Ins­pi­ra­ción y alien­to

En el centenario de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre

Trabajadores - - PORTADA - Tha­lía Fung Doc­to­ra en Cien­cias y pro­fe­so­ra de Mé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na

DE LE­NIN se pue­de es­cri­bir en mu­chos cam­pos; pe­ro si en al­guno po­see es­pe­cial vi­gen­cia es en la his­to­ria política con­tem­po­rá­nea, en la teo­ría política, en par­ti­cu­lar, en la fi­lo­so­fía política y en la cien­cia política. En es­ta úl­ti­ma dis­ci­pli­na, su pa­pel en el mar­xis­mo pue­de ca­li­fi­car­se de fun­da­cio­nal. De­ve­ló los nue­vos su­je­tos re­vo­lu­cio­na­rios, los es­ce­na­rios ines­pe­ra­dos de las si­guien­tes re­vo­lu­cio­nes so­cia­lis­tas, y des­de muy tem­prano, des­cu­brió el ca­mino por el que ne­ce­sa­ria­men­te ha­bía de tran­si­tar la re­vo­lu­ción en Ru­sia.

No obs­tan­te, no hu­bo una con­tra­dic­ción de prin­ci­pio en­tre Marx y Le­nin, sino el aná­li­sis con­tex­tua­li­za­do de la so­cie­dad eu­ro­cen­tris­ta y, en con­se­cuen­cia, más sim­pli­fi­ca­da, ra­cio­nal e ins­tru­men­tal por ser nú­cleo de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, y la com­ple­ja so­cie­dad eu­ro­asiá­ti­ca ru­sa en la cual su es­truc­tu­ra cla­sis­ta ofre­cía un pre­do­mi­nio de los gru­pos cam­pe­si­nos y se en­mas­ca­ra­ba el in­cre­men­to de la pe­ne­tra­ción de las re­la­cio­nes ca­pi­ta­lis­tas que in­clu­si­ve trans­for­ma­ba a una par­te con­si­de­ra­ble del cam­pe­si­na­do en se­mi­pro­le­ta­rio.

Le­nin va­lo­ró jus­ta­men­te al cam­pe­si­na­do po­bre co­mo un su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio, y lo sor­pren­dió el com­por­ta­mien­to de los cam­pe­si­nos me­dios en la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre quie­nes pro­ba­ron que tam­bién ha­bía que con­tar con ellos, con lo cual se mun­dia­li­zó la po­si­bi­li­dad de la re­vo­lu­ción por cuan­to la pro­pia mo­der­ni­dad de la re­vo­lu­ción política bur­gue­sa de­man­da­ba la exis­ten­cia de su con­tra­par­ti­da, los paí­ses su­mi­nis­tra­do­res de ma­te­rias pri­mas y, en con­se­cuen­cia, opri­mi­dos por los más desa­rro­lla­dos, con lo cual la con­sig­na de Marx so­bre la uni­dad de los pro­le­ta­rios se cam­bió por la de “pue­blos opri­mi­dos, uníos”.

El tra­ta­mien­to de la con­cien­cia de cla­se ha­bía si­do un asun­to de la ma­yor im­por­tan­cia pa­ra los mar­xis­tas; el pro­pio Marx con­si­de­ra­ba que la cla­se so­lo po­seía di­cha con­di­ción cuan­do ac­tua­ba co­mo par­ti­do po­lí­ti­co, y al­re­de­dor de di­cha cues­tión di­fe­rían Ro­sa Lu­xem­bur­go y Vla­di­mir Ilich Le­nin, dis­cre­pan­cia que va­lo­ra­mos co­mo de cer­ti­dum­bre en dis­tin­tos ni­ve­les. Ro­sa se ex­pre­sa­ba en tér­mi­nos fi­lo­só­fi­cos, más pró­xi­mos al pen­sa­mien­to de Marx, y Le­nin ac­tua­ba co­mo un cien­tis­ta de la política, al plan­tear que ha­bía que im­por­tar la con­cien­cia de cla­se a la cla­se obre­ra. Por su­pues­to, que Le­nin se re­fe­ría a la es­tra­te­gia y las tác­ti­cas po­lí­ti­cas que so­lo po­dían ser ela­bo­ra­das por un gru­po pro­fe­sio­nal de la cla­se, aquel cons­ti­tui­do por el par­ti­do. Con Le­nin, se fun­da­men­ta la ne­ce­si­dad del par­ti­do o gru­po que di­ri­gie­ra in­te­li­gen­te­men­te el com­por­ta­mien­to de los re­vo­lu­cio­na­rios y que, en Ru­sia, asu­mie­ron el nom­bre de bol­che­vi­ques por re­pre­sen­tar la ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes en el II Con­gre­so de los so­cial­de­mó­cra­tas ru­sos.

