EE.UU.: acu­sa­ción sin evi­den­cias

Trabajadores - - PORTADA - | Angélica Pa­re­des Ló­pez

Cuan­do el pa­sa­do 9 de agos­to Cu­ba y el mun­do co­no­cie­ron la De­cla­ra­ción emi­ti­da por el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Exteriores cu­bano acer­ca de la pre­sun­ta ocu­rren­cia de in­ci­den­tes que cau­sa­ron su­pues­tas afec­cio­nes au­di­ti­vas a fun­cio­na­rios de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en La Habana y sus fa­mi­lia­res, no po­cas per­so­nas for­mu­la­ron la mis­ma in­te­rro­gan­te: ¿dón­de es­tán las evi­den­cias?

Y has­ta hoy, quie­nes co­no­cen bien la esen­cia éti­ca y ape­ga­da a los prin­ci­pios del De­re­cho In­ter­na­cio­nal que dis­tin­gue a Cu­ba, con­ti­núan pre­gun­tán­do­se: ¿por qué no ha si­do po­si­ble es­ta­ble­cer nin­gu­na hi­pó­te­sis in­ves­ti­ga­ti­va acer­ca del ori­gen de es­tos he­chos que por su na­tu­ra­le­za son emi­nen­te­men­te sen­so­ria­les? La res­pues­ta para mu­chos es cla­ra co­mo el agua.

Tam­po­co se han iden­ti­fi­ca­do po­si­bles au­to­res ni per­so­nas con mo­ti­va­ción, in­ten­ción o me­dios para eje­cu­tar es­te ti­po de ac­cio­nes, ni se ha es­ta­ble­ci­do la pre­sen­cia de per­so­nas o me­dios sos­pe­cho­sos en los lu­ga­res don­de se re­por­ta­ron los ale­ga­dos in­ci­den­tes.

Un fun­cio­na­rio cu­bano vin­cu­la­do con las in­ves­ti­ga­cio­nes ase­ve­ró que “las au­to­ri­da­des cu­ba­nas no po­seen ni es­tán re­la­cio­na­das con el equi­pa­mien­to ni la tec­no­lo­gía que pue­da ser uti­li­za­da con fi­nes si­mi­la­res a los des­cri­tos co­mo ata­ques acús­ti­cos”.

La fuen­te con­sul­ta­da ase­gu­ró que “tam­po­co te­ne­mos pre­ce­den­tes de he­chos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en Cu­ba”.

Más ade­lan­te, pre­ci­só que “las au­to­ri­da­des cu­ba­nas, de acuer­do con los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res ob­te­ni­dos en su in­ves­ti­ga­ción y con los da­tos com­par­ti­dos por las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, has­ta el mo­men­to no cuen­tan con las evi­den­cias que con­fir­men las cau­sas y el ori­gen de las ale­ga­das afec­cio­nes de sa­lud de di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses y sus fa­mi­lia­res”.

Si­mi­lar con­clu­sión fue trans­mi­ti­da por las pro­pias agen­cias es­pe­cia­li­za­das de Es­ta­dos Uni­dos, que plan­tean no po­seer prue­bas que per­mi­tan con­fir­mar la ocu­rren­cia de los su­pues­tos in­ci­den­tes ni tie­nen ideas cla­ras acer­ca de lo que pue­de ha­ber pro­vo­ca­do los da­ños a la sa­lud que han re­fe­ri­do los fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos.

Por otra par­te, ex­per­tos ra­ti­fi­ca­ron que no se ha ob­te­ni­do in­for­ma­ción que in­di­que la exis­ten­cia en el te­rri­to­rio cu­bano de nin­gún equi­pa­mien­to emi­sor de so­ni­do, co­mo el que des­cri­ben va­rios me­dios de pren­sa en el nor­te­ño país.

En me­dio de las in­da­ga­cio­nes, la portavoz del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, Heat­her Nauert, re­co­no­ció: “La reali­dad es que no sa­be­mos qué o quién ha cau­sa­do es­to”.

