Em­bos­ca­da en la que­bra­da del Ba­tán

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na Mar­tí­nez Triay

“Nues­tras ba­jas han si­do muy gran­des es­ta vez; la pér­di­da más sen­si­ble es la de Co­co. Pe­ro Miguel y Ju­lio eran mag­ní­fi­cos lu­cha­do­res y el va­lor hu­mano de los tres es im­pon­de­ra­ble”. Así sin­te­ti­zó el Che el sal­do de la em­bos­ca­da de la que­bra­da del Ba­tán, cer­ca de La Hi­gue­ra, don­de ca­ye­ron el cu­bano Ma­nuel Her­nán­dez Oso­rio (Miguel) y los bo­li­via­nos Ro­ber­to Pe­re­do Lei­gue (Co­co) y Ma­rio Gu­tié­rrez Ar­da­ya (Ju­lio). Era el 26 de septiembre de 1967.

Miguel: siem­pre en la van­guar­dia

Ha­bía na­ci­do en la fin­ca El Dia­man­te, del ba­rrio de San­ta Ri­ta, en Ji­gua­ní, ac­tual pro­vin­cia de Gran­ma, el 17 de mar­zo de 1931. Mues­tra de su gran ca­pa­ci­dad fí­si­ca, que le re­sul­tó de gran uti­li­dad en la gue­rri­lla, fue que sin ha­ber si­do nun­ca ma­che­te­ro, en la co­lo­nia An­dreí­ta del an­ti­guo cen­tral San Ger­mán, pron­to se con­vir­tió en uno de los cor­ta­do­res más lar­gos, y en las mi­nas de Char­co Re­don­do, ca­rre­ti­lla­ba dos tur­nos se­gui­dos mien­tras otros tra­ba­ja­do­res se ago­ta­ban en uno so­lo.

Fue uno de los fun­da­do­res del Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio en Char­co Re­don­do y tras un pro­lon­ga­do pe­re­gri­nar en bus­ca de la gue­rri­lla co­man­da­da por Fi­del, se to­pó con el gru­po de La­lo Sar­di­ñas, y se hi­zo in­te­gran­te del Ejér­ci­to Re­bel­de.

Co­men­zó en­ton­ces otra his­to­ria para el Is­le­ño, co­mo mu­chos lo co­no­cían. En com­ba­te me­re­ció los gra­dos de te­nien­te, des­pués fue es­co­gi­do por el Che para acom­pa­ñar­lo du­ran­te la in­va­sión en la co­lum­na 8 Ci­ro Re­don­do y en los lla­nos de Ca­ma­güey re­ci­bió el as­cen­so a ca­pi­tán y el nom­bra­mien­to de je­fe de la pun­ta de van­guar­dia.

Lue­go de la victoria ocu­pó di­ver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des. In­te­gró las fi­las del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y al cul­mi­nar la Es­cue­la Bá­si­ca Su­pe­rior de Gue­rra ob­tu­vo los gra­dos de pri­mer ca­pi­tán.

En no­viem­bre de 1966 in­gre­só en la gue­rri­lla bo­li­via­na don­de adop­tó el seu­dó­ni­mo de Miguel y asu­mió la je­fa­tu­ra de la van­guar­dia. Fue el com­po­nen­te del des­ta­ca­men­to más men­cio­na­do por el Che en su dia­rio (más de un cen­te­nar de ve­ces). Se des­ta­có por su co­ra­je, fir­me­za de ca­rác­ter y su fortaleza fí­si­ca. Fue al de­cir del Che un gran com­ba­tien­te y un es­pí­ri­tu ejem­plar.

Co­co: des­pun­ta­ba co­mo cua­dro re­vo­lu­cio­na­rio y mi­li­tar

Era muy jo­ven cuan­do Ro­ber­to Pe­re­do Lei­gue abra­zó las ideas mar­xis­tas. Oriun­do de Co­cha­bam­ba, na­ció el 23 de ma­yo de 1938, aun­que muy pe­que­ño fue a vi­vir a la ciu­dad de Tri­ni­dad, per­te­ne­cien­te al de­par­ta­men­to de El Be­ni. Allí, sien­do to­da­vía un ado­les­cen­te par­ti­ci­pó en la fun­da­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Bo­li­viano, y al tras­la­dar­se su fa­mi­lia a la ca­pi­tal del país, jun­to con su her­mano In­ti, con­tri­bu­yó a la crea­ción de la ju­ven­tud co­mu­nis­ta. Con so­lo 16 años pa­de­ció los ri­go­res de la pri­sión.

