Im­pac­tan­te de­nun­cia de Fi­del

A 17 años del in­ten­to de mag­ni­ci­dio con­tra Fi­del en Pa­na­má

Trabajadores - - PORTADA - Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

Pa­na­má.— Al su­bir las es­ca­le­ras que dan ac­ce­so a la par­te fron­tal del Pa­ra­nin­fo de la prin­ci­pal uni­ver­si­dad de es­ta ciu­dad sien­to un so­bre­co­gi­mien­to en el pe­cho, qui­zás por su sin­gu­lar sim­bo­lis­mo his­tó­ri­co. En es­te si­tio, agen­tes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en­ca­be­za­dos por el ase­sino con­fe­so Luis Po­sa­da Ca­rri­les, pre­ten­die­ron rea­li­zar un mag­ni­ci­dio con­tra el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz el 18 de no­viem­bre del año 2000.

An­tes de en­trar al auditorio, ca­mino ha­cia la de­re­cha y ob­ser­vo las múl­ti­ples edi­fi­ca­cio­nes co­lin­dan­tes, y al fren­te, más ale­ja­do, el com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio Doc­tor Ar­nul­fo Arias Ma­drid.

Un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, a quien le co­men­to, afir­ma con se­gu­ri­dad: “Se­gún la can­ti­dad de ex­plo­si­vos que co­lo­ca­rían aquí, to­do vo­la­ría en pe­da­zos, in­clu­yen­do a las mi­les de per­so­nas reu­ni­das pa­ra par­ti­ci­par en el ac­to de so­li­da­ri­dad con Cu­ba”. Sen­ci­lla­men­te ho­rro­ro­so.

Pero el Co­man­dan­te en Je­fe, re­cién lle­ga­do a te­rri­to­rio pa­na­me­ño, de­nun­ció an­te el mun­do que Fran­co Ro­drí­guez Me­na, quien se hos­pe­da­ba en la ha­bi­ta­ción 310 del ho­tel Co­ral Sui­tes, de Ciu­dad Pa­na­má, era na­da más y na­da me­nos que el te­rro­ris­ta de ori­gen cu­bano Po­sa­da Ca­rri­les, quien ha­bía pla­nea­do ase­si­nar­lo du­ran­te la X Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na de Je­fes de Estado y de Go­bierno.

El ho­mi­ci­da lo ha­bía pre­pa­ra­do to­do con la san­gre fría que lo ca­rac­te­ri­za, la mis­ma de cuan­do pla­neó el de­rri­bo de un avión de Cu­ba­na en pleno vue­lo, en oc­tu­bre de 1976, y que pro­vo­có la muer­te de 73 per­so­nas; y or­ga­ni­zó una se­rie de aten­ta­dos con bom­bas en ho­te­les de La Ha­ba­na a fi­na­les de los años 90 del si­glo pa­sa­do, y uno de es­tos pro­vo­có la muer­te del jo­ven tu­ris­ta ita­liano Fa­bio Di Cel­mo.

La ma­ca­bra idea era ha­cer vo­lar el Pa­ra­nin­fo de la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má, don­de es­ta­rían pre­sen­tes Fi­del, más de mil es­pec­ta­do­res y va­rios je­fes de Estado. Pa­ra el ase­si­na­to ma­si­vo, Po­sa­da con­ta­ba con el apo­yo de un gru­po de co­la­bo­ra­do­res den­tro del país y la ase­so­ría de un equi­po de te­rro­ris­tas de su mis­ma es­tir­pe, for­ma­do por Gas­par Ji­mé­nez Es­co­be­do, Pe­dro Cris­pín Re­món y Guiller­mo No­vo Sam­pol.

Ma­te­ria­les pu­bli­ca­dos en la pren­sa al res­pec­to re­se­ñan que la rá­pi­da ac­tua­ción de las au­to­ri­da­des cu­ba­nas evi­tó el cri­men. Sobre las 4:00 p.m., mien­tras el lí­der de la Re­vo­lu­ción vi­si­ta­ba la Igle­sia de San Pa­blo Após­tol, don­de des­can­san los res­tos del ge­ne­ral Omar To­rri­jos He­rre­ra, un asis­ten­te le al­can­zó una pe­que­ña no­ta: “Ya co­gie­ron a Po­sa­da”.

As­pi­ra­cio­nes es­fu­ma­das

Las al­tas pro­ba­bi­li­da­des de que el lí­der cu­bano asis­tie­ra a la Cum­bre en Pa­na­má cons­ti­tuían una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra la con­tra­rre­vo­lu­ción, en abier­ta cri­sis des­de la muer­te de Jor­ge Mas Canosa, fun­da­dor de la Fun­da­ción Na­cio­nal Cu­bano Ame­ri­ca­na ra­di­ca­da en Mia­mi.

En aquel en­ton­ces, el te­rri­to­rio pa­na­me­ño ofre­cía con­di­cio­nes pro­pi­cias pa­ra el aten­ta­do: fron­te­ras vul­ne­ra­bles, de­fi­cien­tes es­que­mas de se­gu­ri­dad in­ter­na y la pe­ne­tra­ción de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos en áreas es­tra­té­gi­cas.

