Des­cuen­to do­ble en TRD

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

In­creí­ble pe­ro cier­ta es la his­to­ria que na­rra el hol­gui­ne­ro Eddy Eu­ge­nio Ro­drí­guez Mo­ra, quien lle­va dos me­ses a la es­pe­ra de que le re­in­te­gren un di­ne­ro a su tar­je­ta mag­né­ti­ca.

Cuen­ta que el 18 de ju­lio com­pró dos pro­duc­tos pa­ra el ca­be­llo, por un va­lor to­tal de 5.85 CUC, en la TRD La Cen­tral, ubi­ca­da en Ca­rre­te­ra Cen­tral y ca­lle Fre­xes, en la ciu­dad de Hol­guín.

Pa­ra pa­gar en­tre­gó su tar­je­ta mag­né­ti­ca, pe­ro en los pri­me­ros dos in­ten­tos el dis­po­si­ti­vo a tra­vés del cual se efec­túa el co­bro no fun­cio­nó y la de­pen­dien­ta le in­di­có que usa­ra el de otro de­par­ta­men­to.

Eddy se di­ri­gió al de fe­rre­te­ría, don­de pu­do ha­cer efec­ti­va la ope­ra­ción, y an­tes de mar­char­se re­gre­só al de per­fu­me­ría los da­tos de ri­gor (di­rec­ción, teléfono y nú­me­ro de car­né de iden­ti­dad).

El 3 de agos­to, al ve­ri­fi­car las úl­ti­mas ope­ra­cio­nes en un ca­je­ro au­to­má­ti­co, se per­ca­tó de que le ha­bían co­bra­do dos ve­ces los ar­tícu­los.

Sin per­der tiem­po re­cla­mó a la ge­ren­te de la tien­da, quien com­pro­bó que era real el do­ble des­cuen­to y le orien­tó es­cri­bir la que­ja y ano­tar sus ge­ne­ra­les pa­ra po­der avi­sar­le cuan­do re­pu­sie­ran el di­ne­ro.

A ini­cios de sep­tiem­bre, fe­cha en la que nos re­mi­tió su car­ta, aún no se ha­bía re­suel­to el pro­ble­ma; por lo que uni­do a la in­con­for­mi­dad por lo acon­te­ci­do, Eddy tie­ne va­rias in­quie­tu­des.

“¿Cómo es po­si­ble que no de­tec­ten el so­bran­te de di­ne­ro en el cua­dre dia­rio, se­ma­nal o men­sual? ¿Es ne­ce­sa­rio siem­pre que uti­li­ce la tar­je­ta ir a un ca­je­ro a com­pro­bar?”.

El lec­tor tam­bién se pre­gun­ta cuán­tas per­so­nas pue­den es­tar sien­do víc­ti­mas de es­ta si­tua­ción sin co­no­cer­lo. Ade­más, no con­ci­be que pa­sa­do un mes su di­ne­ro si­ga re­te­ni­do por la tien­da. Y no­so­tros tam­po­co. | Ariadna A. Pé­rez

Es­ce­nas co­mo es­tas pue­den cau­sar la muerte o un ac­ci­den­te gra­ve. Otra po­si­ble con­se­cuen­cia es el con­ta­gio con al­gu­na en­fer­me­dad, de­bi­do a las aguas con­ta­mi­na­das don­de se mez­clan las des­bor­da­das por las pe­ne­tra­cio­nes del mar y las del dre­na­je y al­can­ta­ri­llas, con los ver­ti­mien­tos de desechos só­li­dos y otras in­mun­di­cias. De­be­mos te­ner pre­sen­te que cual­quier fe­nó­meno hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­co oca­sio­na inun­da­cio­nes, y la tem­po­ra­da de ci­clo­nes en el Atlán­ti­co se ex­tien­de has­ta el ve­ni­de­ro 30 de no­viem­bre. | tex­to y fo­to: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.