Che y los sin­di­ca­tos, las con­tra­dic­cio­nes del cam­bio

Trabajadores - - ECONOMIA - Jor­ge Ro­drí­guez Her­nán­dez

Na­da en el in­ten­so queha­cer de Er­nes­to Gue­va­ra de la Ser­na (Che) trans­cu­rrió co­mo una abu­rri­da lí­nea rec­ta en la ac­ci­den­ta­da ca­rre­te­ra de la vi­da, la cual tran­si­tó con la ver­ti­ca­li­dad éti­ca y de prin­ci­pios, des­de el pro­ver­bial ejem­plo de su exis­ten­cia.

Los al­bo­res de la dé­ca­da de los se­sen­ta del pa­sa­do si­glo, se ca­rac­te­ri­za­ron por el de­ba­te y la po­lé­mi­ca de los te­mas más di­ver­sos, y el Che par­ti­ci­pó, de for­ma ac­ti­va y con­se­cuen­te, en ese pro­ce­so de cam­bio ha­cia un nue­vo mo­de­lo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co­so­cial. Un pe­río­do de no po­cos cri­te­rios en­con­tra­dos y di­ver­gen­tes, en el cual la crí­ti­ca y la au­to­crí­ti­ca ha­lla­ron es­pa­cio en el queha­cer dia­rio y en los me­dios de pren­sa.

Des­de sus al­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en el Go­bierno Re­vo­lu­cio­na­rio, en­tre ellas el Mi­nis­te­rio de In­dus­trias (MININD), el Gue­rri­lle­ro He­roi­co, en­ton­ces in­mer­so en la so­lu­ción de los pro­ble­mas, a la vez acu­cian­tes y es­tra­té­gi­cos, no elu­dió las ló­gi­cas con­tra­dic­cio­nes de los cam­bios en cur­so, y las asu­mió de for­ma crea­ti­va y re­no­va­do­ra.

El pre­cur­sor del tra­ba­jo vo­lun­ta­rio se preo­cu­pó por co­no­cer las di­fi­cul­ta­des exis­ten­tes en ese ám­bi­to, pues le in­quie­ta­ba que con ese ti­po de la­bor se es­tu­vie­ran ta­pan­do de­fi­cien­cias pro­pias de las fá­bri­cas. Así reac­cio­nó an­te opi­nio­nes con­tra­rias e in­quie­tan­tes acer­ca de esa iniciativa por par­te de al­gu­nos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les.

En aque­llas com­ple­jas cir­cuns­tan­cias, el Che se cues­tio­na­ba por qué im­por­tan­tes ac­ti­vi­da­des que eran de com­pe­ten­cia di­rec­ta de la cla­se obre­ra te­nían que sur­gir siem­pre co­mo ini­cia­ti­vas “bu­ro­crá­ti­cas”, y an­te di­cha su­plan­ta­ción de fun­cio­nes, con­si­de­ra­ba que “por al­gún tiem­po es­to tie­ne que ser así, pues nues­tro apa­ra­to de di­rec­ción ad­mi­nis­tra­ti­va es más fuer­te to­da­vía que el mo­vi­mien­to sin­di­cal, es­ta­mos más pre­pa­ra­dos para cual­quier ti­po de ta­rea mo­vi­li­za­do­ra u or­ga­ni­za­ti­va”.

En septiembre de 1963, Lá­za­ro Pe­ña Gon­zá­lez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­baRe­vo­lu­cio­na­ria (CTC-R) par­ti­ci­pó en un con­se­jo de di­rec­ción del MININD, para pro­fun­di­zar so­bre con­tra­dic­cio­nes que se ha­bían pro­du­ci­do en­tre dis­tin­tos sin­di­ca­tos y em­pre­sas del Mi­nis­te­rio en torno al tra­ba­jo vo­lun­ta­rio.

En el in­ter­cam­bio se ex­pre­sa­ron los res­pec­ti­vos pun­tos de vis­ta, sin am­ba­ges, con la trans­pa­ren­cia y con­vic­ción re­que­ri­das.

El pro­pio Che acla­ró que las preo­cu­pa­cio­nes de la CTC-R por po­si­bles fa­llas eran tam­bién del MININD”, por su par­te, Lá­za­ro Pe­ña pro­me­tió que se ana­li­za­rían las ex­pe­rien­cias de las que ha­bló el Che, en­tre ellas “las ba­ses del mo­vi­mien­to y del plan de los bo­nos y del cer­ti­fi­ca­do, para apli­car­los a ni­vel na­cio­nal”.

En una oca­sión, es­tan­do el Che de vi­si­ta en una fá­bri­ca se le acer­ca­ron unos tra­ba­ja­do­res para que­jar­se de que el sin­di­ca­to le ha­bía qui­ta­do la asig­na­ción de una ca­sa a un obre­ro, an­te lo cual él ex­pre­só: “No­so­tros no po­de­mos re­sol­ver eso. Us­te­des tie­nen que ga­nar en con­cien­cia de tra­ba­ja­do­res, por­que fue­ron us­te­des los que eli­gie­ron a sus sin­di­ca­tos y si es­tos no ac­túan bien son us­te­des los que de­ben pe­dir­les cuen­ta y sus­ti­tuir­los”.

El Che con­si­de­ró tam­bién que “en el so­cia­lis­mo re­sul­ta esen­cial la di­rec­ción obre­ra por­que ga­ran­ti­za su pro­pie­dad so­bre los me­dios de pro­duc­ción. Las ma­sas de­ben par­ti­ci­par de ma­ne­ra co­lec­ti­va en el di­se­ño del plan, es­ta­ble­cien­do las nor­mas y en las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas so­bre la pro­duc­ción y el con­su­mo”.

En es­te di­fí­cil ca­mino de trans­for­ma­cio­nes y cam­bios, no exen­to de con­tra­dic­cio­nes, en pos de nue­vos y re­no­va­dos pa­ra­dig­mas, los sin­di­ca­tos tie­nen aún mu­cho que apren­der del Che, quien des­de los sa­be­res, y ar­ma­do de la teo­ría y cultura ne­ce­sa­rias, se ha­bi­tuó “a ser ana­lí­ti­co, a pro­ble­ma­ti­zar, úni­co mo­do de bus­car lo cier­to, lo esen­cial y los ca­mi­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.