La fle­xi­bi­li­dad y la con­cre­ción tác­ti­ca de Le­nin se pu­so de ma­ni­fies­to en la re­vo­lu­ción bur­gue­sa de 1905, en la cual con­mi­nó a la par­ti­ci­pa­ción de los obre­ros que no sen­tían sus ob­je­ti­vos co­mo pro­pios; pe­ro Le­nin par­tía del cri­te­rio de que so­lo se apren­de a lu­char en la lu­cha. Cuan­do se pro­cla­ma la Du­ma, los bol­che­vi­ques par­ti­ci­pa­ron —aún en con­tra del cri­te­rio de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea— por­que Le­nin adu­jo que de­bían in­gre­sar en di­cho Par­la­men­to, in­clu­si­ve pa­ra ex­pre­sar en su seno, que aquel no ser­vía. Cuan­do años des­pués, se vo­ta­ron los cré­di­tos de la I Gue­rra Mun­dial, los bol­che­vi­ques y los ser­bios fue­ron los úni­cos so­cial­de­mó­cra­tas que se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra.

Los bol­che­vi­ques de­mos­tra­ban un co­no­ci­mien­to pro­fun­do de la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal; pe­ro en la to­ma de de­ci­sio­nes, so­lo Le­nin pu­do en­fren­tar la cri­sis que pro­vo­có la paz de Bres­tLi­tovsk en los re­vo­lu­cio­na­rios, y pro­bar por qué cons­ti­tuía la úni­ca to­ma de de­ci­sión po­si­ble. Más tar­de, al asu­mir la Nue­va Política Económica (NEP), re­ci­bió múl­ti­ples crí­ti­cas; pe­ro la NEP era im­pres­cin­di­ble pa­ra sal­var la Re­vo­lu­ción, y aun­que inacep­ta­ble pa­ra la pré­di­ca de mu­chos di­ri­gen­tes so­cial­de­mó­cra­tas, tam­bién bol­che­vi­ques, hay que re­cor­dar que an­te la ofen­si­va de la En­ten­te y la con­tra­rre­vo­lu­ción in­ter­na, la si­tua­ción ha­bía al­can­za­do tal gra­do que aún en 1928 ha­bía muer­tos por ham­bre en las ca­lles. In­clu­si­ve, en sus tác­ti­cas con­cer­nien­tes al tra­ta­mien­to con­cre­to de ca­da pro­ble­ma, Le­nin no re­cha­zó los com­pro­mi­sos en aras de la de­fen­sa del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio y su ob­je­ti­vi­dad ana­lí­ti­ca lo hi­zo va­lo­rar que da­do el avance tec­no­ló­gi­co de Ale­ma­nia si la re­vo­lu­ción se pro­du­cía en di­cho país, Ru­sia de­ja­ría de en­ca­be­zar el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio. Tra­ba­jó sin des­can­so en aras de de­fen­der la uni­dad del par­ti­do co­mo van­guar­dia del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio y aun­que di­fe­ría de los cri­te­rios de al­gu­nos de sus miem­bros, siem­pre eva­luó sus po­si­bles apor­tes, ya que, se­gún de­cía, en las re­vo­lu­cio­nes, aún los es­qui­ro­les pue­den pres­tar ser­vi­cio.

Con la I In­ter­na­cio­nal, las ideas de Marx se ex­tien­den y tras­cien­den a los cen­tros eu­ro­peos, po­dría ca­li­fi­car­se a di­cha or­ga­ni­za­ción co­mo la pri­me­ra de la so­cie­dad ci­vil in­ter­na­cio­nal que por­ta las ideas de los obre­ros. En Amé­ri­ca, en­cuen­tra asien­to prin­ci­pal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos y en los gran­des paí­ses del Cono Sur; pe­ro el te­rre­mo­to ideo­ló­gi­co que sig­ni­fi­có la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, la cual es­tre­nó la bi­po­la­ri­dad his­tó­ri­co-social a ni­vel mun­dial, no so­lo acen­tuó la for­ma­ción de par­ti­dos co­mu­nis­tas en paí­ses con un ma­yor gra­do de or­ga­ni­za­ción, sino, muy tem­prano, aque­llos cu­ba­nos que ha­bían ce­le­bra­do el 1º de Ma­yo, aún ba­jo el do­mi­nio co­lo­nial, en­con­tra­ron fie­les di­ri­gen­tes en el co­mu­nis­ta fun­da­dor del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Cu­bano, Car­los Ba­li­ño, y en aquel bravo uni­ver­si­ta­rio que bus­có la unión de los es­tu­dian­tes y los tra­ba­ja­do­res y con­quis­tó a la ju­ven­tud, el ama­do Ju­lio An­to­nio Me­lla.

