Ten­sio­nes con­tra re­loj

Trabajadores - - NACIONALES -

“Muy exac­tos son nues­tros pla­nes de re­duc­ción de desas­tre y así y to­do nos sor­pren­dió, a pe­sar de no fiar­nos de un hu­ra­cán es­ti­ma­do siem­pre co­mo de ca­te­go­ría cin­co. A esa per­cep­ción ajus­ta­mos las me­di­das”, ex­pli­ca, y sus ojos mi­ran con tan­to des­con­sue­lo que due­le.

“Pre­ve­ni­dos co­mo es­tá­ba­mos, pre­pa­ra­mos unos an­da­mia­jes pro­tec­to­res de las ma­llas, los mo­to­res y re­duc­to­res, los equi­pos más ex­pues­tos, pe­ro, ¡qué va!, to­do eso ter­mi­nó se­pul­ta­do por es­tos rom­peo­las. Mí­re­los us­ted, quién po­dría ima­gi­nar­lo. Fue­ron olas de 7, 8 y 9 me­tros, que le­van­ta­ron es­tos blo­ques de en­tre 20 y 50 to­ne­la­das, qui­zás con mayor pe­so. Los mo­vie­ron de su lu­gar y los lan­za­ron a don­de les dio la ga­na. Irma aca­bó con es­to”, sus­pi­ra.

Su com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, Jor­ge Ló­pez, mo­vi­do por la cu­rio­si­dad, ca­si lle­gó has­ta allí, ajeno al pe­li­gro al que que­dó ex­pues­to en un mo­men­to cru­cial del pa­so de Irma por la cos­ta nor­te de Ma­tan­zas. Ase­gu­ra que so­lo vio al­go blan­co, una ma­sa blan­ca de agua. Des­pués lo su­po bien. “Eran las olas tra­gán­do­se la ca­sa de agua de mar, des­tru­yén­do­la”.

Cuen­ta el je­fe de la uni­dad em­pre­sa­rial de lo­gís­ti­ca y trans­por­te que echó mar­cha atrás y sa­lió de allí tan des­he­cho co­mo lo es­ta­ban los otros tra­ba­ja­do­res, unos 60 que es­pe­ra­ron al hu­ra­cán. Au­re­lio, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Co­mi­té del Par­ti­do, re­cuer­da que no tu­vo va­lor pa­ra con­tes­tar­le el te­lé­fono a Mer­ce­des Llano Me­no­cal, la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del bu­ró sin­di­cal, quien le lla­ma­ba in­sis­ten­te­men­te a su mó­vil. “Me­jor le en­vío un men­sa­je”, se di­jo.

Cuan­do sin­tió el avi­so de, SMS, Mer­ce­des ima­gi­nó que era al­gu­na no­ti­cia de la ter­mo­eléc­tri­ca. “¿Có­mo es­ta­rán las co­sas…?”. Le­yó lo que no hu­bie­ra que­ri­do: “Ha si­do desas­tro­so”. Ella lo du­dó y se fue a la ca­ma con la es­pe­ran­za de que Au­re­lio exa­ge­ra­ba.

11 de sep­tiem­bre, dos días des­pués

El mal tiem­po del do­min­go la aguan­tó en su ca­sa y evo­ca ese día con más de 24 ho­ras. “Pe­ro el lu­nes ya es­ta­ba yo allí, dis­pues­ta a de­cir­le a Au­re­lio que por pri­me­ra vez ha­bía du­da­do de él, que no po­día ser ver­dad”. En eso me­di­ta­ba ca­mino al pa­tio cuan­do, de pron­to, sin­tió que se le do­bla­ron las pier­nas, res­pi­ró pro­fun­do y fue de­re­chi­to a una pie­dra. Se sen­tó y llo­ró sus pe­nas.

No sa­be el tiem­po que es­tu­vo ahí, so­lo re­cuer­da el ins­tan­te en que abrió los ojos y vio un mon­tón de gen­te mo­vién­do­se de un la­do a otro. “¿Y yo qué ha­go aquí?”, se pre­gun­tó, y sa­lió, con una agi­li­dad ven­ce­do­ra de sus años, a po­ner­se al fren­te de su sin­di­ca­to.

“Ha lle­ga­do apo­yo de mu­chos lu­ga­res, tan­to, que an­tes se li­dia­ba con 453 em­plea­dos y ya ca­si se su­pera la ci­fra de mil per­so­nas”, es­ti­ma Llano Me­no­cal. “Eso exi­ge lo me­jor de to­dos, des­de el cui­da­do de en­tre­gar­les los me­dios de pro­tec­ción, ve­lar por su uso, has­ta la ca­li­dad de la ali­men­ta­ción.

“Tam­po­co po­de­mos de­jar a un la­do la mo­ti­va­ción. Si que­re­mos que las co­sas sal­gan bien, hay que sa­car lo que ca­da cual pue­de ofre­cer. Por eso ya es­tá en mar­cha una emu­la­ción es­pe­cial. Es­te lu­nes, por ejem­plo, se ha­rá un cor­te pa­ra re­co­no­cer los óp­ti­mos desem­pe­ños.

“Son ini­cia­ti­vas im­pul­sa­das tam­bién por el Sin­di­ca­to de Ener­gía y Mi­nas y la CTC de la pro­vin­cia, pre­sen­tes aquí des­de el pri­mer mo­men­to. Eso da la me­di­da de que na­da pue­de fa­llar”, ad­vier­te.

“La Gui­te­ras sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra no­so­tros, pa­ra Ma­tan­zas, pa­ra el país. Es­ta CT es fun­da­men­tal”, ra­zo­na Ro­mán Pérez Cas­ta­ñe­da, es­pe­cia­lis­ta prin­ci­pal del gru­po de diag­nós­ti­co. “No so­lo le apor­ta es­ta­bi­li­dad al Sis­te­ma Elec­tro­ener­gé­ti­co Na­cio­nal, sino que lo ha­ce de ma­ne­ra muy efi­cien­te. An­tes aquí se pro­du­cía la ener­gía más ba­ra­ta del país en plan­tas de es­te ti­po”.

Pérez Cas­ta­ñe­da sig­ni­fi­ca la en­ver­ga­du­ra de lo su­ce­di­do en la ca­sa de bom­bas de cir­cu­la­ción que ga­ran­ti­za la lle­ga­da del agua de mar a la plan­ta, lí­qui­do que an­tes pa­sa por ma­llas que qui­tan del ca­mino cual­quier obs­truc­ción. Un par de mo­to­res, re­duc­to­res y bom­bas in­ter­vie­nen en el pro­ce­so. “Si es­tas bom­bas de­jan de fun­cio­nar, se al­te­ran los pa­rá­me­tros de la cen­tral y es­ta se dis­pa­ra, exac­ta­men­te lo ocu­rri­do el pa­sa­do 9 de sep­tiem­bre”.

La ru­ta crí­ti­ca de la Gui­te­ras

Pa­ra de­vol­ver­le la vi­da a la CT, se echó ma­nos a to­do y a to­dos los que po-

Ro­mán Pérez mues­tra una de las ma­llas ave­ria­das, im­por­tan­te dis­po­si­ti­vo de la ca­sa de bom­bas de cir­cu­la­ción.

Ca­nal de en­tra­da. De­ba­jo es­tán los cua­tro con­duc­tos que los bu­zos de­ben des­obs­truir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.