Las obras de los ga­na­do­res

Con­cur­so Nacional de Poe­sía Re­gino Pe­dro­so

Trabajadores - - PORTADA -

Por ra­zo­nes to­tal­men­te aje­nas a nues­tra vo­lun­tad, pu­bli­ca­mos con re­tra­so los poe­mas ga­na­do­res de la XVII edi­ción del Con­cur­so Nacional de Poe­sía Re­gino Pe­dro­so (2016), que ca­da dos años rin­de tri­bu­to al poe­ta que in­cor­po­ró al pa­no­ra­ma li­te­ra­rio nacional una vertiente nue­va con su poe­ma Sa­lu­ta­ción fra­ter­na al ta­ller me­cá­ni­co, pu­bli­ca­do por vez pri­me­ra en 1927

PRI­MER PRE­MIO DEL OFI­CIO

Pa­ra Vir­gi­lio López Le­mus Por el fi­lo de es­te ver­so

Que­bra­do An­do. Lle­vo una flor

Es­te ma­la­bar es mi vi­da

Os­cu­ra mi­sión que via­ja en mi san­gre Don­de na­ve­ga

Cal­mo­so y bre­ve

Un bar­qui­to de ru­da y al­baha­ca; Olo­ro­so bar­qui­to sin puer­to pre­ci­so Lu­ce­ros que guíen

Ni lu­nas que anun­cien.

Lo sien­to pal­pi­tar

En la sís­to­le en la diás­to­le

En la fuen­te se­re­ní­si­ma de un re­cuer­do Que a ve­ces nau­fra­ga.

A ru­da y al­baha­ca hue­le mi pa­sa­do Don­de co­no­cí fra­ses que ofrez­co El me­jor de mis do­nes re­co­gi­dos En jar­di­nes de nos­tal­gias, du­das,

Las en­sar­to con un hi­lo len­tí­si­mo De es­pe­ras y sue­ños

De ilu­sio­nes pre­ma­tu­ras ro tas

Que nun­ca vieron el ama­ne­cer

Ni el cre­pi­tar del fue­go

Don­de al­guien

Es­pe­ra por la lum­bre

El arri­bo del ni­ño y sus ofren­das.

Voy por el fi­lo que­bra­do de es­te ver­so Y mi­ro

Un atar­de­cer de pal­mas y ja­güe­yes. ¿Aca­so son ellos mi ver­da­de­ra som­bra? Pri­sio­ne­ra y ver­de en el he­chi­zo

De es­te tiem­po que trae

Aro­mas del tiem­po can­ta­do

Por el ale­tear de una ta­ta­gua

Por el cre­pi­tar de las ma­de­ras

De es­ta ca­sa de sue­ños

Don­de una co­ma­dri­ta me­ce la es­pe­ra Y tra­zo el abis­mo

De un ver­so por don­de voy sin sa­ber Que en su vi­da sos­ten­go mi equi­li­brio. Luis Car­los Suárez

(1955, Man­za­ni­llo, Gran­ma)

PRE­MIO EX­TRA­OR­DI­NA­RIO DE LA CTC

LOS MÚL­TI­PLES OFI­CIOS DEL LEN­GUA­JE ¿Qué me­jor pue­de ha­cer un poe­ta que em­pu­jar un país? Mi­guel Bar­net Ne­gar el poe­ma y ha­cer­me un hom­bre de tra­ba­jo. Un ma­che­te­ro mi­llo­na­rio. Is­la tan dul­ce con­tra el fi­lo.

Ver­de irreal de la ca­ña ba­jo el sol de me­dio­día. Un es­ti­ba­dor del puer­to de Ma­riel. Ir y ve­nir. Azú­car prie­ta so­bre la es­pal­da. Arroz im­por­ta­do. Whi­te Ri­ce.

Un obre­ro de ase­rrío. Vi­gas de ce­dro. Lis­to­nes de ro­ble.

¿Y si aflu­ye el poe­ma? ¿En el co­lo­sal tiem­po que du­ra un se­gun­do la pu­jan­te ca­be­za del poe­ma? ¿La co­no­ci­da for­ma del poe­ma en los mon­tícu­los de vi­ru­tas?

La es­tri­den­cia de la sie­rra me­cá­ni­ca pue­de re­gre­sar­te a la reali­dad.

He­rra­mien­ta aje­na a la poe­sía, cor­ta ín­di­ce y pul­gar.

De un ta­jo. Qui­nien­tas re­vo­lu­cio­nes por se­gun­do.

