Pre­sen­cia eter­na de un des­apa­re­ci­do

Trabajadores - - PORTADA - Ali­na Martínez Triay

“Nunca más su­pi­mos de él. Fue co­mo si se lo hu­bie­ra tra­ga­do la tie­rra. Re­co­rrí to­das las es­ta­cio­nes de po­li­cía, to­das las de­pen­den­cias re­pre­si­vas po­si­bles, hi­ce ges­tio­nes a to­dos los ni­ve­les. Na­die apor­ta­ba na­da. Na­die sa­bía na­da”. Así re­cor­dó Ire­ne Ro­drí­guez, mi­li­tan­te co­mu­nis­ta y sin­di­ca­lis­ta, el an­gus­tio­so pe­re­gri­nar pa­ra co­no­cer el pa­ra­de­ro de su es­po­so Jo­sé Ma­ría Pé­rez, quien asu­mió la di­rec­ción del mo­vi­mien­to sin­di­cal cu­bano des­pués de que la dic­ta­du­ra de Fulgencio Ba­tis­ta le ne­gó la en­tra­da al país al se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC Lá­za­ro Pe­ña.

Jo­sé Ma­ría ha­bía si­do se­cues­tra­do el 20 de no­viem­bre de 1957, en la in­ter­sec­ción de las cén­tri­cas ave­ni­das ca­pi­ta­li­nas Be­las­coaín y Car­los III, por agen­tes del lla­ma­do Bu­ró de Re­pre­sión de Ac­ti­vi­da­des Co­mu­nis­tas (Brac).

No era un he­cho inusual, sino una de las tan­tas prác­ti­cas de las fuer­zas re­pre­si­vas. Mu­chos re­vo­lu­cio­na­rios fue­ron de­te­ni­dos co­mo él, en ple­na ca­lle, con to­tal im­pu­ni­dad, an­te la mi­ra­da alar­ma­da de los tran­seún­tes que sa­bían lo que ello sig­ni­fi­ca­ba: al­gu­nos de los cap­tu­ra­dos so­bre­vi­vían a la pri­sión y las tor­tu­ras, otros mo­rían co­mo con­se­cuen­cia de los mal­tra­tos, y sus cuer­pos eran aban­do­na­dos por sus ver­du­gos en cual­quier par­te; Jo­sé Ma­ría en­gro­só una si­nies­tra lis­ta: la de los des­apa­re­ci­dos.

No fue has­ta des­pués del triun­fo de enero de 1959 que se su­po có­mo ha­bían si­do los úl­ti­mos días del re­cio luchador. Ha­bía caí­do en ma­nos del san­gui­na­rio Ju­lio Lau­rent, je­fe del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia Na­val, or­ga­nis­mo de vi­gi­lan­cia y re­pre­sión de la Ma­ri­na de Gue­rra. Es­te per­so­na­je tra­ba­ja­ba en es­tre­cho con­tac­to con el ase­sino Es­te­ban Ven­tu­ra No­vo y ope­ra­ba fun­da­men­tal­men­te en La Cho­rre­ra. Allí se uti­li­za­ba la lan­cha 4 de sep­tiem­bre pa­ra lan­zar a las aguas los cuer­pos mar­ti­ri­za­dos de los lu­cha­do­res.

Un ca­bo de la dic­ta­du­ra, alias El Ra­na, al ser juz­ga­do por su ac­tua­ción cri­mi­nal, se re­fi­rió a lo acon­te­ci­do. De­cla­ró que en una ca­sa de bo­tes ubi­ca­da en 21 es­qui­na a 32, en la mar­gen es­te del río Al­men­da­res, se res­guar­da­ban las em­bar­ca­cio­nes de Ba­tis­ta y otros po­lí­ti­cos del ré­gi­men, ade­más de la co­man­da­da por el pro­pio ca­bo.

Al ver una fo­to de Jo­sé Ma­ría que le mos­tró Ire­ne, el acu­sa­do lo re­co­no­ció co­mo el hom­bre que es­tu­vo du­ran­te cua­tro días fe­roz­men­te gol­pea­do en la na­ve don­de guar­da­ba la lan­cha, y al ma­ne­jar­la ha­cia su fa­tí­di­co des­tino com­pro­bó por el es­pe­jo de es­ta có­mo lo lan­za­ban a las pro­fun­di­da­des.

