De la fá­bri­ca de azú­car al Festival Mun­dial

Trabajadores - - NACIONALES - | José Luis Mar­tí­nez Ale­jo

Con las manos en una de las ma­zas de los mo­li­nos del cen­te­na­rio cen­tral Pri­me­ro de Enero, en­con­tra­mos a Er­ney Pé­rez Pe­ña, quien re­pre­sen­ta­rá a los tra­ba­ja­do­res azu­ca­re­ros de la pro­vin­cia de Cie­go de Ávi­la, en el XIX Festival Mun­dial de la Ju­ven­tud y los Es­tu­dian­tes que ten­drá lu­gar en oc­tu­bre ve­ni­de­ro, en la ciu­dad ru­sa de So­chi.

El úni­co de­le­ga­do di­rec­to en­tre los nue­ve jó­ve­nes que in­te­gra­rán la co­mi­ti­va del te­rri­to­rio avi­le­ño a esa fiesta, tie­ne un com­pro­mi­so an­tes de pre­pa­rar su equi­pa­je: “Re­pa­rar con ca­li­dad la ma­qui­na­ria para re­pe­tir el cum­pli­mien­to del plan de pro­duc­ción de azú­car en la pró­xi­ma con­tien­da”.

Re­le­van­te ha si­do la con­tri­bu­ción de ese vio­le­te­ño de 34 años de edad en los re­sul­ta­dos que po­si­bi­li­ta­ron ubi­car a su fá­bri­ca en­tre las más efi­cien­tes del país en el último trie­nio.

“Mi primera prue­ba de fue­go fue la cam­pa­ña azu­ca­re­ra del 2015, en la cual me ini­cié co­mo tra­pi­che­ro, uno de los pues­tos don­de se pue­de ex­pri­mir la ca­mi­sa por tra­ba­jar cer­ca del va­por, las sal­pi­ca­du­ras del gua­ra­po y el con­tac­to con el ba­ga­ci­llo”, co­men­tó el jo­ven, quien per­ma­ne­ció por dos años en ese ri­gu­ro­so ofi­cio.

Se con­sa­gró lim­pian­do las canales con­duc­to­ras de los ju­gos de la ca­ña has­ta que lo­gró ga­nar­se el pues­to de ayudante de me­cá­ni­co, ba­jo la tu­te­la de los ex­pe­ri­men­ta­dos Os­val­do Pé­rez y Jor­ge Gui­ro­la.

Más tar­de as­cen­dió a ope­ra­dor de la plan­ta mo­le­do­ra, “una fae­na de gran res­pon­sa­bi­li­dad por­que una ope­ra­ción in­co­rrec­ta ‘em­bar­ca’ la za­fra…”, sub­ra­yó y en­fa­ti­zó que en­tre las for­ta­le­zas del co­lec­ti­vo fi­gu­ra el po­co tiem­po per­di­do en la in­dus­tria por ro­tu­ras, un ni­vel in­fe­rior al 6 %, cuan­do el ín­di­ce per­mi­si­ble es del 14 por cien­to.

Aho­ra, jun­to a sus com­pa­ñe­ros, alis­ta el equi­pa­mien­to con el mon­ta­je de nue­vas ma­zas, ras­pa­do­res, co­ro­nas y cu­chi­llas, pues las an­te­rio­res co­lap­sa­ron en la pa­sa­da cam­pa­ña. Su apor­te ha po­si­bi­li­ta­do que se so­bre­cum­pla has­ta la fe­cha el pro­gra­ma de re­pa­ra­cio­nes de la in­dus­tria.

Asi­mis­mo, acon­di­cio­na su pues­to de la­bor para vol­ver a desem­pe­ñar­se co­mo je­fe de bri­ga­da de los mo­li­nos, en el turno nú­me­ro tres del in­ge­nio vio­le­te­ño.