Te­nía un ca­rác­ter muy ale­gre y un es­pe­cial ca­ris­ma. Con dos de sus her­ma­nos y su com­pa­ñe­ra de to­da la vi­da, in­te­gró un cuar­te­to lla­ma­do Es­tre­lla Ro­ja que ame­ni­za­ba las fies­tas del Par­ti­do y los tra­ba­ja­do­res, y ac­tua­ban en una emi­so­ra obre­ra. Pe­se a su apa­rien­cia del­ga­da y de es­ta­tu­ra me­dia­na tra­ba­jó du­ro en las mi­nas de oro de Ti­pua­ni, trans­por­tó ga­na­do por las co­rrien­tes flu­via­les del país y has­ta ca­zó cai­ma­nes en el río Ma­mo­ré.

In­ter­vino en los ac­tos de so­li­da­ri­dad con Cu­ba du­ran­te el ata­que a Pla­ya Gi­rón y la Cri­sis de Oc­tu­bre. Em­pren­dió la di­fí­cil mi­sión de apo­yar los mo­vi­mien­tos gue­rri­lle­ros de Pe­rú y Ar­gen­ti­na, y más tar­de se in­cor­po­ró al pro­yec­to con­ti­nen­tal de lu­cha del Che, des­de los ini­cios, co­la­bo­ran­do en la crea­ción de con­di­cio­nes, en la compra de la fin­ca de Ña­cahua­su, el avi­tua­lla­mien­to de la gue­rri­lla, y el tras­la­do de sus in­te­gran­tes, has­ta con­ver­tir­se en un des­ta­ca­do com­ba­tien­te del Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal de Bo­li­via co­mo par­te de su van­guar­dia.

Ju­lio: di­ri­gen­te estudiantil, sin­di­ca­lis­ta, mé­di­co y gue­rri­lle­ro

“Aquí to­dos es­tán en pie de lu­cha. En pie de de­fen­sa. To­do el pue­blo es­tá pre­pa­ra­do para re­ci­bir a los in­va­so­res (…). Per­te­nez­co a una uni­dad an­ti­aé­rea y soy co­mi­sa­rio po­lí­ti­co e ins­truc­tor re­vo­lu­cio­na­rio de mi com­pa­ñía”, es­cri­bió a su pa­dre Ma­rio Gu­tié­rrez Ar­da­ya, des­de Cu­ba, cuan­do la Cri­sis de Oc­tu­bre.

El jo­ven bo­li­viano era oriun­do del pue­blo de Sa­jo­che­re, a unos 20 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Tri­ni­dad, en el de­par­ta­men­to de El Be­ni.

En su país ha­bía si­do di­ri­gen­te estudiantil mien­tras cur­sa­ba la Fa­cul­tad de De­re­cho y Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Ma­yor de San An­drés, y fue re­pre­sen­tan­te de las fe­de­ra­cio­nes es­tu­dian­ti­les de El Be­ni y Pan­do an­te la Con­fe­de­ra­ción Uni­ver­si­ta­ria Bo­li­via­na. Pos­te­rior­men­te fue de­le­ga­do per­ma­nen­te de es­ta an­te la Cen­tral Obre­ra Bo­li­via­na.

Aban­do­nó la ca­sa de al­tos es­tu­dios por di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y con­si­guió em­pleo en la ad­mi­nis­tra­ción re­gio­nal de la Ca­ja Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad So­cial, se des­ta­có des­de la ba­se por sus lu­chas sin­di­ca­les y lle­gó a in­te­grar el co­mi­té eje­cu­ti­vo de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de esa ra­ma.

En Cu­ba reini­ció sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios has­ta gra­duar­se de mé­di­co. Se in­cor­po­ró a la gue­rri­lla bo­li­via­na con el seu­dó­ni­mo de Ju­lio y for­mó par­te de la van­guar­dia. Ade­más de cum­plir con to­das las mi­sio­nes de la gue­rri­lla, brin­dó sus co­no­ci­mien­tos de me­di­ci­na, in­clu­so a los pri­sio­ne­ros he­ri­dos. Al eva­luar­lo, Che lo con­si­de­ró de es­pí­ri­tu muy ele­va­do y otro de los hom­bres ejem­plos de la gue­rri­lla.

Ma­nuel Her­nán­dez Oso­rio

Ro­ber­to Pe­re­do Lei­gue

Ma­rio Gu­tié­rrez Ar­da­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.