Du­ran­te los me­ses pre­vios a la Cum­bre, los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios vi­si­ta­ron Pa­na­má pa­ra es­tu­diar el te­rreno y or­ga­ni­zar el apo­yo in­terno. Es­tá com­pro­ba­do que en­tre agos­to y sep­tiem­bre del 2000 Po­sa­da Ca­rri­les y Gas­par Ji­mé­nez in­gre­sa­ron a es­te país con los mis­mos pa­sa­por­tes que usa­ron en no­viem­bre. Pero las te­rri­bles as­pi­ra­cio­nes se es­fu­ma­ron.

La par­te cu­ba­na en­tre­gó a la pa­na­me­ña un lis­ta­do de los te­rro­ris­tas, sus alias y los ti­pos de pa­sa­por­te que po­dían uti­li­zar pa­ra en­trar a la nación ist­me­ña. Apa­re­cían en es­te los per­so­na­jes que par­ti­ci­pa­ron en la pla­ni­fi­ca­ción del aten­ta­do.

¿Jui­cio?

Con los cua­tros ase­si­nos de­te­ni­dos, la in­ves­ti­ga­ción de las au­to­ri­da­des de Pa­na­má co­rro­bo­ró la de­nun­cia for­mu­la­da por Cu­ba y en­con­tró prue­bas del aten­ta­do que se pro­po­nían lle­var a ca­bo, con nue­ve ki­los de C-4 y dia­gra­mas sobre el lu­gar don­de pen­sa­ban de­to­nar el ar­te­fac­to ex­plo­si­vo.

Aun­que hu­bo abun­dan­te evi­den­cia, trans­cu­rrie­ron tres años pa­ra que los te­rro­ris­tas ocu­pa­ran el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. A me­dia­dos del 2003 se ini­ció ¡por fin! el jui­cio. El Go­bierno pa­na­me­ño, en­ca­be­za­do por la en­ton­ces pre­si­den­ta Mi­re­ya Mos­co­so Ro­drí­guez, pre­ten­dió con­ver­tir el pro­ce­so en una far­sa que con­de­na­ra sim­bó­li­ca­men­te a los te­rro­ris­tas y, que al mis­mo tiempo, los de­ja­ra en li­ber­tad.

Se les impu­taban tres car­gos, los cua­les su­po­nían una pe­na de en­tre 11 y 15 años de cár­cel, cuan­do la má­xi­ma sen­ten­cia es­ta­ble­ci­da por las le­yes de ese país pa­ra el he­cho pla­ni­fi­ca­do es de 20 años de pri­sión. El juez ac­tuan­te fue cam­bia­do en un mo­men­to por otro de ple­na con­fian­za de la pre­si­den­cia de la República, quien unió to­dos los car­gos en uno y re­du­jo la pe­na a sie­te años de pri­sión, y un año ex­tra pa­ra Ca­rri­les y Gas­par Ji­mé­nez por fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos.

La ma­fia an­ti­cu­ba­na de Mia­mi no que­dó con­for­me con la re­duc­ción de las sen­ten­cias, y pre­sio­nó a Mos­co­so pa­ra que cum­plie­ra el acuer­do ini­cial de li­be­rar a Po­sa­da y su gru­po. Pero la Pre­si­den­ta en­fren­ta­ba en ese ins­tan­te un se­rio pro­ble­ma: su man­da­to es­ta­ba cer­ca de fi­na­li­zar y los te­rro­ris­tas cum­plían con­de­nas de sie­te y ocho años.

No obs­tan­te, el 26 de agos­to del 2004, en un ac­to de in­dig­ni­dad que me­re­ció el re­pu­dio in­ter­na­cio­nal, Mos­co­so fir­mó el in­dul­to y pu­so en li­ber­tad a los cua­tro te­rro­ris­tas.

Muy cer­ca de Fi­del

Ge­na­ro Ló­pez Ro­drí­guez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Uni­dad Sin­di­cal In­de­pen­dien­te, de Pa­na­má, y quien fue­ra can­di­da­to a la pre­si­den­cia en las más re­cien­tes elecciones, fue uno de los que acu­dió al Pa­ra­nin­fo el 16 de no­viem­bre del 2000 y es­tu­vo sen­ta­do muy cer­ca de Fi­del.

“Fui­mos a dar­le la bien­ve­ni­da a Fi­del en el ae­ro­puer­to de To­cu­men. Des­pués es­tu­vi­mos en el Pa­ra­nin­fo. Las per­so­nas no ca­bían aden­tro. Tu­vie­ron que po­ner pan­ta­llas gi­gan­tes en la zo­na ex­te­rior. Me sen­té pró­xi­mo al estrado con la in­ten­ción de po­der sa­lu­dar al Co­man­dan­te, pero no se me pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad. To­dos es­cu­cha­mos aten­ta­men­te su in­ter­ven­ción. Si lle­gan a ha­cer el aten­ta­do co­mo lo te­nían pla­nea­do, nin­guno de los que es­tu­vi­mos allí vi­vi­ría­mos hoy”, afir­ma en de­cla­ra­cio­nes a Tra­ba­ja­do­res.

El Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz de­nun­ció, an­te la opi­nión pú­bli­ca, la pre­sen­cia de Luis Po­sa­da Ca­rri­les y sus se­cua­ces en Pa­na­má, pa­ra per­pe­trar un mag­ni­ci­dio en el Pa­ra­nin­fo de la Uni­ver­si­dad.

El sin­di­ca­lis­ta pa­na­me­ño Ge­na­ro Ló­pez Ro­drí­guez, quien ese día es­ta­ba sen­ta­do cer­ca de Fi­del.

| fo­to: Sun­tracs Pa­na­má

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.