Es una his­to­ria que a pe­sar de los 60 años trans­cu­rri­dos los cu­ba­nos no po­de­mos ol­vi­dar, de igual mo­do tam­po­co se bo­rra­rá de nues­tras men­tes la reac­ción de las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos an­te la so­li­ci­tud del Go­bierno Re­vo­lu­cio­na­rio de la de­ten­ción pa­ra su pos­te­rior ex­tra­di­ción de Lau­rent, au­tor de es­te y mu­chos otros crí­me­nes, quien se ha­bía re­fu­gia­do en la nación del Nor­te. En­ton­ces ese país sí fue sor­do al jus­to re­cla­mo de Cu­ba y con­ti­nuó pro­por­cio­nán­do­les re­fu­gio no so­lo a es­te, sino a otros ase­si­nos al ser­vi­cio del ba­tis­ta­to.

In­ten­ta­ron aho­gar en el mar la ri­ca eje­cu­to­ria de Jo­sé Ma­ría en fa­vor de los tra­ba­ja­do­res, pero que­dó gra­ba­da pa­ra siem­pre en la his­to­ria del mo­vi­mien­to sin­di­cal cu­bano.

Des­de muy jo­ven ha­bía desafia­do la dic­ta­du­ra de Ge­rar­do Ma­cha­do y sin per­te­ne­cer to­da­vía al sec­tor del trans­por­te or­ga­ni­zó co­mo miem­bro de la Li­ga Ju­ve­nil Co­mu­nis­ta un pa­ro de cho­fe­res; es­tu­vo en pri­me­ra fi­la en la huel­ga ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­ria que des­pa­chó al ti­rano; ayu­dó a crear el Sin­di­ca­to de Óm­ni­bus Alia­dos y, du­ran­te su car­go de se­cre­ta­rio ge­ne­ral, de­mos­tró a sus com­pa­ñe­ros de la­bor que con la uni­dad po­drían lu­char con éxi­to con­tra los pa­tro­nos. Y su em­pe­ño uni­ta­rio lo lle­vó a con­ver­tir­se en fun­da­dor y di­ri­gen­te de la Fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de La Ha­ba­na y de la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC), de cu­yo pri­mer eje­cu­ti­vo for­mó par­te. Co­mo re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de­fen­dió con igual vehe­men­cia a los su­yos.

Cuan­do Lá­za­ro Pe­ña tu­vo que via­jar al ex­te­rior por su con­di­ción de vi­ce­pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Sin­di­cal Mun­dial, la dic­ta­du­ra de Ba­tis­ta le prohi­bió el re­gre­so a Cu­ba. En­ton­ces la di­rec­ción del mo­vi­mien­to sin­di­cal re­ca­yó sobre Jo­sé Ma­ría, que en cir­cuns­tan­cias muy com­ple­jas y ries­go­sas man­tu­vo la ac­ción de los tra­ba­ja­do­res a tra­vés de los Co­mi­tés de De­fen­sa de las De­man­das Obre­ras y la De­mo­cra­ti­za­ción de la CTC, cu­ya di­rec­ción ha­bía caí­do en ma­nos de una ca­ma­ri­lla ser­vil y co­rrup­ta.

En vano lo en­car­ce­la­ron en más de una do­ce­na de oca­sio­nes. Jo­sé Ma­ría si­guió ba­ta­llan­do. “El tra­ba­jo era in­ten­so; Jo­sé Ma­ría ape­nas pa­sa­ba por la ca­sa. A ve­ces nos en­con­trá­ba­mos en la ca­lle, en cual­quier lu­gar. Nos te­nían che­quea­dos cons­tan­te­men­te. La Po­li­cía y el Brac no nos per­dían pie ni pi­sa­das; pero ha­bía que se­guir la lu­cha”, evo­có la es­po­sa sobre aque­llos di­fí­ci­les años.

So­lo la muer­te pu­do de­te­ner­lo. Pero aque­llos a los que ha­bía de­di­ca­do su exis­ten­cia no lo de­ja­ron mo­rir, y a 60 años de ese fa­tí­di­co 20 de no­viem­bre lo re­cuer­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.