Ve­ge­ta­les no tan le­jos de la me­sa

Trabajadores - - NACIONALES - José Luis Mar­tí­nez Ale­jo

Ir­ma no pu­do lle­var­se las pos­tu­ras que ya ga­ran­ti­zan las siem­bras para pro­duc­cio­nes de ci­clo cor­to en una UEB avileña de­ci­si­va para el pro­gra­ma na­cio­nal de ali­men­tos

El hu­ra­cán Ir­ma de­rri­bó el 100 % de los te­chos de las ca­sas de cul­ti­vo del ti­po Pa­rral —tec­no­lo­gía con más de 20 años de ex­plo­ta­ción y la des­ven­ta­ja de no ser des­mon­ta­ble—, en la uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se (UEB) de pro­duc­ción de ve­ge­ta­les, per­te­ne­cien­te a la em­pre­sa agroin­dus­trial Ce­ba­llos, de la pro­vin­cia de Cie­go de Ávi­la.

Pe­ro allí no to­do es­tá per­di­do. “An­tes del ci­clón nos pre­pa­ra­mos, pues el 40 % de nues­tras ins­ta­la­cio­nes de cul­ti­vos pro­te­gi­dos se pue­de des­mon­tar y lo hi­ci­mos. Ade­más, ya em­pe­za­mos a re­cu­pe­rar ma­llas la­te­ra­les y cu­bier­tas azo­ta­das”, afir­ma el in­ge­nie­ro agró­no­mo Er­nes­to To­rres Her­nán­dez, je­fe de pro­duc­ción de la UEB.

“Con­ta­mos con 14 ca­sas to­tal­men­te mon­ta­das en es­ta fa­se de re­cu­pe­ra­ción y es­tán en fun­cio­na­mien­to las que tie­nen ins­ta­la­do el sis­te­ma eléc­tri­co. Sem­bra­mos las pri­me­ras hec­tá­reas de to­ma­te, me­lón de castilla y col, pro­duc­tos de ci­clo cor­to que nos per­mi­ti­rán sol­ven­tar el dé­fi­cit de pro­duc­ción y que los ve­ge­ta­les no es­tén tan le­jos del al­can­ce de la po­bla­ción, los or­ga­nis­mos prio­ri­za­dos y el tu­ris­mo, nues­tros prin­ci­pa­les clien­tes”.

Tam­po­co es­tá tan dis­tan­te de los con­su­mi­do­res un ni­vel de en­cur­ti­dos, de acuer­do con la opi­nión de Dec­ter Her­nán­dez Pu­li­do, tra­ba­ja­dor de la mi­nin­dus­tria de ve­ge­ta­les. “Apro­ve­cha­mos to­ma­tes y pe­pi­nos caí­dos, los aco­pia­mos en tan­ques con vi­na­gre, y aho­ra es­pe­ra­mos por la en­tra­da de las la­tas para en­va­sar­los y co­mer­cia­li­zar­los”.

Gra­cias a la pre­cau­ción…

Si hoy ese co­lec­ti­vo re­co­no­ci­do en­tre los me­jo­res en el cul­ti­vo de ve­ge­ta­les en el país, pue­de avan­zar en me­dio de los da­ños al pro­gra­ma na­cio­nal de pro­duc­ción de ali­men­tos, es por­que pro­te­gie­ron los cen­tros de­di­ca­dos al desa­rro­llo de los se­mi­lle­ros.

Tes­ti­go de tal lo­gro es Ma­de­li­ne Al­da­na Ma­ri­ño: “Adop­ta­mos me­di­das para no per­der nin­gu­na plan­ta, por eso des­de nues­tro pues­to de tra­ba­jo po­de­mos apor­tar a las siem­bras de to­ma­te, pe­pino, me­lón, col, pi­mien­to y be­ren­je­na.

Al res­pec­to To­rres Her­nán­dez des­ta­ca el ca­si me­dio mi­llón de pos­tu­ras para ser plan­ta­das en más de 17 hec­tá­reas.

Por su par­te, ar­gu­men­ta el in­ge­nie­ro Ed­niel Gon­zá­lez, di­rec­tor ad­jun­to de la UEB, que “la crea­ción por el co­lec­ti­vo la­bo­ral de cis­ter­nas y tan­ques co­mo fuen­tes al­ter­na­ti­vas de abas­to de agua, con el fin de en­fren­tar la vul­ne­ra­bi­li­dad de los se­mi­lle­ros an­te la fal­ta de rie­go por in­te­rrup­cio­nes eléc­tri­cas, po­si­bi­li­tó en es­ta fa­se de con­tin­gen­cia me­teo­ro­ló­gi­ca pre­ser­var las pos­tu­ras para arran­car con el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción”.

El fe­nó­meno que­bran­tó la in­fra­es­truc­tu­ra de los cul­ti­vos pro­te­gi­dos, pe­ro allí sus la­bra­do­res les ri­pos­tan hoy con la cons­truc­ción de dos nue­vas ca­sas para in­cre­men­tar los se­mi­lle­ros, la­bor que aco­me­ten Joel Es­té­vez Ló­pez, Santiago Lau­ren­cio y otros com­pa­ñe­ros de la bri­ga­da de man­te­ni­mien­to de la uni­dad.

Y para de­mos­trar que sí se pue­de le­van­tar el áni­mo des­pués del desas­tre, Rei­na Mo­reno Ga­ra­cha­na, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del bu­ró sin­di­cal de la UEB de ve­ge­ta­les, ex­pre­sa emo­cio­na­da: “Ir­ma nos hi­zo llo­rar, pe­ro no pu­do prohi­bir­nos la en­tre­ga re­cien­te­men­te de 40 nue­vas vi­vien­das a los tra­ba­ja­do­res.

“Aho­ra nos que­da ba­ta­llar sin per­der de vis­ta la ca­li­dad de las siem­bras ma­si­vas que em­pren­de­re­mos para ma­te­ria­li­zar el cum­pli­mien­to del plan de pro­duc­ción que te­ne­mos ca­si a la mano. Ya que an­tes del hu­ra­cán se ha­bían aco­pia­do 2 mil 402 to­ne­la­das, de 3 mil 100 pla­ni­fi­ca­das para el pre­sen­te año”.

Sal­va­das to­das las pos­tu­ras por­que los agri­cul­to­res fue­ron pre­ca­vi­dos. | fo­to: Del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.