Preo­cu­pa­ción de to­dos los días

Trabajadores - - PORTADA - Ga­bino Man­gue­la Díaz

Siem­pre apos­té por­que la tra­di­cio­nal Jornada de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el Tra­ba­jo de­ja­ra de desa­rro­llar­se so­lo en un mes del año y tu­vie­ra una du­ra­ción per­ma­nen­te, pues soy del cri­te­rio de que la ac­ci­den­ta­li­dad en el cen­tro la­bo­ral —una de las gran­des pan­de­mias que acu­sa hoy la hu­ma­ni­dad— no de­bía que­dar­se ale­tar­ga­da du­ran­te tan­to tiempo pa­ra ser je­rar­qui­za­da por unos días y co­no­cer en­ton­ces que las ci­fras de ac­ci­den­tes y muer­tes cre­cie­ron o, que en su de­fec­to, se man­te­nían en el mis­mo ni­vel.

Me ba­sa­ba en que ca­da día, ca­da mi­nu­to de queha­cer, de­bía ser oca­sión pro­pi­cia pa­ra el re­cuen­to y la estadística, el aná­li­sis y la ac­ción pre­ven­ti­va —pa­la­bras má­gi­cas en te­mas de ac­ci­den­ta­li­dad— sin es­pe­rar a que lle­ga­ra no­viem­bre, cuan­do pre­ci­sa­men­te se rea­li­za di­cha jornada.

In­clu­so des­de mi po­si­ción pe­rio­dís­ti­ca “car­ga­ba la mano” al lle­gar el mes, sin sa­tis­fa­cer el con­cep­to de que to­do ins­tan­te tie­ne que cons­ti­tuir en los cen­tros la­bo­ra­les un es­ce­na­rio en el que a la par del in­te­rés cre­cien­te por au­men­tar la pro­duc­ción, se ele­va­ran las ac­cio­nes pa­ra evi­tar el más mí­ni­mo per­can­ce o ac­ci­den­te.

Por es­ta fe­cha son nu­me­ro­sos los mo­men­tos en que se pro­mue­ve la cons­ti­tu­ción, com­ple­ta­mien­to y pre­pa­ra­ción de las bri­ga­das de au­to con­trol fo­cal, se im­pul­sa el Mo­vi­mien­to de Áreas Pro­te­gi­das, y se aco­me­ten ac­cio­nes pa­ra in­cre­men­tar el co­no­ci­mien­to sobre me­di­das hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­rias, e im­pe­dir la ocu­rren­cia y pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les.

Ade­más, en­tre otras co­sas, se com­prue­ba en los con­ve­nios co­lec­ti­vos de tra­ba­jo el cum­pli­mien­to de las cláu­su­las apro­ba­das en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y sa­lud, y se traen a los pri­me­ros pla­nos —co­mo de­be­ría ser siem­pre—asun­tos co­mo los me­dios de pro­tec­ción in­di­vi­dual y co­lec­ti­va, la eje­cu­ción de los pre­su­pues­tos pre­vis­tos, etc.

En es­ta oca­sión las es­ta­dís­ti­cas dis­po­ni­bles no cu­bren el pe­río­do de año trans­cu­rri­do. Las au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial dis­po­nen de las ci­fras de fa­lle­ci­dos has­ta fi­nes de sep­tiem­bre, pero no del nú­me­ro to­tal de ac­ci­den­tes, can­ti­dad de le­sio­na­dos, ho­ras per­di­das, di­ne­ro pa­ga­do por el Estado y otros re­gis­tros que abar­quen los nue­ve pri­me­ros me­ses del 2017, al­go im­por­tan­te en el aná­li­sis de un te­ma de por sí sen­si­ble y com­ple­jo.

Cre­cen ci­fras de ac­ci­den­tes mor­ta­les, en es­pe­cial en la vía

Án­gel San Mar­tín Du­por­té, je­fe del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el Tra­ba­jo, del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, in­for­mó a Tra­ba­ja­do­res que la ten­den­cia de los úl­ti­mos años es a la dis­mi­nu­ción de los ac­ci­den­tes de tra­ba­jo, “pero au­men­tan los mor­ta­les, es­pe­cial­men­te los que se pro­du­cen en la vía”, ase­gu­ra.

Has­ta sep­tiem­bre se han pro­du­ci­do 44 en que ha ha­bi­do que la­men­tar al­gún fa­lle­ci­mien­to, y de ellos 24 fue­ron en la vía. En to­tal han si­do 51 muer­tes, de es­tas 26 en ese es­ce­na­rio.

San Mar­tín Du­por­té in­di­có que en el 2017 el es­fuer­zo en la es­fe­ra es­tu­vo en­fo­ca­do, a par­tir del le­ma de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, a op­ti­mi­zar la com­pi­la­ción y uso de da­tos sobre se­gu­ri­dad y sa­lud.

“Hi­ci­mos pro­yec­cio­nes y prio­ri­za­mos la in­ves­ti­ga­ción co­mo una for­ma de fa­vo­re­cer la pre­ven­ción des­de el mo­men­to en que tra­ta­mos de po­ner en cla­ro un ac­ci­den­te y co­no­cer las ra­zo­nes que lo pro­vo­ca­ron. El pro­pó­si­to fue enseñar el pro­ce­so y pa­ra ello desa­rro­lla­mos un cur­so prác­ti­co con la par­ti­ci­pa­ción de es­pe­cia­lis­tas de las Os­de (Or­ga­ni­za­ción Su­pe­rior de Di­rec­ción Em­pre­sa­rial)”, di­jo.

“Com­pro­ba­mos —sub­ra­yó—que quie­nes in­ves­ti­gan no de­fi­nen con exac­ti­tud las cau­sa­les que en ca­da he­cho in­ter­vie­nen, lo que con­tri­bu­ye a que si­gan ocu­rrien­do, a ve­ces con ma­yo­res con­se­cuen­cias, pues pu­die­ran lle­gar a ser mor­ta­les. De­be­mos ar­gu­men­tar me­jor los in­for­mes, apren­der a in­da­gar in­te­gral­men­te, ya que hay fal­ta de co­no­ci­mien­tos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción.

“A ve­ces su­ce­de un ac­ci­den­te en la vía y al es­cla­re­cer úni­ca­men­te se ha­bla de vio­la­ción de las le­yes del trán­si­to; se ob­vian los man­te­ni­mien­tos al vehícu­lo, el estado de las vías en el país, si ese cho­fer dur­mió lo su­fi­cien­te an­tes de sa­lir de via­je, etc. En he­chos de ese ti­po, in­ci­den ge­ne­ral­men­te cau­sas que van más allá del tra­ba­ja­dor”.

Las ci­fras son elo­cuen­tes: por ca­da ac­ci­den­te la­bo­ral co­mo pro­me­dio se pier­den 103 días y el Estado pa­ga mil 418 pe­sos. So­lo en el pri­mer se­mes­tre de es­te año, las ar­cas es­ta­ta­les pa­ga­ron 2 mi­llo­nes 500 mil pe­sos.

Án­gel San Mar­tín Du­por­té, je­fe del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad y Sa­lud en el Tra­ba­jo, del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.