­la­ción tu­rís­ti­ca de la zo­na, la vi­lla San Jo­sé del La­go, sus tra­ba­ja­do­res ya ha­bían sa­na­do par­te con­si­de­ra­ble de las he­ri­das cau­sa­das por el hu­ra­cán.

En la pis­ci­na, ce­pi­llo en mano pa­ra qui­tar­le la más mí­ni­ma su­cie­dad a las tum­bo­nas, en­con­tra­mos a Hil­da Beisy Val­dés González, di­rec­to­ra de la ins­ta­la­ción per­te­ne­cien­te a la ca­de­na Is­la Azul.

“Po­cas ho­ras des­pués del pa­so de Irma es­tá­ba­mos ‘le­van­ta­dos’ y pu­di­mos hos­pe­dar a un con­tin­gen­te de la elec­tri­ci­dad y a otro de Etec­sa. De las 74 ha­bi­ta­cio­nes, so­lo tres se man­tie­nen in­ha­bi­li­ta­das. He­mos res­ta­ble­ci­do los ser­vi­cios bá­si­cos y tra­ba­ja­mos aún en el bar y la ca­fe­te­ría”, afir­mó la di­rec­to­ra.

Al co­lec­ti­vo de la vi­lla se unió una bri­ga­da del Mi­nis­te­rio del Tu­ris­mo, for­ma­da por tra­ba­ja­do­res de Gran­ma y San­tia­go de Cu­ba.

Ede­lio To­rres Hernández, miem­bro del Bu­ró Pro­vin­cial del Par­ti­do en esa pro­vin­cia, se­ña­ló a

Tra­ba­ja­do­res: “El tra­ba­jo que eje­cu­tan los cons­truc­to­res y fuer­zas de otros sec­to­res es de­ci­si­vo y muy ne­ce­sa­rio, pues uni­do a la co­la­bo­ra­ción de los po­bla­do­res, li­be­ran las ca­rre­te­ras y ca­lles prin­ci­pa­les, y eje­cu­tan otras ac­cio­nes que po­si­bi­li­tan en­fren­tar par­te im­por­tan­te de los da­ños y le­van­tar la mo­ral de la gen­te”.

Po­co a po­co, en la zo­na nor­te del cen­tro del país Irma co­mien­za a ser so­lo un tris­te re­cuer­do.

| fo­tos: Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

In­ten­so fue el tra­ba­jo de los cons­truc­to­res en la desobs­ta­cu­li­za­ción y lim­pie­za del po­bla­do es­pi­ri­tuano de Ma­ya­ji­gua.

Blasina Bar­tus­te: “Ya rom­pi­mos el sín­dro­me del hu­ra­cán”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.