¿Em­pleos “por la iz­quier­da”?

Trabajadores - - NACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

El de­re­cho de to­do tra­ba­ja­dor a sus­cri­bir un con­tra­to con la en­ti­dad o per­so­na que le brin­da em­pleo es una de las ga­ran­tías bá­si­cas que es­ta­ble­ce la le­gis­la­ción la­bo­ral cu­ba­na, a la cual no po­de­mos re­nun­ciar ba­jo nin­gún con­cep­to.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos tiem­pos ca­da vez re­sul­ta más fre­cuen­te es­cu­char ejem­plos sobre una preo­cu­pan­te mo­da­li­dad que pa­re­ce­ría emer­ger con cier­ta im­pu­ni­dad en al­gu­nos sec­to­res o ti­pos de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca: el mal lla­ma­do tra­ba­jo “por la iz­quier­da”.

Es­te tér­mino alu­de a la exis­ten­cia de tra­ba­ja­do­res que pro­du­cen o pres­tan ser­vi­cios de ma­ne­ra irre­gu­lar, in­clu­so en al­gu­nas em­pre­sas es­ta­ta­les, sin que me­die nin­gún do­cu­me­nto ofi­cial que dé fe de ese víncu­lo la­bo­ral, y cu­yos in­gre­sos o sa­la­rios pre­sun­ta­men­te pro­vie­nen de la co­mer­cia­li­za­ción ilí­ci­ta de las ma­te­rias pri­mas o de los pro­duc­tos y ser­vi­cios que allí rea­li­zan.

Co­no­ce­mos de pues­tos es­pe­cí­fi­cos más pro­cli­ves a esos frau­des y de­ter­mi­na­dos mo­dus ope­ran­di que sue­len ca­rac­te­ri­zar es­te fe­nó­meno. Ocu­rre sobre to­do en de­ter­mi­na­das la­bo­res de vi­gi­lan­cia y pro­tec­ción, así co­mo tam­bién en cen­tros que pro­du­cen o pres­tan ser­vi­cios por la ma­dru­ga­da —ese ho­ra­rio don­de nunca hay con­tro­les ex­ter­nos—, aun­que pue­de su­ce­der tam­bién en tur­nos diur­nos, en cu­yo ca­so, an­te cual­quier alar­ma de ins­pec­ción, los ad­mi­nis­tra­ti­vos in­vo­lu­cra­dos con­mi­nan al tra­ba­ja­dor ile­gal pa­ra que “des­apa­rez­ca”.

Un ejem­plo clá­si­co bas­tan­te vi­si­ble y que ge­ne­ra mu­chas crí­ti­cas de la po­bla­ción es la fi­gu­ra prác­ti­ca­men­te ge­ne­ra­li­za­da del co­bra­dor o co­bra­do­ra en los óm­ni­bus de trans­por­te ur­bano de la ca­pi­tal —¿son tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, por cuen­ta del cho­fer, o por cuen­ta del bol­si­llo de los pa­sa­je­ros y de los in­gre­sos de la em­pre­sa de óm­ni­bus?—, pero ade­más po­dría ha­ber em­plea­dos sin pa­pe­les en es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mer­cio y gas­tro­no­mía, pa­na­de­rías, cen­tros re­crea­ti­vos noc­tur­nos u otros.

Las im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas, le­ga­les y so­cia­les de he­chos co­mo es­tos, aun si fue­ran acon­te­ci­mien­tos ais­la­dos, pue­den re­sul­tar muy gra­ves pa­ra la en­ti­dad y en ex­tre­mo one­ro­sas pa­ra el país. En pri­mer lu­gar, por­que es­ta­mos an­te vio­la­cio­nes que con hur­gar so­lo un po­co ca­si se­gu­ro des­ta­pa­rían ma­ni­fes­ta­cio­nes de de­li­to y co­rrup­ción.

No me­nos im­por­tan­tes son las con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas y la­bo­ra­les de es­te tra­ba­jo fur­ti­vo sin una re­la­ción con­trac­tual. Ba­jo su man­to es po­si­ble es­con­der irre­gu­la­ri­da­des e in­cum­pli­mien­tos de toda ín­do­le, des­de la vul­ne­ra­ción de los de­re­chos de esas per­so­nas que la­bo­ran en con­di­ción irre­gu­lar, has­ta el que­bran­ta­mien­to de plan­ti­llas y ca­li­fi­ca­do­res de car­go, que in­clu­ye el al­to ries­go de in­tro­du­cir en una en­ti­dad es­ta­tal a in­di­vi­duos no con­fia­bles ni idó­neos pa­ra de­ter­mi­na­das res­pon­sa­bi­li­da­des —la cus­to­dia de re­cur­sos ma­te­ria­les, por ejem­plo—, o trans­gre­dir as­pec­tos tan sen­si­bles pa­ra nues­tra so­cie­dad co­mo el em­pleo de me­no­res de edad.

La de­tec­ción y de­mos­tra­ción de ta­les tro­pe­lías no siem­pre es sen­ci­llo. Al im­pli­car a ad­mi­nis­tra­cio­nes in­frac­to­ras e in­di­vi­duos que re­ci­ben por es­ta vía be­ne­fi­cios mal ha­bi­dos, lo co­mún es que en la con­ta­bi­li­dad u otros do­cu­men­tos pro­ba­to­rios no que­den ras­tros de es­tas ac­cio­nes, o que re­quie­ran de una fis­ca­li­za­ción pro­fun­da y es­pe­cia­li­za­da pa­ra ha­llar las evi­den­cias ne­ce­sa­rias. In­clu­so pu­die­ra pa­sar que una par­te o to­do un co­lec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res ca­ye­ra en las re­des de es­ta cla­se de ti­mo al Estado, y sobre to­do, a sí mis­mo, al su­po­ner que así “re­suel­ven” su­pues­tas ca­ren­cias de per­so­nal pa­ra car­gos, tur­nos o ta­reas di­fí­ci­les de cu­brir y eje­cu­tar.

Pero en to­das par­tes hay una sec­ción sin­di­cal y otros me­ca­nis­mos de con­trol so­cial que de­be­rían y ten­drían que ac­tuar con ener­gía an­te si­tua­cio­nes de tan­ta pe­li­gro­si­dad éti­ca y eco­nó­mi­ca pa­ra las per­so­nas y pa­ra el país.

Es inad­mi­si­ble la com­pli­ci­dad o el com­pro­mi­so con prác­ti­cas de es­ta ín­do­le, por lo cual pri­me­ro que to­do es vi­tal sa­ber de su exis­ten­cia pa­ra po­der re­co­no­cer­las en la vi­da co­ti­dia­na; lue­go —y es­to es lo esen­cial— hay que es­tar aler­tas an­te cual­quier in­di­cio o in­for­ma­ción sobre su ocu­rren­cia en nues­tro en­torno la­bo­ral, pa­ra pre­ve­nir­las o en­fren­tar­las por to­das las vías po­si­bles, ya sea me­dian­te la dis­cu­sión y per­sua­sión opor­tu­nas, o a tra­vés de la de­nun­cia an­te las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes si fue­ra pre­ci­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.