Cier­ta­men­te, al­gu­nas ver­sio­nes que cir­cu­lan en los me­dios di­gi­ta­les de co­mu­ni­ca­ción y en las re­des so­cia­les acer­ca de los pre­sun­tos da­ños au­di­ti­vos pa­re­cen salidas de una pe­lí­cu­la de cien­cia-fic­ción. Son his­to­rias in­só­li­tas, sin sus­ten­to, sin ar­gu­men­to, sin prue­bas.

Lo que sí re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co es que el país que desa­rro­lla las más so­fis­ti­ca­das tec­no­lo­gías e in­vier­te mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res para los más va­ria­dos fi­nes, en to­do el mun­do, no lo­gre iden­ti­fi­car el ori­gen de los pre­sun­tos in­ci­den­tes.

Es­ta en­ra­re­ci­da his­to­ria ha si­do to­ma­da con su­ma se­rie­dad por las au­to­ri­da­des cu­ba­nas. Por in­di­ca­ción del más al­to ni­vel del Go­bierno se ini­ció una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va con el ma­yor gra­do de prio­ri­dad.

Cu­ba ha ex­pre­sa­do la vo­lun­tad y la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer una ver­da­de­ra coope­ra­ción en­tre las au­to­ri­da­des de am­bos paí­ses, con el fin de en­tre­gar evi­den­cias, in­ter­cam­biar con ex­per­tos e in­ves­ti­gar pro­fun­da­men­te los he­chos.

Com­par­tir in­for­ma­ción que fa­ci­li­te la ca­rac­te­ri­za­ción de los su­ce­sos o la iden­ti­fi­ca­ción de po­si­bles au­to­res, en ca­so de ha­ber­los; ac­ce­der a los afec­ta­dos y a los mé­di­cos que los diag­nos­ti­ca­ron e in­ter­cam­biar con los ex­per­tos con co­no­ci­mien­tos de los in­ci­den­tes y de la su­pues­ta tec­no­lo­gía uti­li­za­da, se­rían as­pec­tos esen­cia­les para la ne­ce­sa­ria co­la­bo­ra­ción bi­la­te­ral en es­te de­li­ca­do asun­to.

En me­dio de un com­ple­jo es­ce­na­rio, los opor­tu­nis­tas de siem­pre, los que nun­ca asu­mie­ron que Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos pu­die­ran es­ta­ble­cer un puen­te ci­vi­li­za­do más allá de sus pro­fun­das di­fe­ren­cias, se aga­rra­ron de la si­tua­ción y no han per­di­do la opor­tu­ni­dad para in­ten­tar pre­sen­tar al país co­mo res­pon­sa­ble de los ale­ga­dos in­ci­den­tes contra di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses y pre­sio­nar al Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos a adop­tar me­di­das que im­pli­ca­rían un ma­yor re­tro­ce­so en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

A pe­sar de la fal­ta to­tal de evi­den­cias, el te­ma si­gue la­tien­te acer­ca de los su­pues­tos “da­ños acús­ti­cos” oca­sio­na­dos a fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses en te­rri­to­rio cu­bano. An­te la com­ple­ji­dad de es­te ca­so, las au­to­ri­da­des cu­ba­nas man­tie­nen abier­ta la in­ves­ti­ga­ción y es­tán dis­pues­tas a co­la­bo­rar con sus con­tra­par­tes es­ta­dou­ni­den­ses para es­cla­re­cer los he­chos.

Para Cu­ba, su ma­yor ver­dad es la con­vic­ción pro­fun­da de que su Go­bierno no ha per­pe­tra­do ni lo ha­rá ja­más, ata­ques de nin­gu­na na­tu­ra­le­za contra fun­cio­na­rios acre­di­ta­dos en el país ni sus fa­mi­lia­res. Tam­po­co ha per­mi­ti­do ni per­mi­ti­rá que el te­rri­to­rio cu­bano sea usa­do por ter­ce­ros para ese pro­pó­si­to. Ja­más lo ha he­cho en su his­to­ria de más de 50 años de di­plo­ma­cia re­vo­lu­cio­na­ria. Y de eso, sí so­bran las evi­den­cias.

| fo­to: Jor­ge Le­ga­ñoa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.