Fal­sa cruzada con­tra el te­rro­ris­mo

Trabajadores - - NACIONALES - | Ra­fael Ho­jas Mar­tí­nez

Su­ce­si­vas ad­mi­nis­tra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses con­ti­núan in­vir­tien­do la reali­dad so­bre su rol en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo: mien­ten con to­tal des­fa­cha­tez y en­dil­gan a otras na­cio­nes res­pon­sa­bi­li­da­des que so­lo ata­ñen a su avie­so com­por­ta­mien­to po­lí­ti­co.

Es­ta­dos Uni­dos, la ma­yor ame­na­za pa­ra la paz mun­dial, res­pon­sa­ble de con­di­cio­nes caó­ti­cas y des­es­ta­bi­li­za­do­ras en to­dos los con­ti­nen­tes, y fac­tor de pro­fun­da ines­ta­bi­li­dad a la se­gu­ri­dad den­tro y fue­ra de sus fron­te­ras, vuel­ve a asu­mir an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal el pa­pel de víc­ti­ma de gru­pos ex­tre­mis­tas y vio­len­tos, y aho­ra en la pro­pia voz del pre­si­den­te, Do­nald Trump.

En su dis­cur­so an­te el 72 pe­río­do de se­sio­nes de la Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das —en una suer­te de re­tó­ri­ca agre­si­va e im­pe­rial—, el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano ex­pre­só:

“De­ten­dre­mos el te­rro­ris­mo ra­di­cal is­lá­mi­co por­que no po­de­mos per­mi­tir que des­tru­ya nues­tra na­ción y, de he­cho, des­tru­ya el mundo en­te­ro.

“De­be­mos ne­gar a los te­rro­ris­tas re­fu­gio se­gu­ro, trán­si­to, fi­nan­cia­mien­to y cual­quier for­ma de apo­yo a su vil y si­nies­tra ideo­lo­gía.

“De­be­mos ex­pul­sar­los de nues­tras na­cio­nes. Es ho­ra de po­ner al des­cu­bier­to y res­pon­sa­bi­li­zar a los paí­ses que apo­yan y fi­nan­cian a gru­pos te­rro­ris­tas co­mo Al Qae­da… y otros que ase­si­nan a per­so­nas ino­cen­tes.

“Es­ta­dos Uni­dos y nues­tros alia­dos es­ta­mos tra­ba­jan­do jun­tos en to­do Orien­te Me­dio pa­ra aplas­tar a los te­rro­ris­tas per­de­do­res y de­te­ner el re­sur­gi­mien­to de re­fu­gios se­gu­ros que usan pa­ra lan­zar ata­ques con­tra to­da nues­tra gen­te”.

La ver­dad es que Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos no es­tán in­vo­lu­cra­dos en una cruzada real con­tra el te­rro­ris­mo en el Orien­te Me­dio. Se tra­ta de una gue­rra im­pe­rial que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo sa­quear enor­mes re­cur­sos na­tu­ra­les co­mo el pe­tró­leo y el gas en Si­ria e Iraq, y tam­bién dis­mi­nuir las es­fe­ras de in­fluen­cia de otros ac­to­res in­ter­na­cio­na­les en esa re­gión; pa­ra ello uti­li­zan a gru­pos te­rro­ris­tas co­mo Al Qae­da, Daesh, Frente al Nus­ra y sus de­ri­va­dos, to­dos de su pro­pia crea­ción, a los que fi­nan­cia, or­ga­ni­za y apo­ya.

Lo que sí es cier­to y no men­cio­na Trump es que la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal, li­de­rea­da por Es­ta­dos Uni­dos, ma­sa­cra sis­te­má­ti­ca­men­te a po­bla­cio­nes ci­vi­les en Si­ria e Iraq, ar­ma y res­pal­da al ré­gi­men is­rae­lí, su más fiel so­cio en la re­gión, en la co­lo­ni­za­ción de los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos ocu­pa­dos.

Trump “pa­re­ce” des­co­no­cer el pron­tua­rio cri­mi­nal de ver­da­de­ros te­rro­ris­tas asen­ta­dos en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal, y en par­ti­cu­lar en el sur de la Flo­ri­da. ¿Aca­so exis­te al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre Daesh y Ome­ga 7; en­tre Bin La­den y Posada Ca­rri­les; en­tre Alp­ha 66 y Al Qae­da? Qui­zás pa­ra quien uti­li­za la tri­bu­na de la ONU pa­ra pro­mo­ver la gue­rra, el odio y el do­lor, mu­chas de esas in­te­rro­gan­tes no tie­nen im­por­tan­cia al­gu­na.

Señor Trump, Cu­ba ha su­fri­do des­de 1959 ac­cio­nes te­rro­ris­tas prac­ti­ca­das por gru­pos an­ti­cu­ba­nos ra­di­ca­dos en su país, con un sal­do de 3 mil 478 muer­tos y otras 2 mil 99 per­so­nas a las que la in­te­gri­dad fí­si­ca les fue que­bran­ta­da.

El 6 de oc­tu­bre se cum­pli­rán 41 años de la ex­plo­sión en pleno vue­lo de una na­ve de Cu­ba­na de Avia­ción, en Bar­ba­dos, don­de 73 per­so­nas per­die­ron la vi­da, 24 de ellas in­te­gra­ban el equi­po ju­ve­nil de es­gri­ma de Cu­ba, ga­na­do­res de to­das las me­da­llas de oro del fi­na­li­za­do Cam­peo­na­to Cen­troa­me­ri­cano y del Ca­ri­be de ese de­por­te en 1976. Aún Luis Posada Ca­rri­les, cri­mi­nal con­fe­so y uno de los au­to­res in­te­lec­tua­les de ese abo­mi­na­ble cri­men, con­ti­núa vi­vo y pro­te­gi­do por el Go­bierno de EE.UU.

El pue­blo de Cu­ba no tie­ne otra al­ter­na­ti­va que se­guir re­cla­man­do jus­ti­cia.

En el es­ce­na­rio de la ONU Trump ex­pre­só: “Que­re­mos ar­mo­nía y amis­tad, no con­flic­tos ni lu­chas”. En­ton­ces, cum­pla esa vo­lun­tad. Ve­ne­re a su pue­blo y ase­gu­re un mundo pa­cí­fi­co pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.