Con­ver­tir­se en el obre­ro man­co de la fá­bri­ca de Os­kar Schind­ler.

Es­plén­di­das ve­tas en la su­per­fi­cie de la ma­de­ra. San­gre.

Ne­gar el poe­ma y ha­cer­se (ca­si) un ani­mal de car­ga. O de ti­ro. Un buey que es­tríe la par­ce­la fa­mi­liar. Do­mi­nios asig­na­dos en usu­fruc­to. Te­rro­nes de co­bre.

El mu­lo de Lezama. El su­dor ma­nan­do so­bre el cas­co/ ablan­da la pie­dra en­tre­sa­ca­da.

Sos­te­ner el mundo so­bre los lo­mos. ¿Y el poe­ma?

Se­ría me­nos do­lo­ro­so le­van­tar una pa­red. Cla­ve­tear las sue­las de unos za­pa­tos co­le­gia­les. En­trar a la ca­vi­dad en­fer­ma de un pecho.

A esos te­rri­to­rios don­de se fi­jan las ce­pas del cáncer. Ama­sar el pan. Con las ma­nos su­cias de gra­sa ajus­tar las tuer­cas del país. Los ejes y vál­vu­las. En cam­bio, yo des­cien­do (ten­go que des­cen­der) a las can­te­ras del poe­ma. A las can­te­ras

—di­go— de San Lá­za­ro.

Mis pies se hun­den en la cal vi­va. El re­clu­so 113 me son­ríe.

Cum­plo un ho­ra­rio la­bo­ral fren­te a la má­qui­na de es­cri­bir.

Soy un jor­na­le­ro del len­gua­je. Ba­jo mi me­sa de tra­ba­jo el ase­rrín de las pa­la­bras al­za sus co­li­nas. Nun­ca ne­gar el poe­ma.

Em­pu­jo al país. Ti­ro del país. Car­go el país a mis es­pal­das.

Soy quien ca­va una trin­che­ra en la ari­dez del idio­ma pa­ra que no pa­se el Gi­gan­te de las Sie­te Le­guas. Pa­ra que no arro­jen mi pa­tria a las jau­rías. Aprie­to con­tra el pecho la pa­la­bra fu­sil y es­pe­ro la or­den. Moi­sés Ma­yán

(1983, Hol­guín)

PRE­MIO ES­PE­CIAL CENTENARIO DE JO­SÉ SOLER PUIG

ARQUETIPOS Se tor­nan arquetipos post­mo­der­nos (…) Jo­sé Luis Se­rrano Con la­ti­dos mo­der­nos de su múscu­lo ar­cai­co se apres­tan ju­bi­lo­sos a su­frir un de­li­rio.

Son ca­pa­ces in­clu­so de afron­tar el mar­ti­rio en el nom­bre in­fa­li­ble de un fu­tu­ro al­ge­brai­co.

Jun­tos bru­ñen sus ge­nes y el me­tal de su et­nia, y la san­gre eli­tis­ta que su fe so­li­vian­ta. So­la­men­te ve­ne­ran el ful­gor de una san­ta: la des­pó­ti­ca san­ta de la mer­ca­do­tec­nia.

Agi­tan­do tro­feos y pe­cu­lios le­gí­ti­mos di­se­mi­nan su or­gu­llo co­mo ar­cán­ge­les ma­los. Son cria­tu­ras te­rres­tres, y, no obs­tan­te, a in­ter­va­los, una gón­do­la cru­za por sus ojos ma­rí­ti­mos.

Y de­rra­man for­tu­nas en lus­tro­sas ru­le­tas su­je­tan­do la suer­te con es­tó­li­do en­gar­ce, pe­ro si la des­di­cha se de­to­na y se es­par­ce, se ca­mu­flan me­dro­sos en sus pro­pias ex­cre­tas.

Des­co­no­cen la inopia y el dolor es iné­di­to. Es muy ra­ro que mue­ran de ma­la­ria o de ti­sis. Ni si­quie­ra la cri­sis —la pu­tí­si­ma cri­sis—, se ha ani­ma­do a ro­zar­les sus tar­je­tas de cré­di­to.

So­lo exis­te un de­miur­go, que no es dios ni el azar —ase­gu­ran que dios y el azar son fan­to­ches—: el Gran Bu­co, el ca­brón, el que to­das las no­ches los in­ci­ta a exul­tar­se, y a be­ber y a se­xuar.