“Vi­vo an­sio­so por­que co­mien­ce la mo­lien­da y les con­fie­so que no es­toy tan ner­vio­so co­mo aquel día en la Me­sa Redonda, cuan­do em­pe­za­ron a ha­cer­me pre­gun­tas y más pre­gun­tas. En­ton­ces, me di­je: ‘Ne­gri­to, tú no vi­nis­te a ha­cer el pa­pel de mu­do en la te­le­vi­sión’, y eché a an­dar la ma­qui­na­ria”.

Sus días trans­cu­rren ca­si por com­ple­to en el cen­tral, pe­ro ca­da vez que tie­ne un tiem­pe­ci­to li­bre tra­ta de di­si­par ten­sio­nes en el de­por­te. “En mi ba­rrio La Pis­ta, don­de vi­vo con mis tíos Lu­cía y Lá­za­ro, y mi es­po­sa Da­niellys, jue­go pe­lo­ta, pe­ro me pon­cho con fre­cuen­cia; me pa­so con fi­cha en el do­mi­nó, en el fút­bol tam­po­co soy bueno, pe­ro si de pre­fe­ren­cia se tra­ta, me sien­to me­jor en los queha­ce­res de la emu­la­ción del cen­tral”.

El aje­treo cons­tan­te en la fá­bri­ca le ro­ba ca­da vez más el es­pa­cio que pu­die­ra de­di­car al en­tre­te­ni­mien­to, tras ser de­sig­na­do re­cien­te­men­te se­cre­ta­rio ge­ne­ral del co­mi­té de ba­se de la Unión de Jó­ve­nes Co­mu­nis­tas de su cen­tro la­bo­ral.

“Lo­grar la in­cor­po­ra­ción de nue­vos miem­bros a las fi­las de la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil cons­ti­tu­ye otro de mis de­be­res en ho­me­na­je al Festival Mun­dial de la Ju­ven­tud, a cu­ya ci­ta iré a re­afir­mar el con­cep­to de Re­vo­lu­ción de nues­tro que­ri­do Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz, y a exi­gir el ce­se del blo­queo contra Cu­ba.

“Ten­go me­tas tam­bién en la ca­pa­ci­ta­ción, pues de­bo ir al cen­tral Uru­guay, de San­cti Spí­ri­tus, a pre­pa­rar­me co­mo je­fe de co­lec­ti­vo de mo­li­nos, para lue­go im­par­tir cla­ses en la es­cue­la del sector azu­ca­re­ro en Cie­go de Ávi­la, co­mo par­te de los pre­pa­ra­ti­vos para la pró­xi­ma za­fra”.

Con­si­de­ra el tam­bién téc­ni­co de ni­vel me­dio en Agro­no­mía que en la plan­ta mo­le­do­ra ha­ce fal­ta gen­te ape­ga­da a la ca­ña, a fin de ex­traer­le a la plan­ta to­do su con­te­ni­do de sa­ca­ro­sa, pues la ca­ña ha es­ca­sea­do en su te­rru­ño y no so­lo por cau­sa de la se­quía.

El último de los ocho her­ma­nos y el úni­co de ellos que se enamo­ró de la in­dus­tria azu­ca­re­ra, no quie­re aban­do­nar ese sector ni por un ins­tan­te: “Aquí tra­ba­jo cer­ca de mi ca­sa, ten­go un buen salario, mis com­pa­ñe­ros me apre­cian y cuan­do me sa­lu­dan, lo ha­cen de una ma­ne­ra es­pe­cial: ¡‘qué di­ce el de­le­ga­do’! Es que so­mos una gran fa­mi­lia…”.

| fo­to: Del au­tor

Er­ney Pé­rez Pe­ña, tra­ba­ja­dor con­sa­gra­do y lí­der ju­ve­nil en el cen­tral azu­ca­re­ro Pri­me­ro de Enero, de la pro­vin­cia de Cie­go de Ávi­la, una de las más efi­cien­tes in­dus­trias de Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.