¿Pun­ta Tris­te?

Trabajadores - - NACIONALES - Jo­sé Luis Mar­tí­nez Alejo

Na­die le dio la bien­ve­ni­da. Sin em­bar­go, Irma en­tró co­mo Pedro por su ca­sa. Te­nía la mal­di­ta in­ten­ción de cam­biar­le el nom­bre al po­bla­do cos­te­ro de

Pun­ta Ale­gre, al nor­te del mu­ni­ci­pio de Cham­bas, de la pro­vin­cia de Cie­go de Ávi­la.

Ma­rio García, cus­to­dio del es­ta­ble­ci­mien­to pes­que­ro, no pu­do neu­tra­li­zar al mal­he­chor en­cu­bier­to con nom­bre de mu­jer. “¡Tre­men­do de­mo­nio nos azo­ta!”, fue­ron ca­si las úni­cas pa­la­bras que le ex­pre­só a su com­pa­ñe­ro de la­bor aque­lla te­ne­bro­sa no­che del 8 de sep­tiem­bre.

“Pen­sé que la ofi­ci­na de la di­rec­ción fue­ra el si­tio más se­gu­ro, pe­ro allí tam­bién sen­tí mie­do. Le hi­ce la úl­ti­ma lla­ma­da te­le­fó­ni­ca a nues­tro di­rec­tor a las tres de la ma­dru­ga­da si­guien­te, cuan­do el agua me da­ba al pe­cho. Por suer­te, el mar re­tro­ce­dió, si no, no es­tu­vie­ra ha­cien­do el cuen­to. Fue una vi­ven­cia ate­rra­do­ra por la fuer­za del vien­to, la inun­da­ción y las plan­chas de los te­chos que vo­la­ban co­mo fue­gos ar­ti­fi­cia­les”.

Ape­nas hu­bo una tre­gua, Raúl García, di­rec­tor de la uni­dad pes­que­ra, abra­zó fuer­te­men­te a am­bos com­pa­ñe­ros a sal­vo. Aho­ra la­men­ta los es­tra­gos: “Vo­la­ron to­dos los te­chos, ex­cep­to los de hor­mi­gón, y las em­bar­ca­cio­nes, aun­que las re­fu­gia­mos, dos no so­por­ta­ron los ra­fa­ga­zos, sa­be­mos dón­de es­tán y pron­to las re­cu­pe­ra­re­mos”.

Y es que ni con el ci­clón Ka­te en 1985 se col­ma­ron de pá­ni­co los pun­ta­le­gren­ses. “Na­da tan vio­len­to exis­tía co­mo pre­ce­den­te, pe­ro co­mo un hom­bre pre­ca­vi­do va­le por dos ha­bía tras­la­da­do los equi­pos eléc­tri­cos pa­ra la ca­sa de mis sue­gros y las de­más per­te­nen­cias las en­ca­ra­mé, por eso so­bre­vi­vie­ron”, de­cla­ró el ju­bi­la­do Fe­li­pe González.

Mi­ra ha­cia el mar, a unos 40 me­tros de su vi­vien­da, y ex­cla­ma:

“¡Lo úni­co que no tie­ne arre­glo es la muer­te, que no sor­pren­dió a na­die aquí! ¿Los da­ños ma­te­ria­les?, ya us­te­des ven cuán­tas per­so­nas es­tán mo­vi­li­za­das, esa es la obra ge­ne­ro­sa de la Re­vo­lu­ción que no de­ja­rá des­am­pa­ra­do a na­die, me­nos a los que se que­da­ron sin vi­vien­das”.

Un me­teo­ro so­li­da­rio

Tras la re­la­ti­va cal­ma, di­ri­gen­tes sin­di­ca­les in­te­gra­ron una avan­za­da so­li­da­ria, en­ca­be­za­da por Con­sue­lo Bae­za Martín, miem­bro del Se­cre­ta­ria­do Na­cio­nal de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba; Héc­tor Be­ní­tez Mo­ra y Ma­rie­la Bur­gos Már­quez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral e ideo­ló­gi­ca de la or­ga­ni­za­ción en el te­rri­to­rio avi­le­ño, res­pec­ti­va­men­te, en­tre otros fun­cio­na­rios.

El pues­to mé­di­co del lu­gar, con la pre­sen­cia de pa­cien­tes y per­so­nal de sa­lud, de­vino pun­to vi­tal pa­ra dar­le lec­tu­ra al men­sa­je Lla­ma­mien­to a nues­tro com­ba­ti­vo pue­blo, del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz.

Con­sue­lo to­mó co­mo ejem­plo la par­te del tex­to en la que Raúl men­cio­na el pro­ta­go­nis­mo de las mu­je­res, pa­ra des­ta­car la no­ta­ble ac­ti­tud de la en­fer­me­ra del con­sul­to­rio 5, quien con­ti­nua­ba brin­dan­do ser­vi­cios pe­se a los em­ba­tes a su ho­gar.

Al pa­so en­tre es­com­bros y tra­ba­ja­do­res a pie de obra, los sin­di­ca­lis­tas dia­lo­ga­ron con Ri­car­do Coss He­rre­ra, li­nie­ro de un con­tin­gen­te del sec­tor eléc­tri­co de Guan­tá­na­mo. “Ha­ce po­co tiem­po no­so­tros pa­de­ci­mos si­mi­la­res des­truc­cio­nes, aho­ra nos to­ca ser so­li­da­rios has­ta que re­tor­ne la luz a es­te pue­blo”, ex­pre­só el jo­ven.

Otra vi­si­ta obli­ga­da fue a la are­ne­ra Van Troi, don­de Bae­za Martín y sus acom­pa­ñan­tes in­sis­tie­ron en la apre­mian­te re­vi­ta­li­za­ción de la in­fraes­truc­tu­ra pro­duc­ti­va. Se co­no­ció que el co­lec­ti­vo la­bo­ral es­tá con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de in­cre­men­tar el pro­ce­sa­mien­to de are­na be­ne­fi­cia­da pa­ra re­sar­cir los da­ños en va­rias pro­vin­cias.

Irma se fue, pe­ro que­dó un hu­ra­cán de la­bo­rio­si­dad, de solidaridad, de op­ti­mis­mo en Pun­ta Ale­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.