Ya al fi­nal, au­reo­la­dos, aban­do­nan el sue­lo sin si­quie­ra as­pi­rar que la luz los as­per­ja; y por cier­tas ren­di­jas, o sal­tan­do la ver­ja, siem­pre en­cuen­tran el mo­do de co­lar­se en el cie­lo. Ale­xan­der Be­sú

(1970, Ni­que­ro, Gran­ma)

SE­GUN­DO PRE­MIO DAN­CING OFF

La ver­da­de­ra vi­da no es re­du­ci­ble a pa­la­bras ha­bla­das ni es­cri­tas, por na­die, nun­ca. La ver­da­de­ra vi­da ocu­rre cuan­do es­ta­mos so­los, pen­san­do, sin­tien­do, per­di­dos en el re­cuer­do, so­ña­do­ra­men­te cons­cien­tes de no­so­tros mis­mos, los mo­men­tos sub­mi­cros­có­pi­cos. Don DeLi­llo Qui­zás el tren avan­za ha­cia al­gún lu­gar por­que las par­tes aca­ban de per­der sen­ti­do.

Qui­zás el pai­sa­je en la ven­ta­ni­lla es de­pri­men­te y me in­ven­to una ca­sa de ma­de­ra con el te­cho de guano don­de ha­bi­tan la mu­jer que llo­ra y el hom­bre que gri­ta.

Qui­zás la mu­jer llo­re de es­pal­das co­mo una mal­di­ta pe­rra.

Qui­zás el ma­ri­do im­pac­te los nu­di­llos en la es­pal­da y las cos­ti­llas y el ros­tro.

Qui­zás frag­men­te a su mu­jer en dos cua­tro die­ci­séis mi­ta­des.

Qui­zás la mu­jer que llo­ra de­je de ha­cer­lo y un­te to­do de que­ro­sén y pren­da un fós­fo­ro y ob­ser­ve có­mo ar­den la ma­de­ra y el guano y la car­ne de su ma­ri­do.

Qui­zás la mu­jer se arro­je al fue­go sin mo­ti­vos pa­ra no ha­cer­lo.

Qui­zás vea su cuer­po ar­der la piel en su car­ne la gra­sa en su car­ne y de­je de ser la mu­jer que llo­ra y se con­vier­ta en la mu­jer que gri­ta has­ta que so­lo que­den ce­ni­zas en aquel pai­sa­je.

Qui­zás los pai­sa­jes de­pri­men­tes sa­can lo peor de mí. Geo­nel Ale­jan­dro Ra­ma

(1991, Ma­na­tí, Las Tu­nas)

TER­CER PRE­MIO PRO­ME­SA DE ES­TAN­CIA / ES­TA­DO DE PER­MA­NEN­CIA

NI­CHOS por me­dia­cio­nes del po­der pa­ra des­po­jos fo­né­ti­cos.

Ho­ri­zon­tal y pe­ri­me­tral de mo­do que en­cuen­tre con­for­mi­dad con el ves­tí­bu­lo.

No sé qué lí­nea de pro­duc­ción es es­ta ni có­mo op­ti­mi­zar los ele­men­tos bá­si­cos de mi zo­na de con­fort.

NI­CHOS co­mo es­ta­tu­to, co­mo re­me­sas. Ho­ri­zon­tal y pe­ri­me­tral: no im­por­ta el plano, las for­mas tra­za­das en la men­te que fun­cio­nan

co­mo un res­pi­ra­de­ro.

Se bus­ca el pun­to de com­pa­ra­ción en­tre la ge­ne­ro­si­dad de los ges­tos y la si­ner­gia. En­tre las múl­ti­ples re­la­cio­nes de au­to­ri­dad y las tec­no­lo­gías del cas­ti­go.

NI­CHOS co­mo pro­yec­tos de va­lor pa­ra el hom­bre (y el ar­te)

las no­rias del trans­por­te pú­bli­co -oh, la pro­pie­dad social

des­pro­vis­tas del en­co­fra­do y las efe­mé­ri­des

N/I/C/H/O/S so­bre el sue­lo rús­ti­co… N/I/C/H/O/S so­bre el sue­lo ur­ba­ni­za­ble…

las coin­ci­den­cias de lo si­mé­tri­co. You­re Me­rino

(1975, Ba­nes, Hol­guín)

PRE­MIO ES­PE­CIAL DEL CON­SE­JO NACIONAL DE CA­SAS DE CULTURA

CONFESANDO A TED

Ma­ta­rán al hom­bre van a pa­sar co­rrien­te por su cuer­po has­ta que de­je de res­pi­rar.