Le­nin ha­bía pre­vis­to que con la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre se rom­pía la ca­de­na im­pe­ria­lis­ta por su es­la­bón más débil, aquel que por­ta­ba el ma­yor nú­me­ro de con­tra­dic­cio­nes; pe­ro ello era so­lo el co­mien­zo. A tra­vés de la III In­ter­na­cio­nal, Le­nin ex­pu­so su aná­li­sis de los avan­ces de los pro­ce­sos re­vo­lu­cio­na­rios y se­ña­ló en cuál di­rec­ción se mo­ve­ría la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta que in­du­da­ble­men­te, pa­ra él, iría ha­cia el es­te. Su pre­dic­ción cien­tí­fi­ca se cum­plió en las re­vo­lu­cio­nes de los paí­ses asiá­ti­cos, en­ca­be­za­das por Mao Tse Tung, Ho Chi Minh, Kim Il Sung.

Pe­ro, de mo­do im­pen­sa­do, po­cos años des­pués, en una is­la del Ca­ri­be, que se eman­ci­pó de su me­tró­po­li en el trán­si­to del si­glo XIX al si­glo XX, ba­jo la con­cep­ción uni­ta­ria y la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta de Jo­sé Mar­tí, un jo­ven abo­ga­do lo­gró la ha­za­ña de política cien­tí­fi­ca de pro­bar a su pue­blo que so­lo po­dría li­be­rar­se del ti­rano y cum­plir su des­tino ame­ri­cano con una re­vo­lu­ción de los opri­mi­dos, y con di­cha con­vic­ción con­vo­có a la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta que tran­si­tó des­de el es­te ha­cia un sur-oes­te lo cual re­que­ría de una lu­cha en fren­tes ideo­ló­gi­cos va­rios, y con su­je­tos di­ver­sos, en fun­ción de lo cual tra­ba­jó por la uni­dad de los re­vo­lu­cio­na­rios, cam­pe­si­nos, obre­ros, es­tu­dian­tes, y otros gru­pos so­cia­les en la ciu­dad y en el cam­po, los cua­les in­te­gra­ban un pue­blo que ha­bía si­do opri­mi­do por si­glos. Se en­fren­ta­ba en­ton­ces, co­mo Le­nin, al más gran­de re­to his­tó­ri­co: crear la pro­pia ba­se económica de la re­vo­lu­ción.

Co­mo no pue­de tra­tar­se a la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre sin la con­duc­ción de Le­nin, tam­po­co pue­de con­ce­bir­se la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, sin la es­tra­te­gia y tác­ti­cas de Fi­del Cas­tro. En la is­la don­de se unen y se se­pa­ran el Gol­fo de Mé­xi­co y el mar Ca­ri­be o mar de las An­ti­llas, tam­bién se en­cuen­tran y se de­ba­ten en apo­yo y con­tra­dic­ción las ideas de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre y el sue­ño ame­ri­cano de Mar­tí.

Se­gún sen­ten­cia­ba Ma­ya­kovs­ki, aún la his­to­ria de Le­nin es­tá por es­cri­bir, y su­ce­de lo mis­mo con el aná­li­sis teó­ri­co del sen­ti­do de Fi­del pa­ra la Amé­ri­ca nues­tra. Fi­del hi­zo su­yas las ideas que se ha­bían na­tu­ra­li­za­do en el con­ti­nen­te asiá­ti­co y las tra­jo al sue­lo nu­tri­cio de la Amé­ri­ca nues­tra, su­re­ña, plu­ral, co­exis­ten­te, que ha­bía lu­cha­do por los sue­ños eman­ci­pa­do­res de Bo­lí­var, Su­cre, San Mar­tín, Juá­rez, Mar­tí. En Cu­ba con­fra­ter­ni­za­ron la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre y la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na: Le­nin y Fi­del Cas­tro. No se co­no­cie­ron; pe­ro am­bos se plan­tea­ron idén­ti­cos ob­je­ti­vos: lu­char por una re­vo­lu­ción ver­da­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.