Le afei­ta­ron la ca­be­za le pu­sie­ron un ta­pón en el tra­se­ro pa­ra que no de­fe­ca­ra se­ría as­que­ro­so la muer­te per­de­ría ese ha­lo de so­lem­ni­dad Cu­bri­rán su ca­ra pa­ra que no se le sal­gan los ojos la elec­tri­ci­dad pue­de ha­cer esas co­sas ha­cer que la muer­te sea ho­rri­ble que te ex­plo­ten los ojos y la len­gua y otros de­ta­lles es­pan­to­sos.

In­vi­tar a los afec­ta­dos es un gol­pe de gra­cia po­ner­los có­mo­da­men­te en pri­me­ra fi­la ob­ser­var có­mo se fríe al acu­sa­do es una for­ma de ven­gan­za ofi­cial

ver­lo con­tor­sio­nar en la si­lla, sen­tir el olor a car­ne que­ma­da. Dí­gan­le a mi fa­mi­lia que los quie­ro.

Son sus úl­ti­mas pa­la­bras. Go all the way no stay for Bundy —di­ce el

car­tel.

A las 7:00 a m las lu­ces par­pa­dean se cum­pli­rá la sen­ten­cia y el hom­bre es­ta­rá muer­to los ca­bles en es­tre­cho con­tu­ber­nio con la car­ne. Dí­gan­le a mi fa­mi­lia que los quie­ro.

Theo­do­re Ro­bert Co­well Bundy no acep­ta el bis­tec y los hue­vos

Theo­do­re Co­well Bundy re­ci­be a dia­rio car­tas de mu­je­res di­cién­do­le que lo aman.

Ted Bundy fue con­de­na­do por ase­si­nar a Li­sa Lewy y Mar­ga­ret Bou­man.

Otros nom­bres y otras caras es­ta­rán so­las fue­ra de es­ta ha­bi­ta­ción, te­rri­ble­men­te so­las.

Des­nu­das y so­las en lu­ga­res sór­di­dos pre­sas en la os­cu­ri­dad inaca­ba­ble sin que na­die es­cu­che sus gri­tos.

El me­tal abrién­do­les la car­ne la pa­lan­ca de hie­rro ma­cha­cán­do­le los hue­sos so­las con­tra él y su son­ri­sa ma­nia­co-de­pre­si­va. Él vol­ve­rá so­bre ellas, las ma­ta­rá in­fi­ni­ta­men­te des­de el mo­men­to en que lo de­cla­ren muer­to y des­alo­jen la sa­la. Eli­seo Abreu

(1961, Jo­ve­lla­nos, Ma­tan­zas)

PRE­MIO ES­PE­CIAL DEL GRU­PO ALA DÉ­CI­MA

MI­SIÓN Al he­roi­co con­tin­gen­te mé­di­co Henry Ree­ve

Fru­to y pa­la­bra es la hi­gue­ra pro­ver­bial, si las ma­ña­nas

su­plen mis cos­tas le­ja­nas por ojos de pri­ma­ve­ra. La es­pe­ran­za de­ses­pe­ra co­mo la pla­ta en cri­sol. Labios tem­pra­nos. Seol de in­vierno, som­bras y la­zos. Ra­ra jus­ti­cia en sus bra­zos lle­van los hi­jos del sol.

Ama­ne­cen los vi­ñe­dos co­lin­dan­tes al tri­gal. Vuel­ven pa­sos. El erial tra­du­ce en ma­pa sus de­dos. La­be­rin­to, mil en­re­dos es la glo­ria de la men­te por­que el pa­sa­do-pre­sen­te apro­xi­ma la­ti­tu­des. Mien­tras, sen­de­ro y vir­tu­des se sa­lu­dan al orien­te.

Luz, en que ama­ne­ce o mue­re pro­nun­cia­da ca­da ru­na hu­ye su ni­do y for­tu­na a don­de el vien­to no hie­re. Un so­plo tar­do re­quie­re de pa­nes. Y es el abis­mo ru­mor de fue­go en sí mis­mo, nom­bres, vi­ven­cias, al­bur… cuan­do las pla­yas del sur se vis­ten de olas y sis­mo.

De­cir qui­sie­ra el ca­mino en bar­cas, nu­bes y tie­rra cuan­to la mano se afe­rra a los su­su­rros de un pino. Pal­par in­som­nios. Des­tino al­za­do so­bre ra­zón.

Co­ser me­mo­rias. Mi­sión de puen­tes ba­jo otras vi­das. Y en an­da­res, las cre­ci­das mon­ta­ñas del co­ra­zón. Luis de la Cruz Pé­rez

(1956, Ya­gua­jay, San­cti Spí­ri­tus)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.